Doce Cosas Que La Mayoría De La Gente No Conoce Sobre El Libro De Hebreos

Posted on

ESJ-2018 0524-002

Doce Cosas Que La Mayoría De La Gente No Conoce Sobre El Libro De Hebreos

Por el Dr. Greg Harris

El libro de Hebreos es un tesoro que Dios dio hace casi dos mil años. Muchos cristianos disfrutan de leer y memorizar ciertos versículos y se dan cuenta de su valor. Y sin embargo, el libro de Hebreos nos parece extraño a muchos de nosotros, especialmente a aquellos de nosotros que pertenecemos a la cultura gentil, ya que el lenguaje y las costumbres de los judíos durante el primer siglo son tan ajenos a nuestro entendimiento.

Este capítulo abordará doce cosas que la mayoría de la gente no sabe sobre el libro de Hebreos. No responderá a todas las preguntas sobre este libro sublime, pero hará que Hebreos sea más agradable, y hará que la lógica sagrada de Dios sea más comprensible. Por lo tanto, no estoy tratando de hacer que el libro de Hebreos diga nada; usted y yo estamos siguiendo el rastro bíblico que Dios ha puesto ante nosotros.

1. El Libro De Hebreos Es Un Sermón

En el último capítulo de Hebreos, el autor hizo un pedido a aquellos que habían leído o que leerían la epístola: “Os ruego, hermanos, que soportéis la palabra de exhortación, pues os he escrito brevemente” (13:22, CSB). Vemos en otra sección de las Escrituras lo que este mensaje de exhortación conllevaba. En Hechos 13:13-15, durante el primer viaje misionero de Pablo , ocurrió lo siguiente:

“Pablo y sus compañeros zarparon de Pafos, y llegaron a Perge de Panfilia; pero Juan, apartándose de ellos, regresó a Jerusalén, mas ellos, saliendo de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y en el día de reposo entraron a la sinagoga y se sentaron. Después de la lectura de la ley y los profetas, los oficiales de la sinagoga les mandaron a decir: Hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad.”

Lo que sigue en los versículos 16-41 es el sermón / mensaje de aliento que predicó el apóstol Pablo en ese contexto. Cuando nos damos cuenta de que el libro de Hebreos fue escrito de la misma manera que un mensaje de exhortación, aumenta nuestra comprensión de lo que es y por qué está escrito y nos ayuda a navegar a través del libro más fácilmente.

Por ejemplo, cada predicador debe notar fácilmente la restricción de tiempo que el autor de Hebreos sintió en su sermón, como se ve en Hebreos 11:32: “¿Y qué más diré? Pues el tiempo me faltaría para contar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas.”

2. El Libro De Hebreos Es Un Sermón Inspirado Por El Espíritu Santo

Si alguna vez se ha preguntado cómo predicaría el Espíritu Santo de Dios, el libro de Hebreos es ese sermón. Algunos ven apropiadamente ocho sermones diferentes, u otras divisiones, dentro de este sermón general del cual podemos encontrar tanto oro bíblico. Aunque de ninguna manera le quita nada a esto, para este capítulo del Manual, limito la descripción del libro de Hebreos como un sermón unificado porque (1) así es como el autor de Hebreos se refiere a él en Hebreos 13:22 (“la palabra de exhortación” -singular-no “estas palabras de exhortación” – plural); esto también coincide con el uso singular de Hechos 13:15; (2) todo el libro se puede leer de una vez y probablemente fue como lo escuchó la audiencia original de la iglesia; y (3) permite que la lógica del libro como un todo se desarrolle ante nosotros. Sin duda, la iglesia recibió tantas verdades maravillosas que podrían usar en sus estudios posteriores en las próximas décadas, como podamos, y como deberíamos.

Debido a que Hebreos es una revelación de Dios inspirada por el Espíritu Santo, algunas veces nos referiremos al autor de Hebreos – el recipiente humano desconocido utilizado para su composición – y el Autor de Hebreos – el miembro Divino que es el gran Autor del libro. La primera palabra que sale de la boca del Espíritu Santo en Hebreos 1:1 es “Dios.” Hebreos comienza y permanece con Dios, y, de acuerdo con el papel del Espíritu Santo para exaltar a Jesús, veremos esa exaltación en el libro de Hebreos.

3. El Libro De Hebreos No Es Un Libro Evangelístico Escrito Para El Pueblo Judío

Los destinatarios originales del libro de Hebreos eran personas judías que ya habían identificado el nombre de Cristo / Mesías, habían sido bautizados en su nombre y eran personas que iban a la iglesia. Así que Hebreos no es un mensaje de “pasa y toma y recibe el evangelio” porque la audiencia original, como grupo colectivo, ya había recibido el evangelio.

Sin embargo, dependiendo del grupo y las circunstancias, entre la mayoría de las asambleas, incluidas las de hoy, están aquellas personas que son verdaderamente salvas y aquellas que han hecho una profesión de recibir a Jesús como su Señor y Salvador, pero que en realidad no son salvas. Esto no debería ser sorprendente. En el Sermón del Monte, Jesús advirtió en Mateo 7:21-23:

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.”

El apóstol Pablo, en Gálatas 2:4, explicó una situación con la que tuvo que lidiar: “Y esto fue por causa de los falsos hermanos introducidos secretamente, que se habían infiltrado para espiar la libertad que tenemos en Cristo Jesús, a fin de someternos a esclavitud.” Años más tarde, cuando Pablo tuvo que contrastar su propia vida con las vidas de falsos apóstoles (2 Cor 11:13-15), escribió acerca de las dificultades que sufrió en el ministerio en los versículos 23-26. Tenga en cuenta especialmente el último elemento de esta larga lista:

¿Son servidores de Cristo? (Hablo como si hubiera perdido el juicio.) Yo más. En muchos más trabajos, en muchas más cárceles, en azotes un sinnúmero de veces, a menudo en peligros de muerte. Cinco veces he recibido de los judíos treinta y nueve azotes. Tres veces he sido golpeado con varas, una vez fui apedreado, tres veces naufragué, y he pasado una noche y un día en lo profundo. Con frecuencia en viajes, en peligros de ríos, peligros de salteadores, peligros de mis compatriotas, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos.

IMPORTANTE: los hermanos falsos nunca se presentan a sí mismos como falsos hermanos; siempre se presentan como salvados. Judas Iscariote, como lo muestran los eventos bíblicos, es un gran ejemplo de alguien que afirmó ser un seguidor de Jesús, y sin embargo, nunca lo fue realmente.

Dentro de las congregaciones que fueron los destinatarios originales del libro de Hebreos se aceptaron como parte de sus asambleas (excluyendo invitados / visitantes), que fueron genuinamente salvos y otros que solo habían hecho una profesión de fe. Sin nombrar nombres, ambos grupos serán abordados en la palabra inspirada por el Espíritu Santo del libro de exhortación de Hebreos.

4. Los Creyentes Profesantes Judíos Fueron Perseguidos Por Otros Judíos

El autor / Autor de Hebreos reconoció algunas de las dificultades que la gente había soportado por el nombre del Mesías Jesús, como en Hebreos 10:32-35:

Pero recordad los días pasados, cuando después de haber sido iluminados, soportasteis una gran lucha de padecimientos; por una parte, siendo hechos un espectáculo público en oprobios y aflicciones, y por otra, siendo compañeros de los que eran tratados así. Porque tuvisteis compasión de los prisioneros y aceptasteis con gozo el despojo de vuestros bienes, sabiendo que tenéis para vosotros mismos una mejor y más duradera posesión. Por tanto, no desechéis vuestra confianza, la cual tiene gran recompensa.

Los judíos no salvos razonaron que podían oponerse a los cristianos judíos profesantes porque Dios, en Su soberanía, había permitido que los sacrificios en el templo y el sacerdocio levítico y el sumo sacerdocio funcionaran durante casi cuarenta años. A pesar de que el nuevo pacto fue inaugurado y operativo (en partes), los sacrificios bajo el pacto mosaico todavía funcionaban. Los oponentes judíos habrían preguntado a los cristianos judíos cómo Jesús podría ser el Mesías si el templo de Yahweh todavía funcionaba. Sabemos que los romanos destruyeron el templo en el año 70 DC, y eso afecta parte de los tiempos de los gentiles hasta el día de hoy. Pero, cuando los destinatarios originales recibieron el libro de Hebreos, el templo aún no había caído. Todo lo que tenían que hacer para detener la persecución era regresar a los sacrificios del templo, pero solo después de renunciar al cristianismo y a las afirmaciones que Jesús hizo acerca de sí mismo.

Debido a que las personas que habían recibido el libro de Hebreos aún estaban reunidas como creyentes, todavía no habían apostatado. Esta renuncia a Jesús no sería lo mismo que el deslizamiento temporal de Pedro que negó al Señor que amaba tres veces la noche del arresto de Jesús. Esto debería implicar la renuncia completa, ante el Sanedrín, o un subconjunto de ella, que les haría preguntas específicas sobre su rechazo a Jesús como el Mesías de Dios y su retorno al judaísmo bajo el pacto mosaico.

Además, esta apostasía no sería simplemente pasar de un sistema (cristianismo) a otro sistema (el judaísmo). El autor / Autor de Hebreos les advirtió acerca de lo que implicaría dejarse caer en Hebreos 3:12. Como con tantas otras tentaciones, comienza en el corazón antes de mostrarse en acciones: “Tened cuidado, hermanos, no sea que en alguno de vosotros haya un corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo.”

De la misma manera, Jesús, al explicar la parábola de los Terrenos, abordó esta caída también, en Lucas 8:11-13:

La parábola es ésta: la semilla es la palabra de Dios. Y aquéllos a lo largo del camino son los que han oído, pero después viene el diablo y arrebata la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Y aquéllos sobre la roca son los que, cuando oyen, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíz profunda; creen por algún tiempo, y en el momento de la tentación sucumben.

Los que “creen por algún tiempo, y en el momento de la tentación sucumben” / apostatan, que nunca vuelven a la obediencia en Cristo, no pierdan su salvación. Nunca se salvaron, a pesar de sus profesiones anteriores.

Recuerde, diferentes personas pueden abordarse dentro del mismo sermón: los verdaderamente salvos y los que dicen ser salvos pero que no son salvos. En este sermón inspirado en el Espíritu Santo, no todos los versículos en Hebreos están destinados a ambos grupos de personas.

Por ejemplo, para los falsos hermanos que pensaban en sus corazones abandonar a Jesús para detener su persecución, Hebreos 10:26-31 advierte con firmeza:

Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios. Cualquiera que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo pagare. Y otra vez: El Señor juzgara a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo!.

Aquellos que fueron verdaderamente salvos no tenían necesidad de la advertencia previa en Hebreos, no estaban pensando en abandonar la fe. Necesitaban, entre muchas otras exhortaciones, esto uno en Hebreos 10:36: “Porque tenéis necesidad de paciencia, para que cuando hayáis hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.” Observe cómo ambos grupos están incluidos en Hebreos 10:39: “Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma.” Como muchas otras veces en las Escrituras, solo hay dos opciones y dos opciones disponibles: aquellas personas que retroceden hasta la destrucción eterna o aquellas personas que ejercen por fe el verdadero evangelio y con ello la preservación del alma. Todos estarán en una categoría u otra, y uno no puede estar en ambas categorías al mismo tiempo.

CONSIDERE: Una buena forma de ver estas categorías de creyentes profesantes, los verdaderos y los falsos, es ver cómo esto se aplica a Judas en contraste con alguien como Pedro o Juan. Judas, en su pérdida espiritual -a pesar de su previa confesión de fe y actividades ministeriales- no necesitaba resistencia; tenía necesidad de recibir el único remedio verdadero para la “horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios” en las manos del Dios vivo. De la misma manera, para alguien que es verdaderamente salvo (como Pedro o Juan) y que camina en comunión con Él, las advertencias de Hebreos 10:26-31 no se aplican. De hecho, no se aplican a cualquier otra persona que sea salva. Tampoco la descripción que encaja de ir a “pecar voluntariamente” o “pisotear bajo sus pies al Hijo de Dios.” No caerán eternamente en las manos de un Dios airado. Lo que necesitaban, tanto como los verdaderos destinatarios originales salvados de Hebreos, y como ahora nosotros, que somos salvos necesitamos, entre otras cosas, en nuestro estado de extraterrestres y extranjeros temporales, es estímulo. La necesidad que se aplica a todos los verdaderos creyentes en el pasado y en el presente es la necesidad de resistencia para correr la carrera que Dios ha puesto ante nosotros. Debemos fijar nuestros ojos en Jesús, el Autor y Consumador de la fe ( Hebreos 12:1-2 ), o, como el versículo 3 advierte, “Considerad, pues, a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón.”

5. La Primera Sección Principal De Hebreos Presenta Principalmente El Pacto Davídico Y La Segunda Venida Del Señor Jesucristo

Muchos comentaristas y estudiantes de la Biblia saben que Hebreos se puede dividir según la persona superior de Jesucristo, su sacerdocio superior y su sacrificio superior, y todos estos están en el texto y tienen su relevancia eterna. Aún así, lo que no es considerado normalmente es que el autor / Autor de Hebreos enfatiza el Pacto Davídico y la segunda venida del Señor Jesucristo a la tierra en la primera sección principal del libro (1:1-4:13). Recuerde, esto es totalmente apropiado porque la mayoría de las promesas del pacto Davídico son profecías incumplidas actualmente que se cumplirán cuando Jesús regrese y reine.

El énfasis del pacto Davídico en Hebreos 1:1-4: 13 se ve fácilmente. Hebreos 1:5 incluye citas del Antiguo Testamento tales como “Hijo mío eres tú, yo te he engendrado hoy.” Esto está tomado del Salmo 2:7, un salmo mesiánico sobre el reinado del Mesías y su relación única con Dios el Padre. La cita “Yo sere Padre para El, y El será Hijo para mi?” para tomar prestado de la fraseología en la LBLA, es de 2 Samuel 7:14, el capítulo que primero da los detalles sobre lo que más tarde se llamará el pacto Davídico. Hebreos 1:6 agrega, “cuando trae al Primogénito al mundo.” Esta declaración se refiere a la Segunda Venida, el Mesías de Dios vendrá de nuevo al mundo. “El primogénito” es un título de honor, generalmente otorgado al linaje físico primogénito, pero a veces, como en el caso de José hijo de Jacob: el comportamiento de uno ha justificado la bendición especial del primogénito. Hebreos 1:6 viene del Salmo 89:27-29, un salmo que describe específicamente la naturaleza eterna del pacto Davídico:

Yo también lo haré mi primogénito,

el más excelso de los reyes de la tierra.

Para siempre conservaré mi misericordia hacia él,

y mi pacto le será confirmado.

Así estableceré su descendencia para siempre,

y su trono como los días de los cielos.

Hebreos 1:8 – citado del Salmo 45:6 – se refiere al trono y al cetro:

Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre;

cetro de equidad es el cetro de tu reino.

Puedes leer Hebreos 1:1-4:13 y encontrar otras referencias del Pacto Davídico / Segunda Venida, pero ya debes estar convencido de la validez de este enfoque del libro de Hebreos. Quizás lean esta sección de una manera diferente ahora y aprecien cuánta falta de comprensión nuestra del libro de Hebreos habrá si dejamos fuera la importancia del pacto Davídico.

Sin embargo, un versículo más apoyará este enfoque de esta sección: Hebreos 2:5: “Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando.” El autor / Autor de Hebreos ha estado hablando sobre “el mundo venidero” que, como hemos visto en otros versículos, se relaciona directamente con las promesas que Dios hizo y cumplirá en la segunda venida de Jesucristo a la tierra. Además, debes leer esta sección de Hebreos sobre el mundo venidero, si lo estás leyendo como Dios lo quiere, como “el mundo por venir del que estamos” –no estuvimos – hablando. Así que no solo el autor / Autor de Hebreos ha estado hablando (porque es un sermón) del mundo por venir; él todavía está hablando del mundo por venir en la porción restante de Hebreos 1:1-4:13.

6. Hebreos 2:12 Tiene Un Uso Único Del Salmo 22

Seguir este camino bíblico tomará un poco más de tiempo, pero creo que valdrá la pena el esfuerzo.

Hebreos 2:11-12 dice: “Porque tanto el que santifica como los que son santificados, son todos de un Padre; por lo cual El no se avergüenza de llamarlos hermanos, 12 diciendo: Anunciare tu nombre a mis hermanos, en medio de la congregación te cantare himnos.” El versículo del Antiguo Testamento citado es el Salmo 22:22, al cual me referiré más adelante.

Si eres un cristiano que ha leído tu Biblia, estás familiarizado con el Salmo 22, ya sea que te des cuenta o no. En Mateo 27:46, el último grito de Jesús lo conecta para siempre -y su muerte- con la pregunta que gritó del Salmo 22:1: “Eli, Eli, ¿lema sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” A pesar de que el uso de Salmo 22:1 puede ser familiar, puede que no haya observado que Mateo 27 contiene otras tres citas / alusiones a temas específicos relacionados con la crucifixión de Jesús, y todos están tomados del Salmo 22. El primer uso en Mateo 27:35 (“Y habiéndole crucificado, se repartieron sus vestidos, echando suertes”) viene del Salmo 22:18. El segundo uso en Mateo 27:39 (“Los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza”) es del Salmo 22:7. El tercer uso en Mateo 27:43 (“En Dios confía; que le libre ahora si Él le quiere; porque ha dicho: “Yo soy el Hijo de Dios”) está tomado del Salmo 22:8.

Usar cuatro citas / alusiones tomadas secuencialmente de un salmo es altamente inusual en las Escrituras. Es obvio que el Espíritu Santo, si estamos juzgando por sus citas cuádruples tomadas del Salmo 22, enfatiza la necesidad de prestar atención cuidadosa a ese salmo. Entonces, investiguemos.

El Salmo 22 en realidad se divide en tres partes distintas. La parte inicial, versículos 1-18, habla de los horribles eventos que ocurrirán con la crucifixión del Mesías Jesús. Apropiadamente, todas las citas citadas en el Evangelio de Mateo provienen de esta primera sección del Salmo 22:

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?

Dios mío, de día clamo y no respondes;

y de noche, pero no hay para mí reposo.

Sin embargo, tú eres santo,

que habitas entre las alabanzas de Israel.

En ti confiaron nuestros padres;

confiaron, y tú los libraste.

A ti clamaron, y fueron librados;

en ti confiaron, y no fueron decepcionados.

Pero yo soy gusano, y no hombre;

oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

Todos los que me ven, de mí se burlan;

hacen muecas con los labios, menean la cabeza, diciendo:

Que se encomiende al Señor; que El lo libre,

que El lo rescate, puesto que en El se deleita.

Porque tú me sacaste del seno materno;

me hiciste confiar desde los pechos de mi madre.

A ti fui entregado desde mi nacimiento;

desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios.

No estés lejos de mí, porque la angustia está cerca,

pues no hay quien ayude.

Muchos toros me han rodeado;

toros fuertes de Basán me han cercado.

Avidos abren su boca contra mí,

como león rapaz y rugiente.

Soy derramado como agua,

y todos mis huesos están descoyuntados;

mi corazón es como cera;

se derrite en medio de mis entrañas.

Como un tiesto se ha secado mi vigor,

y la lengua se me pega al paladar,

y me has puesto en el polvo de la muerte.

Porque perros me han rodeado;

me ha cercado cuadrilla de malhechores;

me horadaron las manos y los pies.

Puedo contar todos mis huesos.

Ellos me miran, me observan;

reparten mis vestidos entre sí,

y sobre mi ropa echan suertes.

La segunda parte, Salmo 22:19-21, es una oración del mismo que soportó lo que se describió en la sección inicial del salmo:

Pero tú, oh Señor, no estés lejos;

fuerza mía, apresúrate a socorrerme.

Libra mi alma de la espada,

mi única vida de las garras del perro.

Sálvame de la boca del león

y de los cuernos de los búfalos; respóndeme.

Pero el Salmo 22 también tiene una tercera y última sección desconocida para muchos cristianos. Mire cuán bellamente Dios muestra esto: Para Aquél que soportó lo que solo Él pudo soportar (vv.1-18), Su historia no termina ahí. Él ora al Señor para que lo libere y rescate (vv. 19-21). Dios eligió no contestar la oración de Jesús en ese momento durante la crucifixión, pero definitivamente responderá -en algún momento en el futuro- y esto requiere una resurrección de Aquel que fue asesinado para recibir las bendiciones que Yahweh le dará. Salmo 22:22 es el primer versículo de la tercera sección (vv. 22-31), y este versículo se cita en Hebreos 2:12: “Anunciare tu nombre a mis hermanos, en medio de la congregación te cantare himnos.”

Marque bien que esta es la primera vez que se usa el tiempo futuro en el Salmo 22, y los tiempos futuros se usan para el resto de este salmo que mostrará qué más Dios promete:

Hablaré de tu nombre a mis hermanos;

en medio de la congregación te alabaré.

Los que teméis al Señor, alabadle;

descendencia toda de Jacob, glorificadle,

temedle, descendencia toda de Israel.

Porque El no ha despreciado ni aborrecido la aflicción del angustiado,

ni le ha escondido su rostro;

sino que cuando clamó al Señor, lo escuchó.

De ti viene mi alabanza en la gran congregación;

mis votos cumpliré delante de los que le temen.

Los pobres comerán y se saciarán;

los que buscan al Señor, le alabarán.

¡Viva vuestro corazón para siempre! ( vv. 22-26 )

Esta tercera parte (vv. 27-31) de la división triple del Salmo 22 contiene apropiadamente las promesas y bendiciones del pacto davídico:

Todos los términos de la tierra se acordarán y se volverán al Señor,

y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.

Porque del Señor es el reino,

y El gobierna las naciones.

Todos los grandes de la tierra comerán y adorarán;

se postrarán ante El todos los que descienden al polvo,

aun aquel que no puede conservar viva su alma.

La posteridad le servirá;

esto se dirá del Señor hasta la generación venidera.

Vendrán y anunciarán su justicia;

a un pueblo por nacer, anunciarán que El ha hecho esto.

Pero como vimos anteriormente en el Salmo 22, Aquel que recibirá estas bendiciones de Yahvé debe haber soportado la miseria insondable de la primera parte; todas las partes van juntas. Porque Jesús en Su crucifixión ya cumplió en detalle la primera parte del Salmo 22, la parte restante del Salmo 22 también debe cumplirse por el Señor Jesucristo.

Qué apropiado que el autor / Autor de Hebreos citara del Salmo 22:22-31 en Hebreos 1:1-4:13, que habla principalmente del pacto Davídico y la segunda venida del Señor Jesucristo, con promesas en tiempo futuro que deben ser y serán cumplidas para que, entre muchas otras cosas, Jesús alabe a Dios en medio de los redimidos, como se revela en Hebreos 2:12 y en el Salmo 22:22: “Hablaré de tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.”

7. La Segunda Sección Principal En Hebreos (4:14-10:18) Trata Primordialmente Con El Nuevo Pacto Y La Primera Venida / Encarnación De Jesús

Anteriormente en El Manual del Expositor de la Biblia- Edición del Nuevo Testamento, notamos que el nacimiento de Jesús no terminó una etapa. Vivió toda su vida bajo el pacto mosaico (Gal 4:4), y el nuevo pacto no sería ratificado y la parte inicial se inauguró hasta su muerte. Vemos vislumbres de los efectos del nuevo pacto anteriormente en Hebreos, como en la última parte de 1:3: ” Después de llevar a cabo [ obra terminado ] la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas [ obra aceptada ].” Y en la segunda división principal del libro de la Biblia, tenemos nuestra primera visión de otro pacto en 7:22: “por eso, Jesús ha venido a ser fiador de un mejor pacto.” Y luego Hebreos 8:6 dice: “Pero ahora El ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.” El mejor pacto es el nuevo pacto, y note que el tiempo pasado se usa para describir su ratificación (“establecido”).

En Hebreos 8:7, la explicación lógica continúa: “Pues si aquel primer pacto hubiera sido sin defecto, no se hubiera buscado lugar para el segundo.”

IMPORTANCIA CRUCIAL: En Hebreos, especialmente en este contexto, el contraste se hace solamente entre el nuevo pacto y el pacto mosaico, no entre el nuevo pacto y el primer pacto de Dios, el pacto Noético y no los otros pactos de Dios ni las promesas divinas contenidas dentro de ellos. Erraría sustancialmente si interpretara esta Escritura de manera diferente y eliminara todas las promesas del pacto eterno de Dios.

Así que en la continua progresión lógica de las Escrituras, mucho después de que Dios había inaugurado el pacto mosaico, prometió en su Palabra que algún día, en algún momento no revelado desde el momento en que fue dado, establecería un nuevo pacto. Si se formulara la pregunta, ¿indica la Biblia que eventualmente vendrá otro pacto para reemplazar el pacto mosaico? La respuesta es ciertamente afirmativa. En el contexto de Hebreos 8:7-12, se cita a Jeremías 31:31-34 para mostrar esta promesa en el Antiguo Testamento de lo que vendría algún día:

He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos —declara el Señor; porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: “Conoce al Señor”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande —declara el Señor— pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado.

Para resumir la lógica sagrada de este argumento, Hebreos 8:13 dice: “Cuando El dijo: Un nuevo pacto, hizo anticuado al primero [el pacto mosaico]; y lo que se hace anticuado y envejece, está próximo a desaparecer.” Cuando el templo de Dios en Jerusalén fue destruido, el sistema de sacrificio bajo el pacto mosaico cesó.

RECUERDE: Como vimos anteriormente en El Manual Del Expositor Bíblico: Edición Del Antiguo Testamento, en Jeremías 31, Dios no solo hizo las promesas relacionadas con el perdón del pecado en base a los maravillosos beneficios del nuevo pacto venidero, sino que en este mismo capítulo también prometió que si el orden fijo del sol, la luna y las estrellas se agitara, entonces Dios desecharía a Israel nacional por todos los pecados que han cometido ( Jer 31:35-37 ). Además, “He aquí, vienen días —declara el Señor— en que la ciudad será reedificada para el Señor, desde la torre de Hananeel hasta la puerta del Angulo. Y el cordel de medir saldrá más allá, directamente hasta la colina de Gareb, y girará hasta Goa. Y todo el valle de los cadáveres y de las cenizas, y todos los campos hasta el arroyo Cedrón, hasta la esquina de la puerta de los Caballos hacia el oriente, serán santos al Señor. La ciudad no será arrancada ni derribada nunca jamás.” (vv.38-40). Estas dos secciones prometidas de Jeremías 31 son tan parte de la Palabra de Dios – y Sus promesas – como lo son las de los versículos 31-34, y deben hacerse realidad en el futuro.

8. El Libro De Hebreos Usa La Lógica Santa De Dios Para Mostrar Que La Necesidad Bíblica De Cambiar El Sacerdocio También Requiere Cambiar El Pacto.

Hebreos 9:1-4 muestra lo que saben los que conocen su Antiguo Testamento: el pacto mosaico es la base del tabernáculo primero y el templo después:

Ahora bien, aun el primer pacto [pacto mosaico] tenía ordenanzas de culto y el santuario terrenal. Porque había un tabernáculo preparado en la parte anterior, en el cual estaban el candelabro, la mesa y los panes consagrados; éste se llama el Lugar Santo. Y detrás del segundo velo había un tabernáculo llamado el Lugar Santísimo, el cual tenía el altar de oro del incienso y el arca del pacto cubierta toda de oro, en la cual había una urna de oro que contenía el maná y la vara de Aarón que retoñó y las tablas del pacto[mosaico].

Sin embargo, no era solo la estructura externa para la cual se ordenaba el diseño, sino que también había requisitos para el sacerdocio y su orden, con lo que se llamó el sacerdocio levítico que debía venir por los descendientes de Aarón. Números 3:10 no solo especifica estos requisitos sino que también demuestra la seriedad de Dios acerca de ellos y acerca de cualquiera que intente obtener fraudulentamente el sacerdocio que no fue del orden designado por Dios bajo el pacto mosaico: “Y designarás a Aarón y a sus hijos para que se encarguen de su sacerdocio; pero el extraño que se acerque será muerto.” No mucho después, durante la rebelión de Coré (Números 16), Yahvé se mostró fiel a su propia Palabra al castigar a 250 pecadores que se presentaban como sacerdotes aunque no calificaran, como se ve en Números 16:35-40:

Salió también fuego del Señor y consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso.

Entonces habló el Señor a Moisés, diciendo: Di a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, que levante los incensarios de en medio de la hoguera, pues son santos; y esparce allí las brasas. En cuanto a los incensarios de estos que han pecado a costa de sus vidas, que se hagan de ellos láminas batidas para cubrir el altar, puesto que los presentaron ante el Señor y son santos; y serán por señal a los hijos de Israel. El sacerdote Eleazar tomó los incensarios de bronce que habían presentado los que fueron quemados, y a martillo los hicieron una cubierta para el altar, como recordatorio para los hijos de Israel de que ningún laico, que no fuera descendiente de Aarón, debería acercarse a quemar incienso delante del Señor, para que no le sucediera como a Coré y a su grupo, tal como el Señor se lo había dicho por medio de Moisés.

Números 18:7, en el que Dios estaba reafirmando a Aarón y sus descendientes para el sacerdocio según el pacto mosaico, declara: “Pero tú y tus hijos contigo atenderéis a vuestro sacerdocio en todo lo concerniente al altar y a lo que está dentro del velo, y ministraréis. Os doy el sacerdocio como un regalo para servir, pero el extraño que se acerque morirá.”

Como ha dicho el autor / Autor de Hebreos, así sería aquí: “el tiempo no me permite hablar” en ningún detalle sobre el sacerdocio de Melquisedec, como se ve en Hebreos 7:11-14:

Ahora bien, si la perfección era por medio del sacerdocio levítico (pues sobre esa base recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad había de que se levantara otro sacerdote según el orden de Melquisedec, y no designado según el orden de Aarón? Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley. Pues aquel de quien se dicen estas cosas, pertenece a otra tribu, de la cual nadie ha servido en el altar. Porque es evidente que nuestro Señor descendió de Judá, una tribu de la cual Moisés no dijo nada tocante a sacerdotes.

Tenga en cuenta estos asuntos cruciales en esta sección. Inicialmente, el Antiguo Testamento no solo revela que otro pacto vendría en algún momento no revelado en el futuro -el nuevo pacto- también habla de otro sacerdocio fuera de Aarón y sus descendientes y más allá de los parámetros del pacto mosaico. En segundo lugar, esta parte es tan importante que debo enfatizarla:

CLAVE: Mientras el pacto Mosaico funcionara, debe tener solo a Aarón y sus descendientes como sacerdotes. Hebreos 7:12 dice: “Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley.” Si se cambia el sacerdocio, entonces se debe cambiar el pacto del que proviene. Y lo contrario es verdad: cambie el pacto [el pacto Mosaico] y entonces el sacerdocio debe cambiar también. Entonces, con Jesús, el pacto se convierte en el nuevo pacto, y el antiguo sacerdocio del pacto mosaico es erradicado.

Observe otro punto importante. Muchos sacerdotes operaban bajo el pacto mosaico, pero solo había un sumo sacerdote -que originalmente era Aarón- a la vez. Pero bajo el nuevo pacto, un nuevo sumo sacerdote sirve, como Hebreos 4:14-16 inicialmente explica:

Teniendo, pues, un gran sumo sacerdote que trascendió los cielos, Jesús, el Hijo de Dios, retengamos nuestra fe. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado. Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.

El concepto de que Jesús es nuestro sumo sacerdote, es decir, el sumo sacerdote de los que se salvan, y los requisitos de calificación que cumple están bellamente desarrollados en Hebreos 7:26-28:

Porque convenía que tuviéramos tal sumo sacerdote: santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos, que no necesita, como aquellos sumos sacerdotes [bajo el pacto mosaico], ofrecer sacrificios diariamente, primero por sus propios pecados y después por los pecados del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, cuando se ofreció a sí mismo. Porque la ley [pacto mosaico] designa como sumos sacerdotes a hombres débiles, pero la palabra del juramento [del cual habla el sacerdocio Melquisedec], que vino después de la ley, designa al Hijo, hecho perfecto para siempre.

Para enfatizar esto, el autor / Autor de Hebreos específicamente llama nuestra atención sobre el punto principal en Hebreos 8:1-2:

Ahora bien, el punto principal de lo que se ha dicho es éste: tenemos tal sumo sacerdote, el cual se ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, como ministro del santuario y del tabernáculo verdadero, que el Señor erigió, no el hombre.

CONCEPTO CRUCIAL A UTILIZAR: Dios permite solo un sumo sacerdote a la vez. Preguntas clave que hacer a la audiencia original para los Hebreos también ofrecen verdades doctrinales increíblemente simples pero poderosas. Estas preguntas de evangelización conectadas se pueden usar con otros, especialmente con aquellos que piensan que se salvan automáticamente y no necesitan nacer de nuevo:

¿Quién es tu sumo sacerdote? (El mío es Jesús Mesías. Él es tuyo también, si eres salvo).

¿Con qué pacto ministra? ( el nuevo pacto)

¿Cuándo comenzó eso para ti? ( en el momento en que lo recibí por fe, en la recepción de la obra terminada que hizo por mi salvación)

9. El Libro De Hebreos Nos Dice Lógicamente Que Jesús Habría Pecado Si Hubiera Ofrecido Un Sacrificio En El Lugar Santo O En El Lugar Santísimo

Al principio, esto puede parecer una pregunta radical: ¿hay cosas que Dios no puede hacer? Sí, los hay, y estamos eternamente agradecidos por esto. Por ejemplo, Dios no puede mentir. Dios no puede pecar. Dios no puede ser derrotado por el mal. Las cosas que Dios no puede hacer son cosas buenas, y la Biblia corrobora estas respuestas a la pregunta.

Durante Su encarnación, Jesucristo fue Dios en la carne; Él nació de una mujer, nació bajo el pacto Mosaico (Gal 4:4). Siendo Jesús de la tribu de Judá y del linaje directo de David, y de lo que hemos visto en nuestros versículos de Números acerca de quién podría desempeñar alguna de las funciones sacerdotales, considere al tataranieto de Jesús. . . el abuelo Rey Uzías. Después de una lista de actos de fidelidad que hizo el rey Uzías del pacto Davídico  (2 Crónicas 26:1-15) viene este relato triste y aleccionador de 2 Crónicas 26:16-21:

Pero cuando llegó a ser fuerte, su corazón se hizo tan orgulloso que obró corruptamente, y fue infiel al Señor su Dios, pues entró al templo del Señor para quemar incienso sobre el altar del incienso. Entonces el sacerdote Azarías entró tras él, y con él ochenta sacerdotes del Señor, hombres valientes, y se opusieron al rey Uzías, y le dijeron: No te corresponde a ti, Uzías, quemar incienso al Señor, sino a los sacerdotes, hijos de Aarón, que son consagrados para quemar incienso. Sal del santuario, porque has sido infiel y no recibirás honra del Señor Dios. Pero Uzías, con un incensario en su mano para quemar incienso, se llenó de ira; y mientras estaba airado contra los sacerdotes, la lepra le brotó en la frente, delante de los sacerdotes en la casa del Señor, junto al altar del incienso. Y el sumo sacerdote Azarías y todos los sacerdotes lo miraron, y he aquí, tenía lepra en la frente; y le hicieron salir de allí a toda prisa, y también él mismo se apresuró a salir, porque el Señor lo había herido. Y el rey Uzías quedó leproso hasta el día de su muerte, y habitó en una casa separada, ya que era leproso, porque fue excluido de la casa del Señor. Y su hijo Jotam estaba al frente de la casa del rey gobernando al pueblo de la tierra.

Al dar el linaje real de los descendientes de Jesús, Mateo 1:8-9 muestra el rey Uzías como uno de los antepasados de Jesús: “Asa engendró a Josafat, Josafat a Joram, y Joram a Uzías; Uzías engendró a Jotam, Jotam a Acaz, y Acaz a Ezequías.” Jesús nació y vivió tanto bajo el pacto mosaico como su antepasado del pacto Davídico, el rey Uzías.

Entonces, en el pasaje que ya hemos visto, mira la lógica de Dios en Hebreos 7:11-14:

Ahora bien, si la perfección era por medio del sacerdocio levítico (pues sobre esa base recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad había de que se levantara otro sacerdote según el orden de Melquisedec, y no designado según el orden de Aarón? Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley. Pues aquel de quien se dicen estas cosas, pertenece a otra tribu, de la cual nadie ha servido en el altar. Porque es evidente que nuestro Señor descendió de Judá, una tribu de la cual Moisés no dijo nada tocante a sacerdotes.

Con esto, agregue 8:4: “Así que si El estuviera sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley [del pacto mosaico].”

Bajo estas circunstancias de la ley, si Jesús hubiera ofrecido un sacrificio, tal como lo hizo su antecesor directo Uzías, Jesús habría sido tan pecaminoso. Si Jesús hubiera ofrecido un sacrificio, no habría podido responder a sus críticos como lo hizo en Juan 8:42-46:

Jesús les dijo: Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais, porque yo salí de Dios y vine de El, pues no he venido por mi propia iniciativa, sino que El me envió.¿Por qué no entendéis lo que digo? Porque no podéis oír mi palabra. Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira. Pero porque yo digo la verdad, no me creéis. ¿Quién de vosotros me prueba que tengo pecado? Y si digo verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?

Si Jesús hubiera hecho lo que hizo su antecesor Uzías, sus críticos lo habrían señalado antes o durante su juicio.

Y aún más trágico -horriblemente y eternamente para nosotros- Jesús ya no habría sido calificado para encajar con la descripción en 1 Pedro 1:17-19:

Y si invocáis como Padre a aquel que imparcialmente juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.

Él habría sido manchado; Él no habría estado limpio, y no tendríamos a nadie para derramar Su sangre por nosotros. Pero en cambio Él fue impecable; Él derramó Su sangre por nosotros; y amablemente le agradecemos a Dios por él. “Porque El estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros” (1 Pedro 1:20).

10. Hebreos 9:27 (“Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio”) No Enseña Que Está Decretado Que Todos Mueran.

¡Esta no es una declaración blasfema! Permítanme afirmar que la muerte es ciertamente el flujo normal para casi todos, pero ha habido, y habrá, algunas excepciones. El profeta Elías no murió; Dios lo llevó al cielo sin muerte (2 Reyes 2:11). Incluso el libro de Hebreos da testimonio de esta verdad de que no todos morirán, como se muestra también en el relato de Génesis 5:21-24; Hebreos 11:5 dice. “Por la fe Enoc fue trasladado al cielo para que no viera muerte; y no fue hallado porque Dios lo traslado; porque antes de ser trasladado recibió testimonio de haber agradado a Dios.” El autor / Autor de Hebreos no va a contradecirse ni a olvidar lo que había escrito en 9:27 cuando llegó a Hebreos 11. Además, otra generación de cristianos también tiene la misma promesa de parte de Dios con respecto a que no se mueran, aquellos que irán al cielo por medio del rapto, como se discute en 1 Corintios 15:50-53:

Y esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni lo que se corrompe hereda lo incorruptible. He aquí, os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

En realidad, algunas personas literalmente murieron dos veces. Por ejemplo, la hija de Jairo (Marcos 5:35-43) y Lázaro, cuya historia está registrada en Juan 11:11-15:

Dijo esto, y después de esto añadió: Nuestro amigo Lázaro se ha dormido; pero voy a despertarlo. Los discípulos entonces le dijeron: Señor, si se ha dormido, se recuperará. Pero Jesús había hablado de la muerte de Lázaro, mas ellos creyeron que hablaba literalmente del sueño. Entonces Jesús, por eso, les dijo claramente: Lázaro ha muerto; y por causa de vosotros me alegro de no haber estado allí, para que creáis; pero vamos a donde está él.

El resto del relato está en Juan 11. Note Juan 12:9: “Entonces la gran multitud de judíos se enteró de que Jesús estaba allí; y vinieron no sólo por causa de Jesús, sino también por ver a Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos.” En algún momento futuro, sin embargo, tanto la hija de Jairo como Lázaro murieron por segunda vez.

Entonces, ¿qué enseña Hebreos 9:27? El contexto inmediato en Hebreos 9:24-26 pone énfasis en que Jesús es nuestro sumo sacerdote y en su sacrificio singular de Sí mismo, en contraste con las funciones de los sumos sacerdotes que tenían que realizar el mismo procedimiento cada año para el pueblo judío bajo el mosaico los estatutos del pacto para Yom Kippur (el Día de la Expiación, de Levítico 16):

Porque Cristo no entró en un lugar santo hecho por manos, una representación del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Dios por nosotros, y no para ofrecerse a sí mismo muchas veces, como el sumo sacerdote entra al Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario sufrir muchas veces desde la fundación del mundo; pero ahora, una sola vez en la consumación de los siglos, se ha manifestado para destruir el pecado por el sacrificio de sí mismo.

Los cristianos judíos reconocerían el lenguaje y los conceptos con los que ya estaban familiarizados -el procedimiento normal y triple de los sumos sacerdotes en el Día de la Expiación, como se ve en Hebreos 9:27-28: “Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio, así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan.” Usando la división triple simplificada del procedimiento del Día de la Expiación, el sumo sacerdote de Israel, bajo el pacto mosaico, (1) aparecería ante el pueblo reunido en el templo, (2) ministraba / intercedía por ellos en el lugar santo y luego entrar en el lugar santísimo (cuando el sumo sacerdote realizaba este servicio, no estaba a la vista de aquellos que esperaban su regreso), y (3) reaparecía de nuevo ante el pueblo, después de que él había terminado de servir como su sumo sacerdote en la presencia de Dios.

Jesús completó la primera parte: se presentó ante el pueblo, durante toda su encarnación, incluso si su aparición se limitó a haber sido presentada ante el pueblo por Pilato. Segundo, Jesús actualmente sirve como nuestro sumo sacerdote en el cielo para nosotros. Así como el sumo sacerdote bajo el pacto mosaico estaba fuera de la vista cuando realizó este servicio, así Jesús está actualmente fuera de nuestra vista. La tercera parte del procedimiento del Día de la Expiación todavía tiene que hacer: tiene que reaparecer ante el pueblo, lo que se logrará cuando regrese en la gloria de su Padre para gobernar y reinar sobre lo que es legítimamente suyo.

11. Hebreos 10:1-4 Nos Da Un Contraste Maravilloso Para La Importancia De La Mesa Del Señor

Hebreos 10:1-3 afirma:

Pues ya que la ley sólo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera, ¿no habrían cesado de ofrecerse, ya que los adoradores, una vez purificados, no tendrían ya más conciencia de pecado? Pero en esos sacrificios hay un recordatorio de pecados año tras año.

Mientras el pacto de Moisés estaba operativo, requería que el Israel nacional compareciera ante Yahweh en el Día de la Expiación, cada año a la hora designada y con el procedimiento designado. Hebreos 10:3 dice que “en esos sacrificios hay un recordatorio de pecados año tras año.” Y eso fue parte de la principal razón para observar anualmente el Día de la Expiación. Los pecados nacionales de Israel iban a ser confesados ​​y expiados, pero los rituales usados ​​ese día no se detuvieron de ninguna manera por sí mismos. Hasta que Dios los detuviera, la ley exigía al Israel nacional que se reuniera el próximo año a la hora exacta y que volviera a realizar el ritual exacto.

En 1 Corintios 11:23-26, Pablo explicó las instrucciones de Dios con respecto a Su Mesa:

Porque yo recibí del Señor lo mismo que os he enseñado: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que es para vosotros; haced esto en memoria de mí. De la misma manera tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto cuantas veces la bebáis en memoria de mí. Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga.

Tal vez aprecien mejor lo que Jesús hizo la próxima vez que participen de los elementos de la Mesa del Señor:

· Haced esto -el Día de la Expiación-en memoria suya, el pueblo judío bajo el pacto mosaico, como un recordatorio de pecados año tras año ( Hebreos 10:3).

· Hacer esto -La mesa del Señor- “en memoria de mí “, dice Jesús a su iglesia (1 Cor 11:24). El hermoso sacrificio de Jesús como la copa del nuevo pacto en Su sangre, debemos compartirlo en memoria de Él y en agradecimiento a Él.

· Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga: el pacto Davídico promete mantenerse, así como el retorno a nuestra vista después de que haya desempeñado Su función sacerdotal en nuestro nombre.

12. Hebreos 13:20-21 Es Una Bendición Maravillosamente Rica Que Deberíamos Apreciar Mucho Más

Basado en lo que hemos visto antes en nuestro estudio de Hebreos, 13:20-21 es tan apropiado como parte del final de este libro de la Biblia:

Y el Dios de paz, que resucitó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor, el gran Pastor de las ovejas mediante la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para hacer su voluntad, obrando El en nosotros lo que es agradable delante de El mediante Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

“Y el Dios de paz, que resucitó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor, el gran Pastor de las ovejas” es una frase maravillosa. La resurrección de Jesús muestra la base sobre la cual Dios aceptará a aquellos de nosotros que somos salvos: “mediante la sangre del pacto eterno.” Tenga en cuenta que la redacción está en singular; la sangre de Cristo es todo lo que alguien necesita, y Dios no ofrece ningún otro medio de salvación. La sangre del nuevo pacto de Jesús excede enormemente la totalidad de todos los sacrificios restringidos y repetidos bajo el pacto mosaico porque sabemos por Hebreos 10:4 que “Porque es imposible que la sangre de toros y de machos cabríos quite los pecados.”

“¡Gracias a Dios por su don inefable!”  (2 Cor 9:15).

Resumen y Conclusión

En este capítulo, aprendimos doce cosas sobre el libro de Hebreos:

(1) Usando su propia designación singular, el libro de Hebreos es una “palabra de exhortación”, es decir, un sermón ( Heb 13:22, Hechos 13:13-15). (2) El libro de Hebreos no solo es un sermón, sino que es un sermón inspirado por el Espíritu Santo. (3) El libro de Hebreos no es un libro de evangelización escrito para el pueblo judío; los destinatarios originales del libro de Hebreos eran personas judías que ya habían identificado el nombre de Cristo / Mesías. (4) Los creyentes profesantes judíos estaban bajo persecución no de los gentiles sino de los hermanos judíos ( Hebreos 10:32-35). Debido a que las personas que habían recibido el libro de Hebreos todavía se reunían como creyentes en asamblea, no habían aún apostatado. Todo lo que tenían que hacer para detener la persecución era renunciar a Jesús como el Mesías y regresar al pacto mosaico. Además, esta apostasía no sería simplemente pasar de un sistema (cristianismo) a otro sistema (el judaísmo). En Hebreos 3:12, el autor / Autor de Hebreos les advierte acerca de lo que implicaría dejarse caer y, como ocurre con tantas otras tentaciones, comienza en el corazón antes de que se manifieste en las acciones: “Tened cuidado, hermanos, no sea que en alguno de vosotros haya un corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo.”

(5) La primera porción importante de Hebreos (1:1-4: 13) presenta principalmente el pacto Davídico y la segunda venida del Señor Jesucristo. (6) Hebreos 2:12 tiene un uso único del Salmo 22. Qué apropiado que el autor / Autor de Hebreos citara del Salmo 22:22-31 en la primera sección de Hebreos (1:1-4: 13). La presentación de esos temas usa las promesas del tiempo futuro que deben cumplirse y se cumplirán de modo que, entre muchas otras cosas, Jesús alabe a Dios en medio de los redimidos, como se revela en Hebreos 2:12 / Salmo 22:22: “Hablaré de tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.” Además, (7) la segunda división principal en Hebreos (4:14-10:18) es principalmente el nuevo pacto con el Primer Advenimiento / encarnación de Jesús. (8) El libro de Hebreos usa la lógica sagrada de Dios para mostrar la necesidad bíblica de que cambiar el sacerdocio requiere cambiar el pacto. Mientras el pacto de Moisés funcionó, tú debes tener solo a Aarón y sus descendientes como sacerdotes. Hebreos 7:12 dice: “Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley.” Si se cambia el sacerdocio, entonces se debe cambiar el pacto del que proviene. Y lo contrario es cierto: si cambia el pacto [es decir, el pacto mosaico], entonces el sacerdocio debe cambiar también. Entonces, con Jesús, el pacto se convierte en el nuevo, y el antiguo sacerdocio del pacto mosaico es erradicado. El templo y el sacerdocio levítico existieron durante 40 años más o menos después de la muerte de Jesús, pero eso no significaba que Dios aceptara ninguno de los sacrificios ofrecidos bajo ese sistema. (9) El libro de Hebreos revela lógicamente que, aunque Jesucristo fue Dios en la carne, durante su encarnación, nació bajo el pacto mosaico (Gal 4:4), y habría pecado si hubiera ofrecido un sacrificio en el lugar santo o en el lugar santísimo. Jesús habría pecado del mismo modo que hizo su antecesor el rey Uzías (2 Crón 26:16-21; Mateo 1:8-9).

(10) Hebreos 9:27 en realidad no enseña que está establecido que todo el mundo miera (cp. Hebreos 11: 5). Usando la división triple simplificada del procedimiento del Día de la Expiación, el sumo sacerdote de Israel, bajo el pacto mosaico…

1. aparecería ante el pueblo reunido en el templo,

2. ministraría / intercedía por ellos en el lugar santo y luego ir al lugar santísimo (cuando el sumo sacerdote realizaba este servicio, no estaba a la vista de los que esperaban su regreso), y

3. reaparecía de nuevo ante el pueblo, después de que él había terminado de servir como su sumo sacerdote en la presencia de Dios.

Jesús ha cumplido dos de los tres requisitos, y estamos esperando la tercera y última parte: Su regreso a la tierra. (11) Hebreos 10:1-4 ofrece un contraste maravilloso para el significado de la Mesa del Señor. Finalmente, (12) Hebreos 13: 20-21 es una bendición maravillosamente rica que (ojalá) apreciemos más en este punto en base a las otras verdades bíblicas que hemos visto previamente en Hebreos.

Preguntas de Estudio para un Caminar más Profundo

1. ¿Cómo sabemos que el libro de Hebreos es un sermón? Apoye su respuesta bíblicamente .

2. ¿Cuál es el significado de que Hebreos sea un sermón inspirado por el Espíritu Santo? Nombre Tres verdades de esto.

3. ¿Cuál es el significado de que Hebreos se escriba a los judíos profesantes en lugar de escribirlo como un mensaje evangelístico enviado al pueblo judío en general? ¿Cómo sabemos que existen falsos hermanos? Dé tres apoyos bíblicos para su respuesta e identifique por qué esto es importante para entender a la audiencia original que recibió esta epístola.

4. Describa el entorno bíblico que rodea a los destinatarios originales de Hebreos y las presiones a las que estaban sometidos. Además, ¿cómo diferiría su distanciamiento de la fe de la negación triple de Jesús por parte de Pedro? Explique.

5. ¿Cómo sabemos que Hebreos 1:1-4:13 trata principalmente sobre el pacto Davídico y la segunda venida de Jesús a la tierra? Dé cinco apoyos bíblicos y explique por qué son importantes.

6. Hebreos 2:11-12 contiene una cita del Salmo 22. Mencione las cuatro citas del Salmo 22 en Mateo 27. ¿Cuáles son las tres divisiones en el Salmo 22? ¿Cómo se relaciona la primera división del Salmo 22 con Mateo 27? ¿Cuál es la segunda división del Salmo 22? ¿Cuál es la tercera división del Salmo 22 y cómo se relaciona específicamente con Hebreos 2:12? Finalmente, nombre seis verdades doctrinales del Salmo 22: 22-31 y diga por qué son importantes.

7. Dé cinco razones bíblicas por las que Hebreos 4:14-10: 18 se dirige principalmente al nuevo pacto y la primera venida / encarnación de Jesús. Explique por qué saber esto es importante para comprender tanto el libro de Hebreos como el ministerio de Jesús.

8. ¿Cómo demuestra el libro de Hebreos que el cambio del sacerdocio establecido como parte del pacto mosaico requiere un cambio de pacto? Dé cinco apoyos bíblicos para esto y diga por qué esto es importante doctrinalmente.

9. ¿Cómo sabemos bíblicamente que Jesús habría pecado si hubiera ofrecido un sacrificio en el templo durante su encarnación? Dé cinco apoyos bíblicos y explique por qué es importante saberlos.

10. ¿Cómo sabemos que Hebreos 9:27, “está establecido para los hombres que mueran una vez”, no enseña una aplicación estricta a cada individuo? Da cuatro razones bíblicas. Además, del contexto, ¿qué enseña Hebreos 9: 24-28, y por qué esto es bíblicamente importante? Explique .

11. ¿De qué manera Hebreos 10:1-3 contrasta con la Mesa del Señor como lo explica Pablo en 1 Corintios 11:23-26? Escribe seis verdades bíblicas profundas de estos pasajes y explica por qué son importantes.

12. Escriba seis verdades doctrinales que se encuentran en Hebreos 13:20-21 y diga por qué cada una es importante, especialmente a la luz de lo que hemos visto en el libro de Hebreos.

Un comentario sobre “Doce Cosas Que La Mayoría De La Gente No Conoce Sobre El Libro De Hebreos

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    25 mayo 2018 en 2:03 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s