Una Carta Abierta Al Padre Que Perdió Un Hijo

Posted on

ESJ-2018 0803-002

Una Carta Abierta Al Padre Que Perdió Un Hijo

Por Cameron Cole

Querido padre,

Como padre cuyo hijo murió hace cuatro años y medio, quiero ofrecerte dos palabras de esperanza sobre esa herida en tu corazón que nunca sanará por completo de este lado de la eternidad.

En el año después de que mi hijo, Cam, muriera repentinamente, una angustia y tristeza me cortaron el corazón con una intensidad que nunca supe que fuera posible. Recuerdo que mi corazón me dolía tanto que, a veces, la respiración era físicamente dolorosa. Las funciones básicas como salir de mi automóvil o levantarse del sofá me parecieron abrumadoras.

Mientras lamentaba su ausencia, una tristeza emocional gobernó mi vida interior. Viví con un temor persistente de que este dolor nunca desaparecería. ¿Cómo podría desaparecer un dolor tan inmenso? ¿Cómo podría superar una fracción del daño que esta bomba atómica emocional había impuesto? Temía estar atrapado en la miseria por el resto de mi vida.

Dios es un Sanador

Nueve meses después de la muerte de Cam, mi esposa, Lauren, y yo fuimos a un retiro de respiro, que David y Nancy Guthrie organizan para padres en duelo que han perdido hijos. Nancy nos dijo algo a los padres que era simple y poderoso.

Nancy dijo: “Dios es un sanador”.

Yo intelectualmente acepté esta verdad doctrinal. Conocía el nombre hebreo de Dios, Jehová-Rapha , el Dios que sana. Sin embargo, había algo palpablemente consolador acerca de escuchar esta verdad de una mujer que había perdido dos hijos casi quince años antes de mi propia pérdida. Nancy expresó esta verdad como una persona sana y funcional. Ella no era “mercancía dañada” ni arruinada. Ciertamente, esta madre sigue teniendo una herida en su corazón que nunca desaparecerá por completo en esta vida, pero sus palabras me abrieron la posibilidad de que Dios pudiera, de hecho, sanar mi triste estado. Con el tiempo, podría hacer algún progreso.

Mi primera palabra de esperanza para usted: Nancy tiene razón . Dios es un sanador. Si confía en el Señor, llora las lágrimas y procesa el dolor, Dios le hará avanzar. Harás progresos. Mirará atrás hacia donde está ahora y podrá ver con gratitud que Dios ha sanado su corazón en alguna medida. Esta promesa puede darle esperanza.

La tristeza que consumía mis días en el primer año ya no rige mi vida. Viene situacionalmente: en aniversarios, durante las transiciones, en momentos inesperados. Siempre está ahí debajo de la superficie, pero Dios me ha sanado hasta el punto de tener una vida funcional, una vida en la que mi misión principal no es solo superar el día y sobrevivir al inmenso dolor.

Dios Te Bendice Con Una Herida

La segunda palabra de esperanza: Dios no te sanará por completo en esta vida.

Aunque suene loco, llegará un día en que sus miedos cambiarán. Puede preocuparse de que el dolor desaparezca y tendrá dificultades para recordar a su hijo.

Tres meses después de que Cam falleciera, conocí a un hombre llamado Martin, que había oído que yo había perdido a mi hijo. Se presentó y me dijo que tuvo una hija que murió hace dieciocho años.

Mientras me contaba la historia de la repentina muerte de Mary Katherine mientras estaba de pie en la línea doble amarilla de una tranquila calle del vecindario, comenzó a llorar. Martin explicó: “Estoy muy agradecido por estas lágrimas. Verá, Dios evitará que esta pequeña parte de su corazón se cure alguna vez. Cuando esos momentos llegan cuando vuelves a encontrarte con el dolor y lloras como lo estoy haciendo ahora, eres tan bendecido de ver cuánto aún amas a tu hijo. Esa parte no cicatrizada de tu herida es un regalo de Dios.”

Martin tiene razón. La herida duradera que latentemente reside en su corazón y emerge de vez en cuando es una bendición.

En la economía de Cristo, vemos y experimentamos el amor a través de las heridas. Después de que Jesús resucitó de entre los muertos, tomó un cuerpo glorificado como el primero en disfrutar de la resurrección de los muertos. Tenía un cuerpo completamente redimido, pero conservaba la última señal de su amor por la humanidad: las heridas en sus manos.

Cuando Tomás necesitó la comprobación de que el hombre misterioso que tenía delante era, de hecho, Jesús el Cristo, ¿qué le dijo Jesús a Tomás que hiciera?

“Toca mi herida.”

Esta herida nos dice sobre el profundo amor que el Padre tenía por su pueblo perdido. Nos dice acerca del dolor que el Hijo soportó para traer a los pecadores al compañerismo con el Dios santo. Nos dice que Dios afligió a un hijo también.

En Apocalipsis 5, el apóstol Juan ve al Cordero triunfante que se ha llevado los pecados del mundo. ¿Cómo describe a este Cordero que está parado en la victoria? Parecía “como inmolado” (Apocalipsis 5:6). El glorioso hijo de Dios llevó la evidencia de sus heridas.

Con el tiempo, la herida, que puede paralizarte hoy, comenzará a sanar por la gracia de Dios. Avanzarás y saldrás del agobiante dolor inicial. Sin embargo, esta herida, que probablemente sea tu enemigo hoy, se convertirá en tu bendición en el futuro.

Será la herida que presente en su corazón para que demuestre a su hijo cuánto aún la ama profundamente. Cuando no ha visto a su hijo durante décadas, la herida restante lo hará sentir conectado con él porque le recuerda lo mucho que aún ama a su hijo precioso.

Su herida se convertirá en su amiga.

-Camerón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s