Te Conviertes En Lo Que Confías

Posted on

ESJ-2018 1205-003

Te Conviertes En Lo Que Confías

Por Brianna Lambert

Los humanos siempre han amado a los ídolos.

La historia de Israel nos muestra que no importa cuántas maravillas milagrosas atestigüemos, nuestros corazones siempre elevarán lo creado ante el Creador (Rom.1:25). Lo que comenzó como estatuas de Baal, los polos de Asera y los templos griegos, continúa impregnando nuestra cultura. En estos días, nuestros ídolos parecen un poco más nobles, como cónyuges, hijos, felicidad, comodidad, salud, pero nos esclavizan como los ídolos de la antigüedad.

Nuestros ídolos no solo se conforman con ayudarnos a romper el segundo mandamiento, sino que se impregnan mucho más en nuestras vidas. Los Salmos nos dicen que aquellos que confían en los ídolos serán como ellos (Sal. 135:18). Puede que no nos convirtamos en piedra y madera, pero con el tiempo, los ídolos de nuestro corazón pueden desgarrar áreas significativas de nuestra vida espiritual.

Los ídolos que creamos son ciegos, sordos y mudos, y si continuamos sirviéndolos, eventualmente nos convertiremos en los mismos. Si no se nos molesta ni se nos ignora, podemos comenzar a perder la vista, a ser sordos a los demás y hacer que nuestro discurso sea inútil para el mundo circundante.

CIEGOS A NUESTRO PECADO

Una de las primeras formas en que nos hacemos como nuestros ídolos es hacernos ciegos a nuestro propio pecado. Si estamos en Cristo, se nos ha dado un nuevo corazón (Ezequiel 36:26) y nuestros ojos están abiertos al evangelio, pero la tentación de regresar a la oscuridad perdura. Es por eso que el autor de Hebreos exhortó a la iglesia a cuidarse de que nadie tenga un corazón incrédulo, “para apartarse del Dios vivo” (Hebreos 3:12-13).

Cada persona, sentimiento, circunstancia o sueño que sostenemos como más importante que Dios es en última instancia una declaración de incredulidad. Nuestros ídolos nos hacen creer que Dios no satisfará más de lo que ellos pueden satisfacer. Nuestros ídolos nos hacen pensar que la gracia de Dios no es suficiente, así que debemos hacer nuestras propias reglas. Nos hacen pensar que buscar nuestro propio consuelo vale más que buscar la gloria del Señor.

Es posible que no digamos estas verdades en voz alta, pero el engaño sutil del pecado (Hebreos 3:13) continuará alimentando a nuestros ídolos de incredulidad, nos dará excusas y nos endurecerá al pecado que abrigamos. Algunos de nosotros podemos seguir idolatrando la salud, cegados a las formas en que confiamos en nuestros entrenamientos para darnos la paz que solo Dios puede dar. Otros pueden encubrir nuestra búsqueda de aprobación con palabras justas como servicio o aliento, pero en realidad, nuestros ídolos permanecen ocultos detrás del pecado que no podemos ver.

El problema es que no podemos aplastar lo que no podemos ver. Aquí es donde el pasaje en Hebreos nos da una gran esperanza. Debemos “exhortaos los unos a los otros cada día” (Hebreos 3:13). Así como no podríamos abrir nuestros ojos a Cristo sin su obra, necesitamos que el Espíritu Santo y la iglesia de Cristo abran nuestros ojos a nuestra ceguera, incluso después de la salvación. Son nuestros hermanos y hermanas quienes pueden iluminar la oscuridad, y solo el Espíritu Santo quien puede devolvernos la vista y matar a los ídolos de la incredulidad en nuestros corazones.

SORDOS A NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS

Nuestros ídolos pueden volvernos ciegos a nuestro propio pecado, pero también pueden hacer que nos volvamos sordos a nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Vemos que esto se manifiesta en formas grandes y pequeñas en la iglesia, ya sea el orgulloso padre que se niega a buscar ayuda externa, o el miembro de la iglesia que sostiene su política con tanta fuerza que no puede escuchar las preocupaciones de un hermano en Cristo. Nuestras opiniones fuertes, impregnadas de la idolatría del yo, pueden mantenernos tan en sintonía con nuestros propios puntos de vista que no podemos dejar de dar gracia o amor a nuestros disidentes.

Pero Cristo nos llama a algo radical. Él no solo nos dice que abramos nuestros oídos, sino que vayamos incluso más lejos superándonos con honor (Rom. 12:10). Se nos dice que bendigamos a quienes nos lastiman, que seamos humildes ante nuestros propios ojos y que hagamos lo que es honorable a la vista de todos (Rom.12:14-17).

Comenzar a derribar estos ídolos comienza por encontrar primero la raíz. ¿Dónde estamos sordos a las preocupaciones y sabiduría de nuestros hermanos y hermanas en Cristo? ¿Qué temas nos molestan cuando escuchamos una palabra de corrección? ¿O en qué temas nos negamos a buscar la sabiduría?

Es probable que tengas que pedirle a un hermano o hermana de confianza que te ayude a ver lo que no puedes. Por supuesto, nuestros hermanos y hermanas en estos desacuerdos también son pecadores, pero Jesús nos dice que nuestro primer paso siempre es mirar nuestro propio pecado (Mateo 7: 3).

MUDOS ANTE EL MUNDO

Finalmente, nuestros ídolos pueden silenciar nuestra voz ante el mundo que nos rodea, que se manifiesta de dos maneras. Lo primero se ve cuando nuestros ídolos nos hacen ver exactamente como el mundo que nos rodea. Cuando idolatramos la comodidad, el trabajo o la felicidad, inevitablemente nos veremos agobiados por la ansiedad cuando no se cumplen estos ídolos. Cuando el trabajo se pierda o la vida se complique, no nos veremos diferentes al incrédulo en el cubículo que está sentado frente a nosotros.

Sin embargo, como cristianos, nuestras vidas deben verse diferentes porque nuestra esperanza es completamente diferente. Eso no significa que no podamos sentirnos estresados ​​o que experimentemos dificultades, pero sí significa que nuestras prioridades deben ser diferentes a las de los incrédulos que nos rodean. Cuando continuamos dejando que los ídolos de nuestros corazones tomen el control, nos roban la oportunidad de predicar una historia diferente y hermosa al mundo que nos rodea.

En segundo lugar, nuestros ídolos nos impiden entrar a propósito en las vidas de quienes nos rodean. ¿Quién tiene tiempo para desarrollar una relación con un vecino cuando estamos demasiado ocupados con nuestros propios proyectos? ¿Cómo animamos a la mujer que está detrás de nosotros en la caja cuando estamos demasiado preocupados por nuestro teléfono? La naturaleza de los ídolos artificiales es que deben ser mantenidos. Debemos seguir alimentando nuestra necesidad de aprobación, tonificar nuestro cuerpo, multiplicar nuestro entretenimiento, y cuando lo hacemos, nos queda poco tiempo para otra cosa.

Pero una vez más, Jesús nos llama a algo radical. Tenemos una misión diferente a la de mantener nuestros ídolos. En cambio, debemos renunciar a todo lo que existe en este mundo para obtener todo en la belleza de Cristo. Debemos hacer discípulos (Mateo 28:19-20) y proclamar su nombre entre las personas que Dios ha puesto a nuestro alrededor. Y si queremos estar listos para dar una respuesta a la esperanza que tenemos en Cristo (1 Ped. 3:15), primero debemos eliminar los ídolos que nos roban esa voz.

BUENAS NOTICIAS PARA IDOLATRAS

Si bien es doloroso ver las garras de la idolatría, la buena noticia es que adoramos al Dios que está por encima de cada ídolo. Al igual que la antigua estatua de Dagón cayó al suelo ante el Arca de la Alianza, nuestros propios ídolos se postrarán ante el verdadero Dios del cielo (1 Samuel 5:2).

No tenemos que sentirnos derrotados, sino que podemos buscar a nuestros ídolos para poder destruirlos. Podemos detenernos para ver qué nos ha impedido hablar el evangelio a quienes nos rodean. Podemos pedirle a Dios que nos muestre dónde nuestros oídos han estado cerrados a nuestra familia en Cristo. Y podemos pedirle al Espíritu Santo y a nuestros hermanos y hermanas que nos ayuden a mostrarnos el pecado que no podemos ver.

Podemos comenzar a ser como nuestros ídolos, pero es el poder de la cruz, el mismo poder que resucitó a Jesús de entre los muertos, lo que nos da el poder de aplastarlos. Cada día podemos apoyarnos en el Dios que continúa alentando vida y esperanza en nuestros corazones ciegos, sordos y mudos.

Fuente


Brianna Lambert es esposa y madre de tres hijos, que viven en los campos de maíz de Indiana. A ella le encanta usar la escritura para descubrir las verdades que Dios le está enseñando cada día. Ha contribuido a varias publicaciones en línea, como Morning by Morning y Fathom magazine. Puede encontrar más de sus escritos combinados con la fotografía de su esposo en WWW.lookingtotheharvest.com .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s