Convicción y Conversión

Posted on

Convicción y Conversión
Una breve meditación sobre cuando alguien tiene convicción por su pecado, y luego se convierte a Dios.

Puede ser correcto aquí hacer algunas observaciones generales, explicando lo que es a menudo el estado de la mente de un pecador inmediatamente antes de la conversión.

Descubre que la Biblia es un revelador de los secretos de su alma, discierne los pensamientos y las intenciones de su corazón. Él está dispuesto a decir: "Vengan a ver un libro que me ha dicho todo cuanto he hecho." En esos momentos de la Palabra de Dios es como un cristal, en el que un hombre contempla su rostro natural. Refleja su imagen y le muestra sus tristes deficiencias y su gran deformidad. Él encuentra su corazón siendo extremadamente depravado. Él está convencido de que la imaginación de los pensamientos de su corazón es de continuo solamente el mal. En este estado de ánimo, David compara sus dolores a "huesos rotos" (Salmo 51:8). Si ha tenido alguna vez un hueso roto, puede que tenga una idea de su significado. Los pensamientos sobre esto ocupan a la mente día y noche. Por un momento, la compañía puede parecer crear una distracción de los pensamientos, pero pronto volverá a la extremidad fracturada. Tal persona, al despertar a una hora muerta de la noche, inmediatamente piensa en la parte lesionada. Todos los intentos de deshacerse de la reflexión al respecto son inútiles. En otro lugar dice David, "Mi pecado está siempre delante de mí" (Salmo 51:3). En su mente habitaban sus transgresiones. Al igual que un gran ejército de hombres, estaban siempre pasando revista solemne. En este estado de ánimo, se siente que Dios tiene el derecho de tener misericordia de quien Él tenga misericordia, y tener compasión de quien Él quiere tener compasión. Cualquiera que sea su teoría sobre el tema, su convicción sincera es que sin injusticia de su parte, Dios puede retener todas las bendiciones de la salvación. Sí, siente que Dios estaría justificado en condenarle para siempre y es claro en llevarle fuera de El a las tinieblas de afuera.

A veces uno en este estado es molestado mucho con pensamientos malos e incluso blasfemos. El objeto del tentador parece ser la de desterrar toda esperanza de reconciliación con Dios. A veces sucede que un alma como el joven de quien leemos: "Cuando éste se acercaba, el demonio lo derribó y lo hizo caer con convulsiones" (Lucas 9:42). Cuando la presa está a punto de tomarlo, el viejo león se enfurece. Él no puede soportar ser testigo de la fuga de una sola alma.

Tal forma de ejercicio descubre que la creencia que hasta ahora ha tenido de la Biblia es inútil. Ha sido meramente histórica, fría, y sin poder. O ha sido la fe de los demonios y se ha limitado a llenar su alma de terror. Ahora siente la necesidad de una fe que es “un verdadero conocimiento del misterio de Dios” (Colosenses 2:12). E incluso en la entrega que está a punto de hacer, hay mucha timidez y un sentido de indignidad que comúnmente lo más que puede decir es: “Señor, creo; ayuda mi incredulidad” (Marcos 9:24). La audacia en venir ante el trono de la gracia no suele disfrutarse de incluso los jóvenes convertidos.

Aquel que ha avanzado hasta el momento, probablemente será más que nunca, acosado por el maligno. Los hebreos nunca les fue tan duro como justo antes de la salida de Egipto y nunca fueron tan odiados como después de que comenzaron a marchar hacia Canaán. Es tristemente decepcionado de que las medidas que ha adoptado para su alivio lo tienen hundido más profundamente en la miseria. Al igual que la mujer en el Evangelio, ha gastado todo su sustento en médicos y no ha mejorado, sino que esta peor. La oración, escuchar la Palabra, la lectura, la conversación, y las resoluciones han sido encontrados ineficaces, y peor aún, han traído más ira en el alma a causa del pecado que les asiste.

En este estado se podría adoptar el lenguaje del salmista: “Porque saturada está mi alma de males…he llegado a ser como hombre sin fuerza, Me has puesto en la fosa más profunda…Ha reposado sobre mí tu furor, y me has afligido con todas tus olas…Han languidecido mis ojos a causa de la aflicción…he extendido mis manos hacia ti…. Sobre mí ha pasado tu ardiente ira; tus terrores me han destruido” (Salmo 88:3, 4, 6, 7, 9, 14). Él siente que Dios tiene que ayudarlo, o tendría que morir en sus pecados. Al igual que Pedro se hunde y dice, “Señor, sálvame” (Mateo 14:30). O como Ezequías, exclama: “mis ojos miran ansiosamente a las alturas. Oh Señor, estoy oprimido, sé tú mi ayudador.” (Isaías 38:14).

Este hombre se apenará porque no puede apenar, y llorará porque no puede llorar, y lamentará porque no puede lamentarse. Él se asombra de su culpabilidad y en su dureza de corazón. Él está convencido de que un cambio completo de corazón es en su caso necesario para la felicidad aquí y en delante. También ve que si alguna vez será salvo, debe ser por un acto de la gracia libre, soberana y abundante. Su capacidad jactada resulta ser nada. Su fuerza es debilidad. Sus méritos ahora no se mencionan. Él siente que no merece algo bueno. Su justicias como trapo de inmundicia. Él está dispuesto a presentarse ante el Señor con el lenguaje de la auto-condenación.

Este estado de ánimo es la convicción, que implica siempre una sensación de cinco cosas: pecado, culpa, ignorancia, desamparo y miseria. Esta convicción es, por supuesto, no es tan penetrante en todos los casos, ni está necesariamente acompañada de extremas agitaciones o de terrores, pero es una visión clara de la condición propia demandando el remedio proporcionado en el Evangelio. Si el trabajo de convicción debe proceder y la esperanza nunca viene para el alivio del alma, el resultado será una oscuridad impenetrable de desesperación, como en el caso de los condenados. Deje que un hombre vea su estado de perdición y no vea al Salvador … y será un desesperado en el dominio de Dios. A menudo el pecador desea que sus convicciones puedan continuar porque los ve como el castigo por el pecado, como el castigo merecido. Si él mantiene su camino, ni siquiera así vendrá a Cristo. Si pudiera apenarse y llorar y lamentarse y derramarse como él desea, él estaría satisfecho sin cualquier otra expiación que no fuese la que él podría hacer. Por lo menos, no buscaría ninguna otra. En todo su trato con él, el plan de Dios es cerrarle la puerta a la fe de Cristo, para que a través de la Ley pueda estar muerto a la Ley para que pueda estar casado con Cristo.

Pregunte a tal persona, si él piensa que está bajo convicción, y probablemente le responda en sentido negativo. Sus puntos de vista sobre ese tema son muy vagos y erróneos. En efecto, no tiene una idea clara de lo que es la convicción, salvo que él cree que es un paso hacia la salvación. Él piensa que no tiene tal sentido, que en forma alguna lo prepara para un cambio. Le parece que está perdiendo en lugar de ganar terreno.

Cuanto más se acerca a la salvación, cuanto más parece alejarse de la misma. La hora más oscura es justo antes de la hora. Era medianoche cuando el Faraón despidió a Israel (Éxodo 12:30, 31). En su libro Casi Cristiano, Mead da una saludable advertencia: “Nunca descanse en las convicciones hasta que finalicen en la conversión. Aquí es donde la mayoría de los hombres se extravían, descansan en sus convicciones y las toman como conversión, como si el pecado fuese visto por lo tanto el pecado perdonado o como si una perspectiva de la necesidad de la gracia fuera la verdad de la obra de la gracia.” La convicción, aunque profunda o angustiante, no es la de salvación.

Tomado de Vital Godliness reimpreso por Sprinkle Publications

Traducido por Armando Valdez

**********************

William S. Plumer (1802-1880): ministro presbiteriano estadounidense y graduado dela Antigua Princeton; se ha dicho que entre los escritores reformados del siglo 19,”nadie era más doctrinalmente sano, buscador por experiencia, y prácticamente realista", conocido como pre-eminentemente un predicador del Evangelio, a la vez un contemporáneo describió sus oraciones públicas como “los escritos de licitación de un alma en comunión con Dios.”

Un comentario sobre “Convicción y Conversión

    Ramon escribió:
    14 diciembre 2010 en 1:26 am

    Muy buena meditacion.
    Realmente el estar cerca del Señor implica tener un enemigo que no descansa y que quiere arrebatarnos la salvacion. Por eso hay que perseverar en la oracion, ayuno y contemplacion.

    Me queda de experiencia que la conversion no es algo que sucede de la noche a la mañana y requiere de mucha entrega de parte de uno al Señor.
    Felicidades y sigan adelante. Que el Señor les bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s