Cómo El Sufrimiento Revela Su Verdadero Yo

Posted on Actualizado enn

ESJ-2019 0104-003

Cómo El Sufrimiento Revela Su Verdadero Yo

Por Paul David Tripp

Problemas de Confianza

Esto es lo que sucede en tiempos de sufrimiento. Cuando aquello en lo que ha estado confiando (lo sepa o no) es destruido, no sólo sufre la pérdida de esa cosa; también sufre la pérdida de la identidad y la seguridad que esta le proporcionaba. Esto puede no tener sentido para usted si ahora mismo está pasando por algo que no habría planeado para usted mismo, pero la debilidad que ahora es parte de mi vida regular ha sido un gran instrumento de la gracia de Dios (ver 2 Corintios 12:9.) Ha hecho dos cosas por mí. Primero, ha expuesto un ídolo del yo que no sabía que estaba allí. El orgullo por mi salud física y mi capacidad de producir me hizo atribuirme el mérito de lo que no podría haber producido por mi cuenta. Dios creó y controla mi cuerpo físico, y Dios me ha dado los dones que empleo todos los días. La salud física y la productividad deben producir una gratitud y adoración más profunda, no autosuficiencia y orgullo de la productividad. Estoy agradecido por lo que mi debilidad ha expuesto y por haber sido liberado por gracia de tener que probar por más tiempo que soy lo que creo que soy.

Pero hay una segunda cosa que ha sido maravillosa de entender. Tal vez maldecimos la debilidad física porque nos sentimos incómodos al poner nuestra confianza en Dios. Permítame explicarle. La debilidad simplemente demuestra lo que ha sido verdad todo el tiempo: somos completamente dependientes de Dios para la vida y el aliento y todo lo demás. La debilidad no fue el final para mí, sino un nuevo comienzo, porque la debilidad proporciona el contexto en el que se encuentra la verdadera fuerza. Pablo dice en 2 Corintios 12:9 que se jactará de su debilidad. Suena raro y loco cuando lo lees por primera vez, pero no lo es. Ha llegado a saber que el “poder de Dios se perfecciona” en su debilidad. Verás, la debilidad no es lo que tú y yo deberíamos temer. Debemos temer nuestra ilusión de fortaleza. Las personas fuertes tienden a no pedir ayuda, porque piensan que no la necesitan. Cuando se ha demostrado que eres débil, te conectas con los interminables recursos del poder divino que son tuyos en Cristo. En mi debilidad, he conocido una fuerza que nunca antes había conocido.

Cuando Nos Sentimos Con Derecho

Una cosa que moldeó la forma en que sufrí físicamente fueron las expectativas poco realistas. El sufrimiento no debería sorprendernos, pero casi siempre lo hace, y seguramente me sorprendió a mí. Entré en mi enfermedad con mi teología en el lugar correcto. Yo creía que vivía en un mundo que gemía clamando por la redención, pero que estaba luchando con algo más dentro de mí. Había esta expectativa de que siempre sería como había sido, es decir, que siempre sería fuerte y saludable. Había poco espacio en mi vida, en mi familia y en mis planes de ministerio para la debilidad interior o los problemas sin ella. De hecho, no había lugar para ninguna interrupción. Gran parte de la forma en que pensaba y planificaba sobre mí mismo se basaba en la expectativa poco realista de que continuaría escapando de la interrupción regular de la vida y de los planes de uno que ocurre en un mundo que no opera como Dios lo diseñó para operar.

No fui seleccionado; Dios no se había olvidado de mí ni me había dado la espalda. No estaba siendo castigado por mis decisiones, y no estaba recibiendo las consecuencias esperadas por malas decisiones. Mi historia es acerca de las cosas regulares que nos suceden a todos porque vivimos en un mundo que ha sido dramáticamente dañado por el pecado. En este mundo la debilidad y la enfermedad viven, y nuestros cuerpos se descomponen o no funcionan adecuadamente. En este mundo el dolor, a veces crónico y a veces agudo, nos asalta y hace la vida casi inhabitable. Vivimos en un mundo roto donde la gente muere, los alimentos se pudren, las guerras se enfurecen, los gobiernos se corrompen, la gente toma lo que no es suyo e infligen violencia unos a otros, los cónyuges actúan con odio hacia los demás, los niños son abusados en lugar de protegidos, la gente muere lentamente de hambre o de repente de enfermedades, la confusión sexual y de género vive, las drogas son adictas y destruyen, los chismes destruyen reputaciones, la lujuria y la avaricia controlan los corazones, la amargura crece como el cáncer, y la lista podría seguir y seguir y seguir.

Tendrás Problemas

La Biblia no se anda con rodeos. A cada paso, nos informa y nos advierte sobre la naturaleza del mundo, que es la dirección donde todos vivimos. Ya sea una narrativa dramática de la vida, o una doctrina que informa, o un principio de sabiduría sobre cómo vivir bien, la Escritura trabaja para prepararnos, no para que vivamos con miedo, sino para que estemos listos para las cosas que todos enfrentaremos. Dios nos da todo lo que necesitamos para que vivamos con expectativas realistas y para que los momentos de dificultad no estén llenos de conmoción, miedo y pánico, sino que se experimenten con fe, calma y opciones seguras.

Aunque tenía la teología correcta, de alguna manera, a nivel de la calle, mis expectativas eran poco realistas, y las expectativas poco realistas siempre hacen que el sufrimiento sea más difícil. Lo que quiero decir es que soy un ejemplo vivo de la verdad de que usted y yo nunca sufrimos sólo lo que estamos sufriendo, sino que también sufrimos de la misma manera que lo estamos sufriendo. Cada uno de nosotros trae a nuestro sufrimiento cosas que dan forma a la forma en que sufrimos. Todos sufrimos, pero no de la misma manera, porque nuestro sufrimiento está determinado por lo que llevamos en las dificultades que se nos presentan.

¿Qué Moldeará Su Sufrimiento?

Esto es lo que es tan importante de entender: su sufrimiento está más poderosamente moldeado por lo que hay en su corazón que por lo que hay en su cuerpo o en el mundo que le rodea. No malinterpreten lo que estoy diciendo. Mi sufrimiento fue real, la disfunción en mi cuerpo fue real, el daño a mis riñones es real, el dolor que sufrí fue horriblemente real, y la debilidad que es ahora mi vida normal es real. Pero la manera en que experimenté todas esas duras realidades fue moldeada por los pensamientos, deseos, sueños, expectativas, antojos, miedos y suposiciones de mi corazón. Lo mismo es cierto para usted. Sus respuestas a las situaciones de su vida, ya sean físicas, relacionales o circunstanciales, siempre están más determinadas por lo que hay dentro de usted (su corazón) que por las cosas a las que te enfrentas. Esta es la razón por la que la gente tiene respuestas dramáticamente diferentes a las mismas situaciones de dificultad. Por eso el escritor de Proverbios dice:

Con toda diligencia guarda tu corazón,
porque de él brotan los manantiales de la vida (Prov 4:23)

Como una corriente, tus actitudes, elecciones, reacciones, decisiones y respuestas a lo que sea que estés enfrentando fluyen de tu corazón. El corazón es el centro de tu personalidad. El corazón es su núcleo causal, así como la tierra seca se absorbe en el líquido de un arroyo. El sufrimiento atrae los verdaderos pensamientos, actitudes, suposiciones y deseos de tu corazón.

Es verdad que nunca venimos con las manos vacías a ninguna experiencia. Y seguramente siempre arrastramos algo al sufrimiento que entra por nuestra puerta. ¿Qué hay de usted? ¿Qué es lo que lleva consigo que tiene el poder de causarle problemas a usted mismo? ¿Qué tiene el poder de permitirle olvidar que no importa lo doloroso que sea lo que esté soportando, como hijo de Dios es imposible para usted soportarlo todo por usted mismo? Aquel que creó este mundo y lo gobierna con sabiduría, justicia y amor está en usted, con usted y para usted, y nada tiene el poder de separarle de su amor.


Adaptado de Suffering: Gospel Hope When Life Doesn’t Make Sense por Paul David Tripp.

Un comentario sobre “Cómo El Sufrimiento Revela Su Verdadero Yo

    Luis Canelo escribió:
    11 febrero 2019 en 9:18 am

    Gracias mis hermanos por compartir esta verdad sobre la realidad y el modo en que vemos y medimos las diferentes situaciones de nuestra vida. que bueno hubiera sido que el texto tenga mas versículos mas verdades eternas y poderosas como lo es la palabra de nuestro gran Dios. el texto termina siendo la experiencia de un hombre con poco de Dios, transformando la vida de ese hombre. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s