María, Simeón o Ana: ¿Quién Reconoció Primero A Jesús Como Mesías?

Posted on

ESJ-blog 20201204_01

María, Simeón o Ana: ¿Quién Reconoció Primero A Jesús Como Mesías?

Por Ben Witherington III

Ser el primero en escuchar no siempre significa ser el primero en entender. En la narración del nacimiento de Lucas, María es la primera a la que se le dice que Jesús será el mesías. Lucas añade que ella "atesora las palabras" que el ángel Gabriel le habla. Pero María también está desconcertada por el mensaje divino; está "perpleja" cuando el ángel la saluda y debe "reflexionar" sobre el significado de sus palabras (Lucas 1:29; véase también 2:19). En esto, María contrasta fuertemente con Simeón y Ana, dos ancianos que casualmente estaban en el Templo cuando José y María traen al niño Jesús a Jerusalén por primera vez.

Según Lucas 2:22-24, "[José y María] le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor 23 (como está escrito en la Ley del Señor:’ [citando Éxodo 13:2, 12]) para ofrecer un sacrificio conforme a lo dicho en la Ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones.’ [basado en Levítico 12:2-8]".

En el Templo, se acerca a la familia un hombre llamado Simeón, a quien el Espíritu Santo le ha dicho que no morirá hasta que haya visto al Mesías. (El mismo Espíritu le dijo que fuera al Templo ese día también.) Simeón toma a Jesús en sus brazos y alaba a Dios: " Ahora, Señor, permite que tu siervo se vaya en paz, conforme a tu palabra; porque han visto mis ojos tu salvación la cual has preparado en presencia de todos los pueblos; luz de revelación a los gentiles, y gloria de tu pueblo Israel." (Lucas 2:28-32). Habiendo visto al Mesías, Simeón está ahora preparado para morir.

Ana entonces se acerca a la Sagrada Familia. Ella también reconoce a Jesús como el Mesías, pero tiene una reacción muy diferente: "Y llegando ella en ese preciso momento[a], daba gracias a Dios, y hablaba de Él a todos los que esperaban la redención de Jerusalén." (Lucas 2:38). Tiene 84 años, según Lucas, y no quiere morir: Quiere hacer proselitismo. Al igual que los discípulos que la seguirán, se siente impulsada a dar testimonio de lo que ha visto. María fue la primera a la que se le anunció la buena noticia, pero Ana es la primera mujer en comprender plenamente y proclamar la buena noticia.

Esto se debe a que además de ser un proselitista, Ana es una "profetisa" (Lucas 2:36). De hecho, es la única mujer en el Nuevo Testamento explícitamente descrita como "profetisa". Ella se encuentra en la línea de figuras como la juez, líder militar y profetisa Débora y la profetisa de Jerusalén Hulda, a quien en los días del Rey Josías se le pidió que verificara que un antiguo pergamino (una forma de Deuteronomio) descubierto durante las renovaciones del Templo era en realidad la palabra de Dios (2 Reyes 22).

A diferencia de Simeón, Ana no sólo visita el Templo por el día, sino que está allí todo el tiempo. Según Lucas, Ana “Nunca se alejaba del templo, sirviendo noche y día con ayunos y oraciones” (Lucas 2:37). Tal vez ella formaba parte de una especie de orden de viudas (Lucas nos dice que su marido murió después de sólo siete años de matrimonio) que tenían funciones religiosas específicas en el Templo. Ella pudo haber sido capaz de llevar a cabo este papel en el Templo porque ya no estaba en estados periódicos de impureza ritual causada por la menstruación.

Lucas también pudo haber visto a Ana como el segundo testigo en o alrededor del Templo necesario para validar el significado de Jesús. Deuteronomio 19:15 enfatiza la importancia de tener dos testigos para validar un evento.

La pareja de Simeón y Ana refleja la inclinación de Lucas por el paralelismo hombre-mujer cuando escribe sobre los receptores de la bendición divina y la salvación. La historia del nacimiento de Jesús está enmarcada por dos historias de este tipo, la de Isabel y Zacarías en Lucas 1 y la de Ana y Simeón en Lucas 2. Curiosamente, en ambas, la mujer es representada como el ejemplo más positivo de discipulado. Las mujeres no sólo son más receptivas al mensaje, sino que están más dispuestas a actuar sobre él, con Elizabeth dándose cuenta de que su prima lleva al mesías y alabando a Dios por esta bendición y Ana difundiendo la buena noticia.

Alfred Plummer, en su clásico comentario sobre Lucas, sugirió que la diferencia entre Ana y Simeón proporciona una pista sobre Lucas como historiador de la salvación, un cronista de los poderosos actos de Dios para su pueblo a través de los tiempos. Sí, ha llegado un mesías, como reconoce Simeón, pero, como sugiere la profetisa Ana, al mismo tiempo ha surgido una nueva era, con una nueva y viva voz de la profecía.[1] Ana es la primera de una línea de discípulos proféticos que hablará de Jesús a todos los que buscaban la redención de Israel.

Sin embargo, no todo el mundo puede ser profeta. María, por ejemplo, no entiende completamente lo que Ana reconoce inmediatamente. Y no lo hará durante varios años.

Doce años después de la presentación de Jesús en el Templo, la Sagrada Familia regresa a Jerusalén y Jesús regresa al Templo, esta vez por sí mismo. María y José lo buscan frenéticamente durante tres días. Cuando por fin lo encuentran escuchando y haciendo preguntas a los maestros en el Templo, María pregunta: “Hijo, ¿por qué nos has tratado de esta manera? Mira, tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia. Entonces Él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿Acaso no sabíais que me era necesario estar en la casa de mi Padre? Pero ellos no entendieron las palabras que Él les había dicho. Y descendió con ellos y vino a Nazaret, y continuó sujeto a ellos. Y su madre atesoraba todas estas cosas en su corazón. (Lucas 2:48-51). El difunto erudito del Nuevo Testamento Raymond Brown escribió: "La idea de Lucas es que la completa aceptación de la palabra de Dios, la completa comprensión de quién es Jesús, y el completo discipulado no es posible todavía. Esto vendrá a través del ministerio de Jesús y particularmente a través de la cruz y la resurrección.

Claramente, Lucas no está pintando un retrato idealizado de María o José. Más bien, pinta un cuadro muy humano y realista de María y José como buenos padres, ansiosos, preocupados, esforzándose por ser obedientes y comprensivos, pero aún sin entender. Brown añade, sin embargo, que "Lucas no deja a María con la nota negativa de la incomprensión. Más bien en 2.51 ["su madre atesoraba todas estas cosas…"] subraya su retención de lo que aún no ha comprendido y… su continua búsqueda de la comprensión.”[2]

Por supuesto, al final, Lucas retrata a María como la que ha hecho con éxito el viaje espiritual a la familia de la fe; en Hechos 1.14, cuando los apóstoles se reúnen en el aposento alto después de la resurrección y ascensión de Jesús, María está con ellos. Pero la historia de Simeón y Ana sugiere que María tenía mucho que aprender antes de poder entrar en el Reino, y en la familia espiritual de la fe, a la que ya pertenecían, y que será la familia principal de Jesús en la era escatológica.

La historia de Navidad de Lucas está llena de sorprendentes cambios de fortuna y de roles, en los que los forasteros se convierten en socios más íntimos que los miembros de la familia, y en los que las mujeres juegan un papel más activo que los hombres. De esta manera Lucas se prepara y señala uno de sus principales temas en el Evangelio de Lucas y en Hechos: los últimos y los perdidos se convierten en los más, los primeros y los encontrados con la venida de Jesús. Lucas retrata el surgimiento de una forma de judaísmo que se basaría en el testimonio de mujeres y hombres, y que les daría poder una vez más para cumplir roles como el de la antigua Miriam.

La primera Navidad y el Niño Jesús llegan en un momento determinado, pero para muchos, como María y José, el significado del evento sólo se entiende de manera gradual y a lo largo de muchos años. Pero la visión profética de las intenciones de Dios es un regalo que sigue dando y renovando al pueblo de Dios. Y al comienzo de una larga cadena de tales percepciones proféticas están Simeón y Ana, uno satisfecho de que la profecía se ha cumplido y el otro apuntando al futuro, un futuro tan brillante como las promesas de Dios.


Notas:

[1] Ver Alfred Plummer, Luke, International Critical Commentary (Edinburgh: T & T Clark, 1905), p. 71.
[2] Raymond E. Brown and Karl P. Donfried, eds., Mary in the New Testament (Philadelphia: Fortress, 1978), pp. 161–162.


Ben Witherington III es Profesor Amos de Nuevo Testamento para estudios de doctorado en el Seminario Teológico Asbury y en la facultad de doctorado de la Universidad de St. Graduado de UNC, Chapel Hill, recibió el grado de M.Div. del Seminario Teológico Gordon-Conwell y un doctorado de la Universidad de Durham en Inglaterra. Ahora se le considera uno de los principales eruditos evangélicos del mundo, y es miembro electo de la prestigiosa SNTS, una sociedad dedicada a los estudios del Nuevo Testamento. El Dr. Witherington ha presentado seminarios para iglesias, colegios y reuniones bíblicas en los Estados Unidos, Inglaterra, Estonia, Rusia, Europa, Sudáfrica, Zimbabwe y Australia. Ha escrito más de treinta libros, incluyendo The Jesus Quest y The Paul Quest, los cuales fueron seleccionados como obras de estudios bíblicos de primer nivel por Christianity Today. Además de sus numerosas entrevistas en las cadenas de radio de todo el país, el profesor Witherington ha aparecido en el History Channel, NBC, ABC, CBS, CNN, The Discovery Channel, A&E, y la PAX Network

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s