5 Mitos Sobre Consejería Y La Iglesia

Posted on

ESJ-2018 0806-004

5 Mitos Sobre Consejería Y La Iglesia

Por Edward T. Welch

Mito # 1: la consejería es para los profesionales.

Este mito sugiere que la consejería es un término profesional y solo lo pueden hacer profesionales. Y, sin embargo, es mejor pensar en la consejería como conversaciones sabias y útiles. Los consejeros profesionales pueden aportar experiencia, lo que ciertamente valoramos, pero, en el mejor de los casos, los profesionales mantienen conversaciones sabias y útiles. No traen ninguna magia en particular.

Cuando recuerda a personas que lo han ayudado en sus momentos de necesidad, probablemente piense en amigos, familiares y otras personas que lo aman. Estos siempre han sido nuestros ayudantes, y todavía tienden a ser el lugar para comenzar.

Mito # 2: Como pastor, no tienes tiempo para consejería.

La idea de agregar horas adicionales a un horario repleto podría ser suficiente para hacerte llorar. Las necesidades de cuidado pastoral en una iglesia de cincuenta personas probablemente sean demasiado para sobrellevar. Incluso las necesidades de cuidado pastoral en su propia familia pueden parecer abrumadoras.

La realidad es que no puedes cuidar sin ayuda de nadie a cada alma en tu iglesia. Necesitas miembros que estén equipados para ayudar a otros miembros. Mientras tanto, tu objetivo es ser cada vez más amoroso, hábil, compasivo, sabio y devoto en las conversaciones que ya tienes. Puedes hacer mucho en cinco minutos escuchando y tres minutos orando juntos.

Mito # 3: No puedes aconsejar porque no eres un buen consejero.

Algunas personas tienen más dones natos de conocer y ayudar a los demás. Pero, ¿qué podría significar realmente este mito? ¿No amas a la gente? ¿No escuchas pero prefieres hablar? ¿La gente no quiere hablar contigo? Probablemente no.

Significa que a veces te sientes inadecuado para ayudar. Cada persona que ayuda cree eso en algún momento, y esto es algo bueno. La falta de adecuación está junto a la humildad, y la humildad te lleva a pedir ayuda y orar por los demás, las cuales se encuentran entre las mejores cosas que podrías ofrecer. Los deslumbrantes conocimientos raramente ayudan a los demás.

Mito # 4: la buena predicación elimina, o al menos frena, la necesidad de consejería.

Esto suena bien, en teoría. La predicación que identifica las luchas de la vida diaria e ilustra cómo llevar esas luchas a la Escritura es invaluable y necesaria. Pero, en la práctica, una buena predicación conduce a más consejería.

La buena predicación revela nuestros corazones, nos muestra nuestra necesidad espiritual y mejora la cultura de apertura de la iglesia. Los oyentes descubren asuntos que se han tapado, y ni siquiera saben por dónde empezar. Pero sí saben que una iglesia con este tipo de predicación es un lugar donde pueden hablar con alguien.

Mito # 5: los cristianos no necesitan consejería.

Este es un viejo mito, y la mayoría de los pastores en realidad no lo creen. Pero muchos feligreses todavía lo creen. O tal vez podríamos decir que la mayoría de nosotros aprueba a otras personas que buscan ayuda, pero no queremos buscar ayuda nosotros mismos porque mostraría debilidad o incluso podría sugerir que Jesús no es suficiente para nosotros y, como resultado, ensucie el honor de Dios.

Nuestra necesidad de ayuda, sin embargo, es esencial para nuestro bienestar espiritual. Venimos a Jesús como personas necesitadas, y continuamos en Jesús como personas necesitadas. También sabemos que Jesús se satisface a personas necesitadas a través de su Palabra y por otras personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s