Una Teología Bíblica de las Etapas de Dios

Posted on

ESJ-2018 0517-002

Una Teología Bíblica de las Etapas de Dios

Por Dr. Greg Harris

Aunque muchas personas no reconocen esto, uno de los debates teológicos más controvertidos, a veces el inicio de un diálogo intenso, tiene que ver con las etapas de Dios. Todos aquellos que creen en la Palabra de Dios y que la estudian ya tienen etapas incorporadas en sus estudios, ya sea que hayan considerado o no la palabra etapa como parte de su conocimiento de la Biblia. Por ejemplo, si dividimos la Biblia en solo el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, tenemos dos etapas diferentes.

Entonces, todos los que creen en la Palabra de Dios tienen etapas como parte de su teología; la pregunta es: ¿cuántas etapas hay? Parte de la razón de tan diversas interpretaciones de las etapas de Dios es que ningún solo versículo responde a la pregunta de cuántas etapas Dios ha ordenado. Por ejemplo, ¿Serán dos etapas Adán y Eva pre-caída y Adán y Eva pos-caída? O si limitáramos la discusión a la vida de Jesús, ¿Constituirían tres etapas distintas antes de la cruz, después de la cruz hasta su ascensión, y su regreso a la tierra?

Si bien ningún versículo de la Biblia responde a la pregunta sobre el número exacto de las etapas de Dios, la Biblia da mucha información con respecto a esas etapas. En este capítulo, formularemos una teología bíblica de las etapas de Dios usando las Escrituras, como lo hemos hecho con cualquier otro tema en nuestro estudio. Después de todo, debemos estudiar lo que la Biblia revela (es decir, seguir el camino bíblico) sobre las etapas de Dios antes de considerar o citar los argumentos de los teólogos.

Ocho Doctrinas Bíblicas Acerca de las Etapas de Dios

Presentaré ocho doctrinas tomadas de la Biblia sobre las etapas de Dios. Tristemente, este no es de ninguna manera el enfoque adoptado por todos los que producen sus puntos de vista sobre las etapas de Dios.

Doctrina Bíblica 1: Por diseño y obras de Dios, hay diferentes etapas.

Pablo instruyó a los corintios en 1 Corintios 2:6-7:

Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; pero una sabiduría no de este siglo, ni de los gobernantes de este siglo, que van desapareciendo, sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que, desde antes de los siglos, Dios predestinó para nuestra gloria. (LBLA)

MUY IMPORTANTE: “desde antes de los siglos, Dios predestinó” requiere que haya al menos dos etapas en el pasado que ya no funcionen como etapas para tener el uso plural. Si su teología o comprensión bíblica no tiene al menos dos etapas, su creencia no coincide con lo que la Biblia revela claramente.

Doctrina Bíblica 2: Bíblicamente hablando, con las etapas (plural) ha habido / habrá un cambio de una etapa a otra.

Más tarde, conectaremos esto con otra verdad bíblica. A menudo hay eventos importantes asociados con el cambio de una etapa a otra. Sin embargo, no todos los eventos importantes necesariamente significan el cambio de una etapa a otra. Un gran ejemplo es el nacimiento del Mesías de Dios: un evento teológico increíblemente importante; no terminó una etapa y comenzó otra. ¿Cómo sabemos esto? Gálatas 4:4 dice que Jesús “nacido de mujer, nacido bajo la ley, [es decir, bajo el pacto mosaico],” y el velo del templo que separaba el lugar santo del lugar santísimono se partió en dos, sino que permaneció en su lugar. No fue el nacimiento de Jesús, sino la muerte de Jesús, lo que sería el cambio de la etapa.

Doctrina Bíblica 3: La Biblia también revela que esta etapa presente también llegará a su fin con el regreso del Señor Jesucristo.

Al interpretar la parábola de las malas hierbas entre el trigo, Jesús explicó esto en Mateo 13:39-40: “y el enemigo que la sembró es el diablo, y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. Por tanto, así como la cizaña se recoge y se quema en el fuego, de la misma manera será en el fin del mundo” (LBLA). Note las instrucciones de Jesús en lo que se llama la Gran Comisión y cómo terminó lo que dijo en Mateo 28:18-20:

Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. (LBLA)

Obviamente, esta etapa particular de la que habló Jesús no ha terminado. ¿Como sabemos? La cosecha será el final de esta etapa. Los ángeles deben ser enviados a la cosecha, el retorno del Señor Jesús debe ocurrir, y la separación y la quema de “la mala hierba” debe tener lugar. Si estas cosas aún no se han cumplido, y no lo han hecho, esta etapa en particular no ha terminado. El final de esta etapa presente debe estar acompañada por el cumplimiento de estos eventos profetizados en todo el mundo.

Doctrina Bíblica 4: La finalización de esta etapa presente será seguida por la llegada de otra etapa.

En la sección que explica el pecado imperdonable, Jesús advirtió en Mateo 12:32: “Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero.” Como se usa aquí, “ni en el venidero” es singular; sin embargo, las Escrituras claramente enseñan que cuando termine esta etapa actual, la etapa venidera vendrá inmediatamente después.

Doctrina Bíblica 5: En realidad, no solo hay una etapa por venir, sino que hay etapas -plural- que vendrán después de que termine esta etapa presente.

Cuando Pablo escribió a los efesios acerca de la condición espiritual previa a la salvación de cualquier persona, dio esta evaluación condenatoria en Efesios 2:1-3:

Y El os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. (LBLA)

Luego, en los versículos 4-6, Pablo escribió acerca de la obra increíblemente bondadosa, asombrosa y eterna de Dios realizada en Cristo Jesús para los redimidos:

Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), y con El nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús. (LBLA)

No solo Dios, a través de Pablo, reveló lo que ha hecho al redimirnos de nuestra muerte espiritual y hacernos vivir con Jesús el Mesías, sino que Dios también revela la razón por la cual lo hizo. El versículo 7 dice: “a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” (LBLA).

LA VERDAD CENTRAL: Para que su teología bíblica sea precisa, debe tener etapas por venir, en plural, no solo una etapa que viene despueste de la presente etapa.

CONSIDERACIÓN CLAVE: ¿Cuáles son las etapas por venir? Cualquiera que sea su creencia escatológica (la doctrina de las últimas cosas), para que coincida con las Escrituras, debe tener al menos dos etapas. Si bien esto por sí solo no prueba el caso, dos etapas que sin duda se ajustan a otra revelación bíblica de Dios son (1) el reino milenario (Apocalipsis 20) y (2) el estado eterno, con los cielos nuevos, tierra nueva y nueva Jerusalén (Apocalipsis 21-22).

CONSIDERE TAMBIÉN: ¿Por qué aceptaría etapas (en plural) como en 1 Corintios 2: 7 (“sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que, desde antes de los siglos, Dios predestinó para nuestra gloria”), de la cual solo sabríamos porque Dios lo reveló en las Escrituras, y aún así no aceptar del mismo Dios a través del mismo apóstol “los siglos venideros” (plural) en Efesios 2: 7, que también conocemos solo porque Dios lo reveló en las Escrituras?

A menudo, el razonamiento en contra de esta simple enseñanza de las Escrituras es problemático. Como punto de partida, ¿por qué abordaría la Escritura para ver si podía cambiarla o hacer que diga algo distinto a lo que claramente afirma, lo cuál es el enfoque que utilizan los teólogos liberales?Además, para aquellos que dicen que las etapas (plural) se usan una sola vez en las Escrituras (Efesios 2:7), no es el número de veces que la Palabra de Dios dice algo lo que le hace verdadero; es verdad en el momento en que es la Palabra de Dios (Juan 17:17). Además, si algunos insisten en que Pablo escribió solo para generalizar en Efesios 2:7, ¿qué otros componentes en nuestro afirmación de estar perdidos se considerarían generalizados en todos los elementos mencionados en los versículos 1-3 o, incluso más en concreto, en los beneficios eternos de nuestra salvación como se detalla en los versículos 4-6? Si Pablo escribió solo para generalizar conceptos, tal vez no estamos vivos en Cristo / Mesías Jesús, ni estamos sentados en los lugares celestiales con y en Cristo Jesús. Es una razón peligrosa tomar tal enfoque a la Palabra de Dios porque una vez que se usa esta metodología, ya has determinado tus medios para acercarte prácticamente a cualquier pasaje de la Escritura.

PRECAUCIÓN: Tenga cuidado de quitar cualquier parte de las Escrituras para que se ajuste a su sistema teológico. En cambio, ajuste su sistema teológico para armonizarlo con las Escrituras. Recuerde la advertencia sobria en Santiago 3:1 con respecto a cuán seriamente Dios toma las palabras de aquellos que enseñan.

Doctrina Bíblica 6: Cuando esta etapa presente finalice, no habrá un cambio de la etapa que muchas personas no reconocerán (como fue el caso al final del pacto mosaico cuando el nuevo pacto fue ratificado con el velo del templo rasgado de arriba a abajo); el cambio de la etapa presente a la próxima etapa provocará el cambio del mundo entero.

En Romanos 8:18-23, Pablo describió la gloria futura que se revelaría:

Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada. Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios. Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora. Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. (LBLA)

Aunque la palabra etapa (siglo) no se utiliza aquí, el pasaje muestra estos mismos conceptos. Hubo un breve momento en que la creación no estuvo sujeta a vanidad (Génesis 1-2). Eso fue una etapa. Pero con la misma línea de razonamiento, llega un momento en el que el mundo entero -y todos los que están dentro de él- eventualmente cambiará. Entonces, en otras palabras, la etapa presente (la creación sujeta a gemidos de dolor) definitivamente cambiará (no estará sujeta a vanidad) en algún momento no revelado en el futuro ya establecido por Dios. No podría tener las tres etapas operativas al mismo tiempo: antes de la caída, después de la caída y la gloria que se revelará.

Doctrina Bíblica 7: El final de la etapa presente no es solo la teología del Nuevo Testamento; el Antiguo Testamento también incluye esta teología, aunque la frase literal “fin del siglo” no aparece. Muchos de los mismos conceptos se encuentran allí, aunque obviamente Dios dará más y más clara revelación divina a medida que se desarrolle la Escritura.

Como vimos en versículos anteriores sobre el Día del Señor que no incluían esa frase real, así lo es respecto al final de la etapa en el Antiguo Testamento. Lo sabemos por los eventos escatológicos revelados en las Escrituras con respecto a los eventos específicamente relacionados con “el fin del siglo.”

Simplemente limitando esto a algunos ejemplos del libro de Daniel, podemos ver que Dios envió un mensajero angelical con revelación divina acerca de los últimos tiempos, como revela Daniel 8:17-19:

Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin. Mientras él hablaba conmigo, caí dormido en tierra sobre mi rostro; y él me tocó, y me hizo estar en pie. Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira; porque eso es para el tiempo del fin.

Daniel 12:1 nos da una mirada tras bastidores de los eventos proféticos que Dios ha planeado para el Israel nacional:

En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.

Miguel el príncipe es en realidad un ángel de alto rango que Dios nos reveló a través de las Escrituras. Judas 9 describe a este siervo angelical como “Miguel el arcángel,” a quien Dios encargó específicamente velar por el Israel nacional (Dan 12:1). Este versículo habla de un tiempo diferente a cualquier otro momento en la historia debido a su horror declarado. Más detalles estarán disponibles en el libro de Apocalipsis.

Después de los eventos de aquellos días, se promete una resurrección, como se ve en Daniel 12:2-3:

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.

En 12:9, el ángel instruye a Daniel: “Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.” Daniel 12:13, el versículo final en el libro, instruye al profeta de Dios acerca de lo que finalmente transpirará: “Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.” Después de la tribulación, los santos del Antiguo Testamento resucitarán, y en ese momento recibirán sus recompensas. Todos estos eventos se conectarán con versículos del “fin del siglo” en otras partes del Nuevo Testamento.

Doctrina Bíblica 8: Jesús usó “el fin del siglo” tres veces cuando estaba enseñando sobre el reino de los cielos en las malas hierbas de Mateo 13 entre la sección de la parábola del trigo. En Cada caso El conectó “el fin del siglo” con los eventos asociados con Su segunda venida a la tierra.

En los versículos 24-30, Jesús enseñó así en la parábola:

Jesús les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos puede compararse a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero mientras los hombres dormían, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Cuando el trigo brotó y produjo grano, entonces apareció también la cizaña. Y los siervos del dueño fueron y le dijeron: “Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo, pues, tiene cizaña?” El les dijo: “Un enemigo ha hecho esto”. Y los siervos le dijeron: “¿Quieres, pues, que vayamos y la recojamos?” Pero él dijo: “No, no sea que al recoger la cizaña, arranquéis el trigo junto con ella. “Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega; y al tiempo de la siega diré a los segadores: ‘Recoged primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla, pero el trigo recogedlo en mi granero.” (LBLA)

Afortunadamente, en los versículos 37-43 tenemos la explicación de Jesús de la parábola, por lo que no tenemos dudas acerca de lo que quiso decir con la parábola:

Y respondiendo El, dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre, y el campo es el mundo; y la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del maligno; y el enemigo que la sembró es el diablo, y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. Por tanto, así como la cizaña se recoge y se quema en el fuego, de la misma manera será en el fin del mundo. El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que son piedra de tropiezo y a los que hacen iniquidad; y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandeceran como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos, que oiga.” (LBLA)

Tres veces el término “fin del mundo [siglo]” aparece en Mateo 13. Los primeros dos son “la siega es el fin del mundo” (v. 39) y el castigo inicial de las “malas hierbas” reunidas para ser quemadas “en el fin del mundo” (v. 40). Las malas hierbas representan a aquellos que son los hijos del malvado, el diablo (v. 38). Para la cosecha al final de la era “El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que son piedra de tropiezo y a los que hacen iniquidad” (v. 41), y los reunidos comenzarán su tormento eterno (v. 42).

Habiendo notado previamente dos tiempos específicos en Mateo donde se usa “el fin del mundo,” estamos listos para ver que Mateo 13:43 se conecta con esto y expone más completamente el resultado: “Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre.” Aquí Jesús hace referencias / citas directas de Daniel 12:3 y, por lo tanto, lo relaciona con los eventos de Daniel 12. En ese momento, Miguel el guardián de Israel estará de pie durante la tribulación; será un momento diferente a cualquier otro momento en la historia del mundo. Recuerde que Daniel 12 termina con la recompensa de los santos del Antiguo Testamento, como Daniel, que recibirán la parte asignada, ahora bíblicamente relacionada con algunos de los otros eventos al final del siglo.

El tercer uso de “el fin del mundo” en Mateo 13 muestra otro aspecto de lo que sucederá en ese momento:

El reino de los cielos también es semejante a una red barredera que se echó en el mar, y recogió peces de toda clase; y cuando se llenó, la sacaron a la playa; y se sentaron y recogieron los peces buenos en canastas, pero echaron fuera los malos. Así será en el fin del mundo [“siglo” RV]; los ángeles saldrán, y sacarán a los malos de entre los justos, y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes. (vv. 47-50 LBLA)

Entonces, el regreso del Rey es una noticia maravillosa solo si estás relacionado con Él como parte de los hijos del reino (vv.37-38), que han recibido la Buena Semilla / La Palabra de Dios que se les ha dado. Todos los demás, “la mala hierba,” “los hijos del maligno; y el enemigo que la sembró es el diablo” (vv 38-39). Como suele ser el caso en las Escrituras, Dios ofrece dos opciones y solamente dos opciones.

Dicho sucintamente, el cambio de esta etapa actual a la siguiente ocurre al regreso del Señor Jesús Mesías / Cristo para establecer el reino de Dios en la tierra. Lo que comenzó en Mateo 3:1-2 con Juan el Bautista y luego con Jesús mismo (4:17) incluyó enviar a los Doce solo a las ovejas perdidas de la casa de Israel (10:5-7). También incluyó la narración de las parábolas del reino para revelar lo que sucederá hasta que el Rey regrese. Por lo tanto, a su regreso, esas cosas serán pretéritas. No se dirá más: “El reino de Dios está cerca,” o no más, “espera hasta la cosecha,” porque la cosecha ocurre al final del siglo.

Y ya no necesitaremos este uso final del “fin del siglo” en el Evangelio de Mateo: “he aquí, yo [Cristo] estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (28:20). Este versículo ya no será necesario, porque el Rey Mesías mismo-Emmanuel-estará entre nosotros.

¡Ven pronto, Señor Jesús!

Resumen y Conclusión

En este capítulo aprendimos que (1) uno de los debates teológicos más controvertidos tiene que ver con las etapas de Dios. Todos aquellos que creen en la Palabra de Dios y que la estudian ya tienen etapas incorporadas en sus estudios, ya sea que hayan considerado o no la palabra etapa como parte de su conocimiento de la Biblia. (2) Porque todos los que creen que la Palabra de Dios tiene etapas como parte de su teología, la pregunta es: ¿Cuántas etapas hay? Parte de la razón para tantas interpretaciones diversas de las etapas de Dios es que no hay un solo versículo que responda la pregunta de cuántas etapas ha ordenado Dios. (3) Aún así, la Biblia da mucha información con respecto a esas etapas.

También aprendimos ocho doctrinas bíblicas tomadas de la Biblia sobre las etapas de Dios, que no siempre es el caso con respecto a cómo las personas obtienen su doctrina. (1) Por diseño y obra de Dios, hay diferentes etapas (1 Cor 2:6-7). “Desde antes de los siglos” requiere que haya al menos dos etapas; de lo contrario, el uso plural sería incorrecto. Si su teología o comprensión bíblica no tiene al menos dos etapas, su creencia no coincide con lo que la Biblia revela claramente. (2) Por tanto con con las etapas (en plural) ha habido / habrá cambios de una etapa a otra. A menudo hay eventos importantes asociados con el cambio de una etapa a otra. Sin embargo, no todos los eventos importantes necesariamente significan un cambio de una etapa a otra. No fue en el nacimiento de Jesús sino en la muerte de Jesús cuando ocurrió el cambio de una etapa. (3) La Biblia también revela que esta etapa presente también llegará a su fin con el regreso del Señor Jesucristo (Mateo 13:39-40; 28:18-20). (4) La finalización de esta etapa actual vendrá seguida de la llegada de otra etapa (12:32).

Además, vimos que la Biblia revela que (5), en realidad, no solo hay una etapa por venir, sino que hay varias -plural- por venir después de que termine esta etapa presente (Efesios 2:1-7). Para que su teología bíblica sea precisa, debe afirmar las etapas venideras, el plural, no solo la etapa venidera. También preguntamos por qué aceptaría etapas (en plural) tal como en 1 Corintios 2:7 (“la sabiduría oculta que, desde antes de los siglos, Dios predestinó para nuestra gloria”), lo cual solo conoceríamos porque Dios lo reveló en las Escrituras, y aún así no aceptar del mismo Dios a través del mismo apóstol “las siglos venideros” (plural) en Efesios 2: 7, del cual lo sabríamos sólo porque Dios lo reveló en las Escrituras.

Vimos que (6) cuando termine esta etapa actual, no habrá solo un cambio de la etapa que muchas personas no reconocerán (como el final del pacto mosaico y el nuevo pacto que fue ratificado con el velo del templo siendo arrancado de arriba hacia abajo). El cambio de la etapa presente a la próxima etapa provocará un cambio del mundo entero (Rom 8:18-23).

(7) El final de la etapa presente no es solo teología del Nuevo Testamento; el Antiguo Testamento incluye esta teología. Aunque la frase exacta “fin del siglo” no aparece en el Antiguo Testamento, los eventos claramente asociados en otras partes de la Escritura con el regreso del Señor y el fin de la era nos ayudan a saber que están conectados. Por ejemplo, (8) el término actual “fin de la era” no aparece en la Biblia hasta Mateo 13, como parte de las parábolas del reino que Jesús dio (Mateo 13:24-30, 36-43). Dos de las tres veces la frase “fin del mundo” aparece en Mateo en el capítulo 13: “la siega es el fin del mundo” (v. 39) y el castigo inicial de las “malas hierbas” reunidas serán quemadas “al fin del mundo” (v. 40). Las malas hierbas representan a aquellos que son los hijos del malvado, el diablo (v. 38). La cosecha al final de la era incluye “El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que son piedra de tropiezo[t] y a los que hacen iniquidad” (v. 41) y su tormento eterno comenzará (v. 42). Además, (9) el uso de Jesús de Daniel 12:3 en Mateo 13:43 conecta estos eventos con los de Daniel 12. Además, vimos que Mateo 13:47-50 incluye el tercer uso del “fin del mundo” para mostrar otro aspecto de lo que ocurrirá entonces, es decir, los ángeles separarán a la gente malvada de los justos y los arrojarán al horno ardiente.En ese lugar habrá llanto y crujir de dientes. Dicho sucintamente, el cambio de esta etapa actual a la siguiente ocurre al regreso del Señor Jesús Mesías / Cristo para establecer el reino de Dios en la tierra.

Finalmente, (10) una vez que Jesucristo regrese, ya no necesitaremos este uso final del “fin del mundo” en el Evangelio de Mateo: “y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin[a] del mundo” (28:20). Este versículo ya no será necesario, porque el Rey Mesías mismo-

Emanuel, estará entre nosotros.

¡Ven pronto, Señor Jesús!

Preguntas De Estudio Para Una Caminata Más Profunda

1. ¿Por qué es tan importante entender teológicamente las etapas de Dios? ¿Por qué hay tantas interpretaciones diversas sobre las etapas de Dios? Explique y sea específico.

2. ¿Cómo sabemos que existen diferentes etapas de Dios? Respalde su respuesta bíblicamente y diga por qué esto es importante teológicamente.

3. ¿Cómo sabemos que ha habido cambios de una etapa a otra? ¿Cómo sabemos que no necesariamente cada evento importante, incluso uno bíblicamente importante, significa que las atapas han cambiado? Apoye su respuesta bíblicamente.

4. ¿Cómo sabemos que esta etapa actual aún no ha terminado? Apoye su respuesta bíblicamente.

5. ¿Cómo sabemos que la finalización de esta etapa presente será seguida por otra etapa? Apoye su respuesta bíblicamente.

6. ¿Cómo sabemos que esta etapa presente no será reemplazada por otra etapa (singular) sino por etapas (plural)? Apoye su respuesta bíblicamente.

7. ¿Por qué su sistema escatológico debe contener al menos dos etapas más que las actuales para ser bíblicamente correcto?

8. ¿Por qué es bíblicamente ilógico aceptar etapas (en plural), como en 1 Corintios 2:7 (“la sabiduría oculta que, desde antes de los siglos, Dios predestinó para nuestra gloria”), que solo conoceríamos porque Dios lo reveló en las Escrituras, y sin embargo, no aceptar del mismo Dios a través del mismo apóstol “los sigloes venideros” (plural) referenciado en Efesios 2:7, del cual solo sabríamos porque Dios lo reveló en las Escrituras? Explique y sea específico.

9. ¿Cómo se verá afectada la creación con el cambio de la próxima etapa? Apoye su respuesta bíblicamente.

10. ¿Qué enseña Daniel 12 con respecto al final de la etapa y los eventos asociados con eso? Apoye su respuesta bíblicamente. Se específico.

11. ¿Qué podemos aprender acerca del final de la etapa de la parábola de las malas hierbas entre el trigo (Mateo 13:24-30), especialmente a partir de la explicación de Jesús de su parábola? Escriba seis verdades bíblicas convincentes a partir de esto.

Un comentario sobre “Una Teología Bíblica de las Etapas de Dios

    […] del Expositor de la Biblia- Edición del Nuevo Testamento, notamos que el nacimiento de Jesús no terminó una etapa. Vivió toda su vida bajo el pacto mosaico (Gal 4:4), y el nuevo pacto no sería ratificado y la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s