“Tengo Que Resolver Los Conflictos De Mi Hijo.”

Posted on

ESJ-2019 0801-001

“Tengo Que Resolver Los Conflictos De Mi Hijo.”

(Mentiras que las Mamás Creen)

Por Gretchen Fant

¿Qué hace usted cuando su hijo discute con su hermano?

Tal vez te digan que todos son malos con ellos.

O (mi favorito) dicen que les habría ido mejor en la escuela pero que al maestro no le agrada?

¿Cuál es su reacción natural? ¿Trata de resolver todos sus conflictos y resolver sus problemas?

Aquí hay algunos principios para ayudar a su hijo a convertirse en un pacificador bíblico.

NO HAGAS LO QUE ES NATURAL. EN CAMBIO, ENSEÑA.

Vivir bíblicamente en este mundo a menudo exige que usted luche contra sus inclinaciones naturales, y la crianza de los hijos no es una excepción a esta regla. ¡Esa es una de las razones por las que hay miles de libros sobre el tema! Es natural querer darle a sus hijos lo que quieran, tratar de ser su amigo (en lugar de su padre o madre) y hacer una serie de otras cosas que parecen naturales y saludables en este momento, pero que pueden producir resultados desastrosos. Los padres cristianos están llamados a discipular a sus hijos. El papel más importante del discipulador es enseñar y entrenar, no rescatar. Si se les enseña y se les anima, los niños son muy capaces de resolver sus propios conflictos

IMITE A DIOS

Efesios 5:1 nos dice que seamos imitadores de Dios. Nuestro Padre Celestial no nos protege de todas las dificultades de la vida. Él nos permite enfrentar las consecuencias de nuestras acciones. Él no nos da todo lo que queremos y no se asegura de que todo en nuestra vida sea justo. Él espera que aprendamos a trabajar a través de nuestros conflictos personales con Su ayuda.

¿Imitas a Dios en tu crianza?

ENSEÑELES A RESPONDER BIBLICAMENTE

Mi sabia madre (que tenía seis hijos) solía decir: “Todo niño necesita un poco de sana negligencia.”

Para la madre moderna, esto puede sonar estrafalario porque la “negligencia” tiene muchas connotaciones negativas. Pero la idea detrás de esto es simple: a medida que los niños maduran, necesitan aprender a trabajar a través de sus propios conflictos. Esto no quiere decir que nunca debas intervenir. Pero su intercesión a favor de ellos debe ser rara, y cuando sea necesario debe ser con el propósito de enseñarles cómo responder bíblicamente aún cuando la vida no sea justa.

El apóstol Pedro nos da un hermoso modelo en la respuesta de Jesús al trato injusto: “el cual no cometió pecado, ni engaño alguno se halló en su boca; y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia” (1 Pedro 2:22-23).

Quizás puedas recordar a un amigo de la infancia que, cuando fue tratado injustamente (desde su perspectiva), llamó a su “Madre Rescatadora” que apareció y puso a todos en su lugar, a todos menos a su hijo, por supuesto. Ese niño sin duda perdió amigos y perdió una excelente oportunidad de crecer en sus habilidades con la gente.

LA FAMILIA: EL CAMPO DE ENTRENAMIENTO PERFECTO

La familia sirve como un campo de entrenamiento perfecto para aprender habilidades para hacer la paz. Los niños eligen a sus amigos y a menudo eligen amigos que son similares a ellos. Pero en una familia, Dios reúne a diferentes personas que podrían no haber tenido nada que ver entre sí, si no estuvieran relacionadas. Típicamente, en lugar de resolver sus propios problemas, a los niños les encanta que mamá se involucre en cada disputa. Los hermanos ofrecen infinitas oportunidades para los problemas, y encuentran gran satisfacción en ver a mamá aparecer de repente para salvar el día! Cuando la madre viene regularmente al rescate, los niños no crecen a través del conflicto. En lugar de discutir el punto, permítanme ilustrarlo.

Durante su primer semestre en la universidad, mi hija llamó para charlar y comentó que tenía una compañera de cuarto que estaba teniendo muchas dificultades para llevarse bien con sus compañeros y adaptarse a la vida en el dormitorio. Después de describir las luchas de la pobre niña, ella concluyó: “Mamá, creo que su principal problema es que cuando era niña nunca tuvo a nadie que la molestara.” Claramente, crecer como el mayor de cinco hijos fue un reto a veces, pero tener que superar dificultades personales finalmente sirvió como una ventaja y ayudó a mi hija a madurar.

Tengo tres hijos que son muy diferentes en dones y personalidad. Cuando mi hijo mayor fue a la universidad, terminó con un compañero de cuarto muy extraño un semestre. Uno de los amigos de mi hijo le preguntó cómo podía vivir con un tipo tan peculiar, a lo que mi hijo respondió: “No sabes con quién crecí.” Evidentemente, el reto de crecer con dos hermanos de edad cercana le sirvió bien a mi hijo y le ayudó a llevarse bien incluso con los individuos más molestos.

El padre de un hijo único normalmente tiene que trabajar más duro para asegurarse de que no crezcan con la actitud de “Yo soy el centro del universo, y la gente está aquí para servirme.” Todos venimos a este mundo naturalmente egocéntricos. Una gran parte de la vida familiar y del discipulado de los padres lucha contra ese egocentrismo ayudando a los niños a considerar a los demás como más importantes que ellos mismos. “Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.” (Filipenses 2:3-4).

VERDADES BÍBLICAS PARA HACER LA PAZ

¿Cuáles son algunas de las verdades bíblicas que pueden guiar a los niños en la resolución de sus conflictos interpersonales?

Tal vez estos pocos ayuden:

La vida no es justa.

Jesús nos mostró cómo actuar cuando alguien es malo con nosotros (1 Pedro 2:22-23). Aunque no tenía pecado, murió por los pecadores que lo mataron. “Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero… por sus heridas fuisteis sanados.” ¿Qué tan justo es eso?

Si alguien peca contra ti, eso no significa que estés justificado para volver a pecar.

De hecho, cuando uno no vuelve a pecar, ¡está actuando como Jesús! No importa lo que alguien le haya hecho, usted es responsable de cómo responde.

Cuando te encuentres en conflicto con alguien, pregúntate: ¿qué he hecho yo para contribuir a este conflicto?

Jesús dijo: “¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo?” (Mateo 7:3).

Cuando pecas contra alguien, debes pedirle perdón.

No digas simplemente “lo siento.”

En su lugar,

1) dí lo que hiciste mal,

2) dí cuánto lo sientes y lo que harás la próxima vez, y

3) pide perdón.

Ganar una discusión o salirse con la suya no es lo más importante.

Su meta debe ser agradar a Dios actuando como Jesús. “Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables.” (2 Corintios 5:9).

Los disciplinadores no corrigen todos los errores y arreglan todos los problemas. De hecho, intentar arreglar los conflictos personales de sus hijos puede en realidad obstaculizar, no ayudar, su crecimiento. Dios no te ha llamado a resolver todos los conflictos de tus hijos, sino a enseñarles a vivir en paz en este mundo sin paz. “Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.” (Romanos 12:18).

PRECAUCIÓN: MANTENGA LA PUERTA ABIERTA.

Como precaución, por favor, enséñele a su hijo que si alguien le dice: “No se lo digas a nadie,” eso significa que realmente necesita decírselo de inmediato. Usted necesita tener discusiones francas y apropiadas para su edad para que entiendan cuándo deben resolver las cosas por su cuenta y cuándo necesitan ayuda. Deben saber que hay una puerta abierta si alguna vez se meten en una situación que los hace sentir incómodos. Siempre queremos asegurarles a nuestros hijos que estamos ahí para protegerlos y ayudarlos en situaciones que no pueden manejar.

Para una excelente guía sobre la construcción bíblica de la paz, consulte The Peacemaker de Ken Sande y The Young Peacemaker de Corlette Sande

Un comentario sobre ““Tengo Que Resolver Los Conflictos De Mi Hijo.”

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    2 agosto 2019 en 11:13 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s