La Fe Que No Puede Salvar

Posted on

ESJ-2019 0107-001

La Fe Que No Puede Salvar

Por John F. Macarthur

Tal como soy, sin más decir,
que a otro yo no puedo ir,
y Tú me invitas a venir;
bendito Cristo, héme aqui.

Esa estrofa, escrita por Charlotte Elliot en el siglo XIX, probablemente se ha usado como fondo para la invitación evangelística más que cualquier otro himno en la historia. El pensamiento que transmiten esas palabras es una gloriosa realidad bíblica: los pecadores pueden venir a Cristo tal como son, únicamente sobre la base de la fe arrepentida, y Él los salvará. La maravillosa promesa del Señor está en Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (énfasis agregado). Más tarde, Él agregó: “y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera.” (Juan 6:37).

La erosión del evangelio en nuestros días ha dado a esta verdad un giro insidioso. El lenguaje del mensaje moderno suena vagamente similar a “Tal como soy”, pero la diferencia de significado es profunda. ¡Los pecadores de hoy no solo escuchan que Cristo los recibirá como son, sino que también les permitirá que permanezcan así ! Muchos creen erróneamente que pueden venir a Cristo, recibir absolución e inmortalidad, y luego alejarse para continuar viviendo la vida que les plazca, incluso eligiendo “dejar a Dios y vivir de acuerdo con la vieja naturaleza.” [Charles C. Ryrie, Balancing the Christian Life (Chicago, IL: Moody, 1969), 35.]

Hace algunos años, los líderes de una organización internacional de jóvenes cristianos me pidieron que viera una vista previa de una película de capacitación que produjeron. El tema era el evangelismo, y la película instruyó a los jóvenes trabajadores a no decirles a los jóvenes no salvos que deben obedecer a Cristo, entregarle sus corazones, entregar sus vidas, arrepentirse de sus pecados, someterse a Su señorío o seguirlo. Decir a los no salvos que deben hacer esas cosas confunde el mensaje del evangelio, dijo la película. Abogaba por dar solo los hechos objetivos sobre la muerte de Jesús (sin mencionar la resurrección), y presionarlos sobre la necesidad de creer. La película concluyó que la suma total de la fe salvadora es comprender y aceptar los hechos del evangelio.

Una vez hablé en una conferencia en la que un conocido maestro de Biblia trajo un mensaje sobre la salvación. Sugirió que decir a las personas no salvas que deben rendirse a Cristo es lo mismo que predicar obras. Él definió la salvación como el regalo incondicional de la vida eterna que se da a las personas que creen los hechos acerca de Cristo, ya sea que elijan obedecerlo o no. Uno de sus puntos principales fue que la salvación puede o no alterar el comportamiento de una persona. La conducta transformada es ciertamente deseable, dijo, pero incluso si no ocurre ningún cambio en el estilo de vida, el que ha creído los hechos del evangelio puede descansar en la certeza del cielo.

Multitudes se acercan a Cristo en esos términos. Al pensar que Él no confrontará su pecado, responden con entusiasmo, pero sin sentir la severidad de su culpa ante Dios, y sin el deseo de ser liberados de la esclavitud del pecado. Han sido engañados por un evangelio corrompido. Se les ha dicho que solo la fe los salvará, pero no entienden ni poseen una fe real. La “fe” en la que se basan es solo la aceptación intelectual de un conjunto de hechos. No salvará.

¿Vida Eterna De La Fe Muerta?

No toda la fe es redentora. Santiago 2:14–17 dice que la fe sin obras está muerta y no puede salvar. Santiago describe la fe espuria como pura hipocresía (Santiago 2:16), simple asentimiento cognitivo (Santiago 2:19), sin ninguna obra verificadora (Santiago 2: 17–18), no es diferente de la fe de los demonios (Santiago 2:19 ). Obviamente, hay más en la fe salvadora que simplemente ceder a un conjunto de hechos. La fe sin obras es inútil (Santiago 2:20).

Sin embargo, algunos en el evangelismo contemporáneo se niegan a permitir cualquier tipo de relación entre la fe y las obras. Con esta limitación, se ven obligados a recibir virtualmente cualquier profesión de fe como algo real. Al menos un escritor declaró explícitamente que la fe muerta puede salvar. [A. Ray Stanford, Handbook of Personal Evangelism (Hollywood, FL: Florida Bible College, n. d.), 102–3.] Sorprendentemente, una interpretación popular de Santiago 2 enseña que la fe muerta es en realidad una prueba de salvación. Zane Hodges sostiene que “la presencia de una fe muerta muestra que esta fe estuvo viva”, y por lo tanto la fe muerta es salvífica. [Zane C. Hodges, The Gospel Under Siege (Dallas, TX: Redencion Viva, 1981), 20.] Pero eso es una lógica sesgada. La “fe muerta” no requiere una fe que una vez estuvo viva más que Efesios 2:1 (“muerto en delitos y pecados”) implica que los pecadores individuales alguna vez estuvieron espiritualmente vivos.

Otros admiten la ineficacia de la “fe” que no es más que un estéril, reconocimiento académico de la verdad, pero se resisten a definir la fe en términos que implican la sumisión o el compromiso de la vida. De hecho, comúnmente se cree que “el mensaje de fe más el compromiso de vida. . . no puede ser el evangelio ”. [Ryrie, Balancing the Christian Life, 170.] La idea típica de la fe lo relega a un acto momentáneo que tiene lugar en la mente, una decisión de creer los hechos del evangelio: “nada más que una respuesta a una iniciativa divina.” [Hodges, The Gospel Under Siege, 21]

Aquí radica la falacia del enfoque popular de hoy para el evangelismo. El atractivo del evangelio se añade a una explicación totalmente inadecuada de lo que significa creer. La definición moderna de fe elimina el arrepentimiento, borra el significado moral de creer; hace obvia la obra de Dios en el corazón del pecador; crea una confianza opcional continua en el Señor. Lejos de defender la verdad de que las obras humanas no tienen cabida en la salvación, la credulidad moderna y fácil ha hecho de la fe una obra completamente humana, un atributo frágil y temporal que puede o no soportar.

Pero no es una visión bíblica de la fe decir que uno puede tenerla en el momento de la salvación y nunca volver a necesitarla. Las palabras de Pablo en 2 Timoteo 2:12 hablan poderosamente sobre este tema: “si perseveramos, también reinaremos con El; si le negamos, El también nos negará.” La perseverancia es la marca de quienes reinarán con Cristo en su reino. Claramente, permanecer es una característica de los verdaderos creyentes, mientras que la deslealtad y la deserción revelan un corazón de incredulidad. Los que niegan a Cristo, Él lo negará. Pablo continúa diciendo: “si somos infieles, El permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo” (2 Timoteo 2:13). Por lo tanto, la fidelidad de Dios es un bendito consuelo para los creyentes leales y fieles, pero una advertencia aterradora para los falsos profesantes.

La fe salvadora nunca es momentánea. Se demuestra continuamente en las vidas de aquellos que depositan su confianza en Cristo. Podemos acercarnos a Él tal como somos, pero aquellos que creen verdaderamente no pueden permanecer sin cambios.

(Adaptado del Evangelio Según Jesucristo )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B190107
COPYRIGHT © 2019 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s