4 Razones Por Las Que La Vida Perfecta De Jesús Importa

Posted on

ESJ-2020 0710-001

4 Razones Por Las Que La Vida Perfecta De Jesús Importa

Por Jesse Johnson

A principios de esta semana, uno de los presentadores de noticias más conocidos de América explicaba por qué los monumentos y estatuas a los “padres fundadores” de América son problemáticos. Luego trató de hacer un argumento teológico y declaró en la televisión nacional, “Jesucristo, si es en quien crees, si es en quien crees, es cierto que no era perfecto cuando estaba aquí en esta tierra”.

Su punto fue que, si los cristianos no tienen problemas en reconocer las imperfecciones de Jesús, deberíamos estar de acuerdo con una discusión honesta de Jefferson y Washington.

Ahora, me encanta cuando la gente usa la teología para influenciar su política. Es cierto que, si la gente tuviera una mejor teología, tendría una mejor política. También estoy muy agradecido de que una persona conocida como liberal político conceda a la teología un papel en las deliberaciones públicas de la política. Pero en este caso, la declaración de que Jesús “ciertamente no fue perfecto cuando estuvo aquí en la tierra” representa una enorme contradicción con lo que la Biblia enseña sobre Cristo.

Si Jesús no fue perfecto cuando estuvo en la tierra, entonces al menos cuatro componentes principales del cristianismo se han perdido. El corazón del cristianismo está sostenido por las perfecciones de Cristo. La impecabilidad de Cristo no sólo permite, sino que también prueba, estos cuatro componentes centrales del mensaje cristiano:

La impecabilidad de Cristo es la prueba del poder de la vida de Jesús. Jesús comenzó su ministerio con 40 días de tentación por el diablo, y como “el diablo había terminado con toda tentación”, Jesús pudo comenzar su ministerio público validado como hijo de Dios (Lucas 4:13; 9:35 ). Si hubiera fallado en su prueba, y hubiera pecado, su vida habría sido despojada de su poder.

Los enemigos de Jesús lo entendieron. Por eso se propusieron constantemente atraparlo en una trampa (Marcos 12:13). Sabían que si podían encontrar una manera, no importa cuán pequeña, de que Jesús fuera menos que perfecto, entonces toda su predicación sería anulada..

Recuerden, Jesús predicó el mismo mensaje que nosotros predicamos hoy, pero lo hizo de una manera fundamentalmente diferente. Los predicadores de hoy reconocen nuestro propio pecado, y señalan a la gente al Jesús sin pecado para el perdón. Jesús no señaló a nadie más que a sí mismo. Así que, si tuviera pecado, su propia predicación habría sido anulada, y por extensión la nuestra también. Pero afortunadamente, cuando fue arrestado y sus enemigos se reunieron para examinar su vida, no pudieron encontrar a nadie que hubiera sido testigo de que Jesús pecara (Mateo 26:59-60 ).

La impecabilidad de Cristo es una prueba del poder de la cruz. En la cruz, Jesús tomó el castigo de Dios que merecemos por nuestros pecados, y él llevó ese castigo en nuestro lugar. Si él mismo hubiera tenido algún pecado, esta sustitución habría sido anulada, y habría muerto por sus propios pecados en lugar de los nuestros.

Por eso Hebreos declara que mientras Jesús estuvo en la tierra, fue “santo, inocente e inmaculado” ( Hebreos 7:26 ). Si hubiera tenido pecado, su sacrificio habría sido por su propio pecado y no por el nuestro. Este es el dilema de todo sacerdote humano – hace ofrendas, pero nunca son capaces de eliminar eficazmente su propio pecado, y mucho menos los pecados de los demás. Pero la muerte de Jesús fue diferente. “Porque la ley designa como sumos sacerdotes a hombres débiles, pero la palabra del juramento, que vino después de la ley, designa al Hijo, hecho perfecto para siempre.” (Hebreos 7:28 ).

Pedro entendió esto cuando enseñó que la muerte de Cristo era aceptable para Dios porque “sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo” (1 Pedro 1:18-19 ). En otras palabras, el hecho de que Jesús fuera “un cordero sin tacha y sin mancha” es lo que da a su sangre su eficacia.

Sus perfecciones en la tierra no sólo le permiten enseñarnos, sino también salvarnos.

La impecabilidad de Chris es también una prueba del poder de nuestras oraciones. Contra el catolicismo romano, los pecadores no pueden interceder en el cielo por los de la tierra. Este punto también se menciona en Hebreos: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado.” (Hebreos 4:15 ). Confiamos en que nuestras oraciones a través de Jesús son efectivas porque el suyo es nuestro mediador ante el trono de la gracia.

Juan también hace esta conexión. Dice que si “ Y si alguno peca, Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1 Juan 2:1 ). Si Jesús tuviera su propio pecado, la cruz se vería despojada de su poder, y por lo tanto no sería nuestro intercesor. Pero como la cruz es poderosa, él es nuestro mediador, y éste es nuestro intercesor. Puede abogar ante Dios por nuestro bienestar:

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.” Romanos 8:33-34

Y finalmente, la impecabilidad de Cristo es una prueba del poder de la santificación. Los cristianos deben crecer en piedad durante toda su vida porque estamos siendo conformados a la imagen de Jesucristo. Al amarlo, nos volvemos como él. De hecho:

“Pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él porque le veremos como Él es. 3 Y todo el que tiene esta esperanza puesta en Él, se purifica, así como Él es puro..” 1 Juan 3:2-3

En otras palabras, los brazaletes de la WWJD son un mensaje efectivo, debido a la impecabilidad de Cristo.

Los creyentes aman a Jesús, su Espíritu mora en nosotros, convenciéndonos de pecado, y conformándonos con el tiempo y a través de las luchas en el patrón de vida santa que él demostró para nosotros. ” sin embargo, ahora Él os ha reconciliado en su cuerpo de carne, mediante su muerte, a fin de presentaros santos, sin mancha e irreprensibles delante de Él” (Colosenses 1:22 ).

Así que si Jesús tenía pecado, entonces el evangelio pierde su poder porque la cruz perdió su poder. La cruz perdió su poder porque la vida de Jesús perdió su poder. Por eso nuestras oraciones pierden su poder, y nuestra vida perderá su poder.

Si Jesús tuvo pecado, entonces toda la religión cristiana se desmorona.

Pero afortunadamente, la Biblia enseña que Jesús, “si es en quien crees” era realmente perfecto. No solo cuando estuvo en la tierra, sino para siempre. Él es el Hijo de Dios sin pecado, así que es capaz de salvar. Él es el cordero sin pecado de Dios, por lo que El es el sacrificio para salvar. Y sólo él llevó una vida sin pecado, lo que significa que sólo él es el Salvador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s