Sólo en Dios: Nuestra Fortaleza En El Desierto

Posted on

ESJ-blog 20210105_01

Sólo en Dios: Nuestra Fortaleza En El Desierto

Por Clint Archer

Se cuenta la historia de Frederick Nolan que huía de la persecución en el norte de África. Sus perseguidores tenían un objetivo, capturarlo, preguntarle si negaría a Jesucristo, y luego si confirmaba que era cristiano, lo ejecutarían en el acto. Pasó corriendo por varias cuevas, pero sabía que sus perseguidores revisarían cada una de ellas hasta que lo encontraran. Finalmente, estaba tan exhausto que entró en una cueva y esperó a ser encontrado.

Los escuchó revisando las cuevas cercanas. Mientras yacía allí mirando a la entrada, observó una pequeña araña tejiendo una telaraña. En cuestión de minutos la hermosa telaraña cubrió toda la entrada de la cueva. Justo entonces sus perseguidores llegaron a su cueva, pero al ver la telaraña concluyeron que no podía haber entrado en esa cueva sin perturbar la telaraña, así que siguieron adelante.

Después de escapar de ese aprieto, Nolan escribió este profundo pareado de su experiencia:

Donde Dios está, una telaraña es como una pared.

Donde Dios no está, una pared es como una telaraña.

La vida de David estaba llena de peligros. El rey Saúl lo perseguía, los filisteos lo perseguían, e incluso su propio hijo se volvería contra él e intentaría apoderarse de su trono. Incluso después de ser ungido como rey de Israel, David se encontró viviendo en cuevas para escapar de sus perseguidores.

4 DISCUSIONES PROFUNDAS QUE DAVID ENTREGA A LOS DESESPERADOS ESCÉPTICOS

1. LA CONFIANZA DEL CREYENTE

Salmo 62:1-2 1 En Dios solamente espera en silencio mi alma; de Él viene mi salvación. 2 Solo Él es mi roca y mi salvación, mi baluarte, nunca seré sacudido.

David habla por experiencia personal y ha aprendido que sólo hay una fuente de liberación: Dios. Como rey, era la persona más segura del reino. Tenía todo un ejército para protegerlo y todo el dinero del país a su disposición. Pero mira lo que dice: En Dios solamente espera en silencio mi alma;

Para el creyente sólo hay una verdadera fuente de protección: Dios mismo.

Hay muchos canales de comodidad en esta vida: trabajos, seguros, carteras financieras diversificadas, vallas, alarmas. Y todos estos son usados por Dios para proteger y liberar. Pero son sólo canales de protección de Dios, no son la fuente.

La verdadera fe en la liberación de Dios se evidenciará en que una persona pueda descansar, dejar de preocuparse y de tramar y planear. Pero estar quieto y esperar.

Jesús consoló a sus ansiosos discípulos con estas palabras. Juan 14:1 "No se turbe vuestro corazón. Creed en Dios; creed también en mí.

Cuando su confianza está en la persona de Cristo, entonces su confianza está puesta en el lugar correcto. Para David, Dios era su fortaleza. Dios estaba donde corría en tiempos de problemas.

¿A dónde corres cuando te preocupas o tienes miedo?

2. LAS PRUEBAS DEL CREYENTE

Salmo 62:3-43 ¿Hasta cuándo atacaréis a un hombre, vosotros todos, para derribarlo, como pared inclinada, como cerca que se tambalea? 4 Solamente consultan para derribarlo de su eminencia; en la falsedad se deleitan; bendicen con la boca, pero por dentro maldicen. (Selah)

La confianza de David está en Dios, pero aún así se enfrenta a pruebas. Entonces, ¿tener a Dios como su fortaleza es una garantía de que no habrá ninguna prueba en su camino? No, en absoluto.

Santiago 1:2 Tened por sumo gozo, hermanos míos, cuando os halléis en diversas pruebas,

Todo el mundo tiene pruebas. Incluso los piadosos. Las pruebas vienen de la salud, la naturaleza, tu pecado, tus errores, pero ¡la mayoría de las pruebas vienen de otras personas!

David te está advirtiendo: No te sorprendas de las pruebas y no pongas tu confianza en la gente, sino en Dios. Sólo Él es tu roca.

3. EL TESTIMONIO DEL CREYENTE

Salmo 62:5-8 5 Alma mía, espera en silencio solamente en Dios, pues de Él viene mi esperanza. 6 Solo Él es mi roca y mi salvación, mi refugio, nunca seré sacudido. 7 En Dios descansan mi salvación y mi gloria; la roca de mi fortaleza, mi refugio, está en Dios. 8 Confiad en Él en todo tiempo, oh pueblo; derramad vuestro corazón delante de Él; Dios es nuestro refugio. (Selah)

Estas palabras son el estribillo, el estribillo de vs 1-2 repetido. Pero hay una sutil diferencia: Alma mía, espera en silencio solamente en Dios. Él está hablando consigo mismo aquí, predicándose a sí mismo. Necesitas predicarte a ti mismo. Recordar constantemente la verdad de Dios.

En el versículo 8 ya no se dirige a sí mismo, sino a los demás Confiad en Él en todo tiempo, oh pueblo; derramad vuestro corazón delante de Él; Dios es nuestro refugio.

¿Qué hace David con esta experiencia de Dios? No sólo comparte su testimonio y experiencia, sino que enseña.

Una de las principales tareas que tienes como creyente en Jesús es enseñar a los demás sobre Dios. Eres el portavoz de Dios en la tierra. Usa esas oportunidades de conversación para decir la verdad de Dios en la situación.

Mateo 5:13 “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se ha vuelto insípida, ¿con qué se hará salada otra vez? Ya para nada sirve, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres.”

Eres como la sal sin sabor si Dios te ha salvado para proclamar su gloria, y te quedas callado.

Cuando las pruebas te llegan, como a cualquier otro, tienes la oportunidad de responder de manera diferente. Y ahí es donde tu poder es mayor.

4. LAS PRUEBAS DEL CREYENTE

Salmo 62:9-12 9 Los hombres de baja condición solo son vanidad, y los de alto rango son mentira; en la balanza suben, todos juntos pesan menos que un soplo. 10 No confiéis en la opresión, ni en el robo pongáis vuestra esperanza; si las riquezas aumentan, no pongáis el corazón en ellas. 11 Una vez ha hablado Dios; dos veces he oído esto: Que de Dios es el poder; 12 y tuya es, oh Señor, la misericordia, pues tú pagas al hombre conforme a sus obras.

“Alto rango” se refiere a su estatus, su situación económica, sus círculos sociales. Mucha gente confía en esta ilusión de éxito, pero no es real. Esto es sólo vanidad y orgullo y falsa confianza. David lo llama una ilusión… más ligera que el aliento.

Otra tentación muy común para los creyentes es poner su fe, no sólo en Dios, sino en las riquezas. 10 No confiéis en la opresión, ni en el robo pongáis vuestra esperanza; si las riquezas aumentan, no pongáis el corazón en ellas.

A veces sentimos que cuando nuestra cuenta bancaria es robusta, nuestra confianza es alta. Pero esto también es una ilusión.

1 Tim 6:17 A los ricos en este mundo, enséñales que no sean altaneros ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios, el cual nos da abundantemente todas las cosas para que las disfrutemos.

Dios es la única fuente de riqueza. Él da y quita. Él hace ricos y pobres. Y nada de eso es un reflejo de su relación con él.

¡Todo lo que quiere es que confíes sólo en él! Para todo.

CONCLUSION

Necesitas confiar sólo en Jesús para tu salvación. Si pones tu esperanza en otra cosa que no sea Jesucristo y lo que hizo en la cruz – tu esperanza es en vano. En este mundo, a veces parece que todo está en juego, los criminales, las enfermedades, la economía, pero como cristianos nos mantenemos firmes. Podemos clamar a Dios y saber que sólo él es nuestro refugio, nuestra roca, nuestra fortaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s