Listo Para Vestir: Humildad

Posted on

ESJ-2019 0715-001

Listo Para Vestir: Humildad

Por Clint Archer

PRÊT-À-PORTER:

Estoy seguro de que estarás de acuerdo en que los tipos de ropa que a veces ves en las pasarelas de los desfiles de alta moda son… afrontémoslo… un poco raros. Terminas dudando si alguien se pondría algo así. Y tendrías razón. No es ropa que se exhibe para que la compre, no la encontrará en su tienda local. No, estos trajes representan una forma de arte.

Por el contrario, prêt-à-porter, o ropa “lista para llevar”, se refiere a la rama de la industria de la moda que exhibe la ropa que se puede comprar en la estantería para llevar puesta.

Del mismo modo, los cristianos hablan a menudo de la virtud de la humildad como si fuera algo inalcanzable. Como si fuera una vestimenta artística, Cristo nos modeló para que pudiéramos maravillarnos de su belleza, pero luego pasar a la vestimenta práctica de virtudes que uno puede alcanzar. Pero Cristo no modeló la humildad por el bien del arte. Su intención era que la vestimenta de la humildad estuviera lista para ser usada por todos los cristianos. Y Pedro nos dice lo mismo en 1 Pedro 5.

3 ASPECTOS DE HIMILDAD

1.  PETICIÓN DE HUMILDAD

1 Pedro 5:5 Asimismo, vosotros los más jóvenes, estad sujetos a los mayores; y todos, revestíos de humildad en vuestro trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes.

¿Qué es la humildad? Jesús dijo que Juan el Bautista era el hombre más grande que había vivido (Mateo 11:11), pero Juan dijo que no era digno de desatar la correa de la sandalia de su primo (Juan 1:27). Eso es humildad.

Aquí el uso de Pedro de la palabra los más jóvenes (o nuevos) puede referirse a más jóvenes en edad, pero más probablemente se refiere a la madurez espiritual, los novatos a la fe – cualquiera que todavía tiene mucho que aprender de aquellos que han estado en la fe por más tiempo.

Pedro dice que el punto de partida para la madurez es reconocer que estamos “mal vestidos” en el departamento de experiencia, lo que por supuesto requiere un traje apropiado, a saber, el traje de la humildad. Nadie jamás supera esta vestimenta, pero es especialmente necesaria en aquellos más jóvenes en la fe, de otra manera nunca aprenderán.

Con la frase “revestíos”, Pedro alude a una imagen que estoy seguro permanecerá marcada en su memoria para siempre – la noche en que Jesús le lavó los pies (Juan 13:4-16).

Jesús le dijo a Pedro: “Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, pero después lo entenderás”. (versículo 7). Creo que entendió en el momento en que escribía esta epístola. Jesús estaba modelando el estilo que nunca pasaría de moda en la iglesia: la humildad.

Jesús concluyó en el versículo 16: De cierto, de cierto os digo, que el siervo no es mayor que su señor, ni el mensajero mayor que el que lo envió.

Siempre que piensas que un trabajo en la iglesia está por debajo de ti, estás diciendo que Jesús está por debajo de ti. Estás diciendo que eres más grande que tu Señor, que tomó la forma y el trabajo de un siervo.

Venimos a la iglesia semana tras semana queriendo saber cómo ser más como nuestro Salvador: Nunca somos más parecidos a Jesús que cuando somos humildes.

La humildad no es la olvidarse asi mismo. Jesús no dejó el Cielo y vino a la tierra porque pensó que no valía nada. No vino y murió porque pensó que sólo era un humilde sirviente, y la muerte es lo que merecía. Hizo lo que hizo porque estaba pensando en nosotros. No se consideraba a sí mismo en absoluto. ¡Te estaba considerando a tí!

¿Te consideras a ti mismo o a los demás?

Aquí hay algunas preguntas para determinar si usted cumple con el código de vestimenta cristiano:

Cuando hablas de alguien, ¿consideras cómo se siente cuando hablas de él?

Vestirse con humildad significa considerar a los demás en su platica hacia ellos y acerca de ellos.

Cuando oyes hablar del ascenso de un colega, o del éxito de un suegro, o de la ganancia inesperada de un amigo, ¿crees que la bendición fue más merecida por ti?

Vestir la humildad significa ser genuinamente feliz por los demás, no pensar en ti mismo.

¿Te pones de mal humor e irritable cuando otros no se dan cuenta de las circunstancias de tu día? cuando estás hambriento, cansado, o tienes una “excusa” para pecar.

Llevar la humildad significa considerar cómo tu comportamiento afecta a los demás, independientemente de tu estado de ánimo.

¿Hablas demasiado? Cuando estás con la gente, ¿pasas la mayor parte del tiempo escuchando los puntos de vista de los demás, o siempre estás imponiendo tu opinión?

Vestirse con humildad significa que uno se interesa genuinamente por lo que dicen los demás.

¿Admites que estás equivocado sin poner excusas? “Lo siento, pero estaba teniendo un mal día. No soy un imbécil, sólo me veía como uno, fue culpa mía, no mía”.

Vestirse con humildad significa estar de acuerdo con decir que estás equivocado. Punto.

¿Te ofendes fácilmente?

Está bien encontrar ofensivo el pecado contra Dios, pero una persona vestida con el delantal de humildad del esclavo no se ofende cuando alguien le insulta porque una persona humilde no se preocupa en absoluto por sí misma. Lo que la gente piensa, lo que la gente dice, cómo la gente olvida mostrarte cortesía y honor, es sólo importante para la gente orgullosa.

La próxima semana examinaremos los otros aspectos de la humildad que Pedro menciona aquí, la RAZÓN DE LA HUMILDAD y el RECONOCIMIENTO DE LA HUMILDAD.

Un comentario sobre “Listo Para Vestir: Humildad

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    17 julio 2019 en 2:19 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s