¿Qué Sucede Cuando Los Creyentes Mueren?

Posted on

ESJ-2018 0716-002

¿Qué Sucede Cuando Los Creyentes Mueren? Lucas 16:22-23

Por John F. Macarthur

Es difícil para nuestras mentes finitas concebir la eternidad, o para el caso, cualquier cosa fuera de nuestra experiencia rutinaria en este ámbito temporal. A pesar del lenguaje pictórico empleado por los autores bíblicos, puede ser difícil para nosotros formar un concepto claro del cielo, o entender cómo será pasar a través de la muerte y la eternidad.

Y cada vez que el tema se dirige a nuestro hogar eterno, ciertas preguntas son apropiadas. Alguien inevitablemente pregunta sobre el estado de los creyentes que mueren antes de la consumación final de todas las cosas. ¿Los creyentes que mueren reciben cuerpos temporales hasta la resurrección? ¿Hay habitaciones dentro del cielo? ¿A dónde fueron los creyentes del Antiguo Testamento cuando murieron? ¿Y qué hay del purgatorio? ¿Es real?

Se han propuesto varios puntos de vista especulativos para tratar de responder esas preguntas. Con respecto al estado de los creyentes del Antiguo Testamento, por ejemplo, algunos enseñan que antes del Calvario, el Hades (el reino de los muertos) se dividía en dos secciones: una para los malvados y otra para los justos. Sugieren que los santos del Antiguo Testamento que murieron fueron al ámbito llamado “el seno de Abraham” (véase Lucas 16: 22-23), una especie de tanque de contención. De acuerdo con esta teoría, estos creyentes fueron mantenidos en ese compartimiento de Hades y no traídos al cielo de los cielos hasta que Cristo conquistó la muerte en Su resurrección.

La mayor parte de eso es pura conjetura con poco o ningún apoyo bíblico. Wilbur Smith escribe: “Por abundantes que sean los datos bíblicos sobre la resurrección de los creyentes y su vida en el cielo, el estado del alma entre la muerte y la resurrección raramente se menciona en la Biblia.” [1] La Escritura simplemente no da mucha información sobre el estado intermedio. Pero lo que sabemos por las Escrituras es suficiente para desacreditar las teorías equivocadas.

Sueño del Alma

Una opinión sostenida por muchos es que el alma de un creyente que muere permanece inconsciente hasta la resurrección. Este punto de vista se encuentra en algunas de las escrituras no canónicas de la iglesia primitiva. Sus defensores más conocidos hoy son los Adventistas del Séptimo Día. Señalan que la palabra “dormir” a menudo se usa en las Escrituras como sinónimo de muerte. Por ejemplo, Jesús les dijo a los discípulos: “Nuestro amigo Lázaro se ha dormido; pero voy a despertarlo” (Juan 11:11). Y Pablo describió a los muertos en Cristo como “los que durmieron en Jesús” (1 Tesalonicenses 4:14).

Pero el sueño referido en tales imágenes tiene que ver con el cuerpo, no el alma. En su relato de la crucifixión, Mateo escribió acerca de un gran terremoto: “y los sepulcros se abrieron, y los cuerpos de muchos santos que habían dormido resucitaron” (Mateo 27:52). Es el cuerpo, no el alma, el que “duerme” en la muerte. El cuerpo yace en reposo, completamente desprovisto de cualquier sensación o conciencia, esperando la reconstitución y la resurrección en la perfección eterna para unirse al alma que ya está en el cielo. Pero el alma nunca duerme; entra en la misma presencia del Señor en el momento de la muerte. Esto fue afirmado una y otra vez por el apóstol Pablo en los versículos que consideramos la última vez , cuando describió su deseo de estar ausente del cuerpo, para poder estar “habitar con el Señor” (2 Corintios 5:8; Filipenses 1:23).

Las almas de los difuntos entran en su descanso. Pero es un descanso del trabajo y la lucha, no un descanso de inconsciencia. El apóstol Juan dijo de los justos muertos que “descansan de sus obras” (Apocalipsis 14:13). Sin embargo, él claramente no está describiendo un descanso de sueño inconsciente; en la escena que Juan presenció en el cielo, las almas de los redimidos estaban allí, cantando y alabando activamente a Dios (Apocalipsis 14:1-4).

Todo lo que dice la Escritura acerca de la muerte de los creyentes indica que inmediatamente son conducidos conscientemente a la presencia del Señor. En las palabras de la Confesión de Fe de Westminster:

Los cuerpos de los hombres después de la muerte vuelven al polvo y ven la corrupción, pero sus almas (que ni mueren ni duermen), teniendo una subsistencia inmortal, vuelven inmediatamente a Dios que las dio. Las almas de los justos, siendo entonces hechas perfectas en santidad, son recibidas en los más altos cielos en donde contemplan la faz de Dios en luz y gloria, esperando la completa redención de sus cuerpos. (32.1)

Lamentablemente, el sueño del alma no es el único concepto falso de la eternidad que debemos enfrentar y desacreditar. La próxima vez consideraremos una de las mentiras más populares y engañosas que Satanás ha perpetrado: el purgatorio.

(Adaptado de La Gloria del Cielo )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180716
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

2 comentarios sobre “¿Qué Sucede Cuando Los Creyentes Mueren?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    16 julio 2018 en 1:19 pm
    Descifrando Las Mentiras Sobre El Cielo « escribió:
    20 julio 2018 en 9:28 am

    […] la vida eterna. Ya esta semana hemos discutido doctrinas no bíblicas sobre el cielo, incluyendo el sueño del alma y el purgatorio . Hoy consideraremos algunos textos bíblicos que nos dan municiones en la lucha […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s