¿Cómo Será el Cielo?

Posted on

ESJ-2018 0709-002

¿Cómo Será el Cielo?

Salmo 16:11

Por John F. Macarthur

La Cuarta sinfonía de Gustav Mahler se basa en un poema que describe el cielo desde el punto de vista de un niño. La música ciertamente suena celestial. El cuarto movimiento de la sinfonía presenta a una soprano cantando las palabras alemanas al poema “Das himmlische Leben” – “La vida celestial”. Los oyentes en inglés podrían simplemente sentirse conmovidos por la belleza serena de la música. Pero las palabras alemanas pintan una imagen peculiar del cielo.

En primer lugar, los habitantes de este cielo son carnívoros voraces. El poema habla de Herodes como un carnicero que mata corderos desprevenidos para que los habitantes del cielo puedan comer todo lo que quieran. Los bueyes son tan abundantes que San Lucas los mata “sin pensarlo”. Los ángeles están allí, horneando pan. Y “si quieres corzo o liebre, en las calles públicas vienen corriendo”.

Las letras también tienen a los habitantes del cielo brincando, saltando y cantando, pero sobre todo atiborrándose de un suministro interminable de comida. San Pedro captura peces del estanque celestial, y Santa Marta (todavía “distraída con mucha porción”, aparentemente) debe ser la cocinera.

De modo que la visión del cielo de este niño resulta ser otro “paraíso” donde se satisfacen los apetitos terrenales.

Estoy intrigado por la forma en que el mundo incrédulo retrata el cielo. En un extremo del espectro está esta visión de que el cielo existe para satisfacer los deseos terrenales. En el otro hay una sospecha cínica de que el cielo será insoportablemente monótono. La caricatura clásica de dibujos animados representa a los habitantes del cielo sentados en las nubes y tocando el arpa. No sé si alguien realmente imagina que el cielo será así, pero no tengo dudas de que mucha gente piensa que el cielo es un lugar aburrido y monótono sin nada que hacer.

Un escéptico me dijo una vez: “Prefiero estar en el infierno con mis amigos que en el cielo con toda la gente de la iglesia”. Una actitud tan frívola traiciona la trágica falta de consideración por los horrores del infierno. Más que eso, subestima groseramente la bendición del cielo.

Esta profunda sospecha de que el cielo puede ser un aburrimiento eterno refleja el pensamiento pecaminoso de las mentes caídas. Como pecadores, somos naturalmente propensos a pensar que un pequeño pecado es seguramente más agradable que la justicia perfecta. Es difícil para nosotros imaginar un reino totalmente carente de pecado y, sin embargo, lleno de placeres puros e interminables.

Pero así es exactamente el cielo. Nos deleitaremos en la gloria de Dios, dándonos cuenta por fin de nuestro principal objetivo: glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre. El salmista escribió: “en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre” (Salmo 16:11).

Tal pensamiento es insondable para nuestras mentes finitas. Pero las Escrituras aclaran repetidamente que el cielo es un reino de gozo sin igual, gloria inmarcesible, bienaventuranza sin límites, delicias ilimitadas y placeres interminables. Nada acerca de la gloria eterna puede ser aburrido o monótono. Será una existencia perfecta. Tendremos comunión ininterrumpida con todos los habitantes del cielo. La vida allí estará desprovista de dolores, preocupaciones, lágrimas, miedos o dolor. “Con alegría eterna sobre sus cabezas. Gozo y alegría alcanzarán, y huirán la tristeza y el gemido” ( Isaías 35:10 ). Dios mismo “El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado” (Apocalipsis 21:4).

Lo mejor de nuestras experiencias espirituales aquí en la tierra son solo pequeñas muestras del cielo. Nuestras alturas espirituales más elevadas, la más profunda de todas nuestras alegrías y la más grande de nuestras bendiciones espirituales serán normales en el cielo. En el mejor de los casos, simplemente estamos saboreando las glorias de la vida venidera. Cuando consideramos que Cristo oró para que todos los que lo conocían pudieran pasar la eternidad con Él en comunión ininterrumpida (Juan 17:24), nuestros corazones se deberían desbordar por gratitud y expectativa.

(Adaptado de La Gloria del Cielo )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180709
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

2 comentarios sobre “¿Cómo Será el Cielo?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    9 julio 2018 en 11:27 am
    ¿Cómo Será el Cielo? « – Reformed faith salsa style escribió:
    12 julio 2018 en 2:21 am

    […] ¿Cómo Será el Cielo?Salmo 16:11Por John F. Macarthur La Cuarta sinfonía de Gustav Mahler se basa en un poema que describe el cielo desde el punto de vista de un niño. La música ciertamente suena celestial. El cuarto movimiento de la sinfonía presenta a una soprano cantando las palabras alemanas al poema “Das himmlische Leben”… — Read on evangelio.blog/2018/07/09/cmo-ser-el-cielo/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s