Una Cita Divina

Posted on

ESJ_BLG_20220115_03Una Cita Divina

POR STEVEN J. LAWSON

“Este vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él.”  JUAN 3:2

Cada encuentro personal con Jesucristo es una cita divina, una cita concertada y planificada por Dios. Tal encuentro directo es siempre soberanamente orquestado por la mano invisible de Dios. Cuando una persona se encuentra cara a cara con el Señor, es a la hora y en el lugar divinamente designado. Nunca es la suerte, nunca al azar, nunca por mera casualidad o destino ciego. Tal es siempre el caso cuando estoy sentado en un avión y trabajo en un manuscrito para un sermón o un libro. La persona sentada a mi lado me preguntará inevitablemente por qué trabajo tanto. Esto, a su vez, conduce a una discusión sobre lo que estoy escribiendo y me da una puerta abierta de par en par para ser testigo del evangelio para ellos. Estas conversaciones no son por accidente. Ni tampoco son acontecimientos fortuitos. En esos momentos, sé que son citas divinas, destinadas por Dios para que cada persona escuche sobre el Señor Jesucristo. Este encuentro fue escrito por Dios hace mucho tiempo y fue llevado a cabo por la mano de la providencia.

El Plan Predeterminado De Dios

Así fue para Nicodemo la noche que se acercó a Jesús. Aunque fue él quien inició el contacto, éste no fue ni mucho menos un encuentro al azar. Este encuentro había sido establecido por Dios antes de que comenzara el tiempo. Fue designado divinamente para que Nicodemo se encontrara con el Señor. Sencillamente, era el momento de que Nicodemo se encontrara con Jesucristo.

Salomón dice: «La mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos.» (Prov. 16:9). Aunque planifiquemos nuestro camino, es Dios quien ordena el camino que seguimos. Proverbios también dice: «Muchos son los planes en el corazón del hombre, mas el consejo del Señor permanecerá.» (19:21). Independientemente de los propósitos de la gente, la voluntad soberana de Dios se cumplirá. Hay que reconocer que este es un tema profundo y complejo, pero no por ello deja de ser cierto. » Por el Señor son ordenados los pasos del hombre, ¿cómo puede, pues, el hombre entender su camino?» (20:24). Las líneas de la providencia se cruzan muy por encima de nuestras cabezas y están más allá de nuestra comprensión.

El principal ejemplo de esto es la crucifixión de Jesucristo. Esta fue la hora más oscura de la historia humana. Fue el asesinato premeditado en primer grado del Hijo de Dios. Fue el crimen más atroz jamás cometido por manos impías. Ciertamente, Judas lo traicionó. Los judíos pidieron su muerte. Los romanos llevaron a cabo la ejecución. Sin embargo, este acto malvado fue “por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios” (Hechos 2:23).

Todos los acontecimientos de este mundo se desarrollan de acuerdo con este plan preestablecido. Lo que los pecadores pretenden para el mal, Dios lo hace para el bien (Gn. 50:20). Fue Dios mismo quien entregó a su Hijo a la muerte (Rom. 4:25; 8:32). Incluso mi primera interacción con el evangelio -enseñado en nuestro hogar por mis padres- fue por designación soberana de Dios. El propósito eterno de Dios dirige cada acontecimiento de la historia humana hacia su fin señalado. Y este encuentro de medianoche entre Nicodemo y Jesús fue nada menos que una cita extraordinariamente diseñada.

Una Reunión Privada de Noche

Al examinar detenidamente este encuentro entre Nicodemo y Jesucristo, leemos: “Este vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él.” (Juan 3:2). El hecho de que Nicodemo viniera «de noche» podría parecer un detalle incidental, pero fue registrado intencionadamente por Juan. ¿Por qué lo menciona este texto bíblico? ¿Cuál es su significado? Hay tres razones principales que se destacan.

En primer lugar, Nicodemo vino de noche para ocultar esta reunión privada a los demás que lo conocían. No era políticamente correcto que Nicodemo fuera visto acercándose a Jesús para aprender de él. Si la gente supiera de esta reunión, podrían haber desacreditado el ministerio de enseñanza de Nicodemo. Perdería prestigio en la nación. Ya no sería considerado el maestro de Israel.

En segundo lugar, si la gente viera a Nicodemo acercándose a Jesús, habría empañado la reputación de todo el cuerpo de fariseos. Después de todo, ellos eran los elitistas espirituales. Que este encuentro se conociera habría supuesto un golpe para su reputación tan protegida. Los fariseos provenían de Jerusalén, la capital religiosa de la nación. Esta era la sede de su estructura de poder espiritual. Pero Jesús no era de Jerusalén. Era de la humilde Nazaret. Incluso había un dicho popular: «¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?». (1:46). Todo el mundo despreciaba a Nazaret. Se la consideraba el otro lado de las vías y ciertamente no estaba en el círculo de poder reconocido de Israel. Nadie creía que un fariseo se acercara a un nazareno. Nicodemo tuvo que acercarse a Jesús de noche para ocultar este encuentro privado.

En tercer lugar, el apóstol Juan tiene en mente un significado más profundo. En el Evangelio de Juan, la oscuridad representa la ignorancia espiritual de la humanidad respecto a Dios. También representa la vida en la búsqueda habitual del pecado (3:18-20). El hecho de que Nicodemo viniera de noche pretende representar que vivía en la oscuridad de su pecado. El hecho de que viniera de noche transmite que vino en pura incredulidad. Aquí había una persona cegada en la oscuridad de la ignorancia espiritual y la depravación moral. Vivía en un estilo de vida oscurecido por el pecado generalizado. Era como cualquier pecador autoengañado de hoy, ensimismado y «sin esperanza y sin Dios en el mundo» (Ef. 2:12).

Debido a que Nicodemo vivía en la oscuridad espiritual dentro de su alma, aún no comprendía la verdadera profundidad de su propia depravación. Tampoco conocía la solución divina en el nuevo nacimiento. En este punto, todo lo que sabía era que le faltaba algo. Pero lo que era, no lo sabía. Tal vez Jesús podría decírselo.

Este no es un dilema exclusivo de Nicodemo. Todos los que nacen en este mundo nacen en el mismo estado de oscuridad. Todos hemos vivido alguna vez en las tinieblas, viviendo una vida de pecado, complaciéndonos en el mal. Esto puede ser aún cierto en tu vida, mientras lees estas páginas. La Biblia dice que toda persona inconversa vive en tinieblas espirituales (Rom. 1:21). En otra parte, la Escritura dice: «el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios» (2 Cor. 4:4). Todos los incrédulos están «oscurecidos en su entendimiento» (Ef. 4:18).

Un Discurso Respetuoso

Cuando Nicodemo se dirigió a Jesús, este líder religioso le habló con mucho respeto. Lo llamó «Rabí», un título de alto honor, que significa «maestro». Esta designación formal reconocía que Jesús enseñaba correctamente la ley de Moisés. La gente normalmente se dirigía a Nicodemo como «Rabí», pero ahora se dirigía a Jesús como «Rabí». Con esto, Nicodemo reconocía que Jesús era un maestro dotado que poseía una autoridad mucho mayor que la suya.

Aunque la gente consideraba a Nicodemo como un maestro preeminente de Israel, él entendía que se acercaba a uno de mayor rango. Nicodemo había venido a preguntar a Jesús para que le enseñara. No reconocía la plena realidad de quién era Jesús, pero sí se daba cuenta de que Jesús tenía respuestas que él no tenía para el vacío espiritual de su corazón. Todo lo que dijera Jesús, debía escucharlo. Después de todo, Jesús afirmó enfáticamente ser «la verdad» (Juan 14:6). Afirmó: «Porque yo no he hablado por mi propia cuenta[a], sino que el Padre mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento sobre lo que he de decir y lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna; por eso lo que hablo, lo hablo tal como el Padre me lo ha dicho.» (12:49-50). Siendo así, Nicodemo debe prestar la más estricta atención a lo que Jesús enseñaba.

Con cada paso, Nicodemo se acercaba más a la verdad, aunque todavía no estaba allí. Todavía no conocía los fundamentos de la fe. Jesús no era simplemente un maestro venido de Dios. Todo lo contrario: Él era Dios que había venido a enseñar. Un mundo de diferencia separa estas dos afirmaciones. La primera reconoce a Jesús en igualdad de condiciones con los demás profetas y maestros. Todos los profetas del Antiguo Testamento fueron enviados por Dios. Incluso Juan el Bautista vino de Dios (1:6). En este punto, Nicodemo vio a Jesús como un simple maestro más en una larga línea de profetas con instrucciones sabias y útiles.

Pero Nicodemo aún no había reconocido la verdad más importante sobre Jesús. No discernió que Jesús poseía la deidad eterna en su humanidad sin pecado. En la encarnación de Jesús, Él voluntariamente dejó de lado su gloria celestial para habitar un cuerpo humano en la forma de un humilde siervo. Jesús era Dios en carne humana, verdaderamente Dios, pero verdaderamente hombre. Como Dios-hombre, vino a realizar la salvación de los pecadores. Vino en una misión divina de rescate para buscar y salvar a los perdidos (Lucas 19:10). Nicodemo aún no había visto su necesidad de entregar su vida al señorío de Jesucristo. Pero había acudido a la persona adecuada en busca de la verdad, por razones que aún no comprendía.

Una Mente Espiritualmente Ciega

Estando en la oscuridad, Nicodemo permaneció sin visión espiritual. No reconocía que delante de él estaba Dios en carne humana. Estaba mirando el rostro del Hijo eterno de Dios, pero Nicodemo sólo veía con ojos físicos. Era incapaz de percibir la verdadera identidad de Jesús. Nicodemo era un líder ciego de los ciegos. No era consciente de que había llegado al tan esperado Mesías. No podía detectar que éste era el predicho por las profecías que había estudiado.

Nicodemo se encontraba directamente ante la única entrada que conducía al reino de Dios. Sin embargo, su ceguera lo mantenía fuera de ella. Sus pies estaban justo frente a la puerta estrecha. Pero no había dado el paso decisivo de la fe para entrar por ella. Aunque era un líder religioso, Nicodemo seguía siendo un extranjero en el reino de Dios. Estaba en el exterior mirando hacia adentro. Era un extraño y ajeno a la gracia.

En este punto, Nicodemo reconoció a Jesús como un simple maestro religioso que hacía milagros. Reconoció que «nadie puede hacer estas señales que tú haces si no está Dios con él» (Juan 3:2). Cada milagro que Jesús realizaba era una evidencia indiscutible de que Dios estaba con Él. Nicodemo se refirió a estos milagros como «señales», lo que significa que entendía que había un significado espiritual ligado a ellos. Percibió que había un significado mayor detrás de estas demostraciones de poder de Jesús. Pero, ¿cuál era?

Cada milagro que Jesús realizaba era una confirmación divina de que había sido enviado por Dios. Cada despliegue de poder validaba que Él había venido a traer la salvación a los que perecían en sus pecados. Cuando Jesús abrió los ojos físicamente ciegos, demostró que da la vista a los que están en la oscuridad espiritual. Cuando desatascó oídos físicamente sordos, demostró que da oído a los que no pueden entender la verdad espiritual. Cuando sanó las piernas paralizadas, demostró que puede hacer que los pecadores caminen en novedad de vida. Cada milagro testificó que Jesús da vida eterna, lo que más necesitaba Nicodemo.

Convirtiendo el Agua en Vino

En el capítulo anterior del Evangelio de Juan, leemos que el primer milagro que realizó Jesús tuvo lugar en una boda a la que asistió en Caná. Se trata del milagro de convertir el agua en vino (Juan 2:1-11), la misma historia que condujo a mi propia conversión, cuando la familia de la novia se quedó inesperada y vergonzosamente sin vino. Entonces, la madre de Jesús intervino en este desafortunado giro de los acontecimientos y pidió a Jesús que hiciera lo que sólo Él podía hacer.

Tras una réplica inicial, Jesús dijo a los sirvientes que llenaran de agua seis vasijas. Una vez que lo hicieron, Jesús les ordenó que llevaran las vasijas de agua, ya llenas, al jefe de los camareros. Mientras llevaban el agua al camarero, Jesús convirtió milagrosamente aquella agua sucia en el más puro vino.

Transformando a los Pecadores en Santos

Este milagro fue una señal (v. 11), lo que significa que fue una muestra del poder divino que ilustra una verdad. Es decir, fue un milagro con un mensaje. Convertir el agua en vino representaba una verdad espiritual que superaba con creces el propio milagro físico. Este acto de Dios representaba su gracia transformadora que se muestra siempre que alguien nace de nuevo. El mayor milagro no es que Jesús convierta el agua en vino. En cambio, es cuando Jesús transforma a un pecador en un santo. Este cambio espiritual es la alteración más radical que alguien puede experimentar.

Esto es lo que Nicodemo tuvo que comprender sobre su propia vida. Debe transformarse del agua sucia que era en el vino espumoso de una persona nueva. Debe ser cambiado dramáticamente en su interior de lo que era a lo que debe llegar a ser. La vieja vida en Adán debe ser reemplazada por una nueva vida en Cristo. Sólo Jesús puede tomar a una persona manchada por el pecado, como Nicodemo, y convertirla en lo que Dios quiere que sea. Esta es la vida abundante que Jesús vino a dar. Aunque Nicodemo aún no se da cuenta, este es el milagro que debe experimentar.

Una Pregunta de Búsqueda

¿Dónde estás en relación con el reino de Dios? Espero que ya hayas entrado en el reino de Dios. Si es así, esto es lo que Dios ha hecho en tu vida. Pero quizás todavía no has nacido de nuevo. Si estás fuera del reino, necesitas entrar por el nuevo nacimiento.

Tal vez hayas buscado el mundo. Tal vez hayas buscado la mera religión para llenar este vacío. Tal vez hayas buscado en muchos lugares y no has encontrado nada que te satisfaga. Tal vez incluso has intentado ir a la iglesia, pero te deja vacío. Tal vez te falta la realidad de lo que sólo Dios puede darte.

¿Sigues buscando la única cosa que llenará el vacío de tu vida? ¿Por qué no hay nada duradero en lo que buscas continuamente? ¿Por qué estas búsquedas te dejan tan inquieto? ¿Qué puede llenar este vacío dentro de ti? ¿Qué es lo que necesitas desesperadamente?

¿Qué Falta?

Lo que tanto falta no se descubrirá en los goces temporales de este mundo, y lo que buscas no se encontrará dentro de ti. Lo que necesitas viene de fuera de ti, incluso de fuera de este mundo. La respuesta que buscas debe venir de una fuente superior. Lo que buscas se encuentra en Dios y lo que sólo Él puede dar.

En lugar de esconderte bajo la cubierta de la oscuridad espiritual como Nicodemo, estás llamado por Dios a venir a la fe en Su Hijo. Ven al Señor Jesucristo. Debes ver tu necesidad de la vida que Él ofrece. Debes apartarte de tus vacíos adornos religiosos y venir al conocimiento salvador de Jesucristo. Hoy, Él te dice:

Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera. (Mat. 11:28–30)

Una Necesidad Apremiante

Lo que cada uno de nosotros necesita es una vida completamente nueva de Dios. Fuimos creados por Él a su propia imagen. Él es quien nos dio la vida física. Sólo Él puede darnos vida espiritual. Sólo Dios puede satisfacer nuestras almas vacías con vida eterna e impartir nueva vida a nuestros corazones muertos. Hasta que no recibamos un nuevo corazón, nuestro ser más íntimo siempre permanecerá vacío e inquieto.

¿Y tú? ¿Buscas desesperadamente algo? ¿O es alguien? Lo que necesitas es que Dios te dé vida eterna. Dios ha puesto la eternidad en tu alma. Esto significa que tus anhelos internos sólo pueden ser satisfechos por Aquel que los puso allí. El antiguo teólogo Agustín dijo una vez: «Nuestros corazones están inquietos hasta que encuentran su descanso en Ti». Y tenía razón. Hasta que tu alma no encuentre el descanso en Dios, permanecerás inquieto para siempre.

En estos capítulos, quiero mostrarte cómo Jesús explicó esta verdad a Nicodemo. Tal vez tú estés exactamente en el mismo lugar en el que estuvo Nicodemo. Aunque no podía ver el reino, estaba cerca de él.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s