El Ministerio Del Espíritu Santo

Posted on

ESJ-2018 0816-005

El Ministerio Del Espíritu Santo

por Sinclair Ferguson

Los reformadores dieron un tremendo énfasis en los dones del Espíritu a todo el cuerpo de Cristo. El propio Juan Calvino ha sido descrito justamente como “el teólogo del Espíritu Santo” ( BB Warfield). Sin embargo, a los cristianos reformados siempre se les ha dado una “mala publicidad” por sus puntos de vista sobre los dones del Espíritu Santo.

Nuestra convicción es que Dios a propósito dio algunos dones (específicamente la habilidad de obrar milagros, el don de profecía reveladora, y hablar en lenguas) solo por un período limitado. Tenemos sólidos motivos bíblicos para creer esto:

1. Una manifestación temporal de estos dones es característica del patrón de las obras de Dios. Contrariamente a la opinión popular, tales dones como estos fueron dados espasmódicamente en la historia bíblica. Su aparición generalmente está contenida dentro de un puñado de períodos de tiempo que duraron alrededor de una generación cada uno.

2. La función de estos dones, a saber: transmitir y confirmar la revelación (ahora cesó hasta el regreso de Cristo), se subraya en el Nuevo Testamento mismo (Hechos 2:22, 14:3; véase 2 Corintios 12:12; Heb 2:3-4).

3. La historia del Nuevo Testamento sugiere que para el final de la era apostólica, el papel de estos dones estaba siendo reemplazado por la finalización del Nuevo Testamento. Por lo tanto, no hay referencia a su presencia -o, más significativamente, a su regulación futura- en las Cartas Pastorales.

Se podría decir más aquí en términos de cristología bíblica, ya que el derramamiento de los dones de lenguas, profecía y milagros en Pentecostés fue específicamente diseñado para marcar la coronación de Cristo. Por lo tanto, se pretendía intrínsecamente que fuera una característica no permanente de la vida de la iglesia. Pero en este contexto, probablemente sea más importante enfatizar otra faceta, a menudo ignorada, de la enseñanza reformada. Está bien expresado en algunas palabras del gran Puritano John Owen:

Aunque todos estos dones y operaciones cesaron en algún aspecto, algunos de ellos absolutamente, y otros en cuanto a la forma inmediata de comunicación y el grado de excelencia; sin embargo, en cuanto a la edificación de la iglesia se refiere en ellos, algo que es análogo a ellos fue y continúa.

¿Qué significa esto? Simplemente esto: es el mismo Espíritu el que otorga dones temporales y continuos a la iglesia. No debería sorprendernos, por lo tanto, descubrir hilos comunes en ambos.

Quizás el hilo común más importante es el ministerio del Espíritu en la iluminación: ilumina nuestras mentes para permitirnos conocer, ver, captar y aplicar la voluntad y los propósitos de Dios. Había una inmediatez para la iluminación en los dones temporales. El Espíritu les enseñó a los apóstoles “todas las cosas” (Juan 14:26) y los condujo a “toda verdad” (Juan 16:13).Ahora, sin embargo, Él continúa esta obra en nosotros a través de las Escrituras. Él capacitó a los apóstoles a escribir para nosotros. De hecho, durante el Discurso de despedida (Juan 14-16), nuestro Señor dejó en claro a los apóstoles que este sería uno de los ministerios centrales del Espíritu en sus vidas: les recordaría lo que Jesús había dicho (los evangelios) , guiarlos a la verdad (las epístolas) y mostrarles lo que está por venir (por ejemplo, Apocalipsis).

¿Por qué, entonces, los cristianos de hoy -a diferencia de sus padres- tienen tanta sed de experimentar la revelación inmediata de Dios, cuando su deseo por nosotros es la obra continua del Espíritu que abre nuestro entendimiento a través de la revelación mediada del Nuevo Testamento? Parece que hay tres razones:

1. Es más emocionante tener revelación directa en lugar de revelación de la Biblia. Parece más “espiritual”, más “piadosos”.

2. Para muchas personas, se siente mucho más autoritativo poder decir, “Dios me lo reveló”, que decir: “La Biblia me lo dice”.

3. La revelación directa nos alivia de la necesidad de un concienzudo estudio de la Biblia y una cuidadosa consideración de la doctrina cristiana para conocer la voluntad de Dios. En comparación con la revelación inmediata, el estudio de la Biblia parece ser francamente aburrido.

Para que no seamos derrotados y desarrollemos una especie de mentalidad de asedio como Cristianos Reformados, aquí hay algunas cosas que debemos tener en cuenta acerca de la obra de iluminación:

1. Jesús lo experimentó. Sí, nuestro Señor profetizó; sí, Él hizo milagros. Pero seríamos culpables de Docetismo (la opinión de que la humanidad de Jesús solo parecía ser como la nuestra) y no sería fiel a las Escrituras si no reconociéramos que Jesús mismo creció en sabiduría y favor con Dios (Lucas 2:52) al meditar pacientemente en las Escrituras del Antiguo Testamento. (Sospecho que probablemente los conocía de memoria.) La tercera Canción del Siervo de Isaías (Isaías 50:4-11) nos da una imagen extraordinariamente conmovedora de que el Señor Jesús se despierta cada día, depende de su Padre para iluminar su comprensión de Su Palabra para que Él pueda pensar, sentir, actuar y vivir como el Hombre lleno del Espíritu de sabiduría y entendimiento (Isaías 11:2ff).

2. Este es el método divino que produce un crecimiento cristiano auténtico, porque involucra la renovación (no la suspensión) de la mente (Romanos 12:2) y es progresivo (toma tiempo y exige la obediencia de nuestras voluntades). A veces Dios hace las cosas rápidamente. Pero su manera ordinaria es trabajar lenta y seguramente para hacernos progresivamente más como nuestro Señor Jesús.

3. El resultado de que el Espíritu trabaje con la Palabra de Dios para iluminar y transformar nuestro pensamiento es el desarrollo de un instinto piadoso que opera de maneras a veces sorprendentes. La revelación de la Escritura se convierte, en un creyente bien enseñado, iluminado por el Espíritu, en una parte tan importante de su mentalidad, que la voluntad de Dios parece con frecuencia volverse instintiva e incluso inmediata, al igual que si una pieza musical está bien o mal ejecutada es inmediatamente obvio para un músico bien disciplinado. Es este tipo de ejercicio espiritual el que crea discernimiento (véase Hebreos 5:11-14).

Los cristianos bien intencionados a veces confunden la obra de iluminación del Espíritu con la revelación, lo que, por desgracia, puede llevar a una confusión teológica seria y a consecuencias prácticas potencialmente infelices. Pero la doctrina de la iluminación también nos ayuda a explicar algunos de los elementos más misteriosos en nuestra experiencia sin tener que recurrir a la afirmación de que tenemos el don de revelación y de profecía. Aquí, el difunto John Murray habló con gran sabiduría: “Ya que somos sujetos a esta iluminación y somos sensibles a ella, y ya que el Espíritu Santo opera en nosotros para hacer la voluntad de Dios, tendremos sentimientos, impresiones, convicciones, deseos, inhibiciones, impulsos, cargas, resoluciones. La iluminación y dirección por el Espíritu a través de la Palabra de Dios se enfocarán en nuestra conciencia de estas maneras. No somos autómatas…. No debemos pensar [que estas cosas] son… necesariamente irracionales o fanáticamente místicas.”

La Palabra de Dios, iluminada por el Espíritu de Dios, es, como muestra tan magníficamente el Salmo 119, el camino hacia la estabilidad espiritual y la libertad. Nos lleva inquebrantablemente a conocer, amar y hacer la voluntad de Dios diariamente. Trae gozo a través de la luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s