¿Por Qué Un Madero Y No Una Cruz?

Posted on

ESJ-2019 0716-001

¿Por Qué Un Madero Y No Una Cruz?

Por David Huffstutler

Hechos registra tres veces en las explicaciones del evangelio que Jesús colgó de un madero (Hechos 5:30; 10:39; 13:29). ¿Por qué hablar de un madero? ¿Por qué referirse al material de la cruz en vez de a la cruz misma?

Lucas probablemente quería que sus lectores asumieran que Pedro y Pablo explicaban en su totalidad lo que Lucas había registrado en resumen. La mención de un madero recordaría a Deuteronomio 21:22-23 , y, asumiendo que el madero fuera explicado como estaba en Gálatas 3:10-14 y 1 Pedro 2:24, tal vez también se recordara a Deuteronomio 27:26 y Levítico 18:5.

Considere Deut 21:22–23 : “Y si un hombre ha cometido pecado digno de muerte, y se le ha dado muerte, y lo has colgado de un árbol, su cuerpo no colgará del árbol toda la noche, sino que ciertamente lo enterrarás el mismo día (pues el colgado es maldito de Dios), para que no contamines la tierra que el Señor tu Dios te da en heredad.”

Deuteronomio 21:22-23 enseñó que, para los criminales que murieron en un árbol como medio de castigo capital (tal vez por la soga, o, en el caso de Cristo, por la crucifixión), el criminal fue maldecido por Dios. Pero, ¿qué es esta maldición?

Gálatas 3:10-14 responde a esta pregunta: “10 Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo el que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. 11 Y que nadie es justificado ante Dios por la ley es evidente, porque El justo vivira por la fe. 12 Sin embargo, la ley no es de fe; al contrario, El que las hace, vivira por ellas. 13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero), 14 a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.”

Gálatas 3:10 cita Deut. 27:26 para prometer una maldición a aquellos que no obedecen perfectamente la Ley. Por otro lado, Gálatas 3:12 cita Levítico 18:5 para prometer vida a aquellos que obedecen los mandamientos de la Ley. Al ser contrastada con la vida que viene al obediente, la maldición es así muerte para el desobediente, una muerte que es física, espiritual y eterna. La maldición implica la ausencia de fe y por lo tanto la justicia de Dios (Gálatas 3:11). La maldición también implica la ausencia del Espíritu (Gálatas 3:14). La maldición, entonces, es la muerte para el que no cree y desobedece a Dios.

En Gál 3 se supone que nadie obedece perfectamente a la Ley y que, por lo tanto, todos están bajo esta maldición (cf. Gál 3:10). Afortunadamente, encontramos en Gálatas 3:13 que nuestro Cristo sin pecado fue maldecido por nosotros al morir en el madero para redimirnos de esta maldición. Vivió una vida de perfecta obediencia a la Ley y luego murió una muerte que no merecía para aquellos que sí lo merecían. Por la fe en Él, encontramos nuestra maldición quitada y recibimos el Espíritu, la justicia y la vida (Gálatas 3:14).

Pedro enseña las mismas verdades al mencionar el madero también. “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.” (1 Pedro 2:24). 1 Pedro 2:24 enseña que el propósito de que Cristo muriera en el madero era llevar nuestros pecados, y que, creyendo en Él, moriríamos al pecado y viviríamos a la justicia.

Entonces, ¿por qué mencionar el madero y no la cruz? Hablar del madero nos recuerda la maldición de la muerte por quebrantar la Ley de Dios, y todos merecen esta maldición porque todos han quebrantado la Ley de Dios (cf. Dt 21:22-23 ; 27:26). Pero Cristo no pecó y no merecía el madero. Merecía la vida por obedecer perfectamente la Ley (cf. Gal 3,12). Al morir tal muerte, entonces, Él fue capaz de tomar la maldición de la Ley sobre Sí mismo por otros que habían pecado (cf. Gálatas 3:13; 1 Pedro 2:24a). Cuando estos pecadores ponen su fe en Él, encuentran que la maldición ha sido quitada y reciben vida y justicia (cf. Gál 3:11, 14 1 Pedro 2:24b).

Al recordar el madero, también se recordaría un rastro de verdades evangélicas. Alabado sea Dios por enviar a Cristo a morir en el madero!

Un comentario sobre “¿Por Qué Un Madero Y No Una Cruz?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    17 julio 2019 en 2:20 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s