La Iglesia En La Profecía

Posted on

ESJ-blog 20201129_02

La Iglesia En La Profecía

Por JAMES A. BORLAND

LA IGLESIA NO SE ENCUENTRA en el Antiguo Testamento. Más bien, el Antiguo Testamento anticipa el reino del Mesías (Isaías 2; 4; 11; Jeremías 23:5-6; Ezequiel 37:21-25). Abraham "esperaba la ciudad que tiene cimientos, cuyo constructor y hacedor es Dios" (Hebreos 11:10 RV). En el pacto Davídico, Dios le prometió a David una línea perpetua para gobernar a Israel desde un trono terrenal (2 Samuel 7). Gabriel le dijo a María que su hijo “será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de Su padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su reino no tendrá fin».” (Lucas 1:32-33).

Juan el Bautista predicó que "el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2). Jesús anunció lo mismo, diciendo: "El reino de Dios se ha acercado" (Marcos 1:15). Jesús eligió y envió a los 12 con la exhortación: “«No vayan por[a] el camino de los gentiles ni entren en ninguna ciudad de los samaritanos. Sino vayan más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Y cuando vayan, prediquen diciendo: “El reino de los cielos se ha acercado”.” (Mateo 10:5-7). Todas estas referencias se aplican al reino, no a la iglesia.

CRISTO PREDIJO QUE LA IGLESIA

Pero cuando los líderes y el pueblo judío rechazaron la oferta de Cristo del reino, especialmente como se ve en Mateo 11-12, Jesús anunció algo nuevo: la iglesia. La palabra iglesia aparece en los Evangelios sólo en Mateo 16:18 y 18:19. En Cesarea de Filipo, justo seis meses antes de la crucifixión, Jesús usó el tiempo futuro para profetizar algo nuevo. Dijo, "Edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18). Más tarde, Jesús planteó la posibilidad de que un hermano pecara contra otro, y ordenó que si el hermano descarriado ignoraba los repetidos esfuerzos de reconciliación, el hermano ofendido debía "decírselo a la iglesia" (Mateo 18:17).

LA IGLESIA COMENZÓ EN PENTECOSTÉS

La iglesia era una entidad completamente nueva que comenzó en Pentecostés (Hechos 2). Ni siquiera los discípulos esperaban que la iglesia. Después de la resurrección de Cristo, los 11 le preguntaron a Jesús, "Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?" (Hechos 1:6). Después de todo, eso es lo que habían estado esperando. Viajando a Jerusalén para esa última Pascua, Jesús dio la parábola de las diez libras porque sus discípulos "pensaron que el reino de Dios aparecería inmediatamente" (Lucas 19:11). La madre de Santiago y Juan le pidió a Jesús que sus hijos se sentaran “en Tu reino…uno a Tu derecha y el otro a Tu izquierda” (Mateo 20:21). Los discípulos discutieron repetidamente sobre cuál de ellos sería el más grande del reino (Lucas 9:46), incluso durante la Última Cena (Lucas 22:24). Así, se sorprendieron cuando Jesús les dijo que no se preocuparan por el reino (Hechos 1:7) sino que esperaran en Jerusalén hasta que fueran investidos de poder por la venida de Su prometido Espíritu Santo (Hechos 1:8).

LA IGLESIA ERA COMPLETAMENTE NUEVA

El apóstol Pablo describe a la iglesia como un cuerpo compuesto por judíos y gentiles. Enseña que Cristo derribó "el muro de separación del medio", aludiendo al muro del Templo Judío que separaba a los judíos del área abierta a los gentiles (Efesios 2:11-18). Pablo lo llama un "misterio" (Efesios 3:3-4). Un misterio, en el sentido bíblico de la palabra, es algo que una vez se ocultó pero que luego se reveló. Ese era el plan de Dios para la iglesia. Este misterio de los tiempos era “que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, participando igualmente de la promesa en Cristo Jesús mediante el evangelio” (Efesios 3:6). La iglesia fue planeada por Dios, predicha por Cristo durante su ministerio terrenal, e iniciada por el Espíritu Santo en Pentecostés.

LA IGLESIA Y LA APOSTASÍA, LA FALSA ENSEÑANZA Y LA INMORALIDAD

El Nuevo Testamento incluye varias profecías sobre la iglesia en general o sobre una iglesia local en particular. Pablo, en su discurso a los ancianos de Efeso, dijo, “Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre ustedes que no perdonarán el rebaño. También de entre ustedes mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos.” (Hechos 20:29-30). Pablo exhortó a estos ancianos a "velar" por el peligro inminente (Hechos 20:31).

De la misma manera, el apóstol Pedro hizo una predicción similar sobre las iglesias a las que se dirigió en 2 Pedro. Pedro advirtió a sus lectores que "habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán secretamente herejías destructivas, negando incluso al Señor que los compró" (2 Pedro 2:1). También indicó que "muchos seguirán sus caminos destructivos" y que los falsos maestros predichos "os explotarán con palabras engañosas" (2 Pedro 2:3). Judas, escribiendo unos años después de Pedro pero con un mensaje paralelo al de Pedro, señaló que "algunos hombres se han infiltrado encubiertamente…impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo” (Judas 4).

El Nuevo Testamento afirma repetidamente que la iglesia siempre enfrentará las amenazas de la apostasía, las falsas enseñanzas y la conducta inmoral. Esto parece confirmarse en la propia evaluación de Jesús de la misma iglesia que Pablo fundó y advirtió en Hechos 20. En su apocalipsis, Jesús reprendió a los creyentes de Efeso, diciendo: "Has dejado tu primer amor" (Apocalipsis 2:4). A los creyentes de Tiatira, Jesús les dijo: “toleras a esa mujer Jezabel, que se dice ser profetisa, y enseña y seduce a Mis siervos a que cometan actos inmorales y coman cosas sacrificadas a los ídolos.” (Apocalipsis 2:20). Eso fue precisamente lo que Pedro predijo cuando escribió a esas mismas iglesias de Asia en 2 Pedro.

EL RAPTO DE LA IGLESIA

La exhortación de Pablo para que los maridos amen a sus esposas se basa en esta elevada comparación: "así como Cristo también amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla y limpiarla con el lavado del agua por la palabra" (Efesios 5:25-26). Pablo señala que el propósito de Cristo en ese proceso de redención y limpieza es "para presentársela a sí mismo una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa e inmaculada" (Efesios 5:27). Pablo también predice cuándo ocurrirá esa presentación. El rapto tendrá lugar "a la última trompeta" (1 Corintios 15:57), al mismo tiempo que "el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios" (1 Tesalonicenses 4:16). (Para la sincronización de estas trompetas con Mateo 24:31, véase James A. Borland, “El Significado Y La Identificación De Las Trompetas Escatológicas De Dios” en Looking into the Future: Evangelical Studies in Eschatology. )

Esta gran profecía sobre la iglesia continúa, "Y los muertos en Cristo resucitarán primero. Entonces nosotros, los que vivimos y quedamos, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire" (1 Tesalonicenses 4:16-17). En ese momento toda la iglesia será presentada a Cristo perfecta y sin mancha. Pablo explica: “Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo, el cual transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad al cuerpo de Su gloria, por el ejercicio del poder que tiene aun para sujetar todas las cosas a Él mismo.” (Filipenses 3:20-21). El apóstol Juan añade que "sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como es" (1 Juan 3:2). Cuando seamos hechos como Cristo a través de esa visión beatífica, Él cumplirá su presentación de la iglesia a sí mismo "sin mancha ni arruga". La iglesia se hará perfecta en ese momento.

CRISTO JUZGARÁ A LA IGLESIA

Después de ese evento, cada individuo de la iglesia raptada debe “comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.” (2 Corintios 5:10; véase también Romanos 14:10). La parábola de Cristo de las libras o minas (Lucas 19:12-27) y la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30) también se cumplirán. Pablo se refiere a estos juicios de las obras del creyente en 1 Corintios 3:13, donde dice: "la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada. El fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno".

LA IGLESIA JUZGARÁ A LOS ÁNGELES

La iglesia juzgará a los ángeles según Pablo en 1 Corintios 6:3. Esto no puede significar que juzgue a los ángeles no caídos, porque están sin pecado. Por lo tanto, Pablo debe referirse a la hueste de ángeles caídos de Satanás, los demonios. Y debido a las palabras de Pablo, "Así estaremos siempre con el Señor" (1 Tesalonicenses 4:17), sabemos que la iglesia también será testigo de los juicios de los demás, como ocurre en el Gran Trono Blanco, cuando todos los muertos no salvos resucitarán y se presentarán ante Dios para una sentencia final antes de ser arrojados al lago de fuego (Apocalipsis 20:11-15).

LA IGLESIA REINARÁ CON CRISTO

Otro resultado de la unión del creyente con Cristo es que la iglesia glorificada gobernará y reinará con Cristo. La iglesia comparte el trono de Cristo. Incluso Daniel 7 retrata al Hijo del Hombre, Cristo, como dándole su reino a sus santos. “Y la soberanía, el dominio y la grandeza de todos los reinos debajo de todo el cielo serán entregados al pueblo de los santos del Altísimo.” (Daniel 7:27). Este gobierno compartido con Cristo tiene lugar inicialmente durante el reino milenario de Cristo (Apocalipsis 20:4-5), pero se extenderá indefinidamente. Mientras Cristo reine, también lo hará la Iglesia.

BIBLIOGRAFIA

Borland, James A. “The Meaning and Identification of God’s Eschatological Trumpets.” In Looking into the Future: Evangelical Studies in Eschatology , ed. David W. Baker. Grand Rapids: Baker Books, 2001.

MacArthur, John, Jr. The Church: The Body of Christ . Grand Rapids: Zondervan, 1973.

Radmacher, Earl D. What the Church Is All About . Chicago: Moody Press, 1978.

Saucy, Robert L. The Church in God’s Program . Chicago: Moody Press, 1972.

Un comentario sobre “La Iglesia En La Profecía

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    1 diciembre 2020 en 9:20 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s