Cuando Hay Sequía en Tu Vida Espiritual

Posted on

ESJ-2018 0425-002

Cuando Hay Sequía en Tu Vida Espiritual

Por Scott Slayton

Todos los cristianos experimentan periodos de sequias espirituales. No hay excepciones Pasaremos por períodos en los que Dios parece distante, la oración es difícil, la lectura de la Biblia se siente muerta, la adoración no entusiasma y una sensación de falta de propósito desciende sobre nosotros.

Cuando te encuentras con un desierto espiritual, ¿qué haces? Quiero sugerir diez estrategias para lidiar con un periodo de sequía espiritual. No estoy recomendando que pruebe los nueve, sino que pruebe varias de ellos para ayudarlo a recuperar su enfoque y experimentar el gozo de su caminar con el Señor otra vez.

Recuerda el Evangelio

La sequía espiritual casi siempre va acompañada de culpa y vergüenza. Empezamos a pensar que los cristianos verdaderos no deberían luchar así. Cuando escuchamos a otros cristianos hablar de su rica vida espiritual y de todas las cosas que el Señor les está enseñando, queremos correr hacia las colinas porque no tenemos un testimonio similar que dar.

Cristiano, recuerda que no eres aceptado por Dios porque tienes una vida espiritual próspera. Dios te justifica delante de Él y te reconcilia con Él mediante tu fe en la vida, muerte y resurrección perfectas de Jesús. Mira a Cristo y deja que te elimine tu culpa y tu vergüenza. Recuerda que tu salvación proviene de Él y no de tus propios esfuerzos.

Cambia Tu Rutina De Lectura De La Biblia

A veces, nuestros planes de lectura de la Biblia se interponen en nuestro camino para comprometernos con la Palabra de Dios de una manera significativa. Si bien un plan es una buena guía, déjalo a un lado por un tiempo si necesitas un cambio de ritmo. Si has estado leyendo de tres a cinco capítulos al día, reduce la velocidad y profundiza en uno o dos párrafos. Si estás leyendo secciones más cortas, tómate el tiempo para leer un libro completo o una sección de un libro de una vez. Este tipo de cambio puede ayudar a revitalizar tu pasión por la Palabra de Dios.

Profundiza Más En Tu Vida De Oración

Lo primero que debe secarse espiritualmente es tu vida de oración. No ores por culpa y vergüenza, si bien ahora tienes culpa y vergüenza por no orar. La única forma de hacerlo es orar hasta que sientas que has orado. Recuerda que solo vienes al Padre en el nombre de Jesús y que te da la bienvenida a su presencia basado en los méritos de Jesús y no en los tuyos.

Duerme Un Poco

Cometemos un grave error cuando tratamos de actuar como si lo que está sucediendo con nuestros cuerpos no afectara nuestras vidas espirituales. Cuando corres día tras día con poco sueño, afecta cada área de tu vida. Estás menos alerta en la oración y en la lectura de la Biblia. Tienes menos energía para luchar contra el pecado. A veces, lo mejor que puede hacer para caminar con el Señor es dormir ocho horas.

Pasa Un Día Completo Sin Distracciones

No nos damos cuenta de cuánto afecta Internet a nuestra capacidad de atención y nuestra vida espiritual. La lista de aplicaciones y redes sociales de nuestro teléfono nos atrae en el peor momento. Si no tenemos cuidado, podemos pasar horas al día desplazándonos a través de Facebook, Twitter, Instagram, blogs y videos de YouTube mientras ignoramos la Palabra y la oración. Además, la presencia de nuestros teléfonos disminuye la calidad de las conversaciones que tenemos con otras personas. Encuentre un día en el que pueda abstenerse por completo de estas aplicaciones e interactúe con su teléfono lo menos posible. Reemplace ese tiempo con la lectura de la Biblia, una caminata en el bosque, tiempo con amigos, leer un buen libro, pasar tiempo en oración o tomar una siesta. Descubrirá que hay un mundo real con el que a menudo se olvida interactuar.

Encuentre A Alguien A Quien Servir

A veces nuestras vidas espirituales se estancan porque nos preocupamos demasiado por nuestros propios intereses. Un caminar próspero con el Señor no solo me daría gozo sino que debería impulsarme a amar a los demás en el nombre de Jesús. Trabaja a través de tu iglesia local o un grupo de amigos para encontrar a alguien más a quien servir. Esto puede ser algo tan simple como llevar a alguien a comer o ayudarle en su jardín. De cualquier forma, salir de tus propios intereses y enfocarte en otras personas puede ayudarnos a reenfocar la dirección de nuestras vidas.

Vaya Afuera

Mientras escribo esta publicación, actualmente estoy sentado en mi oficina sin ventanas. Si paso la mayor parte del día aquí y luego voy a casa y me siento en la sala de mi casa por el resto de la noche, me encontraré en un estado de depresión. Sin embargo, cuando hago tiempo para salir, incluso si es para un entrenamiento extenuante, me encuentro con más energía y concentración cuando termine. Esto probablemente esté relacionado con nuestra adicción a nuestras distracciones, pero salir a la calle me da más alegría y parece rejuvenecer mi mente y mi espíritu.

Canta

Cuando tu vida espiritual parece seca, busca algo que pueda traerte alegría. Encuentra buena música enfocada en la bondad y la gracia de Dios. Canta junto con ella, orando todo el tiempo que Dios usaría esto para devolver el gozo a su vida. Creo que vemos esto en los Salmos. Los salmistas continuamente se dirigen a cantarle a Dios desde el pozo de la desesperación como un remedio para nuestro dolor y el sentir de que Dios está distante.

Lee Un Libro Desafiante

Encuentra un buen libro cristiano que sea diferente de los libros cristianos que generalmente lees. Si normalmente lees literatura devocional ligera, busca un libro teológico de gran peso y tómate el tiempo para luchar verdaderamente con su mensaje. (Aquí hay una lista para comenzar.) Si generalmente lees los libros de teología de 500 páginas, lee un libro más corto sobre la oración, una colección de sermones o un libro devocional sobre la vida cristiana. Lo que podrías encontrar es que entrar en algo fuera de tu práctica habitual hará que tu mente y tu corazón se muevan de una manera que no han estado en mucho tiempo.

Habla Con Un Amigo

Otro error que a menudo conduce a períodos de sequía espiritual es que nos aislemos involuntariamente. Debido a que estamos “conectados” con tanta gente a través de Internet, a menudo nos olvidamos de pasar tiempo con la gente de carne y hueso que nos rodea. Si se está revolcando en dificultades y en estancamiento espiritual, reserve un tiempo para conversar con algunos amigos cristianos y pasar tiempo juntos. Descubrirá que es alentador para usted y también le brinda la oportunidad de alentarlos.

Una vez más, no recomiendo que pruebes todo esto mañana, sino que elijas un par de ellas, comprométete con ellas y ora para que el Señor avive las llamas de tu amor por Él otra vez.

Un comentario sobre “Cuando Hay Sequía en Tu Vida Espiritual

    REFLEXIÓN: Cuando Hay Sequía en Tu Vida Espiritual escribió:
    26 abril 2018 en 10:02 am

    […] FUENTE […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s