La fe para morir en la fe

Posted on

ESJ-blog 20200603_03

La fe para morir en la fe

Por Jordan Standridge

La perseverancia de los santos es un milagro asombroso. Y quizás en estos tiempos, un acto de Dios infravalorado.

Ya sea por fallos morales o desviaciones teológicas, es demasiado común que los hombres de Dios mueran avergonzando al Evangelio.

Pero, por otro lado, es tan maravilloso cuando vemos a hombres y mujeres muy utilizados por Dios en sus vidas, que son un modelo para nosotros de lo que realmente significa morir bien.

El escritor de Hebreos hace algo notable en Hebreos 11:20-22 .

En estos versِículos destaca la fe de tres talismanes de la fe: Isaac, Jacob y José.

Pero a pesar de que tendría tantos actos de fidelidad en los que fijarse en sus vidas, con los tres hombres elogia su fe para morir en la fe.

Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras. Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón. Por la fe José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos. — Hebreos 11:20-22

Estos hombres vivieron vidas difíciles. Isaac casi fue asesinado por su padre. Jacob sirvió durante 14 años por una esposa mientras era perseguido para ser asesinado por su hermano, y José, sabemos, fue a la cárcel por ser fiel después de ser vendido por sus hermanos como esclavo.

Estos hombres fueron fieles a lo largo de sus vidas y, sin embargo, el escritor de Hebreos nos dice que es su muerte lo que realmente les hizo destacar. He aquí tres razones por las que su fe en la muerte es tan milagrosa.

Bendecían a otros en su muerte

Me impresionó volver a leer sobre el final de sus vidas y su enfoque en sus hijos. Simplemente no pensaban en sí mismos, sino que querían animar a sus hijos y a sus nietos a ser fieles. En esta época es muy raro encontrar a un moribundo que piense en la vida espiritual de sus hijos. La mayoría de la gente en esta tierra sólo piensa en esta vida. No saben lo que viene después. Asi que toman decisiones e invierten su dinero en formas que les traerán felicidad hoy, mientras que usualmente, ignoran la eternidad. Los cristianos pueden perder este enfoque también. Pueden ser tentados a enfocarse tanto en obtener éxito en esta vida que ignoran la eternidad.

Todos estos hombres son un ejemplo para que pensemos en los demás cuando muramos. No sólo para dejar un montón de dinero a nuestros hijos. Sino para preparar a nuestros hijos para que sigan nuestro ejemplo en la fe como nosotros seguimos a Cristo.

Caminaban junto a Dios en su muerte

Lo que es verdaderamente notable es su comunión con Dios. Estos hombres, aunque son ejemplos maravillosos para nosotros de lo que hay que hacer, también fueron ejemplos para nosotros de lo que no hay que hacer. Los tres engañaron. Los tres tenían tendencias pecaminosas. Los tres fueron infieles muchas veces en sus vidas.

Pero cuando llegó la hora de la muerte, los tres amaron a Yahvé y caminaron estrechamente con él, quizás más cerca que en cualquier otro momento de sus vidas. Este es un ejemplo para que sigamos creciendo en nuestra fe. Para seguir buscando conocer más a Dios y vivir cada día deseando caminar un poco más cerca del Señor que el día anterior.

Fueron utilizados por Dios en su muerte

En última instancia, podemos saber que los patriarcas estaban cerca del Señor porque fueron utilizados por Él en gran medida mientras morían. Al leer el relato del Génesis sobre la muerte de estos hombres, es obvio lo importante que fueron sus bendiciones y maldiciones. Esaú estaba increíblemente angustiado porque Jacob le había robado su bendición. Suplicó y rogó a su padre que le diera la bendición. Intentó corregir a su padre mientras bendecía a sus hijos e invirtió sus brazos para dar al hijo mayor la bendición menor y al menor la mayor. Aunque Jacob sabía exactamente lo que estaba haciendo.

Es tan evidente que Dios los usó mucho en vida, pero quizás aún más en su muerte.

Es realmente una cosa extraordinaria morir en la fe. La perseverancia de los santos es un milagro absoluto que deberíamos apreciar cuando vemos que Dios utiliza a personas pecadoras y lleva su fe a término.

Que nos animemos, a pesar de los tristes ejemplos que nos rodean de aquellos que naufragan en su fe, a que el Señor tenga la gracia de llevar a término la obra que comenzó en nosotros y nos ayude a dar cada vez más fruto hasta que vayamos a la gloria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s