¿Cómo Pueden Las Parejas Resolver Sus Conflictos?

Posted on

ESJ-2018 0705-001

¿Cómo Pueden Las Parejas Resolver Sus Conflictos?[1]

Por Jim Newheiser

Cada relación humana, incluido el matrimonio, experimentará conflictos porque cada relación humana involucra a pecadores. La diferencia entre cristianos e incrédulos no es que no experimentemos conflictos, sino que podemos resolver nuestros conflictos a través del evangelio, lo que nos da el modelo y el poder para hacer la paz. Jesús vino a una misión de establecimiento de paz y nos permitió ser justificados por la fe, para que podamos tener paz con Dios (Romanos 5:1). Jesús nos muestra cómo hacer la paz, a través de la gracia y el sacrificio personal, y nos autoriza a caminar en sus pasos.

EL CONFLICTO ES PELIGROSO

Todo conflicto tiene el potencial de peligro. En medio del conflicto, los esposos y esposas a menudo hacen un daño terrible a sus cónyuges y a su matrimonio, principalmente a través de palabras hirientes. Proverbios advierte: “Con la boca el impío destruye a su prójimo,” (11:9a). Palabras como “¡Te odio! ¡Ojalá nunca me hubiera casado contigo!” Una vez que se habla nunca se puede volver atrás y puede causar un daño duradero. Jesús también explica que Dios toma nuestras palabras muy en serio, tan en serio como el asesinato: ” Habéis oído que se dijo a los antepasados: “No mataras” y: “Cualquiera que cometa homicidio será culpable ante la corte.” Pero yo os digo que todo aquel que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que diga: “Raca” a su hermano, será culpable delante de la corte suprema; y cualquiera que diga: “Idiota”, será reo del infierno de fuego.” (Mateo 5:21-22). Aunque el conflicto es peligroso, el conflicto también brinda la oportunidad de glorificar a Dios a medida que resolvemos nuestras diferencias de una manera cristiana.

NO SEA BELICOSO

Algunas personas parecen disfrutar discutir. Son rápidos para corregir a los demás, incluso con respecto a problemas menores. Cualquier cosa que alguien diga, ellos presentarán un punto de vista opuesto. Proverbios nuevamente dice: “El hombre airado suscita rencillas” (29:22a), y “Es honra para el hombre eludir las contiendas, pero cualquier necio se enredará en ellas” (20:3). Si bien hay un lugar apropiado para corregir amorosamente a su cónyuge (ver más abajo), las peleas y las disputas desgarrarán un matrimonio. Conozco hombres que odiaban volver a casa al final del día porque temían los conflictos que se producirían cuando entraran por la puerta. Como está escrito, “Mejor es vivir en un rincón del terrado que en una casa con mujer rencillosa” (Prov. 25:24).

Debemos aprender a controlar nuestro discurso. Santiago exhorta: “Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira” (1:19). Mientras que el autocontrol externo (refrenar la lengua, Santiago 1:26) es necesario, el problema más importante que debe abordarse son los motivos de nuestro corazón (Lucas 6:45, ver también Mateo 15:18-19). Santiago nos dice que nos involucramos pecaminosamente en un conflicto destructivo porque queremos algo demasiado: “¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís.” (4:1-2). El objeto de nuestro deseo puede parecernos perfectamente razonable: la esposa quiere que su esposo ayude más con los hijos, o el esposo quiere que su esposa sea más afectuosa. Pero cuando no recibimos lo que esperamos, a menudo reaccionamos con ira, con palabras, acciones o un tratamiento silencioso. Seguimos luchando por lo que creemos que es correcto, y no nos daremos por vencidos hasta que lo obtengamos. Otra forma de decirlo es que discutimos porque cada uno de nosotros desea el control y está dispuesto a pagar un alto precio para obtenerlo.

El evangelio debe transformar el corazón pendenciero. Pablo exhorta a los filipenses: “Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:5-8). Jesús no se aferró a sus derechos como Dios, sino que se humilló a sí mismo, para que pudiéramos ser salvos. La humilde sumisión de Jesús al Padre contrasta con la carne, que dice: “Debo tenerlo, y debo controlarlo.” La única respuesta para un corazón contrito es caminar en el Espíritu, que produce semejanza a Cristo, humilde, un carácter amante de la paz.

A menudo les decimos a las parejas pendencieras que necesitan recordar continuamente que su relación es casi siempre más importante que lo que sea que estén discutiendo. A Pablo le preocupaba que los gálatas el “mordéis y os devoráis unos a otros” (Gálatas 5:15) si continuaban caminando en la carne, lo que produce “enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos,” etc. (5: 19-21) Si uno o ambos están caminando en la carne, el daño se hará si la contienda continúa. Cada uno necesita buscar al Señor y caminar en el Espíritu. Si tan solo un compañero hiciera esto, la pelea puede terminar. Proverbios nos instruye: “El comienzo de la contienda es como el soltar de las aguas; deja, pues, la riña antes de que empiece” (17:14).

PRIMERO, SAQUE LA VIGA DE SU OJO

Típicamente, cuando una pareja se encuentra en medio de un conflicto, cada uno piensa que puede ver claramente los pecados de la otra parte. Cuando las parejas en disputa buscan consejo, cada persona generalmente comienza implicando que el otro es principalmente culpable y que si él o ella simplemente fueran razonables, los problemas se resolverían rápidamente. Su interacción consiste principalmente en atacar a la otra persona y defenderse. Jesús nos indica que primero debemos ocuparnos de nuestros propios pecados antes de abordar las fallas de la otra parte: “¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Déjame sacarte la mota del ojo”, cuando la viga está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano” (Mateo 7:3-5).

Incluso si crees que tu cónyuge está 90% equivocado, [2] busca el perdón cuando has pecado. Pídele a Dios que te ayude a ver cómo has pecado. Como el salmista suplica: “Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno” (Salmo 139:23-24). Sería extremadamente raro que toda la falla estuviera en un lado. Usualmente, cuando otros pecan contra nosotros, somos culpables de reaccionar pecaminosamente o de no ser lo suficientemente sensibles a sus preocupaciones. Antes de buscar el perdón de su cónyuge, confiese su pecado a Dios (1 Juan 1:8-10). Entonces confiese rápidamente su pecado y busque la reconciliación. Numerosos matrimonios se dañan cuando uno o ambos cónyuges demoran en buscar el perdón del otro. Jesús enseña que, por importante que sea la adoración, incluso debes demorar la adoración para buscar la reconciliación personal. Él declara: “Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23-24, ver también Prov. 28:13).

ARRANCAR ESAS MALEZAS

Así como es imposible hacer crecer flores en un jardín infestado de malezas, un matrimonio puede estar tan infestado de amargura y resentimiento, que surgen de años de conflictos no resueltos, que las flores de la feliz intimidad conyugal no pueden sobrevivir. Antes de que podamos cultivar flores, las malas hierbas deben ser arrancadas. Si mi jardín estuviera infestado de malezas, podría cortarlas para que fueran cortas, para que mi jardín se viera mejor, pero las malas hierbas simplemente volverían a crecer. Al tratar de resolver conflictos, algunas parejas solo cortan las malezas, de modo que las raíces permanecen y las malas hierbas vuelven a subir, haciendo que las flores florezcan. Las confesiones pobres son como cortar la maleza. Por ejemplo, decir: “Lo siento por lo que sea que te haya ofendido” nunca en realidad aborda el problema de raíz. Ken Sande ha delineado lo que él llama “Las Siete A de la Confesión”, por el cual las malas hierbas del conflicto pecaminoso pueden ser efectivamente desarraigadas. [3]

1. Diríjase a todos los involucrados. Por ejemplo, si un esposo le grita a su esposa frente a sus hijos, él tiene que pedirles perdón, junto con el de su esposa.

2. Evita si, pero y tal vez. Cuando busque el perdón, asuma la plena responsabilidad por su pecado sin excusas (vea 1 Corintios 10:13) o culpando a la otra persona. Las excusas anulan la efectividad de la confesión. Más tarde, después de haber eliminado con éxito la viga de su ojo, es posible que desee ayudar a su cónyuge con una paja.

3. Admitir específicamente. No solo diga “Lo siento” o “Me disculpo por lo que hice”. La persona a la que se le pide que perdone debe saber que usted comprende exactamente lo que hizo mal. Intente usar palabras bíblicas para el pecado en su confesión, por ejemplo, “Estaba pecaminosamente enojado” o “Te mentí”.

4. Reconocer el dolor. Será mucho más fácil para su cónyuge perdonarlo si está convencido de que él o ella ha tratado de comprender cómo su pecado ha afectado a su pareja, por ejemplo, “me doy cuenta de que mi mentira rompió tu corazón y te hace cuestionar si alguna vez podrás confiar en mí,” o “sé que mis palabras descuidadas te aplastaron, y realmente lamento haberte causado tanto dolor.”

5. Acepte las consecuencias. El verdadero arrepentimiento está dispuesto a hacer todo lo posible por corregir las cosas (2 Corintios 7:10-11). Por ejemplo, si compraste algo que no estaba en el presupuesto, la consecuencia sería regresarlo.

6. Cambie su comportamiento. La persona que realmente se arrepiente está dispuesta a tomar medidas drásticas para asegurarse de que su cónyuge no siga siendo herido. Por ejemplo, el esposo que es atrapado usando pornografía puede elegir someterse a la responsabilidad ante un líder de la iglesia o limitar su acceso a Internet. Jesús dice: “Y si tu ojo derecho te es ocasión de pecar, arráncalo y échalo de ti” (Mateo 5:29).

7. Pida perdón. No solo diga “Lo siento,” lo que podría no ser lo suficientemente claro. Quizás lamenta que lo hayan atrapado o que su cónyuge sea tan sensible. En cambio, pregúntele a su cónyuge: “¿Me perdonarás?”. Le estás pidiendo que te perdone por gracia como Dios te ha perdonado (1 Juan 1:8-9)

PERDONE COMO DIOS LE HA PERDONADO

El perdón puede ser muy difícil, pero es de suma importancia. Jesús nos enseñó a orar: “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores” (Mateo 6:12). Pablo nos instruye: “Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo” (Efesios 4:31-32). Es como recordamos que Dios nos perdonó una deuda infinita de nuestros pecados, que nunca podríamos haber pagado, que estamos motivados y capacitados para perdonar a otros. Jesús ilustra cómo la gracia de Dios nos obliga a perdonar al contar una parábola de un siervo al que se le había perdonado una deuda de diez mil talentos (el equivalente de miles de millones de dólares), que no estaba dispuesto a perdonar una deuda de cien denarios (aproximadamente un tercio de los salarios de un año) que otro sirviente le debía (Mateo 18:23-35). Al igual que este servidor, cuando los demás nos dañan, es fácil concentrarse en lo que hemos perdido, lo que conducirá a la ira y la amargura. Cuando apartamos nuestra mirada de los cien denarios que se nos deben y recordamos los diez mil talentos que hemos sido perdonados, podemos dejar de lado nuestro deseo de juicio por el bien del que murió para que podamos ser liberados de nuestra deuda. [4] El perdón no es un sentimiento. El perdón es una decisión tomada en la fe para emular el perdón de Dios cuando elegimos no recordar los pecados de nuestro cónyuge (Jeremías 31:34)

Según Ken Sande, cuando perdonamos a otros como Dios nos ha perdonado, esencialmente hacemos cuatro promesas. [5]

1. No voy a detenerme en este incidente.

2. No traeré este incidente y lo usaré contra ti.

3. No hablaré con otros sobre este incidente.

4. No permitiré que este incidente se interponga entre nosotros u obstaculice nuestra relación personal.

El perdón no implica simplemente retener el castigo. Dios nos llama a mostrar amor a aquellos a quienes perdonamos. Cuando José perdonó a sus hermanos, no se limitó a abstenerse de juzgarlos. Les mostró afecto y cuidó de sus necesidades materiales (Génesis 45:5, 11, 14-15, 50:21). De la misma manera, Jesús no solo elimina la deuda de nuestro pecado; también nos enriquece con su justicia: “Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos” (2 Cor. 8:9).

RESUMEN

Cada matrimonio experimentará conflicto. La Palabra de Dios proporciona las herramientas con las que podemos aprender a hablar suavemente y evitar disputas. La Palabra de Dios también transforma nuestros corazones, para que podamos ser como Cristo, al no estar enojados y controlar cuando las cosas no van en nuestra dirección. Cuando se produce un conflicto, recordaremos primero eliminar el registro de nuestro propio ojo buscando el perdón de una manera completamente bíblica (arrancando las malas hierbas). Además, estaremos ansiosos de perdonar ya que Dios nos ha perdonado en Cristo. Buscar y conceder el perdón será frecuente en un matrimonio fuerte.

– PREGUNTAS PARA REFLEXIÓN –

1. ¿Por qué las personas experimentan conflictos en el matrimonio? ¿Por qué los conflictos a veces aumentan después del matrimonio?
2. ¿Por qué simplemente controlar lo que sale de tu boca no es suficiente? ¿Por qué debe abordarse el corazón?
3. ¿Cómo suena una buena confesión bíblica? Contraste una confesión que simplemente corta las malas hierbas a una que tira de las malas hierbas.
4. ¿Cuáles son las características del perdón bíblico? ¿Cómo es posible tal perdón?
5. ¿Qué debería hacer alguien si la persona no está segura de que una disculpa es sincera?


1. Estoy en deuda con Ken Sande y Peacemaker Ministries, que han hecho un trabajo sobresaliente de sistematización de lo que las Escrituras enseñan sobre el establecimiento de la paz. Para un estudio posterior, ver Ken Sande y Kevin Johnson, Resolving Everyday Conflict (Grand Rapids: Baker, 2011).

2. Él o ella probablemente también crean que en general estás equivocado.

3. Sande and Johnson, Resolving Everyday Conflict, 63–67.

4. Es importante señalar que la deuda de cien denarios (cada denarii sería el salario de un día) no es una cantidad insignificante cuando se considera por sí sola, pero en comparación con la enorme deuda perdonada, es minúscula.

5. Sande y Johnson, Resolving Everyday Conflict, 94.

Un comentario sobre “¿Cómo Pueden Las Parejas Resolver Sus Conflictos?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    6 julio 2018 en 11:58 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s