El Diablo Que Conoces

Posted on

ESJ-2019 0731-002

El Diablo Que Conoces

Por Clint Archer

EL DIABLO QUE CONOCES: PERMANECIENDO A SALVO DE SATANÁS

David Playdell-Bouverie, de 19 años de edad, procedía de una prestigiosa familia británica y llegó a África en 1999 en busca de aventuras. Viajó por Zimbabwe durante seis meses y se inscribió en un safari por el Parque Nacional de Matusadona, a orillas del lago Kariba. El grupo utilizó Land Rovers para navegar por el terreno, pero con frecuencia salían a pie, en busca de caza, y dormían en tiendas de campaña bajo el cielo africano.

David sabía que había leones salvajes merodeando el área, eso fue parte de la emoción del viaje a África. Sabía que era especialmente vulnerable por la noche y se le dijo que se asegurara de que su tienda estuviera bien cerrada, y si se sentía en peligro debía permanecer en su tienda y hacer sonar un silbato que llevara a su guía armado a investigar. Pero después de seis meses de no ver leones merodeando, David se volvió menos cauteloso de lo que había sido. Dejó de estar atento y alerta al peligro de los leones.

Una noche dejó la cremallera de su tienda abierta. Esa noche fue despertado por un león que miraba a su tienda. David entró en pánico e hizo lo que el instinto le diría a cualquiera de nosotros: salió corriendo gritando. El resto del campamento se despertó y corrió a rescatarlo. El guía tenía un rifle, pero en la oscuridad no podía disparar a la bestia por miedo a herir al joven. Usando el Land Rover y las bengalas, el guía logró encontrar a David en el monte y ahuyentar a los doce leones que lo estaban atacando. Lamentablemente, el joven no sobrevivió.

Nosotros como cristianos necesitamos estar conscientes del peligro de nuestro enemigo que está merodeando, y necesitamos saber qué hacer cuando sospechamos que el peligro está cerca.

3 ACCIONES PARA APLICAR CONTRA TU ADVERSARIO EL DIABLO

1. DARSE CUENTA DE SU REALIDAD

1 Pedro 5:8 Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar.

Pedro primero nos advierte que pensemos con claridad. La mejor manera de pensar claramente acerca de Satanás es obtener nuestra doctrina de la Biblia. Descarte la mitología y las ideas mediáticas de Satanás; deje de imaginárselo como un pequeño demonio rojo sobre tu hombro con un tridente.

Satanás es un ser angelical creado por Dios que se rebeló contra Dios y fue arrojado del cielo. No es un dios malvado. No es omnipresente. Así que no está en tu ordenador cuando se bloquea, a menos que haya dejado su negocio para venir a visitar tu portátil a casa. No es omnisciente, y no puede leer la mente.

Pero tampoco es pasivo, merodea como un león rugiente, buscando a alguien a quien devorar.

¿Cómo merodea, cómo devora?

Creando tentaciones.

Satanás no puede hacerte pecar, pero puede colgar cebo ante tu cara.

Cuando estás atrapado en un embotellamiento y comienzas a sentir ira, impaciencia y ansiedad, Satanás no te está haciendo sentir eso. Es posible que haya organizado todo el montón solo para tentarte, pero no puede hacerte pecar.

¿Cómo merodea y devora?

1. Él nos tienta al dar a nuestros corazones la oportunidad de dejarnos pecar. En Hechos 5:3-4 Pedro dice a Ananías: “¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno?” Pedro acusa a Ananías de dejar que Satanás llene su corazón.

2. Ataca a individuos con enfermedades y traumas para sacudir su fe en Dios. Satanás mató a la familia de Job, destruyó sus posesiones y lo golpeó con una dolorosa enfermedad. Su objetivo era conseguir que Job maldijera a Dios, pero Job nunca mordió el anzuelo.

3. Ataca a la iglesia en todo el mundo. Aquellos a los que Pedro escribía estaban siendo perseguidos y devorados por la persecución de Nerón. Eso es Satanás atacando a la iglesia incitando a la gente a hacerles daño.

4. Se infiltra en el mundo a través de escuelas de pensamiento y creencias que desafían la palabra de Dios – religiones falsas, evolución.

5. Él engaña a los creyentes imitando los milagros de Dios – 2 Tesalonicenses 2:9 inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos.

6. Él causa división en una iglesia por doctrinas falsas o incluso por falta de perdón. Pablo dijo que una razón para perdonar a la gente en su iglesia era “para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus ardides.” (2 Corintios 2:11)

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

2.  RESISTIR SU ATAQUE

1 Pedro 5:9 Pero resistidle firmes en la fe, sabiendo que las mismas experiencias de sufrimiento se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo..

Contrariamente a las enseñanzas populares sobre cómo resistir al diablo, que incluyen el exorcismo y la reprensión -que nunca se nos dice en las Escrituras-, Pedro nos dice que resistamos a él manteniéndonos firmes en la fe. Esto no es tan llamativo como el exorcismo – pero es el único mandamiento que tenemos para tratar con las tentaciones de Satanás. Cualquier cosa que Satanás nos traiga – enfermedad, temor, persecución y tentación – confiamos en Dios, confiamos en su palabra y no renunciamos.

Recuerda cómo Jesús oró por Pedro – “He orado para que tu fe no falle.” (Lucas 22:32)

Todo lo que tenemos es la Biblia. Cree en Jesús, no dudes de Él ni por un segundo, y serás intocable por Satanás y sus fuerzas.

3. RECUERDE A SU RIVAL

1 Pedro 5:10-11 Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, El mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá. A El sea el dominio por los siglos de los siglos. Amén..

Satanás no es soberano, no está en control, y no tiene la última palabra en su vida. Sólo Dios es soberano. Satanás tiene un rival, y ese rival es Dios. Dios es soberano sobre Satanás.

Satanás no puede robarte tu salvación.

Dios te ha llamado y te restaurará después de tu sufrimiento. Él te confirmará como salvo, te fortalecerá en tu necesidad, te establecerá. Su trabajo es enfocarse en la verdad de Dios, la obra de Cristo, la presencia del Espíritu en su vida. No enfrentarte a Satanás.

El sufrimiento ahora mismo es terrible, pero terminará. Satanás está furioso contra los elegidos de Dios, pero están dentro, el resultado ha sido dado y Dios gana. Nuestro Salvador aseguró la victoria para nosotros: A él sea el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s