Seguridad, Certeza y Deleite (Rom 5:11-11)

Posted on

ESJ-2018 0713-002

Seguridad, Certeza y Deleite (Rom 5:1-11)

[Descubriendo Romanos]

Por S. Lewis Johnson

Paz con Dios, “¡qué maravillosa expresión! ¿Qué podría ser más satisfactorio que disfrutar de la reconciliación con Él? ¿Qué podría ser más gratificante que la verdad de que nuestra relación con el Creador y el Gobernante del universo es armoniosa? En uno de los otros escritos de Pablo, él dice que Jesucristo obtuvo la paz “por su sangre, derramada en la cruz” (Col. 1:20). En la mente de Pablo, la paz con Dios es el resultado de la reconciliación con Dios y la justificación ante Dios. Es la consumación del proceso por el cual somos juzgados ante Dios y juzgados absolutos por el Juez exaltado.

El apóstol Pablo, habiendo establecido su doctrina de la justificación solo por la fe, ahora se dirige a la certeza y el disfrute de la paz que los creyentes tienen por medio de la fe en el Redentor, el Señor Jesucristo. Cada creyente está a salvo.

LAS TRIBULACIONES DE DIOS

1 Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, 2 por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; 5 y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.

Lo que Poseemos (Romans 5:1 – 2)

Habría sido algo natural para un escéptico o interrogador, objetar al camino de salvación de la fe: “¿Es seguro este método? ¿Nos permitirá esperar hasta el final? Después de todo, la fe es algo tenue. ¿Puede estar firme cuando las pruebas de la vida vienen a nosotros?” Pablo respondió en una agresiva afirmación.

Existe una pregunta sobre la lectura correcta del texto original en el versículo 1. Muchos de los manuscritos antiguos tienen el verbo finito del versículo 1 en una forma griega traducida como “déjanos tener”. Parece más en armonía con el pensamiento de Pablo preferir aquí la traducción NIV, “tenemos”. 1

Al exponer lo que tenemos, Pablo menciona la “paz”, que se obtuvo en el pasado, “acceso”, que es nuestra posesión presente, y “esperanza”, que se extiende hacia el futuro (véase Col. 3: 4) . La paz es posible debido al trabajo de justificación que el apóstol acaba de exponer. Es obtenible por aquellos que se encuentran con Dios en el lugar de encuentro designado del Calvario.

Que Debemos Hacer (Romanos 5:1, 3)

El apóstol ha dicho que debemos seguir disfrutando de la paz que tenemos, y agrega en el versículo 3 que también debemos gloriarnos en los sufrimientos o las tribulaciones. Eso parece algo extraño de decir, ¿no es así? Justamente clama por explicación, y eso es lo que Pablo da en los siguientes versículos.

Porque Debemos Hacerlo (Romanos 5:3 – 5)

La palabra “conocer” introduce el terreno sobre el cual debemos jactarnos en nuestros sufrimientos. El conocimiento es el fundamento de la fe en la mente de Pablo, y en este caso es el conocimiento de un proceso espiritual. El sufrimiento introduce un patrón de crecimiento en la vida del creyente que concluye con la posesión de un personaje aprobado. Las tribulaciones nos fortalecen, al contrario de lo que podríamos pensar.

Lo primero que dice Pablo es que las tribulaciones producen perseverancia. Las pruebas provienen de Dios (véase 8:35 – 39) y dan ocasión para la manifestación de su poder y gracia (véase 2 Corintios 12:9). De lo contrario, podría haber impaciencia en sus santos. Hay una antigua historia sobre un joven que se encontró muy impaciente. Ese hombre le pidió a Robert Chapman, el conocido maestro bíblico de los Hermanos, que orara por él para que aprendiera la paciencia. Se sorprendió bastante al escuchar al Sr. Chapman dirigirse inmediatamente al Señor en oración y decir: “¡Oh, Señor, envía a este joven tribulación!”. El joven manifestó que no le había pedido que orara esa plegaria, pero el experimentado anciano hombre de Dios respondió: “Pero joven, es la tribulación la que produce paciencia”.

El apóstol continúa diciendo que la paciencia también hace su trabajo. Produce un carácter aprobado (véase 2 Corintios 2: 9; 8: 2; 9:13; 13: 3; Filipenses 2:22). Y finalmente, el carácter produce esperanza. Como dijo CEB Cranfield: “Tener la fe de uno probada por Dios en los fuegos de la tribulación y sostenida por él para resistir es tener la esperanza en él y en el cumplimiento de sus promesas, la esperanza de su gloria (v .2), fortalecida y confirmada” [2].

El paso final en el proceso se expresa en el versículo 5, “y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.” Tenemos con lo que comenzamos cuando llegaron las tribulaciones, es decir, la esperanza, más el carácter aprobado dado a través de las pruebas. La esperanza nunca decepciona al demostrar ser una cosa falsa e ilusoria, porque el amor de Dios por nosotros es la promesa de que la esperanza que promete es válida a través del Espíritu que mora en nosotros (véase 8:16). El verbo “derramado” expresa la espléndida prodigalidad de la entrega de la tercera persona de la Trinidad. La naturaleza extravagante del dar se explica en los versículos 6 – 8.

EL AMOR DE DIOS

6 Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. 7 Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. 8 Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Lo Que Eramos(Romanos 5:6, 8, 10)

Los versículos 6 – 8 describen la naturaleza del amor divino al que se hace referencia en el versículo 5. Si preguntáramos: “Pablo, ¿cómo conocemos el amor de Dios?”, La respuesta vendría, “por su muerte”. Ese es el tema del el apóstol explica en los versículos 6, 8 y 10. En estos versículos se dan cuatro descripciones de los pecadores. En el versículo 6 se dice que son “impotentes” e “impíos”. En el versículo 8 se hace referencia a ellos con la palabra “pecadores”, y en el versículo 10 se los describe con el término “enemigos”. En resumen de lo que Pablo dice sobre los términos, podríamos decir que aquellos que no tienen poder Cristo murió, al impío Él justificó, al pecador Él salvó y al enemigo El reconcilió consigo mismo.

Lo Que El Hizo (Romanos 5:8)

La obra de Cristo, expresada aquí, es uno de los pasajes más conmovedores y hermosos que el apóstol escribió alguna vez: “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” El uso del apóstol del tiempo presente “demuestra” debe ser notado. Mientras que el acto de morir en la cruz es un evento del pasado, el hecho de que haya ocurrido permanece como una prueba presente y un estímulo del amor de Dios para con sus santos. Que el apóstol tiene en mente a los creyentes es claro por el uso del pronombre en primera persona plural, “nosotros”. Pablo da importancia al hecho de que murió por nosotros cuando aún éramos “pecadores”. Él está contrastando el amor del hombre y el amor de Dios. En ocasiones podemos morir por quienes nos son queridos, o buenos, o tal vez por una persona justa, pero el amor de Dios se distingue del amor humano por la verdad que se ejerce para con sus enemigos.

LA RECONCILIACION DE DIOS

9 Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de El. 10 Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida. 11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación.

Asegura Nuestra Futura Salvación (Romanos 5:9 – 10)

Cranfield comenta: “Habiendo descrito en vv. 6 – 8 la naturaleza del amor de Dios por nosotros, a la realidad de la cual (traído dentro de nuestros corazones por el Espíritu Santo) había apelado en el v. 5 como prueba de que nuestra esperanza no nos decepcionará, ahora vuelve al tema de que nuestra esperanza no es decepcionante y afirma la certeza del cumplimiento de nuestra esperanza, de nuestra salvación final, en dos declaraciones paralelas (vv.9, 10).” [3] Este es un argumento maravilloso a fortiori, y contiene uno de los argumentos más convincentes para la seguridad del creyente y para la definición de la expiación también.

Es un climax brillante para la sección que en tanto Pablo razona desde la muerte de Cristo hasta la certeza de la salvación final. El “Porque si” introduce la inferencia de la declaración anterior concerniente a su muerte. El versículo clave es el versículo 10, que contiene el segundo de la argumenta a minori ad maius.[4] En este caso, el argumento ya aceptado es la reconciliación de los enemigos con Dios por la muerte de su Hijo, Jesucristo. Si eso es aceptado, entonces con una necesidad lógica aún mayor, se deduce que Dios salvará a sus antiguos enemigos al compartir la vida de Su Hijo.

En el versículo 10 hay una triple antítesis, con un avance en la última frase, “por su vida.” La primera antítesis es la de “enemigos” y “reconciliados”. La segunda es la de “habiendo sido reconciliados,” y “seremos salvos.” El tercero es el de “por la muerte de su Hijo” y “por su vida.”

¿Cuál es, entonces, el sentido resultante del argumento del apóstol? Si Dios ha hecho más por nosotros, dándonos un Salvador crucificado para nuestra reconciliación cuando éramos enemigos, seguramente nos dará lo mínimo, salvarnos hasta el final, ahora que nos hemos hecho amigos y reconciliados con él. O, seguramente, si ha hecho lo mejor para nosotros, hará el resto. El versículo 9 define la salvación tal como se define en la declaración “salvos de la ira de Dios”. Pablo está pensando en la liberación del creyente de la ira y la condena del pecado, no de su dominio en la vida del creyente.[5] Si, cuando éramos enemigos, Dios nos reconcilió consigo mismo al dar a su Hijo como sacrificio penal y sustitutivo por el pecado, seguramente hará lo que sea menos, ahora que somos amigos, especialmente porque ahora compartimos la vida de nuestro representante a través de la unión consumada con él. La lógica es ineludible.

Si Cristo hizo lo mejor al morir por ciertas personas, seguramente hará lo menor y dará al Espíritu Santo en un ministerio de convencimiento y conversión, ¿no es así? Si eso es así, entonces debe haber muerto con el propósito de salvar solo a sus elegidos. De lo contrario, tendríamos que concluir que el universalismo es una doctrina bíblica, que, por supuesto, no lo es. Los pronombres personales, entonces, se refieren al pueblo de Dios.

Del versículo, por lo tanto, derivamos la mayor seguridad de la certeza de la salvación que se da por gracia a través de la fe. Como dijo una vez un convertido irlandés, “a menudo me incliné sobre la roca, pero la roca nunca se inclinó debajo de mí.” [6]

Garantiza Nuestra Exaltación Futura (Romanos 5:11)

Existe una pregunta sobre la representación del participio kauchomenoi como “nos regocijamos”. Puede interpretarse como un indicativo.[7] También se puede tomar como un imperativo, traduciéndose, entonces, “Y no solo eso, sino gozo en Dios.” Eso es menos probable, ya que la construcción no es frecuente en el Nuevo Testamento. El “ahora” antitético, opuesto al sentido futuro del verbo en el versículo 9, “seremos salvos”, apoya la toma del participio como una modificación del sujeto, “nosotros”. Interpretaríamos interpretativamente el versículo 11, “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación.” El significado de Pablo, entonces, sería simplemente esto: no solo seremos salvos compartiendo en su vida, sino seremos salvos o llevados directamente al cielo, jactándose en nuestro Señor Jesucristo. Una entrada triunfante y abundante en la gloria está asegurada a los santos por quienes ha muerto. No entraremos en la gloriosa presencia del Señor con melancólicos y lúgubres semblantes, ¡ay de Dios y afligidos, sino entraremos en su presencia exaltados en él y en su obra de gracia por nosotros!

PREGUNTAS DE DISCUSION

1. ¿De qué manera las verdades en Romanos 5:1 – 11 le hacen de salir cantando, “¡Gracia asombrosa! ¡Qué dulce es el sonido! ¡Que salvó a un miserable como yo! Una vez estuve perdido, pero ahora me encuentro, estaba ciego, pero ahora veo”?

2. ¿Cómo la teología conduce a la doxología y la alabanza? ¿De qué manera la doctrina sana estimularía la adoración?

3. ¿La iglesia cristiana ha perdido el sentido de la importancia de la teología? Si es así, ¿cómo es la iglesia más débil para eso?

4. Cuando las personas dicen que se puede perder la salvación, ¿cuál es su respuesta? ¿Sería justo enmarcar la pregunta de seguridad eterna de esta manera: “¿Puede Dios perder a un cristiano?” ¿Por qué si o por qué no?


1. Podría darse una larga discusión de este problema textual, pero para nuestros propósitos no es necesario. C. E. B. Cranfield prefiere leer echomen, traducido como “tenemos” (cf. Cranfield, The Epistle to the Romans, 1:257). Admite que la otra lectura tiene una mejor certificación, pero lo decide correctamente sobre la base de evidencia interna.

2. Ibid., 1:261.

3. Ibid., 1:265.

4. Este tipo de argumento es uno que contiene una conclusión que sigue con una necesidad lógica aún mayor que otra ya aceptada en el argumento.

5. Excepto en la medida en que este último se deriva del anterior.

6. Citado en W. H. Griffith Thomas, Grace and Power: Some Aspects of the Spiritual Life (New York: Revell, 1916), 152.

7. Hodge, Commentary on the Epistle to the Romans, 140.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s