La Verdad Bajo Ataque

Posted on

ESJ-2018 0420-002

La Verdad Bajo Ataque

Por Steven J. Lawson

El Rechazo De La Verdad Por Una Era Incrédula

La antigua pregunta de Pilato, “¿Qué es la verdad?”, Estaba mezclada con cinismo y desprecio letales, y continúa envenenando las mentes de muchos. Vivimos en un mundo plagado de incredulidad, un mundo en el que ha surgido un nuevo enemigo de la verdad conocido como el Nuevo ateísmo. Con un desafío impío, estas fuerzas incrédulas están siendo levantadas por Satanás para resistir con valentía la verdad como nunca antes. Esta agenda atea está empeñada en la destrucción completa de la verdad de Dios. El nuevo ateísmo es agresivamente militante, ya que lanza un ataque frontal contra toda forma de verdad cristiana.

Escribiendo en Cartas a un Joven Contrario, el renombrado ateo Christopher Hitchens afirmó: “Ni siquiera soy ateo tanto como antitético” .[1] En otras palabras, él no solo creía que Dios no existe, sino que era inflexible. opuesto incluso al pensamiento de Dios. Él era más que un negador de Dios, sino uno que odia a Dios. En consecuencia, hizo todo lo que estaba en su poder para oponerse a que una persona creyera en la existencia de Dios. Hitchens agregó: “No solo sostengo que todas las religiones son versiones de la misma falsedad, sino que sostengo que la influencia de las iglesias y el efecto de las creencias religiosas son positivamente dañinas.” [2] Con estas declaraciones, Hitchens se opuso rotundamente a cualquier noción de la verdad absoluta de Dios.

Saliendo del Closet

En su exitoso libro The God Delusion [El Espejismo de Dios], otro conocido ateo, el profesor de Oxford Richard Dawkins, se abrazó descaradamente a su celo por el ateísmo. Él escribió: “Estoy muy interesado en la política de persuadir a la gente de las virtudes del ateísmo.” [3] Continuó a estimar que la cantidad de personas no religiosas en los Estados Unidos rondaba en los treinta millones de personas. Dawkins escribió: “Creo que estamos en la misma posición que el movimiento homosexual hace algunas décadas. Entonces era necesario que la gente saliera. Cuantas más personas salieron, más personas tuvieron valor”[4] Al citar esta reciente prioridad social con la agenda homosexual, hizo un llamamiento a los ateos para que salgan de sus armarios, marchen por Main Street y levanten la voz. Señaló: “Son más numerosos de lo que cualquiera pueda notar.” [5] Indudablemente, el ateísmo militante está en aumento hoy en día.

Con celo evangelístico, Dawkins intenta derribar el diseño de Dios para la familia y atrapar a nuestros hijos en el ateísmo. Escribe: “¿Hasta qué punto consideramos que los hijos son propiedad de sus padres?” [6] La agenda radical que busca difundir es la siguiente: a los padres no se les debe permitir “lavar el cerebro” a sus hijos para que crean en Dios. Los padres no deberían ser libres de imponer sus creencias a sus hijos.[7] Aparentemente, los ateos deberían tener este acceso a nuestros hijos. De acuerdo con esta agenda inflexible, a los hijos se les debe enseñar que no hay Dios y, en consecuencia, no hay una verdad absoluta de Dios.

Dawkins argumenta que es moralmente erróneo imponer malas ideas a los hijos. En otras palabras, es moralmente incorrecto para usted les lea historias de la Biblia a sus hijos por la noche. Es moralmente incorrecto que lleves a tus hijos a la iglesia. Es moralmente incorrecto que levantes a tus hijos con el temor y la amonestación del Señor. Continúa diciendo que tal adoctrinamiento es el gran abuso infantil. Esta es la tormenta que se está aglomerando en nuestra cultura impía.

Los Nuevos Evangelistas

Gary Wolf, editor colaborador de la revista Wired, escribe: “Los nuevos ateos condenan no solo la creencia en Dios, sino que condenan el respeto por la creencia en Dios. La religión no solo es incorrecta; es malvada.” [8] Wolf ve a Dawkins como un evangelista persuasivo para el ateísmo. Él escribe, “El evangelismo es un imperativo moral para el ateo. Dawkins no está simplemente en desacuerdo con los mitos religiosos; él no está de acuerdo con tolerarlos.” [9] No es suficiente que los nuevos ateos elijan rechazar la verdad de Dios. Son celosos de que todos los demás también lo hagan.

Este es el mundo de incredulidad en el que nos encontramos. Esto es, en parte, el espíritu de la época que está presionando a nuestro alrededor. La pregunta es, frente a este nuevo ateísmo, ¿cómo se mantienen firmes los cristianos? ¿Cuál es nuestra respuesta a estos ataques directos contra Dios y la fe cristiana? ¿Cómo vivimos en una cultura que rechaza la verdad? Las respuestas a estas preguntas comienzan con un examen cuidadoso de la verdad de la Escritura misma.

El pasaje clave que investigaremos en este capítulo es el Salmo 14, que es un salmo de David. Fue escrito en un momento difícil cuando el salmista se encontró rodeado de naciones impías que se burlaban de la existencia del verdadero Dios. Entonces, David se dirigió a estos ateos en su día con palabras que son útiles para que escuchemos en nuestros días. No hay nada nuevo bajo el sol. Los ateos a quienes David se dirigió son los mismos que en nuestros días.

La Negación De Dios

David comienza este salmo al dirigirse a los ateos en su tiempo. “El necio ha dicho en su corazón: No hay Dios.” (Salmo 14:1). La palabra “necio” en hebreo no significa una persona de incompetencia mental, sino una de perversidad moral. No es necio en el sentido de que carece de la capacidad intelectual para conectar correctamente sus pensamientos y sacar conclusiones adecuadas. Estas personas son a menudo algunas de las personas más inteligentes del mundo con credenciales académicas impecables. Este texto afirma que los necios no tienen un problema en la cabeza, sino un problema cardíaco. El necio es uno que rechaza la evidencia clara sobre la existencia de Dios. Él elige tomar una decisión fundamental para rechazar a Dios en su incredulidad a pesar de la prueba convincente ante él. Él hace un rechazo deliberado y un rechazo intencional de Dios mismo. Decir que no hay Dios lo hace a uno un necio.

Como se indicó anteriormente, este rechazo de Dios tiene lugar en el corazón: “El necio dice en su corazón.” El corazón se refiere a toda la persona interna, que abarca mucho más que simplemente las emociones. Para el antiguo hebreo, el corazón representaba la vida interior entera de una persona. Incluía la mente, las emociones, la conciencia y la voluntad. El ateo ha hecho esta deliberada negación de Dios en su corazón. Es importante notar que en el hebreo, las palabras “no hay” no se encuentran en los manuscritos originales. Los traductores de la Biblia han suministrado este sujeto y verbo para hacer que la declaración se lea con mayor fluidez. Pero en el lenguaje original, esta negación simplemente dice: “El necio ha dicho en su corazón, sin Dios.”

En otras palabras, el ateo sabe que Dios existe, pero lo rechaza intencionalmente. En lo más profundo de su alma, el necio ha dicho: “No, a Dios.” En otras palabras, “No hay Dios para mí. No tendré nada que ver con Dios.” Este necio se niega a reconocer a Dios en su vida. Él no dejará que Dios maneje su vida ni le dirá cómo vivir. Él será el capitán de su propia nave, el dueño de su propia alma. Cuando la verdad de Dios se le presenta a través de la creación y la conciencia, e incluso de una revelación especial, el ateo rígidamente inclina su espalda, endurece su cuello y pone vuelve obstinado. Él dice: “Sin, Dios.”

Hay diferentes tipos de ateos. El ateo intelectual afirma desde el punto de vista de la ciencia o la razón que no hay Dios. Sin embargo, en su corazón, él sabe que Dios existe. El ateo religioso ha repudiado al único Dios vivo verdadero como claramente es presentado en la Escritura. Elige, en cambio, ir en pos de los dioses de su propia creación. El ateo práctico cree que hay un Dios, pero elige vivir su vida independiente de Dios, rechazando así a Dios. Independientemente del tipo, todos los ateos han rechazado a Dios y se han reducido a necios.

Denunciando La Verdad

El apóstol Pablo se dirige al ateo en el primer capítulo de Romanos. La verdad acerca de Dios, escribe, es claramente conocida por todos los hombres en la creación a su alrededor. No tienen excusa ante Dios, argumenta Pablo. Sin embargo, suprimen, se oponen y rechazan intencionalmente esta verdad revelada. En cambio, eligen vivir en la injusticia sin Dios en sus vidas. De acuerdo con el versículo 19, existe un conocimiento de Dios, una “conciencia de Dios”, colocada dentro de cada hombre y mujer. La verdad acerca de Dios es evidente dentro de ellos, porque Dios lo ha hecho evidente a través de la revelación general. Esta auto-revelación de Dios se presenta a todas las personas e incluye el conocimiento de la existencia de Dios.

Pero esta revelación general no es suficiente para conocer a Dios en una relación de salvación. Para conocer verdaderamente a Dios se requiere una revelación especial, que se encuentra en la verdad del Evangelio de Su Palabra escrita. Si bien la revelación general no es suficiente para salvar al hombre, es suficiente para hacerle responsable ante Dios por su supresión y rechazo de la verdad. Cada persona, por lo tanto, no tiene excusa ante Dios.

Sin Tener En Cuenta Al Creador

Esta revelación general de la existencia de Dios se ve a través de la creación: “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa” ( Romanos 1:20). Los atributos de Dios se muestran claramente en el universo que Él ha creado. El mero hecho de que haya creación requiere una causa adecuada. Solo hay una explicación razonable y racional para la creación del universo, y es la existencia de un Creador. Todos deberían saber que de la nada, nada viene. No hay fuerza impersonal o explosión aleatoria en el espacio exterior que podría haber creado todo de la nada, y mucho menos con el diseño perfecto que posee.

Cualquier persona pensante puede ver la creación y ver algo acerca de Dios: quién es y cómo es. La creación misma revela que Dios es un Creador trascendente que es inmenso y poderoso. Él ha creado el mundo con orden y equilibrio con un diseño genio. El cambio de las cuatro estaciones, el giro de la tierra sobre su eje, el mantenimiento del ángulo exacto de la tierra y la ubicación de la tierra a la distancia perfecta del sol para sostener la vida, testifican claramente que hay un Dios de genio inimaginable. Además, el Creador ha hecho a la humanidad con un extraordinario brillo de diseño a su propia imagen. Dios se ha revelado externamente a través de la creación e internamente a través de la conciencia, incrustando en el alma humana la verdad esencial de que Él existe. Dios no está en silencio, sino que habla a través de la revelación divina. Este Dios se dio a conocer a nosotros para que el ateo no tenga excusa.

Sin embargo, a pesar de este conocimiento de Dios, los hombres no lo honran como a Dios. La raza humana ha hecho una elección intencional para retener el honor, la alabanza y la gloria que se le deben dar a este Creador todopoderoso y glorioso. Los hombres obstinadamente eligen no honrarlo como Dios o darle gracias. Eligen rechazar la revelación de Dios, y esto los pone en una espiral descendente que finalmente los arrojará al fuego del infierno. Estos redentores de Dios, escribe Pablo, se vuelven inútiles en sus especulaciones. Cuando se alejan de la luz de la verdad, entran en la oscuridad de las mentiras sobre el significado y el propósito de la vida. Como resultado, sus corazones insensatos se oscurecen.

La Mente Oscurecida

Cuando las personas se resisten intencionalmente a la luz de la verdad concerniente a la existencia de Dios, esto les conduce a entregarse a la oscuridad de los pensamientos idolátricos y la incredulidad hacia Dios. Si los hombres eligen resistirse a la verdad acerca de Dios, cometen un suicidio espiritual. Pablo dice de tales personas que “pretenden ser sabios y se hicieron necios” (Romanos 1:22). Necios no significa que han perdido su intelecto. Todavía enseñan en la universidad y escriben libros. Estos gigantes académicos todavía poseen intelectos altísimos y coeficientes intelectuales crecientes. Sin embargo, ya no pueden ver la verdad porque están tan endurecidos en su necia incredulidad.

Ellos “intercambiaron la gloria del Dios inmortal,” es decir, el conocimiento acerca de Dios, y la descartaron para las “imágenes” hechas por el hombre (Romanos 1:23). Estos son ídolos hechos a semejanza del hombre, ya sea con sus manos o en sus mentes. Por lo tanto, el ateo adora lo que su propia mente puede conjurar sobre cómo es Dios en lugar de inclinarse ante el verdadero Dios. En realidad, el ateo se adora a sí mismo. Sin duda, el ateísmo es una religión, el paso final en la espiral descendente de rechazar a Dios. El ateísmo implica rechazar el verdadero conocimiento de Dios y reemplazarlo con la falsa adoración del yo.

La Locura Del Ateísmo

La locura del ateísmo afirma que en ningún momento nada es igual a todo. Ellos creen que todo salió de la nada. Se adhieren a la idea de que el diseño, el orden y la belleza que vemos en el mundo sucedieron por casualidad. El único dios que le queda al ateo para adorar es él mismo.

Lo que Pablo enseña en Romanos 1 es lo mismo que David afirma en el Salmo 14. Esta es la negación del ateo, que cuando la verdad acerca de Dios se le da a conocer, él no está diciendo que no hay Dios. Por el contrario, su problema espiritual es mucho más profundo. El ateo, en realidad, le está diciendo no a Dios. Él no quiere a Dios en su vida. Tampoco quiere que su verdad gobierne y reine sobre él. Cuando dice que no hay Dios, desea autonomía.

El humanista John Dewey, coautor del Humanist Manifesto I en 1933, declaró: “No hay Dios, y no hay alma. Por lo tanto, no hay necesidad de los accesorios de la religión tradicional. Con el dogma y el credo excluidos, la verdad inmutable también está muerta y sepultada. No hay lugar para la ley natural fija o absolutos morales.”[10] Esta es la verdadera razón por la que el ateo quiere escapar de la existencia de Dios. Dewey lo dice claramente. Es así que no hay una “verdad inmutable” con la que se le confronta y lo hace responsable. El ateo rechaza a Dios para poder vivir su vida como le plazca.

La Corrupción Interna

La negación del ateo está profundamente enraizada en la depravación del ateo. El salmista escribe: “se han corrompido” (Salmo 14:1). La palabra traducida como “corrupto” significa “podrido” o “arruinado,” y se usaba para describir la leche que se había agriado. Es decir, su carácter está podrido por dentro. David sostiene: “han cometido hechos abominables.” Esto es cierto para cada persona en este mundo que está fuera de la fe salvadora en Jesucristo: la raza humana es completamente depravada. Los que rechazan a Dios cometen abominables actos de irreverencia y blasfemia. No hay restricción de sus lenguas cuando hablan en contra del Dios del cielo y sacuden sus pequeños puños ante El.

El salmista continúa diciendo: “No hay quien haga el bien” (v. 1). Esa es una condena universal que se refiere a todos fuera de Cristo, pero específicamente en este contexto, se refiere al ateo que rechaza a Dios. Aquí está la evaluación de Dios del ateo: él no está simplemente equivocado sino que es malévolo. Esto es tan fundamental para la naturaleza caída del hombre que Pablo cita este versículo en Romanos 3:10-12 mientras hace la acusación de Dios sobre toda la raza humana.

La Muerte De La Razón

David continúa: “El Señor ha mirado desde los cielos sobre los hijos de los hombres para ver si hay alguno que entienda, alguno que busque a Dios.” (Salmo 14:2). Cuando Dios mira hacia abajo desde el cielo, por analogía humana, debe entrecerrar los ojos para ver la estatura pequeña y minúscula del hombre débil que dice que no hay Dios. Se esfuerza por mirar hacia abajo, como si tuviera que buscar a esta insignificante personita que se pone de pie y declara su rechazo a Dios. Por así decirlo, Dios debe mirar para ver si alguno comprende la locura de su rechazo cuando tienen el conocimiento de su existencia que se hace evidente dentro de ellos.

El salmista pregunta “si hay alguno que entienda” (v. 2). La conclusión es negativa. No hay nadie que entienda su necesidad de someterse a Dios. Es por eso que no hay “alguno que busque a Dios” (v. 2). Ellos están esclavizados por una mente que no comprende. Por lo tanto, tienen una voluntad que no elige buscar a Dios. Son líderes ciegos de ciegos, que viven en las tinieblas de la oscuridad. No buscan a Dios, sino que huyen de Él lo más rápido que pueden.

La conclusión es: “Todos se han desviado, a una se han corrompido; no hay quien haga el bien, no hay ni siquiera uno” (v. 3). Cada uno se alejó de Dios para seguir su propio camino. Por segunda vez, David dice que son “se han corrompido,” un doble refuerzo. Ninguno de ellos hace el bien ante los ojos de Dios. Todo lo que hacen está contaminado con el pecado.

Dios ha medido al ateo en la balanza y lo encontró totalmente deseoso. Aquellos que rechazan la verdad de Dios son ligeros intelectuales, no importa cuán inteligentes sean. Han caído lamentablemente por debajo de la gloria de Dios. Pero no son diferentes de cualquier otra persona que languidezca en la incredulidad. Todos han quedado cortos de la gloria de Dios. Esto es lo que Dios ve cuando mira hacia abajo desde el cielo y escudriña al ateo.

Detestando A Los Creyentes

David hace una pregunta retórica: “¿No tienen conocimiento todos los que hacen iniquidad, que devoran a mi pueblo como si comieran pan, y no invocan al Señor?” (Salmo 14:4). La respuesta es no. Ellos no tienen conocimiento. Ellos no saben que el Señor los ve. Ellos no saben que están almacenando ira para el día de la ira. Han tratado de erradicar a Dios de sus mentes. Al hacerlo, se han vuelto ignorantes de la verdad más básica.

En cambio, dice David, “devoran a mi pueblo como si comieran pan.” Debido a que odian la verdad de Dios, por lo tanto, odian al pueblo de Dios. Esta es la única consistencia lógica sobre ellos. Quieren masticar a los creyentes con los dientes como un animal hambriento, devorarlos como presas capturadas y sacarlos del mundo. Con un desafío descarado, atacan a los creyentes en un intento de deshacerse de Dios. Intentan eliminar a todas las personas que mencionan el nombre de Dios para no tener nada que ver con Dios. Ni siquiera pueden soportar escuchar el nombre de Dios.

¿No sabe el ateo que vendrá el día en que comparecerá ante Dios? ¿Es completamente ignorante de este día que se avecina en el horizonte de la eternidad? El día se acerca rápidamente cuando el ateo se enfrentará directamente con la realidad de Dios. En ese día, la verdadera existencia y la naturaleza santa de Dios se le darán a conocer plenamente cuando comparezca ante el tribunal divino y debe dar cuenta de su rechazo de la verdad.

Despreciando A Los Afligidos

David luego se dirige directamente al necio ateo: “Del consejo del afligido os burlaríais” (Salmo 14:6). El “afligido” se refiere a los creyentes a quienes habían tratado de intimidar, temer y perseguir. Estos creyentes estaban afligidos porque el ateo se había levantado y trató de traer mucha perversidad, dificultad y aflicción sobre ellos.

El ateo desea avergonzar no solo a los creyentes, sino también al nombre de Dios. Odia el solo pensamiento de Dios, y busca avergonzar no solo al mensajero, sino a Dios mismo. El ateo se levanta en un odio impío contra el Dios a quien amamos y servimos.

Tan depravado es el necio que rechaza a Dios que se aprovecha de los más vulnerables de la sociedad: los afligidos. Él trata de frustrar los pocos planes que los afligidos tienen para avanzar en este mundo. El ateo es tan consumido que incluso se aprovecha de aquellos que no tienen posesiones financieras. Pero tenga la seguridad de que David no solo ve esto, sino que Dios lo ve y lo recordará en el juicio final.

En cuanto a los pobres que tienen confianza en Dios, David dice “pero el Señor es su refugio.” (v. 6). Aunque estos malhechores ateos atacan a los afligidos, Dios mismo los protegerá. Si no en este mundo, Dios ciertamente será su refugio en el juicio venidero y en el mundo venidero. Aquellos sin nada en este mundo, sin embargo, tienen todo en Dios. Aquellos que ponen su confianza en Dios encuentran que Él es su refugio, una fortaleza en el día de la angustia. Aunque el ateo intenta devorar a los creyentes afligidos, Dios tendrá la última palabra. El Señor será su protección y los librará del juicio que se desatará sobre los malvados.

Recordemos que Dios es nuestro refugio indiscutible en medio de la tormenta presente. Dios es nuestro refugio y nuestra fortaleza. No importa cómo el ateo riñe contra Dios y busca despojarse de toda autoridad divina. Podemos resistir cualquier tormenta de reunión que traiga oposición contra nuestra fe. De hecho, cuanto mayor es la tormenta, más profundas crecen las raíces del árbol. Lo mismo ocurre con nuestra fe en Dios. Nadie puede derrotar a Dios. Por lo tanto, estamos seguros. Cuando Dios es nuestro refugio, somos inamovibles. Dios es la ciudadela inexpugnable de todos los que invocan su nombre y ponen su confianza en él. El contraste no podría ser mayor entre el necio que ha dicho en su corazón que no hay Dios, que estará de pie en terror en ese último día, y los creyentes, que han puesto su fe y confianza en el Señor Jesucristo y se mantendrán firmes sin temor en el día del juicio.

Tomemos confianza cuando la tempestad tumultuosa del ateísmo se arremolina a nuestro alrededor. Cuando los ateos salen de las sombras tratando de intimidar, recordemos que no son más que necios que han construido sobre la arena. Habrá una tormenta final en el último día, el día de la ira de Dios, un día de gran temor para ellos. Todos los que rechazan la revelación de Dios y se rehúsan a edificar sobre la roca de la verdad, eligiendo en cambio construir sobre la arena, caerán enormemente.

Terror Al Final

Cuando aparezca el último día, el ateo tendrá total temor. Estarán en estado de shock ante el Dios a quien han rechazado. El Salmo 14:5 dice: “Allí tiemblan de espanto, pues Dios está con la generación justa.” Cuando David ve el resultado final del ateo, los ve en el último día del juicio. Él señala que estarán en estado de shock cuando se presenten ante Dios. El Creador será su Juez, y no tendrán dónde esconderse ni excusas para ofrecer.

El ateo descubrirá que “pues Dios está con la generación justa.” Dios está con aquellos a quienes ha declarado ser justos y que viven vidas justas. Por el contrario, Dios no está de pie con el ateo, sino que se opone a él con toda la furia de Su santa ira.

Los ateos del mundo están resueltos a odiar a Dios, pero llegará un momento al final de la era en que se llenarán de gran espanto. Gran terror, pánico y alarma se apoderarán de ellos. Los ojos se abultarán, los corazones se derretirán, las rodillas se doblarán, las piernas temblarán y las palmas sudarán. Será la peor pesadilla que les haya sobrevenido. Será un día de temor en ese día final, ya que el justo juicio de Dios vendrá.

David concluye: “¡Oh, si de Sion saliera la salvación de Israel! Cuando el Señor restaure a su pueblo cautivo, se regocijará Jacob y se alegrará Israel.”(v. 7). En otras palabras, David anhela la liberación de Dios de su pueblo de los malvados que atacan a los justos. Él anhela el tiempo cuando el Señor establezca Su reino sobre la tierra. En anticipación a ese último día, el pueblo de Dios debería regocijarse y estar contento porque finalmente establecerá su gobierno justo de la Sión celestial.

Morir En Incredulidad

Cuando muere el ateo, no tendrá lugar ni refugio en Dios. Él no tiene justicia imputada del Señor. Él no tiene conocimiento de Dios. Él no tiene salvación de la Sión celestial. Él no tiene fortunas en Dios. Él no tiene nada, ni gracia, ni regocijo, ni alegría.

Christopher Hitchens, el ateo mencionado anteriormente, murió el 15 de diciembre de 2011. Sus últimas palabras fueron para los creyentes, extrañamente, cuando les pidió que no oraran por él. Luego advirtió contra cualquier afirmación que se hiciera, que en su lecho de muerte podría cambiar de opinión. Dijo que si alguien escuchaba algo de sus labios que no fuera el desafío total de Dios, debían suponer que estaba bajo la influencia de las drogas o que había perdido sus facultades mentales. [11] Se mantuvo firme en su negativa a invocar al Señor hasta el final. Este desafío ahora seguramente se convirtió en temor.

Demos gracias porque hemos sido rescatados de hacer el papel de necio, que ha dicho que no hay Dios. Seamos humildes con espíritus contritos, recordando que la gracia divina, no nuestra bondad propia, nos ha enseñado que hay un Dios en el cielo, que es el Señor del cielo y de la tierra. El día se acerca rápidamente cuando cada rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios el Padre. El rechazo de la verdad conducirá a la ruina eterna para todos los que niegan la existencia y el señorío de Jesucristo. Mientras permanecemos con valentía en una cultura que rechaza la verdad, que valientemente y persistentemente nos aferremos y expresemos la Palabra de Verdad.


Notas

1. Christopher Hitchens, Letters to a Young Contrarian (New York: Basic, 2009), 55.

2. Ibid.

3. Gary Wolf, “The Church of the Non-Believers,” Wired, November 1, 2006, accessed October 7, 2017, https://www.wired.com/2006/11/atheism.

4. Ibid.

5. Ibid.

6. Ibid.

7. Véase Richard Dawkins, The God Delusion (New York: Houghton Mifflin Harcourt, 2008), 18, 25, 367–80.

8. Wolf, “The Church of the Non-Believers.”

9. Ibid.

10. Citado en William Nitardy, Understanding the Anatomy of Evil (Denver: Outskirts, 2016), 108.

11. Nick Cohen, “Deathbed Conversion? Never. Christopher Hitchens was Defiant to the Last,” The Guardian, June 4, 2016, accessed October 9, 2017, https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/jun/04/deathbed-conversion-christopher-hitchens-defiant-to-last.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s