Si Los Fundamentos Son Destruidos

Posted on

ESJ-blog 20210104_01

Si Los Fundamentos Son Destruidos

“Reflexionando sobre la música de Dios”

Por Scott Aniol

La pregunta que he tratado de responder en las últimas semanas es cómo podemos alabar al Señor en medio de un mundo malvado, y he sugerido que responder a esa pregunta es uno de los propósitos fundamentales de cómo está organizado el Libro de los Salmos. El libro termina con toda la creación alabando al Señor sin excepción y sin impedimento en el Salmo 150, pero el libro no empieza allí; el libro presta mucha atención a la realidad de la maldad a nuestro alrededor y el pecado dentro de nosotros, y una de las funciones de cómo está organizado este libro es ayudarnos a progresar desde el lamento por esta maldad a la alabanza en medio de ella.

Y lo que hemos visto de los dos primeros salmos introductorios es que el factor principal que determinará su capacidad para alabar al Señor en medio de la maldad es su imagen de bendición, la buena vida, lo que significa florecer y prosperar en el mundo actual. Una persona verdaderamente bendecida y justa no permitirá que su imagen de prosperidad sea moldeada por un consejo malvado, por su imagen de bendición. Y vimos en el Salmo 2 lo que es esa imagen: es una imagen de prosperidad sin Dios, una concepción de su gobierno que lo ve como una carga, que desecha su gobierno a favor de lo que los malvados consideran la verdadera libertad y el florecimiento. Si esa es su imagen de lo que significa prosperar, entonces los Salmos 1 y 2 prometen que no se opondrán al juicio, el camino de los malvados perecerá.

Más bien, una persona verdaderamente justa se deleitará en la ley del Señor, se deleitará en la música de la Palabra de Dios, permitiendo que la Palabra de Dios forme su imagen de bendición; tendrá una imagen de la vida bajo el gobierno de Dios como una de verdadero florecimiento, como un árbol fructífero plantado junto a corrientes de agua. No verá el gobierno de Dios como una carga o una restricción, sino como lo que realmente conduce a la bendición. La persona justa, como dice el último versículo del Salmo 2, se refugiará en el Señor.

Pero como ya hemos visto, esta imagen de prosperidad bajo el gobierno de Dios no es una en la que ignoramos la realidad de la maldad que nos rodea; no tratamos de escapar de esa realidad, sino que prosperamos y alabamos a través de esa realidad. Y eso es lo que todo el Libro de los Salmos nos ayuda a ver; está compuesto para ayudar a dar forma a una imagen adecuada en nuestros corazones de bendición y adoración a través del dolor, en medio de la persecución y la adversidad, con una anticipación llena de esperanza del día en que seremos capaces de hacer esto sin oposición, sin nuestra propia carne pecaminosa, por siempre y para siempre.

Eso es lo que hace todo el libro, y me gustaría buscar en las próximas semanas un pequeño trozo de eso en el Salmo 11.

El Salmo 11 está situado en medio de una serie de lamentos sobre los malvados que se extiende desde el Salmo 10 hasta el Salmo 14. Recuerden, los editores organizaron estos salmos de una manera particular por una razón particular, y así estos lamentos están destinados a trabajar juntos para contribuir a la imagen que Dios quiere que tengamos de la vida bajo su gobierno en medio de un mundo malvado.

Miren conmigo brevemente la imagen que Dios está pintando en esta serie de salmos. El Salmo 10 se abre de esta manera:

¿Por qué, oh Señor, te mantienes alejado, y te escondes en tiempos de tribulación? Con arrogancia el impío acosa al afligido; ¡que sea atrapado en las trampas que ha urdido!.

¿Alguna vez te sientes así? Miras a tu alrededor, el mal parece estar floreciendo, y te preguntas, ¿dónde está Dios en todo esto? Vamos a centrarnos en el Salmo 11 en un momento, pero mira el primer versículo del Salmo 12:

Salva, Señor, porque el piadoso deja de ser; porque los fieles desaparecen de entre los hijos de los hombres.

¿No describe eso nuestra era actual? Los malvados están floreciendo, Dios parece estar lejos, el Salmo 10, y aún peor, el Salmo 12, el piadoso se ha ido; los fieles se han desvanecido de entre los hijos del hombre. ¿Parece así hoy en día? ¿Cómo te hace sentir eso? Mira el Salmo 13:

¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro?

Estos lamentos están pintando un cuadro exacto de la realidad, ¿no es así? Y como vimos en el Salmo 2, esta realidad no sólo es cierta algunas veces, sino que describe toda la historia de la humanidad después de la Caída. Y este punto se enfatiza en el Salmo 14:

El necio ha dicho en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, han cometido hechos abominables; no hay quien haga el bien. El Señor ha mirado desde los cielos sobre los hijos de los hombres para ver si hay alguno que entienda, alguno que busque a Dios. Todos se han desviado, a una se han corrompido; no hay quien haga el bien, no hay ni siquiera uno.

De hecho, ¿reconoces un par de frases de este salmo de cualquier parte del NT? El apóstol Pablo cita estos mismos versículos en Romanos 3 para argumentar el hecho de que esto es cierto para quién? De todas las personas. Todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios. Ninguno es justo, ninguno, ni uno; nadie entiende; nadie busca a Dios. Todos se han apartado; juntos se han vuelto inútiles; nadie hace el bien, ni siquiera uno. Esa es la realidad de toda la humanidad en toda la historia humana.

¿Y qué vamos a hacer? ¿Cómo podemos alabar al Señor cuando esta es la realidad? ¿Qué debemos hacer?

Bueno, esta es exactamente la pregunta del Salmo 11. Miren el versículo 3:

Si los fundamentos son destruidos; ¿qué puede hacer el justo?

Ahora, ¿qué quiere decir David aquí con “fundamentos”? Esto es una imagen. Una vez más, los salmos no sólo salen y declaran cosas como lo hacen los pasajes más prosaicos de las Escrituras, porque el propósito de los salmos es dar forma a nuestra imagen de la realidad, nuestros corazones, y por eso los salmos usan imágenes para hacerlo. ¿Qué representa esta imagen de los "fundamentos"?

Bueno, esta imagen se utiliza a menudo en los salmos y en toda la Escritura como metáfora del orden de la sociedad, un orden que Dios estableció en la creación, que estableció en Génesis 9 para las sociedades, y que proporciona la base para el florecimiento de la sociedad. Un sistema de justicia que proporciona la base para una sociedad civilizada que funcione. Un sistema en el que, como Dios ordenó en Génesis 9, cuando el hombre derrame la sangre del hombre, pero el hombre será derramado su sangre. Leyes justas. Una cultura básica de moralidad. El tipo de orden en una sociedad tal que, cuando vas a la corte, puedes contar con un veredicto justo. El pecado será castigado, como Dios quiere, la justicia será recompensada, como Dios quiere.

Así es como Dios diseñó las cosas: cuando una sociedad se construye sobre la rectitud, florecerá. Proverbios 14:34 dice: “La justicia engrandece a la nación.” Proverbios 16:12 dice que el trono de un rey se establece en la justicia. Estos son principios universales establecidos por Dios que se aplican a todas las sociedades. Y cuando las sociedades destruyen esos cimientos, se desmoronan.

Que es exactamente lo que esta serie de lamentos está describiendo. En la arrogancia, los malvados persiguen ardientemente a los pobres, Salmo 10. Los fieles se han desvanecido, Salmo 12. Dios parece estar ausente, Salmo 13. No hay nadie que haga el bien, ni siquiera uno, Salmo 14. O como lo describe el versículo 2 del Salmo 11, " Porque, he aquí, los impíos tensan el arco, preparan su saeta sobre la cuerda para flechar en lo oscuro a los rectos de corazón.”

Los fundamentos están destruidos; ¿qué puede hacer el justo?

El pueblo de Dios a menudo ha vivido tiempos como este, civilización tras civilización. ¿Y no vivimos en una época similar? Hemos sido mimados en muchos sentidos en esta nación. América no es una nación cristiana, pero la nación fue construida sobre cimientos que eran, en su mayoría, consistentes con la forma en que Dios diseñó las cosas para que funcionaran, y como tal, esta nación ha florecido.

Pero los fundamentos se están desmoronando, ¿no es así? Esta nación está siendo impulsada hoy en día, no sólo por los deístas, como los fundadores, o incluso los ateos, sino por los antiteístas, gente que se opone al Señor y a su Ungido.

¿Qué pueden hacer los justos?

Y quizás peor aún, como dice el Salmo 12, parece que los fieles se han desvanecido. ¿Qué pueden hacer los justos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s