Su Sufrimiento Puede Ser El Camino Hacia Una Mayor Piedad

Posted on

ESJ-2018 0816-004

Su Sufrimiento Puede Ser El Camino Hacia Una Mayor Piedad

Por Randy Alcorn

Los escaladores de montaña podrían ahorrar tiempo y energía si llegaran a la cumbre en un helicóptero, pero su objetivo final es la conquista, no la eficiencia. Claro, quieren alcanzar una meta, pero desean hacerlo probando y profundizando su carácter, disciplina y resolución.

Dios podría crear científicos, matemáticos, atletas y músicos. Pero no lo hace. Él crea niños que asumen esos roles en un largo proceso. Dios no nos hace totalmente semejantes a Cristo en el momento en que nacemos de nuevo.Nos conforma gradualmente con la imagen de Cristo: “Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.” (2 Corintios 3:18).

En nuestras vidas espirituales, como en nuestra vida profesional, y en deportes y pasatiempos, mejoramos y superamos al manejar el fracaso y aprender de él. Solo al cultivar disciplina, perseverancia y paciencia encontramos satisfacción y recompensa. Y esas cualidades están más desarrolladas a través de alguna forma de sufrimiento.

Dios Lo Usa Para Nuestro Bien

En lugar de culpar a los doctores, conductores ebrios y criminales por nuestro sufrimiento, debemos buscar lo que Dios puede lograr a través de ello (véase Romanos 8:28).

¿Por qué los hijos de Dios sufren presiones, sufrimiento y peligros mortales? Pablo responde claramente: “a fin de que no confiáramos en nosotros mismos” (2 Corintios 1:11).

Una víctima de un gran mal me dijo: “Aprendí que Dios no iba a pasar a mi lista de felicidad y cumplirla. Aprendí lo que significaba rendirse a su voluntad. Antes, quería ciertos dones de Él; ahora lo quiero a Él.”

Por volvernos hacia Dios, a veces nada funciona como el sufrimiento. CS Lewis dijo: “Dios nos susurra en nuestros placeres, habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores: es su megáfono para despertar a un mundo sordo” ( The Problem of Pain ). Dios usa el sufrimiento para llevarnos al final de nosotros mismos y regresar a Cristo. Y eso vale cualquier costo.

Escribo estas palabras no desde una alta posición filosófica, sino en el crisol de la preciosa batalla de mi esposa Nanci contra el cáncer. Esto no es una teoría para nosotros; es la vida. Y sentimos no solo la presencia de Dios, sino también sus propósitos.

Nuestro Sufrimiento A Menudo Incluye Disciplina

Para que podamos ser transformados cada vez más a la semejanza de Cristo, necesitamos la corrección de Dios: “El nos disciplina para nuestro bien, para que participemos de su santidad. Al presente ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; sin embargo, a los que han sido ejercitados por medio de ella, les da después fruto apacible de justicia” (Hebreos 12:10-11).

Por supuesto, Dios nunca nos castiga para hacernos expiar nuestros pecados. Él nos llama a aceptar, no repetir, la expiación de Cristo (véase Isaías 53:5).Pero nos da una razón clara para disciplinarnos: “para que participemos de su santidad.”

CS Lewis habló de la disciplina de Dios de esta manera:

Pero supongamos que lo que enfrenta es un cirujano cuyas intenciones son totalmente buenas. Mientras más amable y más concienzudo sea, más inexorablemente seguirá cortando. Si se rindiera a sus súplicas, si se detuviera antes de que la operación se completara, todo el dolor hasta ese punto habría sido inútil … ¿Qué quiere decir la gente cuando dice: “No le temo a Dios porque sé que es bueno”? ¿Nunca han estado en un dentista? ( Un Dolor Observado )

Deje Que El Sufrimiento Revele Sus Ídolos

El sufrimiento también expone ídolos en nuestras vidas. Revela nuestra confianza en los sustitutos de Dios y declara nuestra necesidad de transferir nuestra confianza al único que puede soportar todo su peso.

“El nombre del Señor es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo. La fortuna del rico es su ciudad fortificada, y como muralla alta en su imaginación” (Proverbios 18:10-11). Dios usa todos los medios necesarios para derribar todo lo que escondemos detrás. Su trabajo, reputación, logros o posesiones materiales pueden ser su ciudad fortificada o su muro imaginario e incableable. Pero cualquier cosa menos que Dios mismo se quedará corto: “Porque dos males ha hecho mi pueblo: me han abandonado a mí, fuente de aguas vivas, y han cavado para sí cisternas, cisternas agrietadas que no retienen el agua” (Jeremías 2:13).

Podemos imaginar a Dios como nuestro genio que viene a cumplir nuestras órdenes. El sufrimiento nos despierta al hecho de que le servimos a Él, no Él a nosotros. Enfermedades, accidentes y desastres naturales nos recuerdan nuestra extrema vulnerabilidad; la vida está fuera de nuestro control.

Debemos renunciar a nuestro ídolo de control que nos hace creer que podemos evitar que ocurran cosas malas, o corregir sus subproductos. Dios nos recuerda: “Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan” (Salmo 24:1). Ni siquiera nos pertenecemos a nosotros mismos: “no sois vuestros…Pues por precio habéis sido comprados” (1 Corintios 6:19-20).

Deberíamos decirle repetidamente a nuestro Señor: “Esta casa es tuya. El dinero, este cuerpo y estos niños te pertenecen. Tu eres el propietario de la escritura de propiedad; tu posees los derechos; tienes el poder de la vida y la muerte.” Se vuelve mucho más fácil confiar en Dios cuando entendemos que todo lo que Él quitó le pertenecía a él en primer lugar (véase Job 1:21).

Tener Todo En Sumo Gozo

Venimos a este mundo necesitados y lo dejamos de la misma manera. Sin sufrimiento, rápidamente olvidamos nuestra necesidad. Si el sufrimiento parece un precio demasiado alto para la fe, es porque subestimamos el valor de la fe.

Santiago 1:2-4 nos dice: “Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada.”

¿Cómo podemos obedecer este mandato para acoger las dificultades en lugar de resentirlas? Confiando en que Dios dice la verdad cuando dice que estos nos hacen más como Jesús, aumenta nuestra resistencia, expande nuestro ministerio y nos prepara para el gozo eterno.

La perseverancia a través del sufrimiento, para la gloria de Cristo, es el camino seguro hacia la piedad. Que nuestro Dios de gracia y bondad nos conceda Su paz, y nos sumerja en Su presencia, mientras caminamos por ese camino, y que Él nos recuerde que Él caminó el camino antes que nosotros y lo camina con nosotros ahora.

Fuente

Un comentario sobre “Su Sufrimiento Puede Ser El Camino Hacia Una Mayor Piedad

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    17 agosto 2018 en 11:36 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s