Pase Del Salón de la Hermenéutica

Posted on

clip_image001Pase Del Salón de la Hermenéutica

¿Alguna vez ha leído el Nuevo Testamento y se preguntó si los apóstoles hubieran pasado un curso de hermenéutica contemporánea? Claro, los apóstoles citaron y aludieron el Antiguo Testamento. Pero tener en cuenta cuidadosamente el contexto original no era muy importante en la lista de prioridades apostólicas.

¿O si lo era?

Hace más de dos décadas, Greg Beale escribió un breve artículo para Themelios (el archivo completo se puede acceder de forma gratuita en el TGC), titulado, “¿Predicaron Jesús y Sus Seguidores la Doctrina de la Correcta de Textos Equivocados? Un Examen de los Presupuestos de Jesús y del Método Exegético de los Apóstoles”. El artículo de Beale sostiene con fuerza que los autores del NT, de hecho, han interpretado el Antiguo Testamento de una manera responsable hermenéuticamente — de hecho, algo que debemos imitar.

¿Exegetas Descuidados?

Se suele suponer que los autores del NT prestaron una mísera atención al contexto que rodeaba los pasajes de su elección. “Con el debido respeto”, dice la teoría, “parece que los autores del NT tratan las Escrituras, como una selección surtida de artículos gigantesca a escoger lo mejor para convenir a sus necesidades al momento de escribir realmente.” Sin embargo, este modo de pensar sostiene: “Incluso si sus excursiones del AT se ejercen perdiendo el punto contextual, el fin infalible justifica los medios exegéticamente dudosos.”

Beale se opone a este razonamiento. Él escribe: “[El] la propuesta de muchos de que el enfoque exegético del Nuevo Testamento al Antiguo Testamento es característicamente no contextual es una exageración considerable.”

Sigo convencido de que una vez que los presupuestos hermenéuticos y teológicos de los escritores del NT se consideran, no existen ejemplos claros donde ellos hayan desarrollado un sentido del Antiguo Testamento que es incompatible o contradictorio con algún aspecto de la intención original del AT.

Beale también desafía la noción popular de que puesto que los apóstoles fueron inspirados por Dios, no debemos imitar su metodología.

No es necesario decir que tenemos que tener esa inspiración de reproducir sus métodos o sus conclusiones. El hecho de que no tenemos la misma “postura reveladora”, como los escritores del NT sólo significa que no podemos tener la misma certeza epistemológica acerca de las conclusiones de interpretación y las aplicaciones que ellos tenían. El Método exegético no debe confundirse con la certeza de las conclusiones de este método, ya que los dos son muy diferentes.

En otras palabras, la idea de que los escritores del Nuevo Testamento suponen libertades exegéticas en función de la inspiración divina no es convincente. Estos tipos no eran “irresponsables pero inspirados.” Emulando a la interpretación apostólica, Beale argumenta, no es de alguna manera condicionado en compartir la inspiración apostólica. La razón de que su enfoque exegético debe ser reproducido es porque fue fiel. Los apóstoles fueron los modelos de “trazar bien la palabra de verdad” (2 Tim. 2:15) — y no sólo porque estaban escribiendo frases infalibles.

Un Caso de Prueba

Entonces, ¿a qué se parece esto básicamente? En Mateo 2, después de haber aprendido del esquema de Herodes a masacrar a todos los varones de Belén menores de 2, leemos en los versículos 17-18:

17 Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: 18 Voz fue oída en Ramá, Grande lamentación, lloro y gemido; Raquel que llora a sus hijos, Y no quiso ser consolada, porque perecieron.

Es fundamental tener en cuenta que el versículo citado, Jeremías 31:15, está situado en un lugar de esperanza. De hecho, es la única nota de destrucción en una sinfonía de la gracia. Tomado como un todo, Jeremías 31 es un complejo de promesas revelando lo que Dios hará en el futuro para su pueblo pronto a ser exiliado. El juicio no será la última palabra. Habrá vida después de Babilonia, cuando los regrese a su tierra, restaure sus fortunas, y les conceda un corazón para obedecer.

Rama, un pequeño pueblo a unos diez kilómetros al norte de Jerusalén, fue el lugar donde los judíos cautivos fueron detenidos antes de su marcha de muerte a Babilonia. A los Judíos, entonces, vino a representar un lugar de desgarradora agonía. Rama fue donde las amistades se rasgaron en dos, donde los esposos contemplaron por última vez a sus esposas, y donde los niños vieron de cerca de sus madres llorando. Mientras la madre idealizada de Israel, Raquel lloraba por la masacre inminente de sus descendientes en las manos babilonios.

Pero ¿por qué Mateo toma Jeremías 31:15 para dar sentido a la masacre de Belén? No es como si el versículo fuera una predicción — no está ni siquiera en el tiempo futuro.¿Cómo, entonces, él puede encontrar satisfacción en los acontecimientos que rodearon el holocausto de Herodes?

Por un lado, el versículo es sin duda un doloroso recordatorio de que Dios obra para traer bendición a través del desastre, vida a través de la muerte. Al igual que el horror de Jeremías 31:15 se siembra en la tierra de la esperanza futura, así, los lectores de Mateo pueden estar seguro de que las maquinaciones criminales de Herodes, finalmente fracasarán. El Rey recién nacido se salvará.

¿Pero no es así? ¿No desea Mateo, simplemente que nos aseguremos que Dios traerá bendición del duelo?

Creo que hay un poco más en juego. Mateo entiende el largo exilio de Israel — su destierro a causa del pecado — que finalmente llegó a su clímax. El final está a la vista. De hecho, es el lloro de Raquel que está a punto de cesar, ya que el Mesías de Dios ha llegado finalmente a poner fin al exilio de Israel — y el de la humanidad — por el favor y bendición de Dios.

Mateo nos muestra que el Rey está en el escenario para llevar a casa al pueblo de Dios, y ningún monarca humano puede detenerlo. Jeremías 31:15 se expresa en la esperanza de que Dios no dejaría a su pueblo en el exilio para siempre. En Jesús ha llegado a lograr ese regreso a casa — no simplemente de Babilonia a Israel, sino del juicio hacia el perdón y de la muerte a la vida.

Las lágrimas del exilio, entonces, por fin se “cumplieron”, porque las lágrimas que comenzaron en la época de Jeremías alcanzan su punto culminante en las lágrimas de las madres de Belén. El heredero de David real ha llegado, el exilio está terminando, y el verdadero Hijo de Dios, pronto inaugurará el nuevo pacto prometido en Jeremías 31.

¿Está jugando Mateo con el Antiguo Testamento para convenir a sus propósitos? No. Más bien, está mostrando a sus lectores cómo Jesucristo cumple todas las esperanzas y alivia todas las tensiones del Antiguo Testamento y la historia de Israel. Así que la pregunta de si un apóstol del Nuevo Testamento pasaría un curso de hermenéutica contemporánea puede tener que decir más acerca de nuestra hermenéutica que de los apóstoles.

********** **********

Para obtener más información sobre estos temas complejos, me gustaría recomendar el volumen editado por Beale, The Right Doctrine from the Wrong Texts?: Essays on the Use of the Old Testament in the New (Baker, 1994), así como el comentario completo , editado por Beale y DA Carson, Commentary on the New Testament Use of the Old Testament (Baker, 2007). La última trata con todos los textos del NT en que el Antiguo Testamento se cita o se aluden claramente.

Matt Smethurst es editor asistente de la Coalición del Evangelio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s