El Pacto Davídico

Posted on

ESJ-blog 20201223_02

El Pacto Davídico

POR MAL COUCH

EL PACTO DAVIDICO se insinúa en el pacto de Dios con Abraham (Génesis 12:1-3), se establece claramente en el Salmo 89 y 2 Samuel 7, y se desarrolla progresivamente a lo largo del resto del Antiguo Testamento. Revela el plan eterno de Dios para su pueblo, la nación de Israel.

El Señor le dijo a Abraham, "Haré de ti una nación grande" (Génesis 12:2). Más tarde dijo: "de cierto te bendeciré grandemente, y multiplicaré en gran manera tu descendencia[a] como las estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigo" (22:17). De la simiente de Abraham (plural) saldría una Simiente (singular) que aseguraría las bendiciones para todos los descendientes de Abraham. La Simiente es el Hijo de David, el Señor Jesucristo.

El pacto Davídico incluye muchos temas importantes en el estudio de las profecías bíblicas. ¿Existirá un reino literal en la tierra? ¿Es la iglesia el reino? ¿Reemplaza la iglesia a la nación de Israel? ¿Es Cristo el Mesías de Israel en particular o simplemente el líder de la iglesia en general? ¿Se reunirá y restaurará Israel, y David será corolario del Señor Jesús?

UNA FAMILIA DE REYES

Cuando Dios rechazó a Saúl como rey de Israel (1 Samuel 16:1), le dijo a Samuel: "He elegido un rey para mí entre" los hijos de Isaí, el padre de David. El mismo Saúl dijo a David: "Tú eres más justo que yo" (24, 17), y concluyó: "He aquí, ahora sé que ciertamente serás rey, y que el reino de Israel será establecido en tu mano." (24, 20).

Después de la muerte de Saúl, el Señor le dio a David una promesa por medio de su profeta Natán. Dios dijo que el hijo de David, Salomón, "El edificará casa a mi nombre, y yo estableceré el trono de su reino para siempre" (2 Samuel 7:13). El Señor añadió: “Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí; tu trono será establecido para siempre”».” (7, 16). Esta promesa es la base del pacto Davídico.

La "casa" de David es una referencia a su linaje familiar. El "trono" de David simboliza el gobierno de su familia sobre el reino de Israel. El "reino" incluía al pueblo y su tierra. Las generaciones subsiguientes de israelitas tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento conocían esta promesa y la aceptaron literalmente: Sólo a través de la familia de David los reyes vendrían a gobernar en Israel.

El Salmo 89 ensaya el pacto Davídico. El Señor dice: “Yo he hecho un pacto con mi escogido, he jurado a David mi siervo: Estableceré tu descendencia para siempre, y edificaré tu trono por todas las generaciones.” (89:3-4). David es el elegido de Dios (89:19), su siervo y su ungido (89:20). David tendría un fuerte (el cuerno de David) que saldría de sus lomos y sería exaltado (89:24). Este cuerno gritaría a Dios: “Mi Padre eres tú, mi Dios y la roca de mi salvación.” (89:26). Sería el “primogénito del Señor, el más excelso de los reyes de la tierra” (89:27). El Señor agrega: “Así estableceré su descendencia[de David] para siempre, y su trono como los días de los cielos.” (89:29).

JESÚS Y EL PACTO DE DAVIDICO

Las promesas a la línea Davídica continúan en el futuro. Dios le dice al rey "casa de David" (Isaías 7:13) que recibirá una señal: “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel” (7:14). El Hijo de David será el niño, y Dios lo dará al pueblo judío como una bendición (9:6). Tiene un nombre largo e ininterrumpido: “Consejero maravilloso, Dios poderoso, Padre eterno, Príncipe de la paz,” y “El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin. sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará esto.” (9:7).

Sobre este Hijo de David, Unger (p. 1168) escribe:

Su gobierno como Príncipe de Paz será universal en la tierra y perpetuo -el Reino milenario que finalmente se fusionará con el Reino eterno (1 Corintios 15:24-28; Apocalipsis 22:1-5). …Reinará como Hijo de David (humanidad) y Señor (Deidad), como Redentor divino-humano (Apocalipsis 19:16; 20:4-6) en cumplimiento del Pacto Davídico (2 Samuel 7:12-13; 23:1-5; Ezequiel 34:23; 37:24; Oseas 3:5; Amós 9:11; Lucas 2:4; véase también Hechos 1:6). …[Su] gobierno será eterno, "para siempre", durando más tiempo que la era del Reino terrenal y fusionándose con el gobierno eterno del Cordero (Apocalipsis 20:1,3).

Los Evangelios se refieren repetidamente a la relación de Jesús con David y a su pacto. Antes del nacimiento de Jesús, el ángel Gabriel le dijo a María: “Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” (Lucas 1:32-33). María también aprendió que el niño en su vientre era el Hijo prometido de Dios profetizado en el Salmo 2 (Lucas 1:35). En su oración de agradecimiento, María se dio cuenta de que el nacimiento de su Hijo estaba relacionado de alguna manera con las promesas que Dios hizo a Abraham. Ella clamó que Dios “Ha ayudado a Israel, su siervo, para recuerdo de su misericordia tal como dijo a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre” (1:54-55).

En la oración de agradecimiento de Zacarías por el nacimiento de su hijo Juan (el Bautista), cita parte del pacto Davídico. Dijo que Dios había proporcionado la redención para su pueblo, “ y nos ha levantado un cuerno de salvación en la casa de David su siervo,” (Lucas 1:68-69). Está citando parte del salmo del pacto Davídico donde el Señor habla de David su “siervo” (Salmo 89:20) y exalta el “cuerno” de David (89:24). Zacarías también vincula el pacto Davídico con las promesas de Abraham. Profetiza que el cuerno de la salvación de la casa de David es la salvación de los enemigos de Israel: “para mostrar misericordia a nuestros padres, y para recordar su santo pacto,” (Lucas 1:69-72).

Mientras Jesús ministraba, incluso ciertos mendigos ciegos entendieron que era el Hijo de David que cumplía las promesas mesiánicas. Los ciegos gritaron: "Ten piedad de nosotros, Hijo de David" (Mateo 9:27). Pedro y los demás discípulos se dieron cuenta de que el pacto Davídico incluía muchas doctrinas sobre el Mesías. Pedro dijo a sus compañeros judíos que el Mesías, “el plan predeterminado y el previo conocimiento,” fue clavado en la cruz y ejecutado por los pecados (Hechos 2:23). Remitió a sus oyentes a la profecía de David de que el Mesías sería el Santo que no sufriría decadencia (Salmo 16:8-11; Hechos 2:25-28). Dios le había jurado a David que tendría un descendiente que algún día se sentaría en su trono; por lo tanto, la resurrección era segura (Hechos 2:30-31).

Pedro argumenta que David no pudo haber estado profetizando sobre sí mismo en el Salmo 16 y en otros salmos porque David experimentó la muerte y no había ascendido al cielo para sentarse a la diestra de Dios como lo hizo Jesús (Hechos 2:34). Pedro entonces cita el Salmo 110:1 y dice acerca de Cristo, “Dijo el Señor a mi Señor: «Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies»”

UNA INTERPRETACIÓN LITERAL

El pacto Davídico debe ser interpretado literalmente. Cinco puntos lo confirman en 2 Samuel 7 y en el Salmo 89: (1) Las palabras y la gramática transmiten un significado literal. No dan ninguna indicación de que debemos espiritualizar las promesas. (2) El pacto es claramente para la nación de Israel y no para la iglesia. (3) El pacto es llamado un pacto perpetuo. Las Escrituras no dan ninguna indicación de que vaya a cesar en algún momento del futuro. (4) Dios confirmó el pacto con un juramento (Salmo 89:3,4,33; 132:11). (5) Dios prometió que nunca rompería este pacto. “No quebrantaré mi pacto, ni cambiaré la palabra de mis labios. Una vez he jurado por mi santidad; no mentiré a David. Su descendencia será para siempre, y su trono como el sol delante de mí.” (Salmo 89:34-36). Dios cumplirá el pacto Davídico cuando el Señor Jesús reine en el trono de su padre David durante 1000 años.

En el libro del Apocalipsis, el apóstol Juan recuerda a la iglesia de Filadelfia que Cristo es el que cumple el pacto Davídico. Juan escribe que Cristo es “El Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y nadie cierra, y cierra y nadie abre,” (Apocalipsis 3:7). Jesús es también el "León que es de la tribu de Judá, la raíz de David" que tiene la autoridad para abrir el libro de los siete sellos que realmente comienza la tribulación (5:5). Y el mismo Jesús dice que Él es “la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana.” (22:16). Jesús le recuerda a la iglesia el pacto Davídico, ¡pero nunca relaciona este pacto con la iglesia! El futuro reino real de Cristo no se alegoriza para referirse a su liderazgo sobre la iglesia.

RESPONDIENDO A LA INTERPRETACIÓN PROGRESIVA

Los dispensacionalistas progresivos argumentan que Cristo está ahora en el trono Davídico en el cielo porque está sentado a la diestra de Dios en la gloria (Salmo 110:1-2). Argumentan esto a partir de varias citas en las epístolas de Pablo. "La descripción de Cristo como ‘sentado a la diestra de Dios’ en Colosenses 3:1 aparece en el contexto de la frase ‘reino de su [Dios] Hijo amado’ (1:13), frase que combina tres características de la promesa Davídica -reino, bondad amorosa duradera y filiación- y las aplica todas a la posición y actividad actual de Jesús" en el cielo (Blaising y Bock, pág. 179). Pero el Salmo 110 dice que Cristo no está sentado en su trono mesiánico sino a la diestra de Dios (110:1). Los versículos de este salmo se refieren a su gobierno terrenal y no a su liderazgo sobre la iglesia.

Los progresivos enfatizan el Salmo 110:4: “El Señor ha jurado y no se retractará: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.” ¿Su sacerdocio Melquisedec está relacionado con el pacto Davídico o con el nuevo pacto, que tiene que ver con su sacrificio por el pecado y la redención? Este versículo está entre los versِículos sobre el futuro reino Davídico de Cristo en la tierra, pero el escritor de Hebreos vincula la relación de Melquisedec con el Nuevo Pacto y no con el Davídico.

El escritor dice que Cristo "permanece sacerdote para siempre" (Hebreos 7:3) – como un sacerdote al igual que Melquisedec, sin conexiones tribales sacerdotales o linaje sacerdotal. En esta posición Él "se ha convertido en la garantía de un mejor pacto" (7:22), y lo hizo ofreciéndose a sí mismo como sacrificio (7:27). Como un sacerdote como Melquisedec, y uno que no es de la línea sacerdotal levítica, Cristo trajo la iniciación del Nuevo Pacto, como señala el escritor de Hebreos (8:8-13; Jeremías 31:31-34). El autor de Hebreos nunca indica que Cristo está ahora reinando en el trono de David en el cielo!

Pentecost (p. 104) llega a esta conclusión:

Puede demostrarse que en toda la predicación sobre el reino por parte de Juan (Mateo 3:2), por parte de Cristo (Mateo 4:17), por parte de los doce (Mateo 10:5-7), por parte de los setenta (Lucas 10:1-12), ni una sola vez el reino se ofrece a Israel, sino que es un reino terrenal literal…. Cristo anticipa tal reino terrenal literal (Mateo 25:1-13, 31-46). El Nuevo Testamento nunca relaciona el reino prometido a David con la presente sesión de Cristo.

El pacto Davídico se cumplirá en el futuro cuando el Señor venga a la tierra y se siente "en su glorioso trono" (Mateo 25:31). Como rey, llamará a todos los bendecidos por su Padre y les dirá: “ «Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” (25:34). Aunque este reino durará 1000 años, es un reino eterno que continuará hasta la eternidad. Dado que el "trono", la "casa" y el "reino" fueron todos prometidos a David a perpetuidad, el reinado del Mesías sobre el reino de David desde el trono de David no debe terminar nunca. El pacto Davídico es, por lo tanto, de vital importancia para la comprensión de los acontecimientos futuros.

—MAL COUCH

BIBLIOGRAFIA

Blaising, Craig A., and Darrell L. Bock, Progressive Dispensationalism. Wheaton, IL: Bridgepoint, 1993.

Couch, Mal, gen. ed., Dictionary of Premillennial Theology. Grand Rapids: Kregel, 1996.

Pentecost, J. Dwight, Things to Come. Grand Rapids: Zondervan, 1964.

Ryrie, Charles C., Dispensationalism. Chicago: Moody, 1995.

Thomas, Robert L., Evangelical Hermeneutics. Grand Rapids: Kregel, 2002.

Unger, Merrill F., Unger’s Commentary on the Old Testament. Chattanooga: AMG Publishers, 2002.

Un comentario sobre “El Pacto Davídico

    Marco González escribió:
    26 diciembre 2020 en 11:27 am

    Informativo, sin embargo, en la sección de “interpretación literal” ya no se cita y expone a profundidad el argumento, como bien se hizo en la primera sección.
    No es bueno querer abarcar tanto si no se va a profundizar adecuadamente.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s