La Razón Por La Que Jesús Usó Parábolas Puede Impresionarte

Posted on

ESJ-2018 0522-004

La Razón Por La Que Jesús Usó Parábolas Puede Impresionarte

Por Josh Buice

Este domingo por la noche, los pastores de la Iglesia Bautista Pray’s Mill donde sirvo como pastor, comenzarán una serie a través de las parábolas. En preparación para esa serie, he estado leyendo y pensando sobre el propósito de las parábolas en el ministerio de predicación y enseñanza de Jesús. ¿Cuál es el punto de la parábola como género? ¿Por qué Jesús empleó parábolas? ¿Qué podemos aprender hoy de las parábolas de Jesús cuando consideramos el arte de la creación del sermón y la entrega del sermón? La respuesta a tales preguntas es esperada e impactante al mismo tiempo.

¿Qué es una parábola? Una parábola es un tipo específico de género. En la Biblia, vemos diferentes tipos de géneros, como ley, sabiduría, historia, narrativa, poesía, didáctica, evangelio y la siempre emocionante literatura apocalíptica. La parábola es una historia corta de ficción utilizada con el propósito de revelar y ocultar la verdad, a veces simultáneamente. John MacArthur, en su excelente libro titulado, Parábolas, escribe:

Una parábola no es simplemente una simple analogía. Es un símil alargado o metáfora con una lección claramente espiritual contenida en la analogía. Las figuras cortas de expresión como “tan fuerte como un caballo” o “tan rápido como un conejo” son simples similitudes, lo suficientemente sencillas y directas como para no requerir una explicación. Una parábola extiende la comparación a una historia más larga o una metáfora más compleja, y el significado (siempre un punto de verdad espiritual) no es necesariamente obvio. La mayoría de las parábolas de Jesús exigían algún tipo de explicación. [1]

John MacArthur continúa escribiendo, “Una parábola es una palabra ingeniosamente simple que ilumina una profunda lección espiritual.” [2] Mientras que algunas personas definen una parábola como “una historia terrenal con un significado celestial,” nos haría bien ir mucho más allá de la simple definición de una parábola. La definición de MacArthur es útil en varios niveles, ya que apunta a una obra iluminadora y una profunda lección espiritual.

Poderosas Historias Para Ilustrar La Verdad

No hay duda sobre el poder de una buena historia. Jesús, como amo-maestro en la historia del mundo, ciertamente entendió esta verdad. De una manera magistral, Jesús tomaría una historia y la usaría para ilustrar una verdad de una manera poderosa. Aunque nuestro Señor no siempre habló en parábolas (la mayoría del Sermón del Monte no es una parábola), las usó con frecuencia como instrumentos para ilustrar las verdades de Dios a sus discípulos. ¿Qué significa ilustrar la verdad?

Primero, debemos entender que Jesús usó relatos ficticios que inventó con el propósito de ilustrar la verdad. Estas historias no eran ciertas, aunque sin duda seguían la historia de la vida cotidiana normal de tal manera que conectaban con la gente normal de todos los días. Sin embargo, no debemos olvidar que Jesús ciertamente estaba enseñando la verdad absoluta. Las parábolas no son enigmas abiertos que se dejan a la florida imaginación del lector para interpretarlas cómo lo desea. La historia puede ser florida, pero solo en la medida de ilustrar la verdad concreta para sus seguidores. Las parábolas agregaron color y vida a la verdad concreta de tal manera que sus seguidores podían entender y recordar.

Debemos rechazar la noción de que “un sermón no es una conferencia doctrinal. Es un evento en el tiempo, una forma de arte narrativo más parecida a una obra de teatro o una novela en forma que a un libro. Por lo tanto, no somos científicos de ingeniería; somos artistas narrativos por función profesional.” [3] Tales ideas pueden sonar atractivas para la cultura de la pos-verdad, pero para aquellos a quienes se les confió la Palabra de Dios, debemos manejar correctamente la Palabra de verdad. El uso de historias puede ayudar a ilustrar una verdad, pero la idea de que la doctrina y la historia no pueden vivir bajo el mismo techo es una tergiversación de la literatura parabólica.

Historias Prácticas Para Revelar La Verdad

Las parábolas solían ser historias prácticas sobre personajes normales de la vida, como “dos hijos” o “ovejas y cabras”. ¿Qué más práctico podría llegar a ser una historia sobre el matrimonio o la pesca? Tales historias conectaban con las personas, pero no solo estaban diseñadas para evocar un sentimiento en los oyentes tanto como si fueran vehículos para transmitir la verdad. Cuando discutimos la capacidad de Jesús para ilustrar la verdad con tales historias, las parábolas también se usaron para revelar una verdad que nunca antes habían conocido sus seguidores.

Cuando Jesús quería revelar la verdad a sus seguidores, a veces proporcionaba tal revelación mediante el uso de una parábola. Un ejemplo es la parábola del sembrador registrada en Mateo 13. Después de que Jesús contó la historia del sembrador, se le preguntó: “¿Por qué hablas en parábolas?” Jesús respondió diciendo: “Porque a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no se les ha concedido.” (Mateo 13:11). En otro lugar, Jesús oró al Padre y dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios e inteligentes, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así fue de tu agrado.” (Mateo 11:25-26).

Historias Polémicas para Ocultar la Verdad

A menudo las personas ven las parábolas de Jesús como pequeñas historias concisas diseñadas para enseñar y explicar verdades espirituales. De hecho, muchos creen que Jesús, como amo-maestro, está tratando de poner las galletas en el estante inferior para que todos las entiendan. Sin embargo, puede sorprenderle que Jesús usara a menudo parábolas para ocultar la verdad a las personas. En lugar de buscar revelar la verdad a todos, Jesús a menudo hablaba con parábolas para ocultar verdades que nunca fueron diseñadas para que algunas personas las entendieran. ¿Por qué querría Jesús ocultar la verdad a la gente?

En cierto sentido, la enseñanza de parábolas de Jesús fue un juicio sobre los malvados. No se les dio ojos para ver y oídos para escuchar de estas grandes verdades – y así como Jesús predicó a sus discípulos – del Dios aborreciendo, Jesús despreciando, y los judíos altamente religiosos del día fueron juzgados. Tal juicio fue evidente cuando Jesús dijo:

Por eso les hablo en parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice:

“Al oír oiréis, y no entenderéis;

y viendo veréis, y no percibiréis;

porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible

y con dificultad oyen con sus oídos;

y sus ojos han cerrado,

no sea que vean con los ojos,

y oigan con los oídos,

y entiendan con el corazón,

y se conviertan,

y yo los sane.” [4]

La idea polémica de la enseñanza de parábolas es que Jesús está llamando a los incrédulos y sus corazones duros pronunciando un juicio sobre ellos. Las parábolas pueden ser una bendición para aquellos que tienen ojos para ver y oídos para escuchar, pero son claramente un juicio sobre aquellos que están viendo pero que no pueden ver y que tienen oídos que no pueden escuchar y entender el evangelio de Jesucristo.

Por último, este juicio velado es una misericordia sobre los malvados al mismo tiempo. Porque, así como Jesús advirtió a las ciudades impenitentes de Corazín, Betsaida y Capernaúm, quienes hayan escuchado más evangelio y hayan visto más de la luz de la verdad de Dios serán responsables de ello en el día del juicio. En otras palabras, si esas personas hubiesen entendido las parábolas de Jesús, habrían sido sometidas a un juicio mucho más estricto y la verdad habría sido un peso más severo de juicio sobre ellas en la eternidad. Por lo tanto, Dios en su juicio es misericordioso al mismo tiempo. Debemos alabar a Dios por sus juicios y su misericordia, ya que en ambos vemos la bondad de Dios.

Mateo 13:11 – Y respondiendo El, les dijo: Porque a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no se les ha concedido.


1. John MacArthur, Parables, (Nashville: Nelson Books, 2015), xxiv.

2. Ibid., xxvi.

3. Eugene L. Lowry, The Homiletical Plot: The Sermon as Narrative (Louisville: Westminster John Knox, 2001), xx-xxi.

4. Mateo 13:13-15 .

Un comentario sobre “La Razón Por La Que Jesús Usó Parábolas Puede Impresionarte

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    23 mayo 2018 en 1:45 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s