¿Qué Diferencia Hace Para Tu Enojo Que Jesús Murió En La Cruz?

Posted on

ESJ-2018 1116-003

¿Qué Diferencia Hace Para Tu Enojo Que Jesús Murió En La Cruz?

Por Nathan Millican

Personalmente, creo que esa es una pregunta que un creyente debe hacer regularmente con respecto a algún pecado en su vida. ¿Qué diferencias hace la muerte de Jesús con respecto a mi lujuria, amargura, mentira, orgullo y otros pecados? La respuesta a esa pregunta es crucial para no hacer provisiones para la carne (Romanos 13:14) y caminar en santidad (1 Pedro 1:16).

Una parte regular de mi tiempo devocional con el Señor es el libro de Edward Welch, Un Pequeño Libro Sobre Un Gran Problema: Meditaciones Sobre La Ira, La Paciencia Y La Paz . Su visión es profundamente alentadora, además de convincente, mientras busco llegar a la “raíz” de mi ira.

Un creyente que ha estado inmerso en las Escrituras está familiarizado con las palabras de Pablo: “Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”(Gálatas 2:20). Pero, ¿cómo me informa esto y me da poder para vivir una vida de paz y no de ira? Aquí hay algunas respuestas a esa pregunta:

  • Jesús murió para absorber la ira de Dios que yo merecía (Gálatas 3:13). Estar protegido de la ira de Dios es la razón de mi paz, y me obliga a proteger a otros de la mía.
  • Jesús murió para que pudiera jactarme de debilidad (2 Corintios 13: 3-4). La fuerza real no parece abrumadora, pero es suave y suena atractiva.
  • Jesús murió de modo que ya no soy esclavo de la ira, sino que puedo enfrentarla (Apocalipsis 1:5). La ira nos controla y nos domina. Promete poder y control pero entrega esclavitud. En la muerte de Jesús, yo también morí al amo de la ira. He pasado de ser esclavo a ser un hijo liberado para vivir para el Padre. En esta libertad, puedo decir “no” a la ira.

Welch escribe más,

Aparte de la muerte y resurrección de Jesús, la ira tiene sentido. Sin él, estaríamos todos condenados. La vida sería una lucha por la supervivencia de los más aptos, y luego nos hundiríamos en la oscuridad de la muerte. Sólo la ira, el miedo y la depresión tendrían sentido. Pero la verdad es que fuimos creados por Dios, somos su descendencia, le pertenecemos y, aunque le hemos dado la espalda, Él, en amor, nos ha devuelto a Sí mismo tanto para que amemos como para que vivamos con Él. La ira es parte de la antigua vida que se está desvaneciendo a medida que abrazamos la nueva … A la luz de la historia real, decimos: “Jesús, te necesito y “gracias.” Estos son los opuestos de la ira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s