Milagros y Anticipos del Reino

Posted on

ESJ_BLG_20220115_04Milagros y Anticipos del Reino

POR MICHAEL J. VLACH

Mateo 4:23–24

Además de la gran batalla cósmica entre los reinos de Dios y Satanás, Mateo 4 introduce la importancia de los milagros en el ministerio del reino de Jesús. Los milagros revelan una gran diferencia entre el precursor del Rey (Juan el Bautista) y el propio Rey (Jesús). Según Juan 10:41: «Juan no hizo ninguna señal». Pero Jesús sí hizo. La proclamación de Jesús de la proximidad del reino va acompañada de muchas señales. Como declara Mateo 4:23-24

Y Jesús iba por toda Galilea, enseñando en sus sinagogas y proclamando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y se extendió su fama por toda Siria; y traían a Él todos los que estaban enfermos, afectados con diversas enfermedades y dolores, endemoniados, epilépticos y paralíticos; y Él los sanaba..

Estos milagros llamaron la atención sobre la legitimidad de Jesús y su ministerio. Claramente, este no era un hombre ordinario, pues sólo un hombre de Dios podía hacer tales actos milagrosos. Como dijo Nicodemo a Jesús: «Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces si no está Dios con él» (Juan 3:2). Los milagros autentificaron a Jesús y trajeron un gran alivio a aquellos a los que tocó. El evangelio de Marcos, en particular, relata el entusiasmo que suscitó el ministerio de sanidad de Jesús:

A la caída de la tarde, después de la puesta del sol, le trajeron todos los que estaban enfermos y los endemoniados. Y toda la ciudad se había amontonado a la puerta. Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y expulsó muchos demonios (Marcos 1:32-34a).

Las palabras “todos los que estaban enfermos,” “toda la ciudad se había amontonado a la puerta” y “sanó a muchos” muestran el alcance de los milagros de Jesús y su popularidad. Pedro le dijo a Jesús: «Todos te buscan» (Marcos 1:37). Jesús se hizo tan popular que “ya no podía entrar públicamente en ninguna ciudad, sino que se quedaba fuera en lugares despoblados; y venían a Él de todas partes” (Marcos 1:45). Los resultados de estos milagros deben haber sido increíbles. B. B. Warfield observa que “la enfermedad y la muerte deben haber sido casi eliminadas por una breve temporada de Capernaum y de la región que estaba inmediatamente alrededor de Capernaum como centro.” [366]

Pero hay otra dimensión de los milagros. Los milagros también dieron a Israel vislumbres y anticipos del reino venidero del Mesías. Como afirma John MacArthur: “La época de los milagros en el Nuevo Testamento tenía el propósito de confirmar la Palabra dada por Jesús y los apóstoles, de ofrecer el reino a Israel, y de dar un sabor, una muestra, del reino.”[367] Los profetas del AT predijeron que los tiempos mesiánicos invertirían las condiciones de un mundo caído. Isaías 35 declaró:

5 Entonces se abrirán los ojos de los ciegos,
y los oídos de los sordos se destaparán.
6 El cojo entonces saltará como un ciervo,
y la lengua del mudo gritará de júbilo,
porque aguas brotarán en el desierto
y arroyos en el Arabá.
7 La tierra abrasada[b] se convertirá en laguna,
y el secadal en manantiales de aguas;. . . . (Isa 35:5–7a).

Isaías 25:6-8 predijo que las condiciones del reino traen la eliminación de la muerte. Las sanidades y resurrecciones devuelven la salud a las personas y anticipan cómo será la vida en la tierra en el reino de Dios. En Mateo 11, Juan el Bautista envió a sus discípulos a preguntar a Jesús: «¿Eres tú el esperado, o debemos buscar a otro?» (11:3). Jesús respondió señalando sus milagros y cómo se relacionaban con Isaías 35:

“Y respondiendo Jesús, les dijo: Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos reciben la vista y los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres se les anuncia el evangelio” (Mateo 11:4-5).

La prueba estaba en los milagros. Jesús demostró que era el Mesías haciendo demostraciones del reino. Los milagros eran vislumbres de cómo sería el mundo cuando se estableciera Su reino. Por lo tanto, los milagros eran demostraciones del poder del reino y la prueba de que Jesús realmente era el Mesías de Israel.

Mateo 8-9 registra muchas sanidades de Jesús. En 8:2-3 Jesús sanó a un leproso. En 8:5-13 Jesús sanó al siervo de un centurión gentil sin siquiera entrar en su casa. A continuación, Jesús sanó a la suegra de Pedro de una fiebre (8:14-15). Mateo 9:18-35 describe un conjunto de milagros realizados por Jesús. Una mujer que perdía sangre fue sanada; una niña muerta fue devuelta a la vida; dos ciegos recibieron la vista; un hombre endemoniado y mudo fue liberado y sanado. Mateo 9:35 resume cómo estos milagros se relacionaban con el reino: “Y Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, proclamando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia.”

Los Milagros de la Naturaleza y el Reino

Los milagros de Jesús iban más allá de las sanidades y los exorcismos. También incluían milagros en la naturaleza. Estos también eran demostraciones y vislumbres del reino. El primer Adán debía gobernar el reino creado, pero fracasó (véase Génesis 1:26-28). No sólo la enfermedad y la muerte entraron debido a este fracaso, sino que la naturaleza también actúa en contra del hombre. “Maldita sea la tierra por tu culpa . . . Espinos y abrojos te producirá,” (Gn 3:17-18). Desde la caída, el hombre lucha con la naturaleza, que a menudo le abruma.

Los milagros de la naturaleza de Jesús muestran que Él es quien puede gobernar y someter la tierra. Según Mateo 8:23-27, Jesús y los discípulos estaban en una barca cuando se levantó «una gran tormenta en el mar» (8:24). Los experimentados pescadores temieron por sus vidas y pidieron ayuda a Jesús. Jesús reprendió a los vientos y al mar y las aguas se calmaron «perfectamente» (8:26). La respuesta de los discípulos fue de asombro: «¿Qué clase de hombre es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?» (8:27).

Este milagro demostró que Jesús es el Rey de la naturaleza. Del mismo modo, cuando Jesús convertía el agua en vino o multiplicaba el pan y los peces, mostraba su dominio sobre la creación. Los milagros de la naturaleza, por tanto, eran increíbles testimonios de Jesús y demostraciones del poder de su reino. Ofrecían vislumbres de una creación restaurada cuando el Mesías reine en la tierra. Sin embargo, los anticipos del reino no son lo mismo que la llegada plena del reino. Saucy está en lo cierto al afirmar que “los milagros de Jesús eran ejercicios del poder del reino, pero todavía no el reino.”[368] Pablo afirma en Romanos 8 que la creación actual todavía está sujeta a la vanidad (8:20) y anhela ser “liberada de su esclavitud a la corrupción” (8:21). Esta libertad se producirá junto con la glorificación del pueblo de Dios, que aún está por llegar (8:19).

Eugene Merrill sugiere correctamente que los milagros de la naturaleza de Jesús están relacionados con su papel de «segundo» o «último» Adán. Dice que “hay muchas razones para creer… que Jesús estaba ejerciendo la autoridad dada por Dios a Adán, una autoridad diseñada para toda la raza humana, perdida por el pecador Adán, y restaurada en y a través de Cristo.”[369] Los milagros de la naturaleza de Jesús están vinculados con el mandato del reino de Génesis 1:26-28, y muestran a Jesús triunfando en el ámbito donde Adán fracasó.

Sin embargo, en esta época, la presencia corporal de Jesús en el cielo significa que el cumplimiento completo del mandato de gobernar la tierra aguarda un cumplimiento futuro. Hebreos 2:8 dice: “Pero ahora no vemos aún todas las cosas sujetas a él. [el hombre].” Ya que esta era presente todavía experimenta el engaño satánico, la enfermedad y la muerte, y la desarmonía en la naturaleza, sabemos que el reino de Dios no ha sido establecido. Pero Jesús regresará y restaurará completamente todas las cosas (ver Hechos 3:21).

¿Significan los Milagros de Jesús la Llegada del Reino?

Algunos han afirmado que los milagros de Jesús revelan un reino «ya» o «inaugurado». Es cierto que cuando Jesús estaba en la tierra el reino estaba cerca en su persona, y sus enfrentamientos con Satanás y los demonios eran manifestaciones tangibles del reino de Dios. Pero, ¿fueron las declaraciones de Jesús de que «el reino de Dios ha llegado a vosotros» una prueba de que el reino de Dios había llegado para quedarse?

Los milagros de Jesús eran muestras y anticipos del reino venidero. Pero no significaban que el reino mesiánico realmente comenzara y permaneciera en ese momento. Hebreos 6:5 apoya esto. Mirando hacia atrás desde su perspectiva en la historia, el escritor de Hebreos dijo que sus lectores «han probado… los poderes del siglo venidero». Algunos experimentaron los milagros de los apóstoles, y experimentar estos milagros («poderes») fue llamado una degustación de los «poderes del siglo venidero.» Dado que los milagros son un anticipo de las condiciones del reino, experimentar un milagro significa obtener una muestra o un vislumbre de lo que será el reino venidero. Experimentar milagros no significa que el reino haya llegado para quedarse, pero sí significa experimentar una muestra del reino.

Más adelante en su ministerio, Jesús situó la llegada del reino en el futuro (véase Lucas 19:11; Mateo 19:28; Mateo 25:31; Lucas 21:31). No mira hacia atrás y dice que el reino comenzó con sus milagros. El reino está vinculado con la presencia física de Jesús, por lo que la eliminación de la presencia de Jesús en la tierra afectará a la presencia del reino.

Los milagros que Jesús realizó en la tierra en el momento de su primera venida no fueron permanentes. La gente que sanó eventualmente murió. Incluso los que resucitaron de entre los muertos, como la hija de Jairo (Marcos 5:21-43) y Lázaro, terminaron muriendo. Pero cuando Jesús establezca su reino en Su segunda venida, se caracterizará por la integridad y la restauración perpetuas. Además, las sanidades y resurrecciones que realizó Jesús no ocurren hoy en día. Sus milagros eran públicos e innegables. Si el reino fue inaugurado con la primera venida de Jesús, deberíamos esperar que estos milagros continuaran o aumentaran como lo hicieron en los días de Jesús. Pero no es así. La falta de milagros innegables del reino hoy en día es una evidencia de que el reino espera en el futuro.

Dos Perspectivas de la Importancia de los Milagros de Jesus para el Reino de Dios

Perspectiva 1: Los milagros de Jesús significan Su reino ha sido inaugurado.

Perspectiva 2: Los milagros de Jesús son muestras del las bendiciones del reino por venir.

El Contexto de los Milagros

Los milagros son intervenciones sobrenaturales directas de Dios en el mundo en las que anula o suspende las leyes de la naturaleza para cumplir sus propósitos. Los milagros en la Biblia incluyen sanidades físicas, resurrecciones, control de la naturaleza y expulsión de demonios. También incluyen señales y juicios cósmicos como las plagas contra Egipto. Los milagros no ocurren en el vacío. Se producen en el contexto de temas más amplios. Uno de esos temas es la soberanía de Dios. Como afirma Pentecost: “En realidad, la cuestión de los milagros, en su forma más simple, es una cuestión de si un Dios infinito y soberano tiene el poder, así como el derecho de demostrar ese poder dentro de la esfera sobre la que gobierna.”[370] La respuesta a esa pregunta es un rotundo ¡sí!

Otro tema importante que se cruza con los milagros del reino es la caída del hombre. Los milagros ocurren debido a circunstancias negativas en un mundo caído y maldito. Por ejemplo, las sanidades físicas en la Biblia ocurren porque la gente está enferma. Las resurrecciones ocurren porque la gente muere. Los milagros de la naturaleza ocurren porque la creación amenaza al hombre (por ejemplo, Jesús calmando una tormenta amenazante). Los exorcismos eran necesarios porque Satanás y los demonios dañaban a las personas. Los milagros no eran necesarios antes de la caída cuando no había enfermedad, muerte, naturaleza desbocada o posesión demoníaca. Los milagros tampoco son necesarios en el reino eterno porque allí no ocurre nada malo.

Los milagros son actos de restauración. Corrigen algo que ha salido mal. Son muestras o vislumbres de la restauración de todas las cosas (ver Hechos 3:19-21). Los milagros, por tanto, están intrínsecamente relacionados con el reino de Dios y tienen implicaciones en el reino. En Miqueas 7, el profeta predijo las condiciones que se darán con el reino del Mesías: “Pastorea a tu pueblo con tu cayado,” (7:14). Luego se hace una declaración significativa sobre los milagros: “Como en los días de tu salida de la tierra de Egipto, te mostraré milagros.” (7:15). Cuando el pueblo hebreo estaba esclavizado en Egipto, Dios realizó poderosos milagros para liberarlos de Egipto:

“Pero yo endureceré el corazón de Faraón para multiplicar mis señales y mis prodigios en la tierra de Egipto. Y Faraón no os escuchará; entonces pondré mi mano sobre Egipto y sacaré de la tierra de Egipto a mis ejércitos, a mi pueblo los hijos de Israel, con grandes juicios. Y sabrán los egipcios que yo soy el Señor, cuando yo extienda mi mano sobre Egipto y saque de en medio de ellos a los hijos de Israel. (Exodo 7:3–5).

Los milagros en el momento del éxodo fueron juicios sobre el Faraón y Egipto. También ocurrieron dentro del contexto más amplio de los planes de Dios para establecer a Israel como un reino. El plan de Dios desde la entrega del Pacto Abrahámico era que su pueblo, Israel, poseyera un reino con tierra. Pero esto no podía ocurrir si los hebreos permanecían esclavizados para siempre en Egipto. Después del éxodo, Dios se refirió a los hebreos como «un reino de sacerdotes y una nación santa» (Éxodo 19:6).

Los milagros tienen varios propósitos. Son actos de compasión. Además, los milagros confirman a los mensajeros de Dios (véase Heb 2:3-4). Pero los milagros también están estrechamente relacionados con los planes del reino de Dios. La llegada del reino de Dios implica milagros. Así como los milagros se asociaron con el reino de Israel después del éxodo, también los milagros se asociarán con el reino del Mesías. Esto fue así con la primera venida de Jesús (véase Mateo 4:17, 23-24). También fue cierto para los apóstoles que realizaron milagros como parte de su proclamación de Jesús y su reino en Hechos 3. También será cierto en el futuro cuando los dos testigos de Apocalipsis 11 realicen milagros a la luz del pronto regreso de Jesús.

Milagros

Implicaciones del Reino

Plagas contra Egipto/Milagros de Moisés

Éxodo de Egipto y Establecimiento de Israel como Reino

Los milagros de sanidades/exorcismos/resurrecciones/naturaleza de Jesús

Cercanía del Reino a Israel

Los milagros de los apóstoles en Hechos

Presentación del reino a Israel

Milagros de dos testigos en Apocalipsis 11

La proximidad de la Segunda Venida y el Reino

[366] B. B. Warfield, Christianity and Criticism (New York: Oxford University Press, 1929), 54.

[367] John F. MacArthur, 1 Corinthians: The MacArthur New Testament Commentary (Chicago: Moody, 1984), 360.

[368] Robert L. Saucy, The Case for Progressive Dispensationalism, 100.

[369] Eugene H. Merrill, “Covenant and Kingdom: Genesis 1–3 as Foundation for Biblical Theology,” in Criswell Theological Review 1 (1987): 300–01.

[370] Pentecost, Thy Kingdom Come, 18.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s