La Infalibilidad Papal Y La Autoridad De Enseñanza De La Iglesia – 1ª. Parte

Posted on

ESJ-2020 0712-001

La Infalibilidad Papal Y La Autoridad De Enseñanza De La Iglesia – 1ª. Parte

Por Ron Rhodes

“Simón Pedro, la Roca, muy a menudo parecía más un montón de arena que una roca.” John Powell

Los católicos romanos alegan que la Basílica de San Pedro en la ciudad del Vaticano – fue construida sobre la tumba de Pedro. Creen que Pedro se estableció en Roma en el 42 d.C. y permaneció allí hasta su martirio en el 67 d.C. De hecho, “su propia primacía llevó a Pedro a establecerse en Roma, como el lugar desde el cual la primacía que tenía su principio en él podía ser mejor ejercida.”[2]

Los católicos afirman que Pedro fue el primer obispo, o Papa, de Roma. Supuestamente gobernó la Iglesia Universal desde esa ciudad, y, según los católicos, quienquiera que suceda a Pedro como obispo de Roma también lo sucede como papa.

Los eruditos católicos se dan cuenta de que las Escrituras no dicen explícitamente en ningún lugar que Pedro fue a Roma. Pero argumentan que la tradición en este punto es inconfundible. También creen que a la luz de la tradición, ciertos pasajes del Nuevo Testamento parecen confirmar que Pedro pudo haber terminado en Roma. (Discutiré algunos de estos versículos en el próximo capítulo.)

El asiento del poder en la Iglesia Católica Romana es el papa, “el Supremo Pontífice” Se dice que es el Vicario de Cristo en la tierra. Vicario significa literalmente “uno que sirve como sustituto o agente.” El Papa como “Vicario de Cristo” actúa por y en lugar de Cristo. Como sucesor de Pedro, el Papa ejerce autoridad sobre los 3250 obispos de la Iglesia. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que el Papa tiene “un poder pleno, supremo y universal sobre toda la Iglesia, un poder que siempre puede ejercer sin obstáculos”.

El papa es asistido por los mejores consejeros y administradores llamados cardenales que supervisan la Curia Romana, las oficinas administrativas y judiciales del Vaticano. Si el Papa muriera, sería tarea de este grupo de cardenales elegir un nuevo Papa.

Debajo del Papa y los cardenales están los arzobispos, que presiden una o más diócesis en un territorio determinado. Normalmente se les llama “Su Excelencia”. Entre otras cosas, tienen la autoridad de llamar a los obispos a los concilioa provinciales y actuar como primer juez de apelación sobre una decisión de uno de los obispos.

Los propios obispos son vistos como los sucesores de los apóstoles de Cristo. Según el Concilio Vaticano II, los obispos “han sucedido, por institución divina, a los Apóstoles como pastores de la Iglesia, de modo que quien los escucha, escucha a Cristo, y quien los desprecia, desprecia a Cristo y a quien le envió.” [6]

El Manual Católico Esencial nos dice que los obispos tienen tres tipos de poder en la iglesia que heredaron de los apóstoles: poder santificador, poder de gobierno y poder de enseñanza. El poder santificante es aquel poder por el cual los obispos, a través de sus oraciones, obras, enseñanzas y sacramentos (que infunden gracia) hacen a los feligreses espiritualmente bien alimentados y santos. El poder de gobernar tiene que ver con el pastoreo y el gobierno del pueblo de Dios en las iglesias individuales y colectivamente en la Iglesia en todo el mundo. El poder de enseñanza es ese poder exclusivo que implica la correcta interpretación de la revelación de Dios y la enseñanza con autoridad. Estos poderes no son ejercidos independientemente por los obispos, sino bajo la guía y autoridad del Papa, el supremo pontífice.

Debajo del Papa, cardenales, arzobispos y obispos están los sacerdotes, que sirven en las iglesias parroquiales individuales. Su principal tarea es administrar los sacramentos (especialmente la Misa y la Penitencia) y pastorear el rebaño de Dios.

La Infalibilidad del Papa

Como veremos a lo largo del resto de este libro, muchas de las distintivas doctrinas católicas romanas han venido de las supuestas enseñanzas infalibles de los papas. Los católicos creen que cuando el Papa habla ex cathedra (del latín, que significa “desde la silla”) en temas relacionados con la fe y la moral, es infalible. De hecho, se nos dice que el Espíritu de verdad (es decir, el Espíritu Santo) garantiza que cuando el papa declara que está enseñando infaliblemente como representante de Cristo y cabeza visible de la Iglesia en asuntos de fe y práctica, no puede llevar a la Iglesia al error”.

Avery Dulles define la infalibilidad del Papa como “inmunidad al error, es decir, protección contra el engaño pasivo o activo.”[10] Esto significa que cuando habla de asuntos de fe y moral, el Papa no puede engañar ni ser engañado. Sin embargo, cuando no habla ex cathedra, es posible que el Papa sea falible en algo que dice o enseña.

Según lo definido por el Primer Concilio Vaticano,

El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, es decir, cuando en el ejercicio del oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina sobre la fe o la moral que debe ser sostenida por la Iglesia universal, por la divina asistencia que le fue prometida en el Beato Pedro, posee esa infalibilidad con la que el divino Redentor quiso que su Iglesia estuviera dotada para definir la doctrina sobre la fe o la moral; y por lo tanto tales definiciones son irreformables por sí mismas y no en virtud del consentimiento de la Iglesia.”

El Concilio Vaticano II lo expresó de esta manera:

El Romano Pontífice… goza de esta infalibilidad en virtud de su cargo, cuando, como supremo pastor y maestro de todos los fieles… proclama en una decisión absoluta una doctrina relativa a la fe o a la moral. Por eso se dice que sus definiciones son irreformables por su propia naturaleza y no por el asentimiento de la Iglesia, en la medida en que fueron hechas con la ayuda del Espíritu Santo que le fue prometido en la persona del propio beato Pedro; y como consecuencia no necesitan en modo alguno la aprobación de los demás, y no admiten apelación ante ningún otro tribunal. Porque en tal caso el Romano Pontífice no se pronuncia como persona privada, sino que expone y defiende la enseñanza de la fe católica como el maestro supremo de la Iglesia universal, en la que el carisma de infalibilidad de la Iglesia está presente de manera singular.[12]

Infalibilidad Episcopal

El Papa no sólo es infalible cuando habla ex cathedra sobre asuntos de fe y práctica, sino que los obispos también son infalibles cuando hablan “a una sola voz”, es decir, cuando todos los obispos están de acuerdo en una doctrina. Se les asegura la libertad de error “siempre que estén en unión con el obispo de Roma y su enseñanza esté sujeta a su autoridad.”[13] El alcance de su infalibilidad, como la del Papa, “”incluye no sólo las verdades reveladas sino cualquier enseñanza, incluso los hechos históricos, los principios de la filosofía o las normas de la ley natural que estén de alguna manera relacionados con la revelación divina.”[14]

El Catecismo Católico lo expresa de esta manera:

Los obispos individuales no gozan de la prerrogativa de la infalibilidad. Sin embargo, cuando, en el curso de su auténtica enseñanza sobre la fe o la moral, se ponen de acuerdo en una posición que debe considerarse como definitiva, están proclamando infaliblemente la enseñanza de Cristo. Esto sucede cuando, aunque dispersos por el mundo, observan el vínculo de comunión que los une entre sí y con el sucesor de Pedro. Esto ocurre más obviamente cuando, unidos en un concilio ecuménico, son los maestros y jueces de la fe y la moral de la Iglesia universal, y se debe dar una obediente adhesión a sus definiciones de la fe.[15]

Tal punto de vista es comprensible en vista de la enseñanza católica sobre la sucesión apostólica. Esto se refiere a “la entrega ininterrumpida” del poder y la autoridad episcopal de los apóstoles a los obispos contemporáneos.[16] Esta transferencia del poder episcopal se efectúa siempre que un obispo católico válidamente ordenado ordena a un sucesor mediante la imposición de manos. Se nos dice que “los ordenados como obispos han continuado cumpliendo los roles de los apóstoles, y han estado continuamente en comunión con la Sede Apostólica, es decir, con el Obispo de Roma.”

El Catecismo de la Iglesia Católica también nos dice que para que el evangelio se conserve siempre en la Iglesia, los apóstoles dejaron a los obispos como sus sucesores: “Les dieron su propia posición de autoridad en la enseñanza.” De hecho, se nos dice, “la predicación apostólica, que se expresa de manera especial en los libros inspirados, debía ser preservada en una línea de sucesión continua hasta el final de los tiempos.” [19] En vista de esta sucesión apostólica, se dice que los obispos hablan infaliblemente cuando hablan con una sola voz sobre un asunto.

El Magisterio de Enseñanza

El Magisterio de enseñanza es una consecuencia de la idea de que los obispos son “infalibles” cuando hablan sobre la fe y la moral a una sola voz. El Magisterio (que tiene sus raíces en la palabra latina para “maestro”) es un cuerpo formado por los obispos y el Papa. Funciona como el cuerpo docente autorizado de la Iglesia que salvaguarda las doctrinas. El propósito de este cuerpo es asegurar que los fieles no se desvíen doctrinalmente. Sólo él tiene el derecho de interpretar y juzgar el correcto significado de la Palabra de Dios. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que la tarea de dar una interpretación auténtica de la Palabra de Dios, ya sea en su forma escrita o en la forma de tradición, “se ha confiado únicamente al oficio de la enseñanza viva de la Iglesia.”[20] Se cree que Dios protege a este cuerpo de la enseñanza de la falsedad en cualquier forma.

A veces los católicos romanos argumentan a favor del Magisterio diciendo que es el único medio de preservar la verdadera unidad de la Iglesia. Sin el Magisterio, habría un caos doctrinal en la Iglesia. Sin el Magisterio, las denominaciones emergen, cada una buscando interpretar la Biblia como le parezca. La única manera de mantener la unidad doctrinal es que el Magisterio esté al mando.

En el libro Teología Dogmática para los Laicos, leemos que “el oficio de la enseñanza de la Iglesia es más importante que la Biblia; sólo una Iglesia infalible puede interpretar el verdadero significado de la Sagrada Escritura; nadie puede hacerlo por sí mismo.” [21]

Respondiendo A Los Católicos Romanos

Pedro No Fue Un Sumo Pontífice

Las Escrituras no indican que Pedro era supremo sobre todos los demás discípulos. De hecho, los cuatro Evangelios indican que ningún apóstol tuvo una posición suprema en los tiempos del Nuevo Testamento. Todos los versículos del Nuevo Testamento que hablan de Pedro son virtualmente silenciosos con respecto a cualquier supuesta supremacía de su parte.

Es digno de mención que en Lucas 22:24-30, justo antes del momento del arresto y crucifixión de Cristo, algunos de los discípulos discutieron sobre quién de ellos sería considerado el más grande. Uno debe preguntarse por qué los discípulos seguirían haciendo esta pregunta si el asunto se hubiera resuelto, ya que Pedro había surgido como la elección de Dios para alguna posición suprema.[22] El hecho mismo de que tales discusiones tuvieran lugar muestra que ningún apóstol había alcanzado una posición suprema durante los tres años de ministerio de Jesús. Jesús trató a cada uno de los discípulos con un nivel igual de respeto y confianza.

Pregunta…

• Si Pedro era supremo, ¿por qué los discípulos continuaron debatiendo entre ellos quién sería considerado el más grande (Lucas 22:24-30)?

Además, no hay una sola epístola en el Nuevo Testamento donde encontremos evidencia de que Pedro sea llamado “papa”, ni tampoco hay mención alguna de un papado. En su lugar, encontramos a todos los discípulos trabajando juntos en un nivel de autoridad aparentemente igual.

James White sugiere que si Pedro estuviera en una posición suprema de poder, habría dicho algo en su segunda epístola en el sentido de que sus lectores deberían asegurarse de seguir a su sucesor en Roma.[23] Pero Pedro no hizo tal cosa porque no existía tal papado.

Otro argumento del que podemos tomar nota es el hecho de que el apóstol Pablo afirmó en 2 Corintios 12:11 que no era inferior a ninguno de los otros apóstoles. Pablo no habría dicho esto si hubiera existido un papado. También es muy revelador que mientras que Pedro es prominente en los primeros 12 capítulos del Libro de los Hechos, el apóstol Pablo es la figura prominente en los capítulos 13-28. Esto no tendría sentido si Pedro fuera el Papa. Además, cuando Pablo enumera la estructura de autoridad en la iglesia primitiva en 1 Corintios 12:28, no hay mención de un papa: “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros” (1 Corintios 12:28).[24]

Pregunta…

· ¿Cómo podría el apóstol Pablo afirmar que no era inferior a ningún otro apóstol en 2 Corintios 12:11 si Pedro se había elevado a una posición de supremacía?

· Si Pedro se había elevado a una posición de supremacía, ¿por qué el apóstol Pablo es la figura prominente en Hechos 13-28?

· Si Dios quiso que hubiera un papado, ¿por qué no lo incluyó en la estructura de autoridad de la iglesia como se describe en 1 Corintios 12:28, que incluye a los apóstoles, profetas y maestros?

Además, en el Libro de los Hechos encontramos una historia detallada de la iglesia primitiva, y no hay ninguna mención o incluso un indicio de la existencia de un papado. Tampoco hay el más mínimo indicio de supremacía petrina. En su lugar, encontramos versículos que indican que Pedro no estaba en una posición suprema. Por ejemplo, leemos que los apóstoles “enviaron” a Pedro y Juan a Samaria después de que se enteraron de la obra de Dios en Samaria (Hechos 8:14). (Pedro habría hecho el envío si hubiera estado en una posición suprema.) Además, Pedro ciertamente no desempeña un papel supremo en el Concilio de Jerusalén (véase Hechos 15:1-35), ya que se le representa como uno entre varios apóstoles. En cambio, Santiago parece ser la persona de dominio allí (ver versículos 13-35).

Pregunta…

· Si Pedro fuera supremo, ¿no sería él quien enviaría a otros en lugar de ser enviado por otros a Samaria (Hechos 8:14)?

· Si Pedro era supremo, ¿por qué parece que Santiago era la persona dominante en el Concilio de Jerusalén (Hechos 15:13-35)?

Otra cosa que surge claramente de las páginas del Nuevo Testamento es que Pedro no era infalible. El apóstol Pablo en el Libro de Gálatas nos proporciona este ejemplo clave:

Pero cuando Pedro vino a Antioquía, me opuse a él cara a cara, porque era de condenar. Porque antes de venir algunos de parte de Jacobo, él comía con los gentiles, pero cuando vinieron, empezó a retraerse y apartarse, porque temía a los de la circuncisión. Y el resto de los judíos se le unió en su hipocresía, de tal manera que aun Bernabé fue arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban con rectitud en cuanto a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como los judíos, ¿por qué obligas a los gentiles a vivir como judíos? (Galatas 2:11-14).

Está claro que Pedro no era inmune a los errores. Cometió un error, y en un asunto de fe, además. Pedro también muestra una actitud de hipocresía en su comportamiento (algo difícilmente apropiado para un “sumo pontífice”).

Nótese también que, si Pedro fuera considerado un pontífice supremo durante este tiempo, el apóstol Pablo se habría estado fuera de lugar al corregir públicamente a Pedro como lo hizo. El hecho de que Pablo corrigiera a Pedro muestra claramente que Pedro no fue considerado supremo de ninguna manera.

Pregunta…

· ¿No demuestra el hecho de que el apóstol Pablo corrigió públicamente a Pedro en un asunto de fe y práctica que el mismo Pedro no fue considerado como supremo (Gálatas 2:11-14)?

Podemos notar además que la misma idea de que Pedro terminó yendo a Roma hacia el final de su vida es extremadamente problemática. Sabemos por la historia de la iglesia que la lista de Ireneo de los 12 obispos de Roma no incluía el nombre de Pedro. (Ireneo vivió desde el año 130-200 d.C., y ciertamente habría estado al tanto de todos los obispos que vivieron en el primer siglo). Esa habría sido una increíble omisión si Pedro hubiera sido un obispo en Roma.

Además, los eruditos han notado que Pedro ministró fuertemente entre los judíos de su tiempo (Gálatas 2:7,8). En vista de esto, habría sido extraño que Pedro se trasladara a Roma, ya que esa ciudad no era un centro del judaísmo. Los primeros 15 capítulos del Libro de los Hechos muestran que Pedro estuvo en Jerusalén, Judea, Samaria, Galilea y Antioquía. Nunca se menciona a Roma.

Otro factor muy importante es que el apóstol Pablo, en su Epístola a los Romanos (escrita sobre el año 58 d.C.), saluda a unas 26 personas por su nombre (ver Romanos 16:1-16). Pedro no es una de ellas. Parece inconcebible que Pablo no mencionara un saludo a Pedro si Pedro hubiera tenido su sede en Roma (desde el 42 d.C., como afirman los católicos romanos).

Pregunta….

• Si Pedro terminó en Roma, ¿por qué el apóstol Pablo no mencionó un saludo a Pedro en su carta a los romanos (ver Romanos 1:7; 16:1-16)?

También es muy significativo que en todas las epístolas escritas por el apóstol Pablo mientras estaba en prisión en Roma -incluyendo Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón- nunca se menciona una visita de Pedro. Si Pedro hubiera tenido su sede en Roma, sería impensable que Pedro no hubiera visitado a Pablo. También sería impensable que Pedro lo hubiera visitado y que Pablo no lo hubiera mencionado en una o más de las epístolas (ver 2 Timoteo 4:16).

Pregunta…

• Si Pedro terminó en Roma, ¿por qué nunca visitó al apóstol Pablo mientras Pablo estaba preso en Roma? (No hay mención de una visita de Pedro en ninguna de las epístolas que Pablo escribió desde Roma.)

Conclusión: Desde una perspectiva bíblica, parece muy poco probable que Pedro terminara en Roma.

La Escritura Es Infalible, No El Papa

Al pretender ser infalible cuando habla de asuntos de fe y moral, el Papa reclama para sí mismo algo que ni siquiera los apóstoles hicieron. El apóstol Pablo es un ejemplo. En el Libro de Gálatas, Pablo advirtió contra el peligro de un falso evangelio y dijo: “Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:8). El evangelio que Pablo predicó está permanentemente registrado en forma escrita en sus epístolas. Y si algo está en conflicto con esa escritura, debe ser rechazado. La Escritura por sí sola es infalible y por lo tanto autoritativa (Juan 10:35).

Cuando en Hechos 17:11 los de Berea probaron las afirmaciones de verdad de Pablo contra las Escrituras del Antiguo Testamento, Pablo no los castigó sino que las elogió. La actitud de Pablo está encapsulada en esta amonestación: “Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente, retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).

Deberíamos seguir este consejo con respecto a las afirmaciones de verdad del Papa. Sus enseñanzas deben ser comparadas con las enseñanzas de las Escrituras. Y al hacerlo, se hace evidente, al menos en muchos casos, que la enseñanza del Papa es patentemente no bíblica.

Trataré algunos ejemplos doctrinales específicos de esto más adelante en el libro, pero como una forma de ilustrar la falibilidad del papa, consideremos la debacle de Galileo. Galileo era un científico que también era un cristiano creyente y tenía un gran respeto por las Escrituras. Cuando Galileo, usando un telescopio, planteó la teoría de que el sol, y no la tierra, era el centro del sistema solar, esto hizo que el papa y la Iglesia Católica Romana, que mantenían la posición teológica de un sistema centrado en la tierra. Galileo fue convocado rápidamente por una Inquisición en 1632, fue juzgado, y fue declarado “vehementemente sospechoso de herejía.” [125] A partir de ese momento, se vio obligado a repetir los siete salmos penitenciales una vez a la semana durante tres años, y fue mantenido bajo arresto domiciliario hasta su muerte en 1642.[26] Este episodio claramente socava la visión católica romana sobre la infalibilidad del Papa.

No es sorprendente que los estudiosos católicos romanos hayan tratado de escabullirse de esta situación por varios medios, incluyendo la sugerencia de que el Papa no estaba hablando ex cathedra en esta ocasión.[21] Sólo Dios tiene una comprensión infinita y no comete errores. Por eso su palabra es infalible (Juan 10:35) – viene directamente de Él (2 Timoteo 3:16). Las Escrituras nunca prometieron que habría sucesores de Pedro que estarían divinamente protegidos del error al hablar ex cathedra. Esa es una doctrina hecha por el hombre.

También podríamos mencionar la triste realidad de las “antípodas” en la historia del catolicismo romano. Esto se refiere al hecho de que ha habido momentos en la historia católica en los que ha habido más de un Papa a la vez. (Aquellos interesados en este aspecto de la historia del catolicismo romano deben consultar los trabajos históricos sobre el Gran Cisma entre los años 1378 y 1417 d.C. cuando hubo papas rivales en Arignon y Roma). De hecho, los eruditos nos dicen: “Ha habido cerca de treinta y cinco antipapas en la historia de la iglesia.”[2] Cuando hay dos papas a la vez, el católico romano se encuentra en un dilema: ¿Qué papa es el Vicario de Cristo en la tierra? ¿Cuál es el falso? ¿Cuál hace declaraciones infalibles sobre la moral y la fe cuando habla ex cathedra?[29] Mientras que muchos católicos romanos ignoran este asunto, es algo que nunca ha sido satisfactoriamente contestado, y que asesta un duro golpe a la afirmación de infalibilidad.

Pregunta….

• ¿Cómo explica el hecho de que haya habido 35 ocasiones en las que ha habido más de un Papa a la vez en la Iglesia Católica Romana?

• ¿No socava esto la idea católica romana sobre la infalibilidad?

Otro problema para la visión católica romana de la infalibilidad es el hecho de que algunos de los papas de la Iglesia han enseñado herejía. Un ejemplo sería el Papa Honorio I (625-638 d.C.), que fue condenado enérgicamente por el Sexto Concilio General por enseñar la herejía monoteísta (la enseñanza de que sólo había una voluntad en Cristo).[30] ¿Cómo puede un Papa infalible enseñar herejía falible? No tiene sentido. No he visto ninguna explicación satisfactoria por parte de los apologistas católicos romanos sobre este tema. Decir que el Papa no estaba tratando de hacer un pronunciamiento infalible en esta ocasión no es una explicación satisfactoria. La realidad es que el supuesto vicario del Papa-Cristo en la tierra engañó a la gente doctrinalmente.[31]

Pregunta…

• Si el Papa es infalible, ¿cómo puede ser que el Papa Honorio I (625-638 d.C.) haya sido condenado por enseñar herejía por el Sexto Concilio General?

Los Apóstoles Eran Totalmente Únicos

Relacionado con todo este asunto de la supuesta sucesión apostólica está el importante hecho bíblico de que los apóstoles eran totalmente únicos, y no pasaron nada a una línea de sucesores. La singularidad de los apóstoles se ve en los poderes milagrosos únicos que poseían. Los apóstoles fueron elegidos por Dios y se les dio “las señales de un verdadero apóstol” (2 Corintios 12:12). Estos dones de señales incluían la capacidad de resucitar a las personas de entre los muertos por mandato (Mateo 10:8), sanar enfermedades incurables (Mateo 10:8; Juan 9:1-7) y realizar exorcismos inmediatos (Mateo 10:8; Hechos 16:16-18). En una ocasión un apóstol pronunció una sentencia de muerte sobrenatural a dos personas que habían “mentido al Espíritu Santo”, e inmediatamente cayeron muertos (Hechos 5:1-11).

Significativamente, estos poderes milagrosos cesaron durante la vida de los apóstoles. Leemos en Hebreos 2:3,4, ” ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, después que fue anunciada primeramente por medio del Señor, nos fue confirmada [los apóstoles] por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, tanto por señales como por prodigios, y por diversos milagros y por dones del Espíritu Santo según su propia voluntad.”

Aunque los apóstoles y sus confirmaciones milagrosas han cesado, sus enseñanzas autoritativas siguen teniendo autoridad en las páginas de la Sagrada Escritura. “La autoridad de los escritos apostólicos ha reemplazado la autoridad de los escritores apostólicos del primer siglo.” [32]

En relación con esto, leemos en Judas 3: “contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos.” En el texto griego, el artículo definido (la) fe precedente apunta a la única fe; no hay otra. “La fe” se refiere al cuerpo apostólico de verdad que se convirtió en regulador de la iglesia (ver Hechos 6:7; Gálatas 1:23; 1 Timoteo 4:1). 33 Bauer, Arndt y Gingrich, en su muy apreciado léxico griego, nos dicen que la fe en este versículo se refiere a “lo que se cree, un cuerpo de fe o creencia, una doctrina.” [34] Esta “fe” o cuerpo de doctrina fue transmitida de una vez por todas a los santos por los únicos apóstoles de Dios, y su mensaje fue confirmado por poderosos milagros.

La palabra traducida “una vez para siempre” (en griego: apax) se refiere a algo que se ha hecho para siempre, algo que nunca necesita ser repetido. El proceso de revelación terminó después de que esta “fe” fue entregada “una vez para siempre” por los apóstoles. Nótese también que la palabra “entregada” (un participio pasivo aoristo) indica aquí un acto que se completó en el pasado sin ningún elemento continuado.

Las Escrituras indican que la iglesia está construida sobre los cimientos de los profetas y apóstoles (Efesios 2:20). Por supuesto, una vez que se construye un cimiento, no se necesita ningún otro. Y como no se necesitan más cimientos, no hay necesidad de sucesores apostólicos. La Biblia enseña claramente que los apóstoles y los profetas eran dones fundacionales, y no hay ni una pizca de evidencia bíblica de que hubiera sucesores de los apóstoles en la Iglesia Católica Romana.

No Necesitamos Un Magisterio

Contrariamente a la idea de que debemos someter nuestra comprensión de la Palabra de Dios a una organización (el Magisterio), los creyentes individuales son exhortados e instruidos por las Escrituras a probar las cosas por sí mismos (1 Tesalonicenses 5:21; 1 Juan 4:1). Deben ser como los de Berea, que examinaron lo que el apóstol Pablo dijo a la luz de la Palabra de Dios, para asegurarse de que las enseñanzas de Pablo estaban en consonancia con las Escrituras (Hechos 17:11; véase también Gálatas 1:8). (Nótese que los de Berea no eran sacerdotes; eran laicos que vivían en Berea).

Sólo la Escritura es nuestra guía espiritual, y sólo el Espíritu Santo es nuestro maestro (Juan 14:18,26). De acuerdo con la doctrina del sacerdocio de los creyentes, cada creyente puede estudiar las Escrituras y llegar a una convicción, bajo la guía del Espíritu Santo, de lo que significa el texto.

Como se ha señalado anteriormente en el libro, los protestantes creen que la Biblia es clara (perspicaz). Esto no quiere decir que todos los versículos y todas las doctrinas de la Biblia sean igualmente claras, pero los versículos principales y las doctrinas principales son claras. En la lengua vernácula común de nuestros días, “En la Biblia las cosas principales son las cosas claras y las cosas claras son las cosas principales. 1115 Un ejemplo de una “cosa simple” que es una “cosa principal” es que la salvación viene por la fe en Cristo. Cerca de 200 referencias en el Nuevo Testamento hacen de este punto principal y sencillo (Juan 3:16 es una de estas referencias).

Un gran problema para el punto de vista católico romano es que incluso las enseñanzas del Magisterio necesitan ser interpretadas. Como dijo un erudito, “Si se necesita un Magisterio infalible para superar las interpretaciones conflictivas de la Escritura, ¿por qué es que incluso estas declaraciones decisivas supuestamente infalibles del Magisterio están también sujetas a interpretaciones conflictivas?” [36] El hecho es que hay declaraciones del Magisterio sobre temas importantes como María, la tradición y la justificación que han sido interpretadas de manera diferente a través de los años por los católicos romanos.

Pregunta…

• Si se necesita un Magisterio de enseñanza infalible para superar las interpretaciones conflictivas de la Escritura, ¿cómo se supone que debemos superar las interpretaciones conflictivas entre los católicos romanos (por ejemplo, por los jesuitas, franciscanos y dominicos) con respecto a lo que significan los pronunciamientos del Magisterio?

En cuanto a la afirmación de que el Magisterio es necesario para asegurar la unidad de la iglesia, debo señalar que en realidad la Iglesia Católica Romana se ha caracterizado por una desunión significativa en los últimos años. Como señala James McCarthy, una de las razones por las que la Iglesia publicó el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica fue para hacer que la Iglesia volviera a la unidad doctrinal. Los temas debatidos incluyen doctrinas tan importantes como la autoridad del Papa, la Trinidad y la Eucaristía.[37]

Esta libertad de interpretación de las Escrituras, algo que se relaciona con lo que llamamos el “sacerdocio del creyente”, es claramente una doctrina bíblica (Hechos 17:11). Pero es importante no malinterpretar lo que se está diciendo aquí. Los protestantes que creen en el sacerdocio del creyente también creen que Dios ha dado a los pastores y maestros de la iglesia, y todos deberíamos aprender de ellos. También podemos aprender de los escritos del pasado (por ejemplo, los padres de la iglesia). No abogamos por una doctrina libre para todos.

Debemos manejar la Palabra de Dios correctamente (2 Corintios 4:2; 2 Pedro 3:16). Pero somos nosotros quienes la manejamos, no el Magisterio Católico Romano. Y cuando escuchamos a un maestro o a un pastor, o leemos algo escrito por un padre de la iglesia, siempre probamos las afirmaciones de la verdad contra la infalible Palabra de Dios (1 Tesalonicenses 5:21; Hechos 17:11).


1. John Powell, Bible Illustrations, electronic media, Parsons Technology.

2. The Church of God. Part I “The Church in Christian Experience and Reflection,” Chapter 7, electronic media. Harmony Media Inc.

3. E. Schuyler English, “Was St. Peter Ever in Rome?” Bibliotheca Sacra. CD Version. Logos Software.

4. Catechism of the Catholic Church (New York: Doubleday. 1994). p. 254.

5. James McCarthy, Conversations with Catholics (Eugene, OR: Harvest House Publishers. 1997). p. 78.

6. Catechism oJ the Catholic Church, p. 249.

7. The Essential Catholic Handbook: A Summon of Beliefs, Practices, and Prayers (Liguori. MO: Liguori, 1997). p. 147.

8. McCarthy, Conversations with Catholics, p. 117.

9. The Essential Catholic Handbook, p. 23.

10. Avery Dulles. “Infallibility: The Terminology.” in Teaching Authority arrd Infallibility in the Church. Paul C. Empie, ed. (Minneapolis: Augsburg, 1979). p. 71.

11. John A. Hardon, Pocket Catholic Dictionary (New York: Image Books, 1985), p. 194.

12. Henry Denzinger, The Sources of Catholic Dogma, electronic media, Harmony Media Inc. See also Catechism of the Catholic Church, p. 256.

13. Hardon, Pocket Catholic Dictionary, p. 195.

14. Ibid.

15. The Catholic Catechism, Part One: “Doctrines of the Faith,” electronic media, Harmony Media Inc.

16. The Essential Catholic Handbook, pp. 132-33.

17. Ibid.

18. Calechi.srn of the Catholic Church, p. 30.

19. Ibid.

20. Ibid., p. 32.

21. Matthias Premm, Dogmatic Theology for the Laity (Rockford, IL: Tan Books. 1967), p. 29.

22. James R. White, The Roman Catholic Controversy (Minneapolis: Bethany House Publishers, 1996), p. 109.

23. Ibid.. p. 110.

24. Ibid.

25. Ver Norman Geisler and Ralph MacKenzie, Roman Catholics and Evangelicals: Agreements and Differences (Grand Rapids: Baker Book House, 1995), p. 218.

26. See Christian Moral Principles, chapter 36: “A Critical Examination of Radical Theological Dissent-Some Examples of Alleged Errors in Catholic Teaching,” electronic media. Harmony Media Inc.

27. Ibid. Ver también Geisler and MacKenzie, Roman Catholics and Evangelicals. p. 219.

28. O.tford Dictionary of the Christian Church (Oxford: Oxford University Press, 1983), p. 66.

29. Geisler and MacKenzie. Roman Catholics and Evangelicals, p. 217.

30. Norman L. Geisler and Ralph E. MacKenzie. “What Think Ye of Rome?-Part Four: The Catholic-Protestant Debate on Papal Infallibility,” Christian Research Journal, Fall 1994, on-line electronic version.

31. Ibid.

32. Norman Geisler and Ron Rhodes, When Cultists Ask (Grand Rapids: Baker Book House. 1998). P. 115.

33. Michael Green, The Second Epistle of Peter and the Epistle of hide (Grand Rapids: Eerdmans, 1968), p. 159.

34. Walter Bauer, A Greek-English Lexicon of the Nev, Testament and Other Early Christian Literature. William F. Arndt and F. Wilbur Gingrich, trans. (Chicago: University of Chicago Press, 1957), p. 669.

35. Geisler and MacKenzie, Roman Catholics and Evangelicals, p. 178.

36. Ibid., p. 215.

37. James McCarthy, The Gospel According to Rome (Eugene, OR: Harvest House Publishers, 1995), chapter II .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s