Cuando Los Líderes No Disciplinan A Sus Hijos

Posted on

ESJ-2018 0821-003

Cuando Los Líderes No Disciplinan A Sus Hijos

Por Reagan Rose

Cuando un buen líder falla, las consecuencias pueden ser devastadoras. Debido a su posición de poder e influencia, las fallas de cualquier líder pueden causar un gran daño. Pero esto es especialmente cierto de los buenos líderes por lo demás. Debido a la confianza que la gente tiene en ellos, sus fallas envían un efecto dominó de daño a todos los que los siguen y admiran. Vemos este efecto en líderes políticos fracasados, directores generales de empresas, celebridades e incluso pastores. Tantas personas que una vez admiraron a estos líderes quedan destrozadas, y quienes están más cerca de los líderes quedan para recoger las piezas. Pero una de las formas más tristes y dañinas en que un líder puede fallar es cuando falla en la crianza de sus propios hijos.

Los hijos de celebridades tienen fama de tener un comportamiento destructivo, lo que a menudo provoca vergüenza e incluso consecuencias en la carrera de sus padres. Si alguna vez trabajó en ministerios para jóvenes o niños en una iglesia, los hijos del pastor a menudo son los que con mayor frecuencia se meten en problemas. Y muy a menudo, de lo contrario, los líderes cristianos muy excelentes y exigentes, están completamente ciegos a la insensatez de sus propios parientes. Esta es una de las razones por las cuales un requisito para anciano es que “Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad (pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?)” (1 Timoteo 3:4-5)

La tentación de hacer la vista gorda a los pecados de nuestros hijos es común no solo para los líderes sino para cualquier padre. Me pregunto cuántos maestros de escuela han sido contados por las historias de los padres acerca de cómo su precioso pequeño Billy no pudo haber tirado de la cola de caballo de Jenny, ¡después de todo es un angelito perfecto! El amor de los padres es algo hermoso, pero como todas las cosas bellas cuando se eleva fuera de su lugar adecuado, puede convertirse en un ídolo horrible.

En 2 Samuel, vemos cómo David, a pesar de ser un rey por lo demás justo, no actuó con justicia cuando sus propios hijos debían ser castigados. Y aquí hay principios para todos los padres y para todos los afectados por las consecuencias destructivas de un líder que giña su ojo ante el pecado de su hijo.

EL REINADO DE DAVID

El amor de los padres convertido en idólatra es precisamente lo que encontramos sucediendo en la vida del Rey David en 2 Samuel. Aquí vemos al mismo David que mató a Goliat, quien fue ungido por Dios como rey de Israel, pero pasó su juventud huyendo del rey Saúl, ahora, después de la muerte de Saúl, finalmente tomó su lugar como rey de Israel. Y a pesar de las disputas con los partidarios de uno de los hijos sobrevivientes de Saúl, el reinado de David ha tenido un gran comienzo. David está rodeado de amigos fieles, y el pueblo se complace en tenerlo como su rey (2 Sam 5:1-5).

Ahora, David ya tenía varias esposas cuando comenzó su reinado, pero después de convertirse en rey tomó aún más (2 Sam 5:13). Fue la acumulación de esposas de David, en violación expresa de Deuteronomio 17:17, lo que contribuyó a muchos conflictos familiares y un gran dolor para el pueblo de Israel. Pero el problema no estaba con las esposas mismas, o incluso que estas esposas llevaron a David a la idolatría como Salomón, fueron los efectos secundarios de la poligamia lo que provocó conflictos en la casa de David. Verá, estas muchas esposas produjeron muchos hijos para David: hermanas, hermanos, medio hermanas y medio hermanos, y aquí es donde comenzaron los problemas.

LA VIOLACIÓN DE TAMAR

En 2 Samuel 13:1-22, encontramos a tres de los hijos de David, Absalón y Tamar, que eran hermanos completos (tenían la misma madre) y Amnón, que era su medio hermano. Amnón es atrapado por un deseo perverso hacia su media hermana Tamar y finge estar enfermo para que ella lo cuide. Pero cuando llega a atender su enfermedad, él la viola. Cuando este horrible acto le sucedió a la propia hija de David, por uno de sus propios hijos, uno esperaría que el rey de Israel respondiera con una demanda de justicia. Y eso es lo que también esperaba Absalón esta era su hermana completa después de todo. Pero, en cambio, todo lo que recibió de David fue ira sin acción (2 Sam 13:21-22). Amnón quedó impune. Aquí es donde comenzamos a ver que la raíz de amargura de Absalón comienza a brotar.

EL ASESINATO DE AMNON

Como la historia continúa en 2 Samuel 13:23-38, Absalón lleva a Tamar a vivir con él. Allí vivía con su hermano “como una mujer desolada” (2 Sam 13:20), un testimonio diario de Absalón del horror del pecado de su medio hermano. Y durante dos años completos, Absalón observó como David se negaba a castigar a Amnón por su crimen. Entonces, finalmente, cuando surgió la oportunidad, mató a su medio hermano Amnón. Una vez más, David se entera del asunto, y nuevamente está molesto. Pero, de nuevo, él no hace nada al respecto. Él no castiga a Absalón por el asesinato.

Sin embargo, anticipándose a las consecuencias de su pecado, Absalón huye de Jerusalén. Estuvo en Geshur por 3 años antes de regresar a Jerusalén. Una vez que regresó, David ignoró a su hijo por otros 2 años antes de perdonarlo por el asesinato (2 Sam 14:33). El hecho de que David no sea justo, incluso contra Absalón mismo, hace que las raíces de la amargura de Absalón sean más profundas en su alma. David, concluye Absalón, no es apto para ser rey.

ABSALON CONSPIRA PARA EL TRONO

David y Absalón ahora están reconciliados, o eso parece. Ahora, pensaría que esto hubiera puesto fin al asunto. Absalón debe estar agradecido por la misericordia de David, y contento de que haya sido indultado de su crimen de asesinato en lugar de ser ejecutado. Pero en su mente, era demasiado poco y demasiado tarde. Absalón estaba amargado y para él, este fue solo un ejemplo más de que David no hizo justicia. Por lo tanto, Absalón comenzó su plan para derrocar al Rey David. Israel necesitaba un rey que no pasara por alto la maldad, y Absalón decidió que sería ese rey.

Primero, Absalón necesitaba ganarse al pueblo de Israel. Hizo esto acampando en el camino a la puerta de la ciudad con un séquito de aspecto oficial y hablando con las personas que entraron. En esos días la gente solía llevar sus casos ante el rey para arbitraje. Entonces, tenían que pasar por la puerta de entrada para buscar audiencia con el rey. Ahora, cada vez que alguien venía a ver a David, tenían que pasar por delante de Absalón y su equipo. Los atraparía en el camino y haría que le cuenten su disputa primero. Entonces Absalón diría, “¡Quién me nombrara juez en la tierra! Entonces todo hombre que tuviera pleito o causa alguna podría venir a mí y yo le haría justicia” (2 Sam 15:4).

No pasa mucho tiempo antes de que la gente, que ha visto el patrón de injusticia de David al tratar con sus hijos, y sin duda también otros problemas, comiencen a querer a Absalón como su rey. Entonces, cuando Absalón aprieta el gatillo de su golpe de estado, la mayoría de Israel se pone de su lado. Aquí vemos las consecuencias continuas de la poligamia de David y su pecado con Betsabé, después de lo cual el Señor prometió que “la espada no se apartaría de la casa de David” (2 Samuel 12:10).

LA MUERTE DE ABSALÓN

Advertidos del inminente ataque, los pocos seguidores leales de David escapan por poco de la ciudad con él. Una batalla masiva se produce en el Bosque de Efraín en el que 20,000 israelitas mueren en una sangrienta y caótica guerra civil. “La batalla se extendió por toda aquella región, y el bosque devoró más gente aquel día que la que devoró la espada” (2 Sam 18:8). En medio de la confusión en el denso bosque, Absalón, separado de sus soldados, choca con algunas de las fuerzas de David.

En el versículo 9, el golpe rebelde de Absalón no es frustrado por David o sus hombres (¡de hecho, David instruyó explícitamente a sus hombres para que no mataran a Absalón!). Fue la mano soberana de Dios la que detuvo a Absalón ese día en el bosque de Efraín. 20,000 hombres yacen muertos y ensangrentados en el campo y el bosque, y Absalón, solo en su mula, se encuentra providencialmente con algunos de los hombres de David. Dándose vuelta para huir dice: “y pasó el mulo debajo del espeso ramaje de una gran encina, y se le trabó la cabeza a Absalón en la encina, y quedó colgado entre el cielo y la tierra, mientras que el mulo que estaba debajo de él siguió de largo.” ( 2 Sam 18:9 ). Poco después lo matan.

Este final es poético porque la rebelión de Absalón fue un acto de orgullo. El Señor que humilla al orgulloso orquestó que Absalón sería esposado humillantemente a la rama de un árbol por los mechones de su cabeza arrogante. Además, la mula en aquellos días era el corcel de la realeza, y dice que se quedó atascado “mientras que el mulo que estaba debajo de él siguió de largo.” Así que, simbólicamente, Absalón es quitado del trono que intentó usurpar, no por David o sus hombres, pero por la rama de madera de la providencia. Esta es la justicia poética, en verdad, porque el pecado de Absalón no fue solo contra David, sino contra el Señor. David fue el rey elegido de Yahweh. No era el lugar de Absalón tomar ese trono para sí mismo, y Dios quería mostrarle eso.

AMOR Y LIDERAZGO EN DISCIPLINA

Absalón enfrentó las consecuencias de su propio pecado, sin duda. Pero David, aunque en el fondo, es el personaje principal de esta historia. David está experimentando los frutos de su pecado y sus fracasos como padre para castigar la maldad de sus hijos. Barrer bajo la alfombra de sus iniquidades, aunque manteniendo la paz por un tiempo, se ha convertido en un problema de proporciones nucleares.

La mayor consecuencia del fracaso de David recayó en los hijos rebeldes. Tanto Absalón como Amnón han destruido sus propias vidas en su maldad. ¿Pero cómo podemos culpar a un niño rebelde por el padre? El Nuevo Testamento habla sobre la crianza de los hijos en términos de provocar a los hijos. Colosenses 3:21 dice: “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten” (véase Efesios 6:4).

Hay muchas maneras de provocar a nuestros hijos. Podemos provocarlos siendo abusivos, demasiado estrictos, reteniendo el amor o estableciendo expectativas irrazonables. Pero también podemos provocar a nuestros hijos a través de lo que no hacemos: crianza en ausencia, reglas y castigos incoherentes, o permitiéndoles salirse con la suya. Los estándares se comunican menos por las reglas que hacemos, y más por lo que toleramos. Este fue el fracaso de David. Estaba ciego a la maldad de sus propios hijos y, por lo tanto, era un líder injusto. Esto no solo convirtió a Absalón en su contra sino a casi todo Israel.

Pero la negligencia de los padres de David también hizo que todo Israel sufriera. ¡20,000 israelitas murieron en la batalla! Y los más cercanos a David se quedaron para ayudar a recoger las piezas. Cuando los líderes no disciplinan a sus hijos, todos sufren las consecuencias.

Ustedes líderes que son padres, tengan cuidado de criar a sus hijos en la disciplina y admonición del Señor. No barrer sus transgresiones debajo de la alfombra. Eso no es un acto de amor, solo está retrasando y aumentando su retribución. Puede ser doloroso responsabilizar a un hijo por un pecado grave. Puede causarle gran dolor y vergüenza. Pero es necesario. Es parte de ser un padre. Debido a que el pecado no es abordado, al igual que una herida desnuda, se pudre.

Si no tiene hijos, no está exento de este problema. Tenemos la responsabilidad en la iglesia de confrontarnos entre nosotros sobre los puntos ciegos que vemos en las vidas de los demás. Si tienes demasiado miedo para acercarte a un amigo sobre el hecho de que lo ves permitiendo que sus hijos se destruyan porque no quieres que te juzguen como “una de esas personas entrometidas”, no te mientas a ti mismo que eso es una expresión de amor por esa persona. Eso es amor por ti mismo. Y debemos estar especialmente atentos a los líderes para quienes la tentación de evitar castigar a sus hijos por temor a la vergüenza es aún mayor, y para quienes las consecuencias de tal evasión se magnifican. Y agradezcamos a Dios por no tener que confiar únicamente en los líderes humanos (Salmo 146:3). Tenemos un Rey que nunca falla, y un Padre que siempre disciplina a cada hijo que ama (Hebreos 12:6). Él nunca nos decepcionará.

Fuente


Reagan Rose desempeña como Director de Operaciones en The Master’s Seminary. También es el autor de Redeeming Productivity, un blog sobre cómo los cristianos deben enfocarse en hacer las cosas. Reagan obtuvo su Maestría en Divinidad de TMS en 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s