Descifrando Las Mentiras Sobre El Cielo

Posted on

ESJ-2018 0720-001

Descifrando Las Mentiras Sobre El Cielo

Por John F. Macarthur

¿Por qué es importante saber la verdad sobre el cielo? Con todas las teorías y teologías contradictorias, puedes imaginar que algunos cristianos preferirían vivir en alegre ignorancia sobre lo que les espera más allá de la tumba. Pero conocer la verdad sobre el cielo no se trata solo de estar en lo correcto por el bien de tener la razón.

El pueblo de Dios necesita conocer la verdad sobre el cielo porque fija nuestros ojos en Dios, su reino y la obra que nos ha llamado a realizar mientras tanto. Pero conocer la verdad también nos equipa para defendernos de la gran cantidad de falsas enseñanzas sobre el cielo y la vida eterna. Ya esta semana hemos discutido doctrinas no bíblicas sobre el cielo, incluyendo el sueño del alma y el purgatorio . Hoy consideraremos algunos textos bíblicos que nos dan municiones en la lucha contra estas y otras mentiras satánicas.

Cristo es Suficiente

Comenzaremos con la mentira que subyace a la falsa doctrina del purgatorio: que los creyentes necesitan obtener más mérito para lograr la justificación. Como dije la última vez, nada de esto se enseña en las Escrituras. Los sufrimientos de Cristo fueron totalmente suficientes para expiar nuestros pecados. Nuestros propios sufrimientos no pueden agregar nada al mérito de Cristo. Como dice el escritor de Hebreos, no hay sacrificio eficaz por el pecado que no sea lo que Cristo ha provisto. Si el sacrificio de Cristo no es suficiente, o si deliberadamente nos alejamos de él, “ya no queda sacrificio alguno por los pecados, sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios” (Hebreos 10:26- 27).

Debido a que estamos los creyentes estamos plenamente justificados, no puede haber condenación. No es necesario el sufrimiento post mortem para expiar el pecado restante; todos nuestros pecados están cubiertos por la sangre de Cristo. No se necesita ningún mérito que deba compensarse. Cada creyente podrá decir con el profeta Isaías,

“En gran manera me gozaré en el Señor, mi alma se regocijará en mi Dios; porque El me ha vestido de ropas de salvación, me ha envuelto en manto de justicia como el novio se engalana con una corona, como la novia se adorna con sus joyas” (Isaías 61:10).

Algunos afirman que 1 Corintios 3 describe el purgatorio, donde el creyente es sometido a un fiero juicio para purgar la escoria del pecado. Pero lea ese pasaje de nuevo. Describe el juicio de las obras del creyente, para ver si son “madera, heno, hojarasca” u “oro, plata, piedras preciosas” (1 Corintios 3:12). Lo que está en juego es si nuestras obras perduran o se queman. Y son las obras, no los santos mismos, los que se prueban en el fuego purificador. Este es el juicio que tendrá lugar en el futuro escatológico, no un estado continuo del purgatorio que los creyentes atraviesan en su camino al cielo:

La obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego. (1 Corintios 3: 13-15, énfasis agregado)

Note nuevamente que solo las obras, no los creyentes mismos, deben pasar por el fuego. También tenga en cuenta que las recompensas son lo que está en cuestión, no la entrada al cielo.

Pasajes fundamentales

Todo en las Escrituras indica que la entrada del creyente al cielo ocurre inmediatamente después de la muerte. Examinemos algunos pasajes clave:

Salmo 16

Aquí encontramos al salmista esperanzado incluso cuando enfrentaba la muerte: “pues tú no abandonarás mi alma en el Seol, ni permitirás a tu Santo ver corrupción. Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre.” (Salmo 16:10-11).El salmista anticipó que cuando dejara este mundo, entraría a la presencia de Dios, encontrando el placer eterno y la plenitud de la alegría. No tenía miedo a los sufrimientos del purgatorio. Y no dejó lugar para la noción del sueño del alma.

Salmo 23

El versículo final de este salmo familiar dice: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.” David estaba seguro de que una vez que su vida terminara, él habitaría para toda la eternidad en la casa del Señor para siempre (que en este contexto puede referirse solo al cielo). Nótese que va inmediatamente de “todos los días de mi vida” a “en la casa del Señor moraré.” La esperanza que expresa aquí es exactamente la misma que la de Pablo: “estar ausentes del cuerpo y habitar con el Señor” (2 Corintios 5:8).

Lucas 16

Cuando el pordiosero Lázaro murió, Jesús dice que “fue llevado por los ángeles al seno de Abraham” (Lucas 16:22). Como notamos antes , algunos piensan que esta expresión “el seno de Abraham” describe una especie de tanque de retención donde los santos del Antiguo Testamento fueron mientras esperaban el cielo. Eso parece una imposición innecesaria en el texto. Con base en las declaraciones del salmista, no hay razón para dudar de que los santos del Antiguo Testamento fueron directamente al cielo. Creo que tanto Abraham como Lázaro estaban en la presencia de Dios. En cualquier caso, este relato descarta tanto el sueño del alma como el purgatorio.

Para arrojar luz sobre la expresión “el seno de Abraham”, pasamos a una expresión paralela que aparece en Juan 13. Esto es parte de la descripción del apóstol Juan de la celebración final de la Pascua en el aposento alto. Él escribe: “Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa reclinado en el pecho de Jesús” (Juan 13:23). La escena es una mesa baja, donde los invitados tuvieron que recostarse. El versículo 25 dice que el discípulo estaba “reclinado en el pecho de Jesús,” preguntó quién sería el traidor. Este discípulo (que sabemos que era Juan mismo -Juan 21:20, 24) estaba claramente en una posición tal que su cabeza estaba cerca del costado de Jesús. Las tablas en esa cultura eran muy bajas, y recostarse era una posición típica para las personas que compartían una comida.

Entonces, cuando Jesús dice que Lázaro fue llevado al “seno de Abraham”, indica que el antiguo pordiosero estaba recostado en una mesa de banquete en una celebración de alegría, junto a Abraham, el padre de los fieles. En otras palabras, Lázaro estaba en el lugar de invitado de honor. ¡Imagine la consternación de los fariseos cuando Jesús describió a un mendigo ordinario reclinado en la mesa junto al más grande de los Padres judíos!

Nuevamente, estoy convencido de que se supone que debemos entender esto como el cielo, no como una especie de cámara de contención alejada del trono celestial de Dios y adyacente al infierno. La Escritura nunca sugiere que los creyentes del Antiguo Testamento fueran a un lugar temporal en el reino de los muertos para esperar que Cristo los lleve a la gloria. De hecho, la evidencia apunta a una conclusión diferente.

Mateo 17

Por ejemplo, cuando Cristo se transfiguró, Moisés y Elías se aparecieron con Él (Mateo 17:3). Recuerde, Elías había sido arrebatado corporalmente al cielo (2 Reyes 2:1, 11). Moisés y Elías fueron convocados desde allí al Monte de la Transfiguración, donde conversaron con Jesús acerca de “la partida de Jesús, que El estaba a punto de cumplir en Jerusalén” (Lucas 9:31). Obviamente, la muerte y la resurrección de Cristo aún no habían ocurrido, por lo tanto, si los santos del Antiguo Testamento se mantuvieran en un lugar de confinamiento, es allí donde Moisés habría necesitado ser traído.

Parece obvio que Moisés no había estado encerrado durante mucho tiempo en un compartimiento intermedio de Hades. Él estaba íntimamente familiarizado con Cristo, un participante de Su gloria, y lo suficientemente conocedor de Su obra terrenal para discutir los detalles de lo que estaba a punto de hacer. Este es un pasaje asombroso, una ventana clara hacia el tipo de compañerismo cercano que compartiremos con Cristo en la eternidad.

Lucas 23

Este texto familiar describe ese momento conmovedor durante la crucifixión cuando uno de los ladrones junto a Jesús se arrepintió. “Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces El le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23:42-43).

La palabra traducida como “Paraíso” en el texto griego es exactamente la misma palabra que el apóstol Pablo usa para describir el tercer cielo en 2 Corintios 12:4. El paraíso es sinónimo de cielo. No puede ser una referencia al purgatorio. Y la promesa del Paraíso hoy excluye no solo el purgatorio, sino también el sueño del alma.

Si alguien fuera un candidato para el purgatorio, este ladrón ciertamente lo hubiera sido. Momentos antes, se había burlado de Cristo junto con el ladrón impenitente (Marcos 15:32). Su arrepentimiento fue un cambio de última hora, mientras que literalmente estaba en su agonía. Sin embargo, Jesús prometió verlo ese mismo día en el Paraíso.

El punto es claro: el pueblo de Dios debe vivir en la anticipación perpetua del hogar eterno que Él ha preparado para nosotros. Y la próxima semana consideraremos dos pasajes clave de las Escrituras que nos dan descripciones vívidas de cómo será el cielo.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180720
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s