El Día Que Jesús Dejó De Escuchar A María

Posted on

ESJ-2019 1017-001

El Día Que Jesús Dejó De Escuchar A María

por Jordan Standridge

Jesús era un hijo perfecto.

Él nunca pecó, Él siempre obedeció a Su madre.

Pero entonces vino Su primer milagro público y algo claramente cambió.

En Juan capítulo 2, nos encontramos en una boda no muy lejos de donde Jesús creció. María parece tener responsabilidades importantes en esta boda. Se le informa a María que el vino se agotó y sabemos que esto fue un desastre potencial para el novio. Se esperaba que él se encargara de toda la boda, y quedarse sin vino era como decirle a su nuevo suegro que no podrá cuidar de su hija.

Jesús está allí, sin embargo, y tendrá compasión de esta pareja adolescente y realizará un milagro para ellos. Obviamente, el punto principal de este pasaje es mostrar al mundo que Jesucristo es Dios, que es el creador del universo, y que Él es el único que tiene el poder de salvar almas del infierno.

Sin embargo, hay otra lección que Jesús enseña en su interacción con su madre.

Mientras que Él fue el niño más obediente que jamás haya caminado sobre esta tierra, Él parece tener el brazo rígido de su mamá aquí, por así decirlo. No la está faltando el respeto, pero se está distanciando de ella.

Cuando ella viene a pedirle ayuda en la situación – no estoy seguro de que ella sepa que Él puede hacer milagros, probablemente sólo sabía que Jesús era el hombre más sabio que ha conocido, y que la ha ayudado a salir de situaciones difíciles durante casi 30 años – Jesús dice algo muy fascinante.

Ella simplemente le dice: “No tienen vino.”

Jesús, a pesar de que está a punto de superar sus expectativas y hacer algo al respecto, aprovecha esta oportunidad para declarar algo realmente importante. Él dice,

“¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.” Juan 2:4

Recuerde, Él está a punto de hacer exactamente lo que ella le pidió que hiciera, si no más, y sin embargo aprovecha esta oportunidad para ponerle las manos encima, por así decirlo.

Nuestra primera pista de que Él se está distanciando de ella es que Él la llama mujer y no su madre. Juan nos está señalando esto claramente ya que en el siguiente versículo él usa esa misma palabra en su narrativa (Juan 2:5).

Aunque no fue irrespetuoso hablarle a su madre de esa manera, es un indicio de que Jesús se está distanciando de su autoridad.

La segunda pista y quizás la razón más grande por la que sabemos que Jesús se está distanciando de su madre es lo que Él dice. Él dice: “¿qué nos va a ti y a mí en esto?” Esta es una frase usada sólo cinco veces en la Biblia. Me sorprendió saber que en todas las demás ocasiones se usaba esta frase, ¡es usada por demonios! Los demonios usan esta frase cuando se dan cuenta de que están en la presencia de Jesús. Se están distanciando de Jesús y declarando su indignidad de estar en Su presencia. Están afirmando el hecho de que están en equipos opuestos y que tienen voluntades que compiten entre sí.

Jesús está haciendo lo mismo con su madre. Él le está diciendo que de ahora en adelante debe obedecer a Su Padre, únicamente. Su Padre Celestial y María tienen agendas diferentes, por así decirlo. María no puede conocer ni comprender la voluntad de Dios y por eso Jesús le hace saber, con amor, pero con firmeza, que no puede y no quiere obedecerla ni hacer lo que ella quiera de aquí en adelante.

Al hacer la declaración “Aún no ha llegado mi hora”, Jesús señala la ironía de que María, sin saberlo, le está pidiendo a Jesús que comience su ascensión a la cruz. Aunque ella no podría entender o predecir este hecho, y si ella supiera que este sería el resultado final, probablemente no le habría pedido ayuda a Jesús, esto expone el hecho de que María y la Trinidad tienen diferentes deseos y voluntades y por lo tanto están compitiendo entre sí.

Jesús sólo solidificó este concepto más tarde en su ministerio cuando una mujer llamó mientras caminaba por la calle y gritó:

“Y sucedió que mientras decía estas cosas, una de las mujeres en la multitud alzó su voz y le dijo: ¡Dichosa la matriz que te concibió y los senos que te criaron! Pero El dijo: Al contrario, dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan. (Lucas 11:27-28)

Jesús tuvo la oportunidad de confirmar el sentimiento de esta mujer y aún así lo denunció, enfocándose, más bien, en aquellos que obedecen Su Palabra.

En otra ocasión, Jesús es informado de que su familia está cerca y le gustaría hablar con él. Responde así:

“Entonces su madre y sus hermanos llegaron a donde El estaba, pero no podían acercarse a El debido al gentío. Y le avisaron: Tu madre y tus hermanos están afuera y quieren verte. Pero respondiendo El, les dijo: Mi madre y mis hermanos son estos que oyen la palabra de Dios y la hacen.” (Lucas 8:19-21).

Jesús claramente está favoreciendo a su familia espiritual por encima de su familia terrenal. Claramente está haciendo del Evangelio el centro de Sus relaciones.

El milagro de Caná ha sido utilizado por la Iglesia Católica Romana para demostrar el hecho de que debemos orar a María. Se dice que un hijo no puede decirle que no a su madre. Por lo tanto, cuando ores, pídele a María que vaya a Jesús para que tengas más probabilidades de conseguir lo que quieres si su madre va a él por ti.

Pero una lectura clara de esta historia probaría lo contrario. Jesús le está diciendo a su madre que no hará ni puede hacer lo que ella diga de aquí en adelante. Sus deseos y Su voluntad no se alinean con los de Su madre, y ella no puede entender o implementar Su misión. Como ser humano pecador, ella está limitada en su conocimiento y limitada por su carne pecaminosa. Jesús debe distanciarse de ella por su propio bien para que pueda morir en la cruz por sus pecados y resucitar de entre los muertos para convertirse en su perfecto sustituto.

Cuando oramos, debemos ir directamente al Padre ya que sólo Él sabe lo que es mejor, y para que sólo Él reciba la gloria cuando la oración sea contestada. Siempre debemos orar de acuerdo a Su voluntad porque ningún ser humano puede conocer o entender la voluntad de Dios.

Un comentario sobre “El Día Que Jesús Dejó De Escuchar A María

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    21 octubre 2019 en 12:16 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s