Deja que las Escrituras den Forma a Tus Oraciones

Posted on

ESJ-blog 20200628_01

Deja que las Escrituras den Forma a Tus Oraciones

Por John MacArthur

 En el año primero de su reinado, yo, Daniel, pude entender en los libros el número de los años en que, por palabra del Señor que fue revelada al profeta Jeremías, debían cumplirse las desolaciones de Jerusalén: setenta años.  Volví1 mi rostro a Dios el Señor para buscarle en oración y súplicas, en ayuno, cilicio y ceniza. (Daniel 9:2-3)

Antes de que lleguemos a la oración de Daniel en sí, es esclarecedor examinar a qué respondía la oración. Y vemos en estos primeros versículos del capítulo que su oración nació de las Escrituras.

Ya he dicho muchas veces que debemos empezar por estudiar la Palabra de Dios y dejar que la oración fluya a partir de ese estudio. A menos que entendamos la Escritura, no entenderemos los propósitos y planes de Dios, y por lo tanto nuestras oraciones no serán gobernadas y guiadas por Su voluntad. Fue cuando Daniel vio y entendió los planes de Dios para Judá que comenzó a orar.

Pero podemos decir aún más que eso. Estoy seguro de que Daniel creía que su oración era un elemento en el cumplimiento de la voluntad revelada de Dios en las Escrituras. Por supuesto, Daniel creía absolutamente en la soberanía de Dios. Sabía que si las Escrituras decían que algo sucedería, ciertamente se cumpliría. Sin embargo, Daniel seguía orando.

La razón humana responde de manera totalmente diferente a la soberanía de Dios. Si estamos leyendo Jeremías y vemos que Dios rescatará a Judá después de 70 años, y si creemos que Dios siempre cumple su palabra, entonces podríamos estar tentados a pensar: “¿Por qué hay que orar? Está todo muy claro. Orar no cambiará nada.”

Pero esa no es la respuesta de Daniel. Aunque a los humanos nos cuesta entender la relación entre nuestras oraciones y el plan soberano de Dios, Daniel seguía sintiendo la responsabilidad de orar.

Creo que nunca entenderé la relación entre Dios y el hombre. No entiendo cómo Dios puede escribir la Biblia utilizando a los hombres como instrumentos. No entiendo cómo Dios puede hacerse hombre y seguir siendo Dios al mismo tiempo. No entiendo cómo puedo ser salvado por mi propia elección y también por la voluntad soberana de Dios antes de la fundación del mundo. Y no entiendo cómo mis oraciones pueden tener alguna parte en la obra soberana de Dios. Pero esto no lo tengo que entender yo.

Cuando Daniel leyó el plan de Dios, en lugar de volverse fatalista y decir: "Bueno, eso es todo", inmediatamente se arrodilló en señal de quebranto y penitencia y clamó a Dios con manto y ceniza en nombre de su pueblo. Y la esencia de su oración es una petición para que Dios haga lo que había prometido hacer.

Una vez más, nos inclinamos a preguntar: “¿Por qué ora Daniel? Dios ya ha dicho que lo va a hacer.” Pero Daniel no está interesado en el razonamiento humano lógico. Él simplemente está derramando su corazón. ¿Y por qué hacer eso? ¿Por qué debemos orar cuando leemos los propósitos de Dios en su Palabra? No es porque Dios necesite que oremos; en cambio, es porque necesitamos alinearnos con las causas de Dios. La oración es para nosotros.

En la oración, vemos nuestra propia pecaminosidad y vemos nuestra necesidad de su gracia y su poder. En la oración, llegamos al lugar de someternos a su plan. De este modo, la oración y la Palabra están inseparablemente unidas. No creo que se pueda orar correctamente si no se está en la Palabra. Como dice el Salmo 119

Más que todos mis enseñadores he entendido,
Porque tus testimonios son mi meditación.. (Salmo 119:99)

En otras palabras, el salmista entiende más que sus mayores porque ha descubierto la voluntad de Dios en las Escrituras. Está diciendo: “Si quiero entrar en tus planes y entender lo que has ordenado, tengo que comprometerme con tu Palabra.” La oración, entonces, no es para cambiar lo que Dios va a hacer. Es para identificarnos con Sus planes. Y no podemos hacerlo inteligentemente sin entender Su Palabra.

Si puedes leer la Escritura y no ser impulsado a la oración, no estás escuchando lo que estás leyendo. Cualquier pasaje que leas debe ser motivo de confesión del pecado en tu vida, de alabanza a Dios por su bendición y de agradecimiento por el desarrollo de Su plan.

Por eso Hechos 6:4 dice que los apóstoles se dedicaban “a la oración y al ministerio de la palabra.” La oración y la Escritura van juntas. La Palabra genera naturalmente la oración. Cuando habla de Dios, anhelamos estar en comunión con Él. Cuando habla de la gloria, anhelamos recibirla. Cuando habla de la promesa, anhelamos realizarla. Cuando habla del pecado, anhelamos confesarlo. Cuando habla del juicio, anhelamos evitarlo. Cuando habla del infierno, oramos por los perdidos.

La Palabra de Dios es la causa de la oración. Y el hecho de que sepamos que algo es inevitable no significa que nos levantemos fatalmente de nuestras rodillas y nos alejemos en una especie de indiferencia teológica enfermiza. La oración de Daniel, como toda oración verdadera, nace del estudio y la comprensión de la Escritura.

Ahora que hemos visto la fuente de la oración de Daniel 9, la próxima vez veremos el tono de la oración de Daniel y las lecciones que podemos tomar de ella para nuestras propias oraciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s