La Falsa Esperanza Del Purgatorio

Posted on

ESJ-2018 0718-001

La Falsa Esperanza Del Purgatorio

Por John F. Macarthur

Seamos claros desde el principio: la doctrina católica romana del purgatorio no se enseña en ninguna parte de las Escrituras. Fue inventado para acomodar la negación del catolicismo de la justificación solo por la fe. Y ofrece falsas esperanzas a millones de personas que anticipan un tiempo más allá de la tumba, quizás eones, si es necesario, para lograr su propia justificación.

Las Escrituras enseñan muy claramente que una justicia absolutamente perfecta es necesaria para entrar al cielo. Jesús dijo: “Porque os digo que si vuestra justicia no supera la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 5:20). Luego añadió: “Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mateo 5:48); esto es establecer el estándar lo más alto posible.

El Único Camino Al Cielo

Más tarde en su ministerio, cuando el rico joven gobernante se acercó a Jesús para preguntarle cómo podría entrar al cielo, Jesús mantuvo este mismo estándar de perfección absoluta. Comenzó desafiando la clara implicación de que el joven esperaba poder alcanzar una bondad suficiente para merecer el cielo: “¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Sólo Uno es bueno” (Mateo 19:17). Aviso: Jesús no negó que Él mismo fuera impecablemente perfecto (una mala interpretación común de este pasaje). Él simplemente estaba señalando claramente que el nivel de perfección requerido para ganar el cielo es imposible para las criaturas caídas.

Debido a que el joven no se inmutó por esto, sin embargo, Jesús le dijo que para obtener la vida eterna, debe tener un historial de perfecta obediencia a la ley (Mateo 19:17-22). Una y otra vez, Jesús hizo que la norma de justicia requerida fuera increíblemente alta para todos los que quisieran ganarse el favor de Dios por sí mismos.

El joven gobernante claramente no entendió ni reconoció su propia pecaminosidad. Le aseguró a Jesús que él había guardado la ley desde su juventud (v. 20).

Jesús señaló sutilmente la codicia del joven (v. 21), que era una violación del décimo mandamiento. Desde el comienzo de su conversación con el joven, el Señor lo instigaba a confesar que nadie sino Dios mismo es verdaderamente bueno. Pero el rico joven gobernante no estaba dispuesto a enfrentar su propia pecaminosidad, por lo que se fue sin salvación.

Los discípulos se maravillaron de esto. El joven era evidentemente, desde una perspectiva humana, uno de los individuos más justos con los que se habían encontrado. Observe que nadie disputó su afirmación de que había obedecido la ley. Eso sugiere que no hubo pecados manifiestos en su vida que alguien pudiera señalar. Parecía el mejor de los hombres. De modo que los discípulos quedaron anonadados cuando él se alejó sin la seguridad de la vida eterna de parte de Jesús. De hecho, Jesús les dijo: “Y Jesús dijo a sus discípulos: En verdad os digo que es difícil que un rico entre en el reino de los cielos. Y otra vez os digo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios” (Mateo 19:23-24).

No hay error en el punto de Jesús. Él estaba estableciendo el estándar a una altura imposible. Él estaba diciendo que la observancia legal más fastidiosa no es suficiente. La justicia externa más perfecta no es suficiente. Todas las ventajas mundanas de la riqueza no son de ayuda. Solo la perfección absoluta es aceptable para Dios. Nuestro Señor siguió subrayando estas verdades porque quería que la gente viera la total inutilidad de tratar de ganar justicia mediante cualquier sistema de obras.

Los discípulos entendieron el mensaje. Preguntaron: “Entonces, ¿quién podrá salvarse?” (Mateo 19:25).

“Pero Jesús, mirándolos, les dijo: Para los hombres eso es imposible, pero para Dios todo es posible.” (Mateo 19:26).

Aceptado por Imputación

Sabemos por el tratado de Pablo sobre la justificación en Romanos 4 que Dios salva a los creyentes al imputarles el mérito de la justicia perfecta de Cristo, de ningún modo debido a su propia justicia. Dios acepta a los creyentes “en Cristo”. Los viste con la justicia perfecta de Cristo. Él los declara perfectamente justos por causa de Cristo. Sus pecados han sido imputados a Cristo, quien ha pagado la pena completa. Su justicia ahora es imputada a ellos, y a través de su justicia imputada, reciben todo su mérito. Eso es lo que significa la justificación por la fe. El Padre “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2 Corintios 5:21).

En otras palabras, Dios no nos hace perfectos primero, luego nos acepta sobre esa base. Primero nos justifica legalmente al imputarnos una justicia ajena, y luego nos perfecciona conformándonos a la imagen de Cristo. Él “justifica al impío” (Romanos 4: 5).

Pablo escribió: “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo,” (Romanos 5:1). “Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu.” (Romanos 8:1). Esos versículos describen nuestra justificación como algo ya realizado: una realidad completa, no algo por lo que estamos luchando. Jesús mismo describió la justificación como un evento inmediato cuando contó cómo el publicano arrepentido se salvó después de rogar a Dios por misericordia: “Os digo que éste descendió a su casa justificado” (Lucas 18:14).

Las Escrituras demuestran clara y consistentemente que la justificación es un hecho establecido para cada creyente; no es un proceso continuo. Estamos frente a Dios con fe en este momento, completamente aceptables para Él por la justicia de Cristo, no por ninguna acción nuestra.

Doctrina Falsa y Esperanza Falsa

La doctrina católica romana niega todo eso. El catolicismo enseña que la justificación es un proceso continuo que depende del grado de justicia real y personal que alcanzamos. Según Roma, el mérito de Cristo imputado a nosotros no es suficiente para salvar; debemos ganar más mérito nuestro a través de los sacramentos y otras buenas obras. La justicia se infunde en nosotros (en lugar de imputarse a nosotros). Pero es obvio que no somos perfectamente justos por ninguna medida práctica. Entonces la justicia que obtenemos por gracia debe ser perfeccionada por nuestros propios esfuerzos.

De acuerdo con la enseñanza católica, esta justicia real y personal que reside en nosotros es el terreno necesario sobre el cual Dios nos acepta. Y nuestra justificación no está completa hasta que seamos real y completamente perfectos, por una rectitud inherente, no simplemente por una justicia legalmente imputada. Esto realmente revierte el orden bíblico, sugiriendo que primero debemos perfeccionarnos, y solo entonces se completa nuestra justificación. En otras palabras, en la doctrina católica romana, Dios no justifica a los impíos.

La idea católica de la justificación plantea un dilema obvio. Sabemos muy bien que incluso los mejores cristianos están lejos de la perfección. Nadie (la enseñanza católica realmente dice casi nadie) logra la perfección absoluta en esta vida. Y si nuestra propia perfección es un prerrequisito para el cielo, parecería que nadie podría entrar allí inmediatamente después de morir. Cualquier imperfección restante tendría que resolverse primero.

La invención del purgatorio fue necesaria para resolver este dilema. Niega que seamos justificados solo por la fe, y debes idear una explicación de cómo podemos hacer la transición de nuestro estado imperfecto en esta vida al estado perfecto del cielo. El Purgatorio es donde los católicos romanos creen que la mayoría de la gente va después de la muerte para ser finalmente purgada de su culpabilidad restante y obtener cualquier mérito que puedan necesitar para entrar al cielo. El catolicismo enseña que este proceso implica dolor y sufrimiento intensos.

Por extraño que parezca, aunque la doctrina católica niega que la justicia imputada de Cristo sea suficiente para salvar a los pecadores en esta vida, permite la imputación de la rectitud de los pecadores vivos a los que están en el purgatorio. Esta es la razón por la cual las masas se dicen por los muertos. Supuestamente, la justicia obtenida por medio de la Santa Cena es imputada a la persona en el purgatorio, lo que acorta su permanencia allí.

La doctrina católica del purgatorio ofrece falsas esperanzas a las personas que esperan expiar sus propios pecados del otro lado de la tumba. La idea distorsionada y pervertida de la justificación de Roma indudablemente dará paso al tormento eterno de muchos que esperaban tener más tiempo para alcanzar la perfección.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180718
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

3 comentarios sobre “La Falsa Esperanza Del Purgatorio

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    18 julio 2018 en 10:42 am
    Nuria escribió:
    19 julio 2018 en 2:07 pm

    Buenas tardes 🙂 me ha gustado el artículo, No soy muy de comentar pero hoy es la excepción! Gracias por el blog.

    Descifrando Las Mentiras Sobre El Cielo « escribió:
    20 julio 2018 en 9:28 am

    […] semana hemos discutido doctrinas no bíblicas sobre el cielo, incluyendo el sueño del alma y el purgatorio . Hoy consideraremos algunos textos bíblicos que nos dan municiones en la lucha contra estas y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s