La Incertidumbre es la Nueva Verdad

Posted on

ESJ_BLG_202100916_01

La Incertidumbre es la Nueva Verdad

Por John MacArthur

¿Es la incertidumbre sinónimo de humildad? La mayoría de los posmodernos parecen pensar que sí. Definitivamente, equiparan la certeza con la arrogancia.

La creencia de que nadie puede saber nada con certeza ha surgido como prácticamente el único dogma que los posmodernos toleran. La incertidumbre es la nueva verdad. La duda y el escepticismo se han canonizado como expresiones de humildad. El bien y el mal se han redefinido en términos de sentimientos subjetivos y perspectivas personales.

Estos puntos de vista se están infiltrando también en la iglesia. En algunos círculos de la Iglesia visible, el cinismo se considera ahora la más espléndida de las virtudes. Un tono implacable de angustia por el exceso de certeza impregna todas las facciones posmodernas dentro de las iglesias modernas. No es de extrañar que la iglesia emergente comenzara como un esfuerzo autoconsciente por hacer que el cristianismo fuera más adecuado para una cultura posmoderna. Los cristianos emergentes estaban decididos a adaptar la fe cristiana, la estructura de la iglesia, el lenguaje de la fe e incluso el propio mensaje del Evangelio a las ideas y la retórica del posmodernismo.

El Abandono de la Ortodoxia

Las proposiciones centrales y las convicciones fundamentales del cristianismo bíblico -como la firme creencia en la inspiración y la autoridad de las Escrituras, una sólida comprensión del verdadero evangelio, la plena seguridad de la salvación, la firme confianza en el señorío de Cristo y la estrecha exclusividad de Cristo como único camino de salvación- no se reconcilian bien con el desprecio del posmodernismo por las afirmaciones claras y autoritativas de la verdad. El medio del diálogo posmoderno cambia así el mensaje de forma instantánea y automática. Y la retórica del movimiento de la Iglesia Emergente lo refleja.

Brian McLaren resumió sus opiniones sobre la ortodoxia, la certeza y la fiabilidad de las afirmaciones de la verdad cristiana diciendo:

Qué ironía que esté escribiendo sobre la ortodoxia, que implica para muchos una captura final de la verdad sobre Dios, que es la gloria de Dios. Siéntese a mi lado en este pequeño restaurante y pregúnteme si el cristianismo (mi versión, la suya, la del Papa, la de quien sea) es ortodoxo, es decir, verdadero, y he aquí mi sincera respuesta: un poco, pero todavía no. Suponiendo que por cristianismo se entienda la comprensión cristiana del mundo y de Dios, las opiniones cristianas sobre el alma, el texto y la cultura… Tendría que decir que probablemente tenemos un par de cosas correctas, pero muchas equivocadas.

McLaren sugirió que la claridad en sí misma era de dudoso valor. Está claro que prefiere la ambigüedad y el equívoco, por lo que sus libros están llenos de un doble lenguaje deliberado. En su introducción a Una ortodoxia generosa, admitió:

Me he esforzado por ser provocador, travieso y poco claro, reflejando mi creencia de que la claridad está a veces sobrevalorada, y que la conmoción, la oscuridad, el juego y la intriga (cuidadosamente articulados) a menudo estimulan más el pensamiento que la claridad.

Un tema común que recorre la mayoría de los escritos de McLaren es la idea de un gran peligro en la búsqueda de la razón.

Las influencias posmodernas han llegado al movimiento evangélico también por otras vías. Más Allá del Fundacionalismo: Dando Forma a la Teología en un Contexto Posmoderno, de Stanley Grenz y John Franke, se publicó en 2001 y tuvo un impacto significativo en la comunidad académica evangélica, cosechando muchas críticas positivas y estimulando numerosas ponencias y conferencias de líderes evangélicos que evidentemente encontraron mucho con lo que estar de acuerdo en el libro.

Pero, como sugiere el subtítulo, el libro aboga por un enfoque totalmente nuevo de la teología, con el objetivo de "contextualizar" el cristianismo para una cultura posmoderna. "Las categorías y los paradigmas del mundo moderno" se están derrumbando, señalan los autores en la frase inicial del libro. Y afirman que la teología cristiana debe ser reconsiderada, revisada y adaptada para estar al día y seguir siendo relevante en estos tiempos cambiantes.

Abandonando la Certeza

Grenz y Franke sostienen que el Espíritu de Dios habla a través de la Escritura, la tradición y la cultura, y los teólogos deben tratar de escuchar la voz del Espíritu en cada una de ellas. Además, como la cultura está en constante cambio, dicen, es correcto y adecuado que la teología cristiana esté también en un estado perpetuo de transición y fermento. Ninguna cuestión debe considerarse definitivamente resuelta.

La víctima obvia de todo esto es cualquier conocimiento seguro y certero de la verdad bíblica. Eso está bien para Grenz y Franke. Están convencidos de que todo deseo de obtener un conocimiento fijo y positivo de cualquier verdad pertenece, en realidad, a las categorías que se derrumban del racionalismo ilustrado.

Naturalmente, la certeza es objeto de repetidos ataques en el libro. Esto culmina con la increíble afirmación de que la certeza es, en última instancia, incompatible con la esperanza. Por supuesto, hay cosas que aún no vemos con claridad y seguimos esperando (Romanos 8:24-25). Pero parece bastante descabellado concluir que no hay nada que podamos conocer con una certeza verdadera y asentada.

Sin embargo, algunos lectores han encontrado persuasivo el argumento de Grenz-Franke, entre ellos John Armstrong. Armstrong es un escritor, conferenciante y antiguo pastor que en su momento fue un defensor de la teología de la Reforma y un estudioso del avivamiento. El nombre de su ministerio, Reforma y Avivamiento, lo reflejaba.

Pero después de leer Beyond Foundationalism, Armstrong escribió una serie de artículos en el boletín de su ministerio en los que declaraba que había cambiado de opinión sobre varios puntos vitales de la doctrina -incluyendo la fe y el entendimiento, los sacramentos, la doctrina de la revelación y la Cristología- entre otras cosas. Dando crédito a Grenz y Franke por ayudarle a ver la luz, Armstrong escribió: “Me he visto obligado, tras una reflexión más profunda sobre el método teológico, a renunciar a lo que yo llamo certeza epistemológica.” Continúa explicando:

Los dogmáticos reformados y los profesores del lado conservador buscan un conocimiento firme, inamovible y seguro. . . . John Franke sugiere que la agenda empleada por tales teólogos "glorifica la razón y deifica la ciencia". He cambiado de opinión sobre la forma de hacer teología, y confieso que ahora estoy de acuerdo con la conclusión de Franke.

Armstrong reveló lo mucho que se había alejado de su punto de partida con esta afirmación: "Si hay un fundamento en la teología cristiana, y creo que debe haberlo, entonces no se encuentra en la Iglesia, la Escritura, la tradición o la cultura". Si la Escritura no es el fundamento de la doctrina cristiana, entonces ¿qué es? La respuesta de Armstrong se hace eco de la tesis central de Beyond Foundationalism: "Si tenemos que hablar de "fundamentos" para la fe cristiana y su empresa teológica, entonces debemos hablar sólo del Dios trino tal como se revela de forma polifónica a través de la Escritura, la iglesia e incluso el mundo"[8].

El Don de la Verdad

Armstrong, Grenz, Franke y los postmodernos emergentes han desdibujado la línea entre certeza y omnisciencia. Parecen suponer que si no podemos conocerlo todo a la perfección, realmente no podemos saber nada con ningún grado de certeza. Este es un argumento atractivo para la mente posmoderna, pero está totalmente en desacuerdo con lo que enseñan las Escrituras: "Tenemos la mente de Cristo" (1 Corintios 2:16).

Esto no quiere decir, por supuesto, que tengamos un conocimiento exhaustivo. Pero sí tenemos un conocimiento infalible de lo que la Escritura revela, ya que el Espíritu de Dios nos enseña a través de la Palabra de Dios: "Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente," (1 Corintios 2:12).

El hecho de que nuestro conocimiento sea cada vez más completo y profundo -y, por lo tanto, todos cambiamos de opinión sobre algunas cosas a medida que ganamos más y más luz- no significa que todo lo que sabemos sea incierto, anticuado o necesite una revisión cada pocos años. Las palabras de 1 Juan 2:20-21 se aplican en su verdadero sentido a todo creyente: "Pero vosotros tenéis unción del Santo, y todos vosotros lo sabéis. No os he escrito porque ignoréis la verdad, sino porque la conocéis y porque ninguna mentira procede de la verdad."

El mensaje que viene de los evangélicos postmodernizados es exactamente lo contrario: La certeza está sobrevalorada. La seguridad es arrogante. Es mejor cambiar de opinión y mantener la teología en un constante estado de cambio.

De este modo, la antigua guerra contra la verdad se ha trasladado directamente a la comunidad cristiana, y la propia iglesia se ha convertido ya en un campo de batalla, y ominosamente, muy pocos en la iglesia actual están preparados para la lucha. Necesitamos estar en un estado de preparación operacional-armados con el armamento correcto y equipados con el plan de batalla correcto. Y eso es lo que examinaremos la próxima ocasión.

clip_image002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s