La Fuente Y El Suministro De Todo Discernimiento – (1 Reyes 3:9)

Posted on

ESJ-2018 0620-001

La Fuente Y El Suministro De Todo Discernimiento – (1 Reyes 3:9)

Por John F. Macarthur

Si pudieras pedirle a Dios cualquier cosa , ¿qué sería eso?

A veces podemos fantasear con esa pregunta, pero para Salomón era la realidad. Cuando se convirtió en rey después de la muerte de David, el Señor se le apareció en sueños y le dijo: “Pide lo que quieras que yo te dé” (1 Reyes 3:5). Solomon podría haber pedido cualquier cosa. Pudo haber pedido riquezas materiales, poder, victoria sobre sus enemigos o lo que quisiera. Pero Salomón pidió discernimiento: “Da, pues, a tu siervo un corazón con entendimiento para juzgar a tu pueblo y para discernir entre el bien y el mal.” (1 Reyes 3:9). La Escritura dice que “Y fue del agrado a los ojos del Señor que Salomón pidiera esto” (1 Reyes 3:10).

Además, el Señor le dijo a Salomón:

Y Dios le dijo: Porque has pedido esto y no has pedido para ti larga vida, ni has pedido para ti riquezas, ni has pedido la vida de tus enemigos, sino que has pedido para ti inteligencia para administrar justicia, he aquí, he hecho conforme a tus palabras. He aquí, te he dado un corazón sabio y entendido, de modo que no ha habido ninguno como tú antes de ti, ni se levantará ninguno como tú después de ti. También te he dado lo que no has pedido, tanto riquezas como gloria, de modo que no habrá entre los reyes ninguno como tú en todos tus días. Y si andas en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos como tu padre David anduvo, entonces prolongaré tus días. (1 Reyes 3:11-14)

Note que Dios elogió a Salomón porque su pedido fue completamente desinteresado: “porque has pedido esto y no has pedido”. El egoísmo es incompatible con el verdadero discernimiento. Las personas que desean discernir deben estar dispuestas a salir de sí mismas.

El evangelismo moderno, enamorado de la psicología y la autoestima, ha producido una generación de creyentes tan absortos en sí mismos que no pueden discernir. La gente ni siquiera está interesada en el discernimiento. Su enfoque espiritual está en sí mismo y en satisfacer sus propias “necesidades sentidas”.

Salomón no hizo eso. A pesar de que tuvo la oportunidad de pedir una larga vida, prosperidad personal, salud y riqueza, pasó por alto todo eso y pidió discernimiento en cambio. Por lo tanto, Dios también le dio riquezas, honor y larga vida durante todo el tiempo que anduvo en los caminos del Señor.

De la misma manera, Santiago 1: 5 nos promete, como creyentes del Nuevo Testamento, que Dios todavía está ansioso por proporcionarnos el discernimiento que tan desesperadamente necesitamos: “Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Santiago 1:5).Podemos pedirle discernimiento, y con gusto lo proveerá.

(Adaptado de Fool’s Gold )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180620
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s