Un Mundo en Necesidad de Influencia

Posted on

ESJ_BLG_2021117_01Un Mundo en Necesidad de Influencia

Por John MacArthur

El llamado del cristiano a influir presupone algo. Supone que el mundo necesita influencia. En Mateo 5:13-16, Jesús da por sentado que el mundo necesita sal y luz. Como escribió G. Campbell Morgan en su comentario sobre Mateo

Jesús, mirando a las multitudes de su tiempo, vio la corrupción, la desintegración de la vida en cada punto… su deterioro; y, debido a su amor por las multitudes, sabía que lo que más necesitaban era sal para que la corrupción fuera detenida. También los vio envueltos en la oscuridad, sentados en las tinieblas, buscando a tientas entre brumas y nieblas. Sabía que necesitaban, por encima de todo, la irradiación del camino, la iluminación de todas las cosas; que necesitaban luz.

Morgan tiene razón. La presuposición aquí es que vivimos en un mundo decadente y en descomposición, oscuro y tenebroso. Esa es la visión bíblica del mundo en que vivimos.

mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. (2 Timoteo 3:13)

Es un sueño guajiro pensar que el mundo está mejorando. No puede mejorar porque no es bueno primeramente. Es malo, y está empeorando.

Un estudiante me habló una vez de un profesor de una universidad local que decía esto a su clase: La razón por la que el matrimonio se está desvaneciendo como institución humana es porque el hombre está evolucionando a un nivel superior, y el matrimonio es algo que el hombre sólo necesita en el nivel inferior. El matrimonio está cayendo como una cola vestigial.

Escuchen, cualquiera que ande por el mundo hoy diciendo: «Todavía estamos evolucionando hacia arriba», ¡está ciego como un murciélago!

Ahora, estoy de acuerdo en que estamos aprendiendo mucho. Tenemos una cantidad asombrosa de nuevos desarrollos en la ciencia, la tecnología, la medicina y otras áreas que ocurren todo el tiempo. Pero, ¿saben qué? No tiene ningún efecto beneficioso sobre la corrupción de la sociedad. Ninguno en absoluto.

El mundo de la época de Jesús tenía la misma oscuridad y decadencia. Todo lo que hemos hecho en los tiempos modernos es aumentar el volumen de nuestra oscuridad e inventar nuevas formas de expresarla.

En el siglo XIX, no hace mucho, los filósofos y los poetas eran profundamente optimistas sobre el futuro de la sociedad. Creían que la humanidad era cada vez mejor, y que finalmente ascenderíamos a una utopía. Pronto se acabarían las guerras, las enfermedades y el sufrimiento.

Ya no hay mucha gente que se crea esas cosas. El mundo está podrido y contaminado, y lo sabemos. Y lo sorprendente es que el mundo está tan podrido y contaminado con la tecnología como sin ella. La información no ha hecho nada para revertir la decadencia.

Así ha sido desde Génesis 3 y la caída. El hombre está infectado con el germen del pecado. No hay antídoto aparte de Dios, y el hombre no tendrá a Dios porque ama su oscuridad en lugar de la luz. Ama su decadencia y no quiere la pureza, y así el germen afecta a todo el cuerpo de la humanidad. El hombre está depravado desde su nacimiento, como reconoce David:

He aquí, en maldad he sido formado,

Y en pecado me concibió mi madre. (Salmo 51:5)

Así pues, la decadencia y las tinieblas del mundo son el presupuesto, y nada puede ser más evidente que eso con el telón de fondo del conocimiento que tenemos hoy.

La desesperación y el pesimismo reinan en nuestros días, porque la humanidad no ha sido capaz de frenar su descenso. De hecho, tenemos la enfermiza sensación de que lo estamos acelerando con la tecnología.

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? (Jeremías 17:9)

Este es el punto de vista de Jesús. Este es el punto de vista de cualquier persona pensante. Cualquier evolucionista tendría que estar ciego a la realidad para pensar que la sociedad humana está en ascenso. No es cierto. Nuestro Señor está diciendo que, dado que tenemos una sociedad decadente y corrupta envuelta en la oscuridad, esta sociedad necesita sal para retrasar la corrupción y luz para iluminar la oscuridad. También está diciendo que Dios tiene un plan para que eso ocurra.

Comenzaremos a examinar ese plan la próxima ocasión.

Este artículo está basado en un sermón que el Dr. MacArthur predicó en 1979, titulado «Ustedes Son la Sal de la Tierra»

clip_image002

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s