Co-dependencia: Una Perspectiva Bíblica

Posted on Actualizado enn

Co-dependencia: Una Perspectiva Bíblica
Escrito por Gary Gilley
(Octubre de 1996 – Volumen 2, Número 12)

No existe evidencia bíblica ni científica para apoyar las afirmaciones de los que enseñan las teorías de la Co-dependencia, pero ¿por qué debería introducirse la verdad en el camino de algo bueno?

Co-dependencia es uno de los “temas candentes”, en este momento, en la actual psicología. Hasta los últimos años, la palabra (e incluso el concepto) era prácticamente desconocido, y ahora todo el mundo parece ser un co-dependiente. Los objetivos de esta sección son definir la Co-dependencia, observar lo que los psicólogos nos dicen que son las causas, examinar sus supuestos efectos en las personas y averiguar cómo curarla. Por último, vamos a examinar todo esto a la luz de la Escritura.

Una Definición de Codependencia

“Originalmente, Codependencia se usa para describir a una persona cuya vida se vio afectada como consecuencia de estar involucrado con alguien que era químicamente dependiente” (Martin Bobgan, Doce Pasos a la Destrucción, p15). Hoy, sin embargo, las definiciones varían tanto que a menudo es difícil estar seguro de lo que se está hablando. Por ejemplo:

· “Una persona codependiente es una que ha dejado que el comportamiento de otra persona le afecte, y que está obsesionada con el control de la conducta de esa persona” (Melody Beattie, Codependiente No Más, P31).

· "Codependencia puede ser definida como una adicción a las personas, conductas, o a las cosas. Codependencia es la falacia de tratar de controlar sentimientos internos a través del control de personas, cosas y eventos en el exterior. Para el codependiente, el control, o la falta de él, es fundamental para todos los aspectos de la vida. Cuando se trata de personas, el co-dependiente se ha vuelto tan elaboradamente atrapado en la otra persona con la que el sentido de auto-identidad personal – está severamente restringido, quedar al margen de los problemas e identidad de esa otra persona” (El Amor es una Elección por Hemfelt, Minirth, & Meier, p11).

· “Codependencia es la condición cuando los depósitos de su amor funcionan vacíos” (Ibid p38).

· “Codependencia es un patrón de dependencia dolorosa de conductas compulsivas y la aprobación de los demás en un intento de encontrar seguridad, autoestima, e identidad” (Definición utilizada en la primera conferencia nacional sobre Codependencia en 1989, Bobgan, p. 17).

¿Confundido? Incluso Melody Beattie, la portavoz reconocida de la Codependencia admite: “Hay casi tantas definiciones de Codependencia, como experiencias que la representen. En la desesperación (o quizás iluminación), algunos terapeutas han afirmado: ´cualquier Codependencia, y todo el mundo es un codependiente´” (No Más Codependiente, P29). No sólo los expertos son inciertos acerca de este trastorno, es decir, tampoco no están seguros de quien lo tiene.. Minirth y Meier nos dicen que aproximadamente cien millones de estadounidenses sufren de Codependencia, y por lo tanto, estamos asediados por una epidemia de grado asombroso (El amor es una Elección, p14). Se ha estimado por otra fuente, que ochenta y cinco por ciento del mercado de Codependencia son mujeres. La razón de esto es que los rasgos y comportamientos principales de la feminidad tradicional, tales como cultivo de la maternidad y el desarrollo de las relaciones íntimas, se consideran a menudo síntomas de la Codependencia. Las mujeres, que han optado por el cuidado y crianza de niños, en lugar de poner sus propios sentimientos y deseos más que a otros, son etiquetadas como codependientes – en necesidad de ayuda psicológica. Si bien se reconoce que estos rasgos se pueden llevar demasiado lejos por parte de algunos, nos preocupa mucho cuando se nos dice que prácticamente toda la población adulta (especialmente las mujeres), sufre de esta “enfermedad”. ¿Podría ser que los psicólogos están confundiendo la codependencia con actos de amor desinteresado? ¿Es el objetivo de los proponentes de la anti-codependencia de convertirnos en una raza de personas que sirven y se aman más que a los demás? Si es así, están en contradicción con Fil. 2:3,4. 2:3,4.

La Causa de la Codependencia

¿Cuáles son las causas por las que una persona se convierte en codependiente y cuáles son los efectos de esta “enfermedad” en la vida del codependiente? (Ibid. p15). Minirth y Meier afirman que las causas de la Codependencia son: “necesidades emocionales insatisfechas, pérdida de la infancia, y la obligación de arreglar la disfuncional familiar” (Ibíd. p15). Si bien estas causas están relacionadas entre sí, vamos a verlas, sin embargo, una por una:

Necesidades Emocionales Insatisfechas: La teoría es que cada uno de nosotros tiene una reserva de amar (ó deposito de amor) dentro de nosotros. Si nuestro depósito de amor no ha sido llenado por la “la otra mitad” en nuestras vidas, no tendremos satisfechas nuestras necesidades emocionales, por lo tanto, nos convertimos en codependientes (véase Ibíd. P33ff). Esta teoría es especialmente cierto en el caso de los niños.

Pérdida de la Infancia: Los niños pierden su infancia a través del abuso por lo general de los padres o de figuras familiares. El abuso activo, como el incesto, el abuso físico o incluso en un exceso de ira por parte de los padres es la más reconocida forma de abuso – abusos que no debemos negar o minimizar. Sin embargo, se nos dice de las formas más sutiles de abuso que, al parecer, dejan cicatrices similares sobre la vida de un niño. Minirth Meier nos informan de las siguientes formas de abuso, a menudo no reconocidas: un padre que se preocupa y no está disponible hacia un niño emocionalmente, un niño que no es constantemente elogiado, la falta de abrazos y besos en la familia, los padres no están en paz (el uno con el otro) sexualmente, padres que demandan “demasiado”, padres demasiado dependientes en sus hijos, un padre que es demasiado rígido, etc (Ibíd. pp52-62).

Nos gustaría mencionar dos cosas en este punto: Note la terrible presión que la perspectiva de la Codependencia impone a los padres. ¿En qué punto cruzamos la línea de ser emocionalmente disponibles, a consentir de más a nuestros hijos? ¿Cuando estamos siendo demasiado rígidos en lugar de ser más firmes? ¿Cómo sabemos si estamos esperando demasiado de nuestros hijos, o no lo suficiente? ¡Qué horrible posición es estar así, a sabiendas de que las respuestas a estas preguntas son relativas, incluso sabiendo que el fracaso de nuestra parte “cicatriza” a nuestros niños para la vida. La perspectiva Bíblica sería que los padres tienen la responsabilidad de sus hijos, pero que no son responsables de las decisiones que sus hijos tomen. Del mismo modo, en lugar de culpar a nuestros padres por los errores que cometieron al criarnos, debemos asumir la responsabilidad de nuestras propias acciones.

Por la definición Codependiente de abuso, prácticamente todos los niños en el pasado han sido víctimas de malos tratos y se han convertido en codependientes. ¿Cómo pueden los padres de diez o más niños haber estado siempre emocionalmente a su disposición?¿Cómo fueron capaces de llenar los padres los depósitos de amor de sus hijos cuando trabajaban más de sesenta horas semanales y, a menudo, sus hijos, teniendo empleos a tiempo completo también? Aún más importante, si la Codependencia ha sido nuestro problema todos estos años, ¿por qué Dios no nos dan instrucciones sobre la manera de tratar con ello?¿Debemos creer que Dios permitió a todos los de su pueblo hasta la década de 1980 tenerlos sin preparación para hacer frente a este grave problema? ¿Debemos creer, también, que Dios no ha decidido hacer frente a la Codependencia en Su Palabra, pero ha revelado este problema y su solución, en su mayoría a hombres y mujeres impíos?

La Obligación de Corregir la Disfuncional Familiar:

Minrith y Meier nos dicen: “Todos poseen una primitiva necesidad de recrear lo familiar, la situación familiar original, incluso si la familiar, la situación, es destructiva y dolorosa” (Ibíd. p65) ¿Por qué iba alguien a querer recrear una situación dolorosa? ¿Por qué?, porque estamos obligados por nuestra mente inconsciente realmente controla (se nos dice) el ochenta por ciento de nuestras decisiones (aparentemente sin nuestro conocimiento consciente, Ibíd. P65). Pero ¿por qué elegir inconscientemente colocarnos a través de este dolor? Considere las siguientes tres razones dadas por los seguidores de Codependencia:

  • Creemos que si la situación se puede hacer existir de nuevo y en ese momento podemos arreglarlo. Podemos curar el dolor !Sabemos que podemos! El codependiente posee una poderosa necesidad de regresar y arreglar lo que estaba mal, debe curar el dolor.
  • Creemos que somos responsables de la terrible familia original, por lo que debe ser castigada – merecemos el dolor. Los Codependientes puede ser enganchados en la miseria.
  • Creemos que hay un anhelo por lo familiar y lo seguro. Incluso si el pasado es doloroso, por lo menos estaba en el hogar.

John Bradshaw, autor popular y gurú TV codependiente, establece la responsabilidad de la enseñanza bíblica de que toda persona nace en una condición de pecado. Sostiene que este tipo de enseñanza produce una personalidad “basada en vergüenza” destinada a convertirse en un adicto. Él dice: “Muchas confesiones religiosas enseñan un concepto del hombre como miserable y manchado con el pecado original… Con el pecado original usted ya ha sido vencido antes de comenzar” (Sanando la Vergüenza que los Ata, p64).

En realidad, los diversos “expertos” vienen con diferentes (y a menudo contradictorias) razones por las que creo que la gente sea codependiente ¿Por qué tantas opciones? Tal vez esta cita de la “Carta de bienestar” de la Universidad de California explica el problema así: “La literatura de Codependencia se basa en afirmaciones, generalizaciones, y anécdotas… Para empezar, sin la menor pizca de evidencia científica y casualmente etiqueta a grandes grupos como enfermos puede ser útil para unos pocos, pero es potencialmente nocivo y de explotación también. Si, como afirman los más vendidos: “toda la sociedad es un adicto” y noventa y seis por ciento de nosotros somos codependientes, esto deja a muy pocos de nosotros fuera de los centros de rehabilitación – pero en ese momento las afirmaciones, se vuelven ridículas en el peor de los casos” (octubre, 1990 p7, citado en Bobgan, p33).

El movimiento de Codependencia rápidamente está convirtiendo la vida bíblica en un vicio. Aquellos que optan por poner a Cristo y a otros antes que sus propias necesidades se les dice que están enfermos y en necesidad de tratamiento. ¿No es de extrañar que su mundo sea confuso?

Los Efectos de la Codependencia

Se nos dice que es muy difícil discernir si el comportamiento de un codependiente fue causado por su “enfermedad” o la “enfermedad” fue causada por su conducta. En cualquier caso, Melody Beattie agrupa los problemas de las personas codependies en torno a las siguientes categorías: cuidar, baja autoestima, represión, obsesión, controlar, negación, dependencia, falta de comunicación, ausencia de límites, falta de confianza, ira, problemas sexuales, diversos y progresivo (Codependiente No Más, P37-45). Después de leer su lista, usted se da cuenta de que pocos, si algunos, pueden escapar totalmente de la etiqueta de codependiente.

Minirth y Meier culpan las adicciones y compulsiones a la Codependencia. Más importante aún, sostienen que un codependiente no es capaz de obedecer a Dios: “El privilegio y responsabilidad más importante del cristiano es escuchar y responder a Dios. El Codependiente no puede ni oír claramente ni responder adecuadamente. Es así de simple” (p171). ¿Cuán cruel puede ser Dios, para demandar obediencia a las personas que no pueden obedecer a causa de su enfermedad emocional (causada generalmente por padres duros), y luego castigarlos por su desobediencia. O los apóstoles de la Codependencia tienen razón, o la tiene Dios (en Su Palabra) – ¡no podemos tener las dos cosas!

La Cura

Con el fin de recuperarse de la Codependencia, los codependientes deben entrar en programas de Doce Pasos diseñado específicamente para ellos: Codependientes Anónimos, que es casi idéntico al de Alcohólicos Anónimos – con sólo unos cambios menores en los pasos (vea nuestro documento sobre los Programas de recuperación en Doce Pasos). Otra opción es entrar en una clínica como la Minirth and Meier e ir a través de su programa similar.

Como resumen, los partidarios de la Codependencia dirían: “Los Codependientes llevan mensajes distorsionados sobre su propio sentido de valor y esos mensajes se originan en las familias disfuncionales. Los mensajes deben borrarse a través de la terapia regresiva y sustituirlos con mensajes positivos y de auto-mejora” (Bobgan , p46). (Podría ser útil para leer nuestro artículo sobre la Imagen Propia).

Las Escrituras enseñan un método muy diferente de cambio y crecimiento. Este método se describe en lugares como Ef. 4:22-24, donde se nos dice que debemos quitarnos nuestro antiguo hombre y vestirnos del nuevo, y ser renovados en el espíritu de nuestra mente. La aplicación concreta de este principio dependerá del problema al que nos enfrentemos.

El mundo psicológico (incluyendo los psicólogos cristianos) se equivoca, porque tiene una falla en la antropología (la visión del hombre) sobre la base de la sabiduría humana, en lugar de la Palabra de Dios. Los psicólogos creen que las personas se comportan mal, y desarrollan problemas emocionales y psicológicos, porque sus depósitos de amor están vacíos. Si ellos pueden obtener su “media naranja”, o incluso Dios, para llenar sus “depósitos de amor”, sus problemas se resolverán. El resultado final es todos viviendo para sí mismos. La Biblia dice, sin embargo, que nos comportamos mal, porque somos totalmente depravados, que hemos nacido con una naturaleza pecaminosa. Como resultado de ello, reaccionamos pecaminosamente reaccionamos a nuestros problemas.

La solución ofrecida por Dios es vivir Bíblicamente. La santificación progresiva es nuestra meta al vivir nuestras vidas agradando a Dios.

9 comentarios sobre “Co-dependencia: Una Perspectiva Bíblica

    Jaime Guevara escribió:
    23 mayo 2010 en 4:32 am

    Me sirvió poderosamente para predicar sobre este tema. Aun cuando la dependencia emocional (desequilibrada), es un trastorno psicologico, debemos entender que no podemos convertirnos en seres completamente independientes pues este no es el plan inicial de Dios. Debemos construir relaciones sanas de igualdad que nos permitan tener una auto-estima correcta y un valor correcto asignado a los que nos rodean, con los cuales de alguna u otra forma en el temor del Señor nos convertimos en co-dependientes. Efe.5.21
    Muchas Gracias!
    Pastor Jaime Guevara
    Iglesia Cristiana Menonita de La Mesa. (Cund.) Colombia

    Clara Inés Villegas Zuluaga escribió:
    18 noviembre 2010 en 3:59 pm

    Considero que la Codependencia es una condición humana fruto de nuestra historia, nuestras influencias familiares y de nuestro entorno, lo que se denbe hacer es primero que todo estar cerca a Dios, abrirle el corazón a su Espíritu que es la única fuerza sobrenatural que nos llena de Amor y Perdón que son las dos condiciones para sanarse emocionalmente y lo segundo es autoconocimiento para entendernos de dónde venimos y poder liberarnos de las cargas que no nos sirven y continuar con la que si nos sirven, pero sin culpar a nadie (padres, profesores, amigos, entorno<, etc) porque parto de la base que los seres humanos, en su gran mayoría, obramos de buena voluntad siempre, lo que pasa es que nadie puede llenar nuestras expectativas, ni nosotros llenar las de nadie, el día que entendamos que el mundo es interdependiente y nos ayudemos los unos a los otros en la sana creencia de la Colaboración,,,,,la humanidad se empieza a sanar.

    De igual manera creo que el VIRUS que contagia más la codependencia es la ambición equivocada de nuestra historia de <poder, placer y plata< estas tres P, han sido un virus peor que el Cancer o que el Sida y mientras los Psicólogos no lo traten con antídotos de AMOR; PERDÖN Y COLABORACION será muy difícil sanar.

    magali escribió:
    19 mayo 2011 en 1:47 pm

    Muy buen articulo. Muchas veces me he preguntado cual es la diferencia entre codependencia y amor.

    Julio Kenerson escribió:
    3 diciembre 2011 en 1:20 pm

    Hola me llamo Julio:
    Soy un codependiente y nunca lo supe asta mi divorcio. Siempre quise tener un matrimonio como el de mis padres divorciados y lo logre tambien me divorcie y tengo la misma herida que mi padre. Recordava lo hermoso que fue y inconciente mente blockie lo malo y no me di cuenta asta que ya era demaciado tarde. No me culpo todo ya que ella tambien traia sus heridas y fue un fracaso mutuo. Dios nos avisa que si corremos nos vamos a caer y corremos mas recio asta que nos cahemos, entonces lloramos como ninos buscando el consuelo y nada mas nuestro creador para sanar lo que traemos como cadenas…..

    ALDO BARAQUE escribió:
    3 octubre 2013 en 6:11 pm

    AJA JAIME COMO LE VAAAAA EN QUE LUGAR ESTA LA IGLESIA MENONITA EN QUILLA.

    Chad escribió:
    1 marzo 2014 en 11:46 pm

    Pareciera como si el autor estuviera más preocupado por demostrar que la psicología se equivoca que en dar recursos cristianos para ayudar al caído, al abatido, al pobre. Triste.

    Luis Castilla escribió:
    8 febrero 2016 en 7:37 pm

    Dios no nos preparó para el Sida, para las guerras y para las inundaciones, Tampoco nos tendría porque preparar para la codependencia, pues es fruto de nuestras malas decisiones, asi como cualquier otra adicción.
    He oido decir a muchos hermanos mios (de congregación) que aman mucho a su esposo, y que perdonan golpes e infidelidades porque “lo aman mucho” y creen que ademas están siendo buenos cristianos y eso no es amor, es miedo a la soledad, es adicción a una mala persona, es Codepencia. y Dios nos pide también cuidar de nosotros mismos.
    Jesucristo nos dice “ama a tu prójimo como a ti mismo” no por encima de ti.

    Myriam Baez Joubert escribió:
    13 febrero 2016 en 5:19 pm

    No satisface mi inquietud, tengo una dependencia de la religión evangélica y quiero salir porque siento que me estoy ahogando, es muy interesante pero no responde a mi pregunta.

    Norma Sengua (@Norma2002881) escribió:
    2 junio 2017 en 6:22 pm

    Hermanos soy cristiana, la clave a todo esto es dejar de separar la ciencia de Dios ambas están unidas si sabemos discernir, Dios permite la ciencia por un propósito y es que esta aun compruebe mas la existencia de Dios. Yo vengo de una familia disfuncional mi padre es alcohólico y mi madre tiene ezquisofrenia,Por esa razon tengo un problema de codependencia desde mi infancia hasta mi edad adulta sentia un vacio que no podia llenar siempre tenia miedo y ansiedad, la terapia me sirvio para identificar exactamente de donde venian esos miedos y con el poder de Dios curarlos. Ahora en mis oraciones soy especifica a la sanacion que quiero pedirle, si no fuera por la terapia yo no hubiera idenficado exactamente cual era mi problema, pues siempre sufria con mis relaciones con los hombres y resulta que habia elegido hombres como a mi padre, gracias a la psicologia pude ser conciente de mi error y pedirle fuerza a Dios para superarlo, pienso que no hay que separar la psicologia de Dios, simplemente tomar de la psicologia lo que no puede servir y solo eso. ¿En vez de censurarla porque no mejor utilizarla para propositos de Dios?, si le sabemos dar el enfoque beneficioso basandonos en la escritura puede ayudarnos, Porque sabemos que la verdad viene de Dios, la piscologia solo es una herramienta, pero la verdad absoluta es Jesucristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s