Discerniendo El Arrepentimiento Basado En El Miedo

Posted on

ESJ-2019 0731-004

Discerniendo El Arrepentimiento Basado En El Miedo

Por Jesse Johnson

Hay dos historias de conversión en el Antiguo Testamento donde los gentiles se “convierten” por miedo. En una, los comentarios coinciden en que la conversión no es salvífica, es decir, que la gente no es “creyente” repentinamente, y en la otra, la conversión parece genuina y para salvación.

Hoy quiero mirar brevemente esas dos historias, ver sus similitudes, y luego dar seis maneras de distinguir un arrepentimiento basado en el miedo el cual no salva, del tipo de arrepentimiento basado en el miedo que conduce a la vida eterna.

En Ester 8:17 El rey Asuero revirtió la maldición de Amán y emitió un edicto que permitía a los judíos apoderarse de la tierra de sus enemigos. La Reina, junto con el jefe de personal del Rey (Mardoqueo), han sido declarados judíos. En otras palabras, el poder judío estaba ascendiendo, y las tablas antisemitas habían cambiado. Si la gente se hubiera opuesto a los judíos el 13 de marzo (Adar), habrían perdido sus tierras, probablemente sus vidas. Así, pues, estalló el avivamiento, “Y muchos de entre los pueblos de la tierra se hicieron judíos, porque había caído sobre ellos el temor de los judíos” (Ester 8:17).

Compare eso con Jonás 3. Allí la población de Nínive oyó que Yahvé iba a destruirlos en cuarenta días. No sabían que Yahvé era misericordioso y perdonador, porque Jonás no se lo había dicho. De hecho, su rey incluso les preguntó “¡Quién sabe! Quizá Dios se vuelva, se arrepienta y aparte el ardor de su ira, y no perezcamos” (Jonás 3:9). Ciertamente no lo hizo. Pero el punto es que Dios vio que su arrepentimiento era genuino, aunque estaba claramente arraigado en el temor del juicio de Yahweh (Mateo 12:41).

Este contraste lleva a esta misma pregunta pastoral: ¿cuáles son las marcas que distinguen el falso arrepentimiento del arrepentimiento salvífico? No es correcto decir que el falso arrepentimiento se basa en el miedo, mientras que el verdadero arrepentimiento se basa en la fe, porque en ambas historias el miedo es un motivador primario. En cambio, aquí hay cinco distinciones entre conversiones verdaderas y falsas basadas en el miedo:

1. El falso arrepentimiento está enraizado en las obras vs. el verdadero arrepentimiento que está enraizado en la gracia.

El Rey de Nínive no sabía lo que hizo Jonás, es decir, que Dios es misericordioso (véase Jonás 4:2). Pero aun en su ignorancia, puso su esperanza en la gracia de Dios. ¡Qué contraste con aquellos en los días de Ester, que a través de acciones externas buscaban la conformidad externa con los judíos!

Un presbiteriano podría decirlo de esta manera: el falso arrepentimiento tiene sus raíces en el pacto de obras, mientras que el verdadero arrepentimiento tiene sus raíces en el pacto de gracia. Incluso si usted no ve los beneficios de ese tipo de lenguaje como un trasfondo hermenéutico, esta es un área donde los conceptos son muy útiles.

El falso arrepentimiento tiene en su raíz una relación con Dios vista a través de las obras y el esfuerzo. Mientras tanto, el verdadero arrepentimiento fluye de una relación con Dios no basada en “lo que he hecho” sino en “cómo es Dios.”

Incluso hoy en día, hay quienes “se arrepienten,” pero su “arrepentimiento” está tan basado en obras que se puede decir que es inútil. “¡No sé qué hacer para arrepentirme!” se lamentan. Pero incluso esa declaración es una confesión de la cosmovisión basada en las obras. Qué contraste con la declaración de que Dios es un Dios de gracia

2. Miedo Al Castigo vs. Miedo Al Juicio

Debido a que el falso arrepentimiento tiene sus raíces en la relación con Dios por medio de las obras, su temor es de castigo. Los gentiles en Ester 8 no querían ser castigados por sus acciones. Este temor no tiene nada que ver con el carácter de Dios, y todo que ver con el carácter de sus adversarios, es decir, los que traían el castigo, que, según ellos, eran los judíos con el estado persa.

Debido a que el verdadero arrepentimiento tiene sus raíces en la relación con Dios por gracia, su temor es de justicia. Los ninivitas sabían que pecaban contra Dios, y sabían que merecían el juicio. No tenían miedo de los medios que Dios iba a usar para juzgarlos, sino del juicio de Dios mismo.

Si hablas con un adicto que está atrapado y quiere arrepentirse para evitar problemas, eso es falso arrepentimiento. ¡Qué diferente es eso del adicto que sabe que merece el juicio de Dios y no quiere estar delante de Dios como enemigo!

3. Temor de Ser Descubierto Por el Hombre vs. Temor De Que Dios ya Conozca la Verdad

Los persas y los agagitas que se convirtieron lo hicieron para evitar ser detectados por otras personas. No querían que sus pecados fueran conocidos por la humanidad. Esto tiene sentido cuando ves la cosmovisión de que el falso arrepentimiento opera desde: obras – castigo – ser atrapado. Ellos no quieren eso, así que se convierten.

A los Ninivitas no les importaba que los atrapara nadie. De hecho, sabían que sus obras eran malas por sus méritos (Jonás 3:8). Se arrepintieron porque se dieron cuenta de que Dios sabía la verdad sobre ellos. Esa es la conclusión: Dios ya sabía quiénes eran.

Hoy en día, si alguien se arrepiente después de haber sido capturado, generalmente es prudente ser escéptico de su supuesta conversión. El verdadero arrepentimiento no viene de ser descubierto por el hombre, sino más bien del sólido conocimiento de que Yahweh ya sabe quiénes somos.

4. Conformidad Externa vs. Retroceso Interno

El miedo es un poderoso motivador, pero su motivación es sólo superficial. Al igual que los animales, es fácil para las personas alterar su comportamiento debido al miedo. Miedo al castigo, miedo a la humillación, miedo a las represalias; todos ellos pueden ser poderosos modificadores de la conducta, como demuestra Ester 8.

Pero este tipo de miedo enfocado externamente no es capaz de cambiar el corazón. En contraste, el temor del Señor es un poderoso cambiador de corazones. Cambia las motivaciones, cambia las agendas, cambia las prioridades, e incluso puede cambiar la adoración. El temor de Yahvé puede convertir el alma (Salmo 19:7).

Si el arrepentimiento de una persona se centra principalmente en la conformidad externa con las normas sociales, es probable que sea una falsa conversión. Pero si el arrepentimiento de una persona está arraigado en su conocimiento de la santidad y carácter de Dios (sin importar cuán limitado sea su conocimiento de ese carácter), eso es una buena señal de conversión genuina.

5. Gracia Común vs. Gracia Salvadora

Por supuesto, detrás de todo esto está la verdad básica de la gracia. Dios es un Dios de gracia incluso para aquellos que se arrepienten de motivaciones superficiales. Es una gracia común en el mundo que refrena el pecado. No es malo que una persona posponga los malos caminos para conformarse a un estándar externo de justicia y evitar la cárcel. Esa clase de gracia hace que el mundo sea soportable; simplemente no es capaz de conversión.

Pero la gracia especial de Dios hace más que frenar el mal en la sociedad. Realmente regocija el corazón y abre los ojos espirituales (Salmo 19:8). El rey de Nínive tenía sus ojos espirituales abiertos de una manera que no sucede por la gracia común, sino como resultado de la implacable gracia salvadora de Dios.

Aquí es donde se completa el círculo. Una persona que tiene miedo de la ira de Dios filtrado a través de un sistema basado en obras tiene todo conectado:

Si te relacionas con Dios a través de las obras, entonces tendrás un miedo al castigo que te lleva al temor de ser atrapado; esto a su vez produce un deseo de conformarte a las normas, lo cual es una bendición como ejemplo de gracia común, aunque no salvífica.

Esa es una conversión al estilo de Ester 8. Por otro lado:

Si usted se relacionó con Dios a través de la Gracia, entonces cualquier temor es un temor justo al juicio, conectado a una confianza de que Dios ya sabe quién es usted. Esto puede producir una transformación interna que refleja la gracia salvadora.

Ambos son sistemas completos pero representan enfoques distintos de cómo alguien se relaciona con Dios. Pero sólo el segundo puede ser llamado verdaderamente una conversión espiritual.

Un comentario sobre “Discerniendo El Arrepentimiento Basado En El Miedo

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    2 agosto 2019 en 11:11 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s