¿Está Cristo en Cada Versículo?

Posted on

ESJ-blog 20201019_01¿Está Cristo en Cada Versículo?

POR ABNER CHOU

A veces no sabemos qué hacer con el Antiguo Testamento. En la conversación y la convicción, nos encanta explicar cómo el AT anticipa, anhela, prepara y señala al Mesías que viene. Nos asombra lo que Isaías dice sobre el Siervo Sufriente. Incluso nos puede gustar cuando nuestro pastor explica que el AT tiene ecos en el NT, demostrando su belleza y sutileza.

Pero luego llegamos a un pasaje como este en nuestros planes de lectura de las Escrituras:

Cuando ofrezcas una oblación] de ofrenda de cereal cocida al horno, será de tortas de flor de harina sin levadura, amasadas con aceite, o de hojaldres sin levadura, untados con aceite. (Lev. 2:4)

¿Cómo se supone que debemos alimentar nuestras almas con esta ley sobre la cocción?

La gente ha dado una variedad de respuestas a esta pregunta. Un método es buscar a Cristo en cada versículo. Tal vez Cristo sea los panes sin levadura, o las obleas. O tal vez esto es un símbolo de la futura ofrenda de Cristo en el Calvario.

¿Se menciona a Cristo, o está incrustado en algún lugar, en cada versículo? ¿Deberíamos encontrar formas creativas de leerlo en cada porción de las Escrituras? ¿Cómo deberían los predicadores declararlo en toda la Escritura? Estas preguntas son importantes, porque la forma en que manejamos la palabra de Dios es importante.

Observe la redacción de 2 Timoteo 2:15: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad.”


Honramos a Cristo no sólo declarándolo desde el púlpito,
sino también por la forma en que estudiamos Su Palabra


A Dios le importan ambas cosas, y debemos preocuparnos por la lectura, la predicación y la enseñanza tanto como lo hace Dios. Así que tenemos que preguntarnos honestamente: ¿debemos buscar a Cristo en cada versículo?

Hay algunos que sugieren que si no buscamos a Cristo en cada versículo, entonces no lo honramos. Ninguno de nosotros quiere ser culpable de deshonrar a nuestro Salvador. Queremos exaltar a Cristo y manejar su palabra con exactitud. La cuestión, como veremos, no es si debemos declarar a Cristo a partir de su palabra, sino más bien cómo hacerlo.

Pensando A Través De La Hermenéutica Cristocéntrica

¿Deberíamos encontrar a Cristo como el tema de cada texto? Eso es lo que una forma de la hermenéutica cristocéntrica propone. Desea mostrar que cada texto se relaciona directamente con Cristo, por lo que algunos dicen que es el único método verdadero de interpretación y predicación cristiana. El problema surge cuando este método se aplica a textos que no lo requieren. Algunos de los resultados deberían hacernos sentir un poco incómodos.

Por ejemplo, la hermenéutica cristocéntrica ha argumentado que la oscuridad que rodeaba a Abraham en la fundación del pacto abrahámico es paralela a la oscuridad que envolvió a Cristo en la cruz. El rechazo de Sansón a su tribu refleja cómo sería rechazado Jesús. David y Goliat es una imagen de cómo el último David volverá a derrotar al pecado, a Satanás y a la muerte. La muerte de Natán a manos de un falso testigo es una imagen de la misma muerte de Cristo a manos de un falso testigo. La voluntad de Ester de sacrificar su propia vida es una imagen de la voluntad de Jesús de sacrificar Su propia vida.

Esas conexiones pueden parecernos extrañas ya que, en el contexto, esos versículos no parecen decir lo que la hermenéutica cristocéntrica alega que dicen. Sin embargo, los defensores de esta hermenéutica se opondrían recordándonos que esto es lo que la Biblia hace. Pablo predica a Cristo (ver 1 Cor. 1:23; 2:2; 2 Cor. 4:5), y nosotros también deberíamos hacerlo. También sostienen que el NT utiliza el AT encontrando a Jesús en los versículos de maneras que no siempre son fácilmente aparentes. Incluso Jesús mismo leyó todo el AT (Lucas 24:45) como refiriéndose a Sí mismo. Por lo tanto, debe haber un significado más profundo en las escrituras del AT, uno del que incluso los profetas no eran necesariamente conscientes. Esto justifica el enfoque anterior.

Desde luego, hay muchos aspectos positivos dentro de la hermenéutica cristocéntrica. Es honorable que los partidarios de esta hermenéutica enfaticen la teología en una época carente de doctrina. Es maravilloso que enfaticen la unidad de la Escritura y la historia redentora. Dios tiene un plan, y necesitamos ser los primeros en reconocerlo. También es bueno que deseen apoyar su posición desde las Escrituras.

Dicho esto, hay problemas con este método. Los pasajes citados no prueban que Pablo pensara que las Escrituras sólo hablaban de Cristo. Pablo no usa el AT de esa manera. Habla de varias doctrinas del AT, como la resurrección (cf. 1 Cor. 15:54-55) y la obediencia a los padres (Ef. 6:1-3). En cambio, los pasajes anteriores hablan de la predicación de Cristo como algo opuesto a uno mismo (2 Cor. 4:5) y como el punto central del mensaje del evangelio (1 Cor. 2:2). Estos textos no van tan lejos como la hermenéutica cristocéntrica desea.

De la misma manera, el uso que el NT hace del AT no justifica la hermenéutica cristocéntrica. Lo central de este tema es lo que nuestro Señor hace con el AT. Jesús no tiene una hermenéutica cristocéntrica. Él usa el AT para hablar de matrimonio (Mateo 19:5-6), escatología (Mateo 24:15) y de amar a Dios (Lucas 10:27). No reinterpreta esos textos veterotestamentarios, sino que apela a lo que dicen.

En esa línea, Lucas 24:25, un pasaje a menudo citado por la hermenéutica cristocéntrica, afirma que Jesús afirma "todos los profetas han hablado". Con eso, afirma la intención de los escritores del AT en cuanto a lo que el AT se refería en todos sus detalles. Eso es, en esencia, de lo que estamos hablando con una hermenéutica gramatical-histórica. Por lo tanto, la hermenéutica de nuestro Señor no apoya una hermenéutica cristocéntrica, sino una gramatical-histórica.

Reconsiderando Cómo Predicamos a Cristo Desde el Antiguo Testamento

La afirmación de nuestro Señor nos señala la dirección correcta de cómo honrar a Cristo tanto con el fin de declararlo como a través de los medios de manejar correctamente su Palabra. Los mismos profetas sabían lo que estaban haciendo. Sabían cómo hablar de Cristo en Su sufrimiento y gloria (1 Pedro 1:10, 12), incluso si no conocían el momento o las circunstancias de Su venida (1 Pedro 1:11). Por consiguiente, no necesitamos leer a Cristo en su revelación, sino que debemos ver cómo establecen a Cristo y declarar eso.

A continuación hay algunas maneras en que los autores del AT establecen a Cristo:

1. Ellos profetizan de Él directamente

A partir de los primeros capítulos de la Escritura (Génesis 3:15), los profetas revelan predicciones directas sobre Cristo (cf. Isaías 7:14; 9:6; 53:1-12; Miqueas 5:2; Zacarías 12:10). Estas profecías no son meramente apologéticas, sino que contienen teología sobre Cristo. Debemos entender no sólo lo que estas profecías anticipan, sino también el significado teológico de esas expectativas. Eso amplifica la persona de Cristo.

2. Ellos muestran cómo El participa en el Antiguo Testamento

Los profetas registran los eventos de tal manera que muestran la actividad de la Divinidad. Dios mira desde el cielo a través de la columna de nube, así como Dios mismo es la columna de nube (cf. Éxodo 14:24; cf. 13:21). Dios envía fuego desde el cielo, así como lo hace en la tierra en Sodoma y Gomorra (cf. Gén. 19:24). Estos momentos resaltan cómo la segunda persona de la Trinidad ha estado involucrada en el plan de Dios desde el principio.


Jesús es el Verbo que crea (cf. Sal. 33:6; Juan 1:1),
el Verbo que impulsa el plan de Dios, y el Verbo que lo termina (Apocalipsis 19:13)


Cristo recibe la gloria cuando demostramos cómo El siempre ha impulsado la historia de la redención.

3. Preparan el camino para Cristo en los detalles

Los profetas establecieron muchas verdades teológicas importantes. Esas verdades teológicas deberían dar forma a nuestras vidas para que honremos a Cristo. No podemos descuidar eso. Además, esas verdades teológicas se transmiten en frases clave que tanto el AT como el NT conectan con la obra de Cristo. Entender la naturaleza de Belén como un humilde pueblo del nacimiento de David establece por qué Jesús nacerá allí en el futuro. Nace humildemente, y sin embargo es el nuevo David quien restaurará la línea. Entender el sistema de sacrificios ayuda a establecer la naturaleza de la expiación sustitutiva penal de Cristo.


Comprender la semana de la creación pone de relieve cómo
Jesús comienza una nueva creación al levantarse el primer día de una nueva semana


Cuanto más entendemos las verdades del Antiguo Testamento, no sólo debería cambiar nuestras vidas para complacer a Cristo, sino también arrojar luz sobre su glorioso ministerio. Si queremos conocerlo mejor, necesitamos conocer el AT y conocerlo correctamente.

4. Preparan el camino para Cristo en el plan de Dios

Los profetas tejen juntos un plan unificado de Dios desde la creación moviéndose hacia el NT (cf. Neh. 9; Pss. 78; 104-6). De esta manera, cada versículo de la Escritura puede no conectarse con Cristo directamente, pero está elaborando el plan de Dios que culmina en Él. La obra de Dios es gloriosa y se convierte en la última gloria dramática de la revelación del Hijo de Dios.

En última instancia, los profetas nos muestran cómo establecieron ya formas de vincular sus escritos con Cristo. No necesitamos crear un nuevo camino. Podemos simplemente seguir los que ya han revelado. Decimos "lo que dijo el profeta" tal como lo hizo el Señor (cf. Lucas 24:25). Esto asegura que tenemos toda la amplitud teológica del AT que amplifica plenamente a Cristo.


Una hermenéutica gramatical-histórica no disminuye
la gloria de Cristo en las Escrituras. La desata.


Debemos tener confianza en que el método prescrito en las Escrituras es suficiente para mostrar la completa gloria de Cristo. No necesitamos forzar un texto para conectar con Cristo, sino que necesitamos invertir el tiempo y el esfuerzo en ver la forma en que los escritores bíblicos conectan la palabra de Dios con la Palabra. Entonces, al exponer el consejo completo de Dios, podemos glorificar a Cristo en la obediencia hermenéutica al proclamarlo plenamente.


El Dr. Abner Chou comenzó a enseñar griego en la Universidad The Master en 2004 y sigue enseñando tanto en la universidad como en el seminario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s