3 Puntos de Vista De La Sumisión Al Gobierno Según Romanos 13

Posted on

ESJ-2020 0821-001

3 Puntos de Vista De La Sumisión Al Gobierno Según Romanos 13

Por Jesse Johnson

Estoy seguro que muchos de ustedes han seguido lo que ha pasado con la Iglesia Grace Community en Los Ángeles. La versión corta es que el gobierno de allí ha prohibido el canto en los servicios de culto de la iglesia, y más tarde prohibió por completo los servicios de la iglesia en interiores, mientras que puso varias limitaciones (poco prácticas) en sus reuniones al aire libre.

La iglesia continuó reuniéndose y emitió una declaración notificando respetuosamente al gobierno que iban a obedecer a Dios cantando y reuniéndose (“Cristo, no César, es la cabeza de la iglesia: Un Argumento Bíblico Para El Deber De La Iglesia De Permanecer Abierta“). Su saga legal está en curso. La iglesia ganó una orden de restricción temporal contra el condado, pero fue revocada en la apelación.

Mientras tanto, ha habido varios pastores que han desafiado la insistencia de Grace en reunirse, y más de unos pocos que han dicho que al reunirse Grace está violando Romanos 13:1-7 . Así que en este post quiero mirar con más cuidado ese pasaje, y espero sacar algún matiz que me temo que muchos cristianos americanos modernos han perdido cuando se trata de la interacción de Pablo con César. Primero, aquí está el pasaje:

“1 Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas. 2 Por consiguiente, el que resiste a la autoridad, a lo ordenado por Dios se ha opuesto; y los que se han opuesto, sobre sí recibirán condenación. 3 Porque los gobernantes no son motivo de temor para los de buena conducta, sino para el que hace el mal. ¿Deseas, pues, no temer a la autoridad? Haz lo bueno y tendrás elogios de ella, 4 pues es para ti un ministro de Dios para bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues ministro es de Dios, un vengador que castiga al que practica lo malo. 5 Por tanto, es necesario someterse, no solo por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. 6 Pues por esto también pagáis impuestos, porque los gobernantes son servidores de Dios, dedicados precisamente a esto. 7 Pagad a todos lo que debáis: al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor.” Romanos 13:1-7

A través de la historia de la iglesia, ha habido básicamente tres maneras en que los cristianos han interpretado este pasaje.

El Punto De Vista Luterano: Obedece En Todas Las Cosas, Excepto En El Pecado

Tal vez la forma más común de entender este pasaje es el punto de vista de “obedecer al gobierno en todas las cosas, a menos que te manden pecar”. Este es el punto de vista históricamente sostenido por los luteranos, así como por otros grupos que tienden a enfatizar la conexión iglesia/estado (La Confesión de Augsburgo dice que la obediencia se debe en todo momento “salvo cuando ordenan el pecado”; Artículo XVI).

Desde este punto de vista, Pablo está enseñando que se le debe al gobierno una lealtad absoluta, con la única excepción de un claro mandato de pecar. Así que si el gobierno te dice que debes tener servicios de iglesia mientras estás parado en un pie, entonces tienes servicios de iglesia mientras estás parado en un pie. Pero si el gobierno te dice que no compartas más el evangelio, entonces dices, “es mejor obedecer a Dios que al hombre”.

Este punto de vista asume que al gobierno se le debe lealtad por defecto, y que las excepciones a esto son muy pocas, si es que hay alguna. No encuentro este punto de vista persuasivo por dos razones. Primero, porque hace demasiado énfasis en el gobierno. Al argumentar que al gobierno se le debe lealtad en todo momento (excepto en raros casos de pecado), termina exigiendo una lealtad al gobierno que en realidad sólo se le debe a Dios. Sólo Dios puede ordenar la obediencia absoluta, y la negación de “excepto en casos de pecado ordenado” también sería cierta con él. No es de extrañar que este punto de vista sea el que a menudo sostienen aquellos que ven a la iglesia y al estado como socios para avanzar el reino de Dios en la tierra. Soy consciente de que la mayoría de los evangélicos americanos adoptan este punto de vista, y creo que es porque muchos teólogos americanos lo sostuvieron, y lo usaron para apoyar la esclavitud (por ejemplo Dabney, en Filosofía Práctica, 350-ff). Cuando los americanos, que generalmente no tienen por qué promover una conexión iglesia/estado, hablan así, asumo que es su resaca de “América es una nación cristiana” la que habla.

Pero la segunda razón por la que no encuentro este punto de vista persuasivo es porque hace muy difícil seguir la argumentación de Pablo en el propio pasaje. Él da tres razones para la obediencia al gobierno -Dios te lo dice, para que no vayas a la cárcel, y también tu conciencia- y la segunda y tercera serían irrelevantes si la primera fuera tan absoluta como este punto de vista lo hace parecer. Después de todo, si Dios te dice que obedezcas, ¿por qué preocuparte por tu conciencia? ¿A quién le importa si vas a la cárcel, si la acción que te lleva allí es una violación del mandato expreso de Dios? En resumen, este punto de vista no hace justicia a la complejidad de Romanos 13:1-7.

El Punto De Vista Presbiteriano/Puritano: Obedecer Cuando El Gobierno Promueve El Bien O Controla El Mal

El segundo punto de vista ha sido más común en la historia de la iglesia inglesa. Este punto de vista argumenta que el gobierno en general tiene dos funciones, ambas descritas en Romanos 13:3-4 . Está diseñado por Dios para frenar el mal y promover el bien. Estas son las razones por las que Dios estableció el gobierno, y mientras el gobierno recompense el bien moral y restrinja el mal moral, el gobierno actúa como un siervo de Dios, y debe ser obedecido.

Obviamente las autoridades de gobierno van más allá de estas dos funciones básicas. Nos ordenan hacer cosas tontas, cosas que no son ni buenas ni malas, sino que son superficiales y sin sentido. Por ejemplo, si el gobierno aprueba una ley que obliga a comer pollo cocido con los dedos (¡ésta es una ley real!) uno no debe pensar que al comer con un tenedor se está rebelándose contra Dios. Calvino diría: “Nuestra obligación de someternos a las leyes mira al propósito de la ley, y no a las leyes en sí mismas” (Institutos IV, 10.5).

Esto no significa que debas salir corriendo a comer pollo con un tenedor, ahí es donde entra el resto de Romanos 13. Hay dos razones más por las que podrías querer usar tus dedos. Primero, no quieres ir a la cárcel, oye, si no puedes cumplir la condena, no cometas el crimen (¡sólo pregúntale a esta mujer de 91 años arrestada por violar la ley del pollo!). En segundo lugar, porque su conciencia podría condenarlo si usted comiera pollo frito con un tenedor, aunque no debería, ya que estas leyes en realidad no deberían tener influencia en la conciencia de un creyente (de nuevo, vea los Institutos de Calvino, IV, 10.5 – donde Calvino dice que si una ley no promueve el bien de la sociedad entonces “no debería atar la conciencia” y no se le debe sumisión).

Bajo esta perspectiva de Romanos 13, incluso los gobiernos no cristianos son capaces de controlar el mal y promover el bien. Cuando lo hacen, deben ser obedecidos. Incluso cuando aprueban leyes de poco valor moral, deben ser obedecidas en general por el bien de la conciencia y de su libertad.

La fuerza de este punto de vista es que la iglesia tiene un papel que desempeñar en la sociedad alentando la conducta moral, y diciendo la verdad al poder en el gobierno. Los líderes del gobierno deben saber si no están frenando el mal o promoviendo la justicia.

Esta era la forma en que muchos de los puritanos y los eruditos de Westminster entendían Romanos 13. Esto es lo que hay detrás del giro de la frase en la Asamblea de Westminster de que los creyentes deben obedecer los “mandamientos legales” de un magistrado (WCF 23:4). La implicación es que algunas leyes del gobierno van más allá de los “límites legales” establecidos por Dios, y en ellos, someterse a ellos no es someterse a Dios. Una vez más, quiero subrayar que esto no significa que debamos desobedecer. Sin embargo, significa que si obedecemos leyes que están más allá del papel del gobierno, estamos obedeciendo por miedo a la espada o por protección de la conciencia, ambas razones son muy buenas. Sólo que son diferentes a decir “obedecemos todas las leyes a menos que ordenen el pecado”.

Basándose en este punto de vista, Thomas Manton añadió que era conforme a Romanos 13 que los cristianos sufrieran las consecuencias de su desobediencia al gobierno. En otras palabras, entendió este pasaje no como la enseñanza de la sumisión por guardar la ley, sino más bien la sumisión por recibir el castigo debido cuando decidimos desobedecer la ley (Santiago, 385).

Algunos podrían objetar este punto de vista, diciendo que es demasiado liberal al abrir la puerta para desobedecer las órdenes del gobierno. ¡Pero ese es exactamente el punto! Charles Hodge escribió:

“Cuando el gobierno civil puede y debe ser desobedecido, es algo que cada hombre debe decidir por sí mismo. Es un asunto de juicio privado… Una ley o un mandamiento inconstitucional es una nulidad; ningún hombre peca por desatenderla. Sin embargo, desobedece por su cuenta y riesgo.” Systematic Theology III, 359

Hoy en día, este es el punto de vista defendido por John y Paul Feinberg en Ética Para Un Mundo Feliz: “La enseñanza apostólica (Romanos 13), al igual que la de Jesús y el AT, básicamente ordena la sumisión a los poderes dominantes para lograr ciertos objetivos en la sociedad (por ejemplo, el orden y la paz) que beneficiarán los esfuerzos de los cristianos para lograr objetivos espirituales (por ejemplo, la evangelización)” (707).

(Esta es también la opinión que sostiene Culver en su Teología Sistemática – p. 266).

El Punto De Vista Bautista: Todo Eso, Más La Libertad De La Iglesia

La tradición bautista está en línea con el punto de vista puritano de arriba, es decir, que la sumisión se debe a órdenes “legales”. Pero los bautistas añaden un elemento adicional: el gobierno no debe regular los asuntos de la iglesia.

En la práctica, aquí es donde estaban muchos de los Eruditos de Westminster, pero no pudieron articularlo con tanta fuerza como los bautistas. Después de todo, la propia Asamblea de Westminster fue convocada por el parlamento, mientras que los bautistas no tenían ese tipo de piel en el juego del gobierno.

Por esta razón, los bautistas generalmente han aceptado más la desobediencia al gobierno. Los bautistas son a menudo los primeros creyentes en ser perseguidos, y el sistema de gobierno bautista ha ido más allá de lo que Manton y Hodges hicieron al elevar la “libertad de conciencia” como un distintivo bautista. Al subrayar la autonomía de las congregaciones locales entre sí, también se subraya que el gobierno no puede ordenar el culto de la iglesia. En el anglicanismo, la Reina puede ser la cabeza de la iglesia. En el 1700, el gobierno de diferentes naciones tenía que aprobar el nombramiento de pastores en iglesias específicas (Escocia, Suecia, Noruega, etc.). Pero no para los bautistas.

Al leer los blogs y el discurso en línea sobre lo que la Iglesia Grace está haciendo, se ha hecho mucho sobre el nivel de amenaza a la salud que COVID representa, y por lo tanto, qué nivel de deferencia se debe al gobierno. Entiendo que, especialmente para aquellos que creen que hay un deber de obedecer órdenes legales – para aquellos, todo esto depende si prohibir a las iglesias de cantar realmente hace avanzar el bien de la sociedad.

Pero para un bautista que no va a ser persuasivo en última instancia. Para nosotros, cuando se trata de asuntos de la iglesia, la pregunta es: ¿Cuál es el curso más sabio para nuestros ancianos? y no: ¿Cuál es el curso más sabio para el gobierno?

En pocas palabras, los bautistas nunca han concedido la premisa de que el gobierno tiene el derecho de designar tiempos, métodos o frecuencia de culto. Si el gobierno ordena a las iglesias que dejen de cantar, o que cierren, los bautistas pueden cumplir… …pero no lo harán, o al menos no debería hacerlo, debido a Romanos 13.

Un comentario sobre “3 Puntos de Vista De La Sumisión Al Gobierno Según Romanos 13

    Cándido García escribió:
    29 agosto 2020 en 9:32 am

    Hay un 4º punto de vista, que el autor ha obviado. Con toda seguridad no es sólo el más importante; sino “el único” importante. Se trata de cómo “la interpretó” el propio Señor Jesucristo.

    Cuando de forma totalmente arbitraria (injusta) fue detenido por los soldados, alguaciles, así como los principales sacerdotes y una turba, el Autor del Universo, y de la vida; El que sería la piedra angular de la Iglesia, y su fundamento (por medio de los apóstoles: sus directos comisionados para ello; y los profetas del Nuevo Testamento, cuando la iglesia estaba en ciernes), Él no opuso resistencia, ni argumento alguno que cuestionara lo que sería el acto más vil del ser humano, que se estaba perpetrando contra Él mismo.

    Y, delante del gobernador del “Estado” (provincia) de Judea, cuando éste le interrogaba, y a todas luces comprendió que era inocente (de lo que allí se le acusaba), lo cual agravaría la injusticia ya iniciada en el huerto/jardín de Getsemaní, a la pregunta del procurador/gobernador del imperio: -“¿Es que no me vas a contestar? ¿No sabes que tengo autoridad, tanto para ponerte en libertad como para crucificarte?
    Jesús le contestó:
    –Ninguna autoridad tendrías sobre mí, si Dios no te la hubiera dado.e Por eso, el que me ha entregado a ti es más culpable de pecado que tú”.

    El Señor del Universo, y cabeza de la iglesia, no elevó una protesta, ni inició una “cuestión” contra el gobernador, sino que se sometió por entero a Él. Sabía que Su Padre estaba por encima de los acontecimientos, y del propio gobernador, y su autoridad, la cual en todo momento respetó.

    Ese es el modelo perfecto, que “interpreta” de manera perfecta el sometimiento al gobierno (del que habla Romanos 13).

    1 Pedro 3:22 dice de Jesucristo, “quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y poderes”. Eso incluye a todo tipo de ángeles (buenos y malos: de Dios y de Satanás), todo tipo de autoridad (angélica y humana; celestial y terrenal), y a todo tipo de poder.

    Efesios 1: 20-22, dice: “…Esta fuerza operó en Cristo,resucitándolo de los muertos y sentándolo a su derecha en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad, poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este siglo, sino también en el venidero. Y sometió todas las cosas debajo de sus pies”.

    En Judas. 8-9, dice: “… rechazan la autoridad y blasfeman de los poderes superiores. Pero cuando el arcángel Miguel luchaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: «El Señor te reprenda»”. El mero hecho de maldecir a Satanás (el autor del homicidio, la mentira, y todo mal) ya implica “rechazar la autoridad, y blasfemar de los poderes/autoridades superiores”.

    ¿Por qué es tan importante este asunto del sometimiento “incondicional” (salvo mandamientos frontalmente opuestos a los de Dios) a cualquier (toda) autoridad?. El mismo texto de Romanos 13:1-2 nos lo dice: “Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos”.

    Dios es la fuente de toda autoridad (además de ser la autoridad suprema). Él está “detrás” (por encima de) toda autoridad, celestial y terrenal. Esa es la razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s