Velado En Carne: El Logos Se Convirtió en Sarkos

Posted on

ESJ-blog 20201223_01

Velado En Carne: El Logos Se Convirtió en Sarkos

Por Clint Archer

La primera ficción histórica de Mark Twain fue una historia llamada, El Príncipe y El Mendigo. La historia trata sobre Eduardo Tudor, Príncipe de Gales, hijo del Rey Enrique VIII, y un mendigo (o pobre londinense), llamado Tom Canty. Los dos no tienen nada en común excepto un notable parecido físico entre ellos. Deciden divertirse con esta coincidencia intercambiando ropa "temporalmente".

Pero las cosas se tuercen cuando los guardias del palacio confunden al Príncipe Eduardo con ropa de indigente con Tom, y lo expulsan del palacio, donde el Príncipe termina en la casa de Tom y está sujeto a la miseria y el abuso del padre alcohólico de Tom.

El Príncipe va de una desventura a otra, incluyendo una temporada en la cárcel, experimentando la injusticia y la brutalidad de la vida callejera inglesa. El encanto perdurable de la novela reside en el regreso del Príncipe al palacio, a tiempo para ascender al trono de Inglaterra, donde las lecciones aprendidas de su experiencia directa del sufrimiento de sus súbditos, hacen de Eduardo VI un gobernante misericordioso y benevolente.

El Príncipe Y El Mendigo me recuerda otra historia, una historia real, escrita mucho, mucho antes de los días de Mark Twain, por el apóstol Juan.

3 INTRIGANTES IDEAS SOBRE LA NATURALEZA DEL VERBO

1. LA ENTRADA DEL VERBO

Juan 1:14 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros,

Este es el hecho más profundo de la historia de la humanidad.

"El Verbo" es del término griego, logos, de donde obtenemos lógica, y se refiere a la inteligencia y la fuerza animadora y vivificante. Los griegos usaban logos para referirse a lo intangible, la inefabilidad de la deidad, o para acuñar una frase, la "intocable Divinidad de Dios".

Los filósofos griegos también enseñaron que el espíritu era puro, pero que la materia física era corrupta. El término para esta parte corrupta, débil y no espiritual de los humanos lo llamaban sarkos, o en su forma aquí sarx, para carne.

Así que todos los lectores de John aceptarían las majestuosas declaraciones: Juan 1:1-3 1 En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Él estaba[e] en el principio con Dios. 3 Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Todo esto estaba muy bien y dandi… hasta el versículo 14 y el Logos se convirtió en sarx

¿¡Qué dice ahora!?

La perfecta esencia espiritual de Dios, que era auto-existente, pre-existente y co-existente… este Verbo/Logos, se volvió débil, mortal, perforable, vulnerable, sudoroso, carne/sarx?

Pero Juan está enseñando que Jesús fue encarnado. Carna significa "carne", así que encarnado literalmente significa envuelto en carne: El Verbo se hizo carne …y habitó entre nosotros.

El Verbo en carne y hueso se cansó, tuvo hambre, sed y tristeza. ¿Cómo sucedió esto?

Lucas 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios. 

Como Charles Wesley lo mostraría elocuentemente:

Velada en la carne la Divinidad ve, ¡Salve a la Deidad encarnada!

La presencia de Dios se manifestaría en un sentido invisible y espiritual, y la presencia espiritual del Logos se "carnificaría", o encarnaría, y al multiplicarse, las células humanas se desarrollarían en un niño saltador… Y el Verbo se hizo carne.

Wow.

2. EFECTO DEL VERBO

Juan 1:14 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad

Por primera vez vemos la gloria de Dios en colores vivos.

Juan enfatiza que fue testigo de esta verdad: Hemos visto su gloria… lleno de gracia y verdad.

Para cuando Juan escribió esto, había una herejía en Éfeso conocida como Docetismo. Los Docetistas enseñaban que la carne era pecaminosa y el espíritu estaba libre de pecado, así que Jesús nunca fue realmente carne. Su cuerpo era una aparición, como una visión. Así que el evangelio de Juan y sus cartas enfatizan la fisicalidad de Jesús en todo.

1 Juan 1:1 Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que han palpado nuestras manos, acerca del Verbo de vida —”

Basta decir que Jesús estaba lleno hasta el borde de la gracia y la verdad, lo que convenció plenamente a Juan.

3. ESENCIA DEL VERBO

Juan 1:14 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad

Aquí, por primera vez, Juan llama al Verbi algo nuevo. Lo llama el Hijo.

Y no cualquier hijo. Era el único Hijo del Padre.

Se nos presenta una palabra importante: monogénesis, que suele traducirse "sólo engendrado". Aquí la ESV usa un giro de frase incómodo: Hijo único del Padre. Pero está tratando de actualizar una antigua palabra inglesa que no usamos mucho hoy en día de esta manera: engendrado.

Engendrar significa generar o producir. Como "El tráfico engendra estrés".

Así que, monogénesis, mono= solo, y génesis = generado, significa que Jesús fue el Hijo que fue generado solo por el Padre.

No nació, porque "nacido" significa que llegó a existir en un momento determinado.

Unigénito significa que fue único y "eternamente generado" por el Padre sin principio. Nunca hubo un tiempo en que el Padre no tuviera un Hijo. Él era eternamente el Padre y estaba eternamente generando al Hijo.

Jesús no se despojó de la naturaleza divina de su Padre cuando se hizo carne, añadió una segunda naturaleza.

Colosenses 2:9 Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él,

Esto no es como si Jesús fuera Dios con un disfraz humano. Él era Dios y verdaderamente humano.

Estaba herido emocional y físicamente: podía ser traicionado, traspasado y crucificado. Asumió nuestras debilidades y limitaciones que nunca experimentó en la eternidad pasada para poder identificarse plenamente con nosotros.

Jesús tuvo que aprender a hablar, y a caminar y entender la teología. Al igual que nosotros. No nació capaz de caminar, hablar y hacerse un sándwich. Tuvo que mantenerse caliente en pañales y ser amamantado por María, y ser enseñado.

Lucas 2:40 Y el Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; … 52 Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura[a] y en gracia para con Dios y los hombres.

Jesús maduró física, mental, emocional y socialmente. Al igual que nosotros.

Y así “…no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado.” (Hebreos 4:15).

CONCLUSION

¡Esta historia no tiene sentido!

Es el Príncipe convirtiéndose en un mendigo, y luego muriendo una muerte tortuosa, castigado por su padre, para que los mendigos podamos ser príncipes, adoptados en la familia del Rey y vivir en la perfección sin pecado para siempre. …. Así que en esta época de Navidad, maravíllense ante la maravilla de que el Hijo de Dios se hizo hombre, maravíllense ante Su muerte en la cruz en nuestro lugar, y adórenlo como se merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s