La Tragedia del Auto-Engaño

Posted on

clip_image002

La Tragedia del Auto-Engaño

Escrito por Gary Gilley

(Agosto / Septiembre 2011 – Volumen 17, Número 4)

“El poder de la mente humana para engañarse a sí misma parece infinito” [1] El filósofo griego Demóstenes dijo: “Nada es más fácil que el auto-engaño. Por lo que cada uno desea, que él también cree que es verdad.” [2] En sus Confesiones San Agustín escribió: “El amor del hombre por la verdad es tal que cuando se ama algo que no es la verdad, y finge que aquello que ama sea la verdad, y puesto que odia estar equivocado, no se dejará convencer de que está engañándose a sí mismo. Entonces odia la verdad real por causa de lo que el ha considerado en su corazón en su lugar.” [3]

El hecho de que fácilmente nos engañamos a nosotros mismos no debería sorprender a ningún cristiano, como el inspirado profeta Jeremías escribió hace siglos, “El corazón es más engañoso que todo, y perverso, ¿quién lo conocerá?” (Jer. 17:9) Jeremías añade rápidamente, “Yo, el SEÑOR, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras.” (V.10). Sin embargo, este corazón engañoso, que cada uno de nosotros hereda como consecuencia de la caída, nos deja en una especie de dilema. ¿Cómo se supone que hemos de funcionar con el fin de caminar auténticamente ante el Señor? Si incluso los mejores y más sinceros pueden ser engañados por sus propios corazones, entonces ¿cómo podemos confiar en que cualquiera de nuestras acciones, pensamientos o motivos son puros? ¿Cómo podemos estar seguros de que no nos estamos engañando, no importa cuán duro tratemos de vivir en integridad?

 

Hay que reconocer que hay un sentido en el que no podemos tener seguridad absoluta de que estamos viviendo por encima de la pretensión. Muchas veces he meditado una respuesta que Pablo hizo a la iglesia de Corinto. A medida que se examinaban, y aparentemente criticaron, Pablo confesó que “…ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque no estoy consciente de nada en contra mía; mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor.” (1 Cor 4:3b-4). La conciencia de Pablo estaba clara. El creía vivir una vida virtuosa, pero el árbitro final no era su conciencia ni su evaluación personal, sino el Señor. Esto es especialmente referencía sus motivos, los cuales Pablo dice que el Señor “sacará a la luz” cuando Él vuelva (v. 5). Los motivos son notoriamente difíciles de discernir e incluso Pablo no siempre se hacía cargo de los suyos, por lo que no nos sorprende que él advierta a sus lectores que no deben tratar de determinar los motivos de otros. Como el Señor le dijo al profeta Samuel: “Dios no ve como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón” (1 Samuel 16:7). La Escritura llama a menudo al pueblo de Dios a examinar la vida y las enseñanzas de los hombres, pero el exámen del corazón le pertenece al Señor solamente.

Somos personas con un corazón engañoso, y a veces de motivos incomprensibles. Entonces, ¿cómo puede cualquiera de nosotros esperar vivir de tal manera que agrade a Dios? La clave es la infalible revelación encontrada en la Escritura. Santiago quizá lo explica mejor cuando compara la Palabra de Dios a un espejo:

Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra, y no hacedor, es semejante a un hombre que mira su rostro natural en un espejo; pues después de mirarse a sí mismo e irse, inmediatamente se olvida de qué clase de persona es. Pero el que mira atentamente a la ley perfecta, la ley de la libertad, y permanece en ella, no habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz, éste será bienaventurado en lo que hace. (Santiago 1:22-25).

El único medio que tenemos para liberarnos del habitual auto-engaño es el espejo de la Palabra de Dios. Las Escrituras revelan las normas objetivas de Dios por las cuales podemos examinar nuestras acciones, pensamientos y hasta los motivos, para determinar si están de acuerdo con la justicia. Es por esta razón que el Señor nos da una Biblia grande. Si tuviéramos que determinar nuestra posición ante el Señor por los sentimientos y conjeturas que se derivan en un mar de subjetividad. Dios no en su gracia, no nos abandonó a tal locura, pero nos ha dado detalles claros y una comprensión de la manera que Él quiere que vivamos. Tenemos que examinarnos a nosotros mismos a la luz del espejo de Dios y determinar si estamos viviendo como El desea. Y este examen no es sólo en general sino en gran detalle. Cada área de nuestras vidas se da especial atención en las Escrituras para que podamos vivir con seguridad antes de nuestro Señor. Veamos algunos detalles.

Finanzas: Aunque a menudo no se reconocen como tales, las finanzas son un área en la que el auto-engaño es frecuente, especialmente en los países más ricos como los Estados Unidos. Por ejemplo, un reciente artículo publicado en Yahoo.com se lamenta de la ruina de la clase media de Estados Unidos como resultado de la reciente recesión. [4] La clase media, según se dice, perdió 7,38 billón dólares de la riqueza sobre todo como consecuencia de la explosión de la burbuja inmobiliaria. El artículo pone la culpa en el gobierno y afirma que los ricos se han recuperado, pero el resto de nosotros no. El problema se deriva de la aceleración del valor de las casas. Mientras las casas ganaron en valor la riqueza de la clase media también lo hizo, pero el 90% del patrimonio neto de la clase media estaba envuelta en sus hogares. A medida que el valor de sus viviendas se dispararon muchos se endeudaron fuertemente en contra de su capital por una suma de $ 2.3 billones de dólares, gran parte de estos fondos fue para comprar coches, barcos, vacaciones y televisores de pantalla plana, entre otras cosas. Cuando el estallido de la burbuja millones perdieron todo a causa de su nivel de deuda. Ellos habían comprado casas que no podían pagar con la esperanza de que el valor de los bienes inmuebles siguiera en aumento. Cuando los valores se desplomaron muchos perdieron sus hogares y se encontraron que estaban irremediablemente en deuda debido a la ola de gastos que habían tenido durante años.

Aunque ciertamente puede simpatizar con alguien que ha pasado por dificultades, me pareció interesante que el artículo no puso ninguna culpa a los que han incurrido en una deuda excesiva para comprar cosas que no necesitaban. El supuesto subyacente es que la clase media, cuyos ingresos habían fracasado durante muchos años para mantener el ritmo de la inflación, se volvió hacia el único elemento que aprecia en su cartera (su casa) y aprovechó su capital para financiar sus necesidades materiales. Mucha de la culpa se puede colocar a los pies de una mala política económica dentro de nuestro gobierno y los bancos codiciosos, pero sin duda, una gran parte de la culpa la tienen las personas que compraron casas fuera de su alcance y acumularon una deuda excesiva para financiar su materialismo.

El hecho de que he utilizado la palabra materialismo, y algunos de mis lectores, sin duda la encontraron ofensiva, muestra nuestro auto-engaño. Pocos cristianos en problemas financieros están dispuestos a admitir que sus problemas presupuestarios surgieron de un gasto excesivo porque deseaban cosas que ni necesitaban ni podían pagar. Hay excepciones a esta afirmación verdadera, pero después de muchos años de hacer asesoría financiera he encontrado que los problemas de dinero derivan con mucha más frecuencia de egresos que de los ingresos. Dicho de otro modo, no es a menudo lo que la gente recibe, sino lo aquellos gastas lo que hace la diferencia en su situación financiera. Y lo que la gente pasa muchas veces se relaciona directamente con lo mucho que valoran el dinero y las cosas. Nos haría bien en examinar cuidadosamente lo que nuestros hábitos de consumo nos dicen acerca de lo que realmente está pasando en nuestros corazones, en relación a la riqueza.

Afortunadamente, la Biblia tiene mucho que decir sobre el dinero, y aquellos que siguen un plan financiero bíblico no fueron más propensos a sufrir mucho durante este ultimo descenso (reconociendo, por supuesto, que hay notables excepciones de aquellos que fueron víctimas de una información defectuosa, la falta de entendimiento financiero o circunstancias inevitables). En primer lugar, en el contexto del dinero, nuestro Señor nos mandó que no almacenáramos tesoros en la tierra sino en el cielo, “Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará tu corazón también” (Mateo 6:19-21). Esta no es una condenación al por mayor de ahorrar o de inversión o de la riqueza per se, porque otras Escrituras ven todas estas cosas en una luz positiva cuando se entiende correctamente. Pero Jesús quiere que sepamos que los deseos de nuestro corazón están determinadas por lo que valoramos, y cuando nos encontramos a nosotros mismos aferrándonos fuertemente a “cosas”, podemos estar seguros de que nuestros corazones están fuera de sintonía con Dios.

Hay que reconocer, además, que mientras que las Escrituras no condenan toda deuda, sin duda trazan un patrón financiero conservador y cuidadoso. Por ejemplo, ellas llaman a un ahorro sistemático (“quien ahorra, poco a poco se enriquece.” – Prov. 13:11 NVI), al rechazo de esquemas para hacerse rico que parecen demasiado buenas para ser verdad (“pero el que persigue lo vano carece de entendimiento”- Prov. 12:11), a la generosidad con nuestros recursos (“Dios ama al dador alegre”- 2 Cor 9:7; ver también 1 Tim 6:18), desconfiando de la incertidumbre de las riquezas (1 Timoteo 6: 17), y la sabiduría sobre el engaño de las riquezas (Marcos 4:19).

No hace muchas generaciones atrás que las hipotecas eran escasas o prácticamente inexistentes en Estados Unidos. Ahora la mayoría piden préstamos para todo, desde automóviles hasta educación, desde vacaciones hasta un nuevo vestuario y no piensan en nada de ello. Esto es auto-engaño alimentado por el “sueño americano” y la codicia. Los cristianos que siguen el paradigma bíblico para el manejo del dinero van a vivir de manera muy diferente, darán más generosamente, disfrutarán lo que tienen más a fondo y evitarán más ansiedades financieras que los que siguen a la multitud y al atractivo actual de las riquezas (ver 1 Tim 6:6-10 , 17, 19).

Ira: La Escritura nunca condena la ira en sí misma. De hecho se nos dan ejemplos de una ira apropiada y piadosa en la vida de Jesús y en un número de Sus seguidores, y que en realidad se nos manda “estar airados” a veces (Efesios 4:26 a). Obviamente, si Dios está airado contra el pecado no puede ser malo para los creyentes estar enojado con los mismos pecados. La justa ira reacciona contra el pecado real, no en contra de molestias o violación de preferencias personales. La justa ira, en cambio, está preocupado por el Señor y Su gloria. Se centra en lo que ofende a Dios y hiere a otros, no sobre lo que daña a la persona enfadada. La ira justa es auto-controlada y está preocupada por el bienestar de los demás.

El problema es que las criaturas caídas, tales somos nosotros, les resulta más difícil estar enojado con la medida correcta, en los temas correctos y por la cantidad de tiempo. Es por las razones que el Señor nos dice, “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo una oportunidad” (Efesios 4:26-27). Una ira persistente se transforma en amargura que envenena el alma. Satanás, de alguna manera no se explica en el texto, toma una ira prolongada y la utiliza como una oportunidad para causar estragos en la vida de los creyentes.

La mayoría le daría un acuerdo cordial a la enseñanza y la advertencia encontrada en este pasaje y, sin embargo muchos, a la vez, albergarán diversas formas de ira contra la gente en sus vidas. ¿Cómo justificar tal acción? Algunos definen la ira en términos de estallidos o una intensa hostilidad pero que pasa por alto el hecho de que las frustraciones fuertes, irritabilidades, el mal humor, el mal gesto, el gruñir son nada más que otras formas de enojo. Es porque nos negamos a reconocer tales actitudes y acciones como pecados que podemos engañarnos a nosotros mismos en la creencia de que no estamos enojados. Todos conocemos a cristianos que ignoran a los demás creyentes, negándose a hablar con ellos, pero en voz alta se quejan de que no están enojados. Ellos razonan eso porque alguien está mal que ya no quieren tener que ver nada con ellos. Sin embargo, ¿enojado? –No se.

Además, tendemos a justificar nuestro enojo. Nos decimos que tenemos el derecho de estar enojados porque alguien nos ha maltratado. Afirmamos que estamos más que dispuestos a perdonar, pero no hasta que la otra persona haga el primer movimiento. Decimos que la otra persona merece nuestra ira por la forma en que se ha comportado. Estas actitudes reflejan una forma natural de pensar, pero no es bíblica. Hablando en el contexto de la sabiduría, Santiago nos dice que la sabiduría terrenal, natural y demoníaca se caracteriza por los celos amargos y la ambición personal – es decir, nuestros pensamientos son todos acerca de nosotros mismos. Pero la sabiduría de Dios es “primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos y sin hipocresía” (Santiago 4:13-17). En Efesios 4:31-32 Pablo pone el asunto de forma muy clara, “Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.” Colosenses 3:12-14 pide a los elegidos y amados de Dios “Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad.” Es cuando examinamos nuestras vidas a la luz de las Escrituras cuando empezamos a ver con claridad. Bajo tal escrutinio nuestras excusas y justificaciones están expuestas y vemos lo que realmente está en nuestros corazones. A menos que hagamos así nuestra ira pecaminosa a menudo se disfrazará de virtud llevándonos cada vez más a un pecado más profundo. Debido a todas las razones, justificaciones y excusas que los creyentes evocan para continuar en su ira, la gente enojada no reconoce que está enojada. Se engaña a sí mismo. Cuando se enfrenta con el espejo de la Palabra de Dios tienden a mirar hacia otro lado y afirmar que su situación es una excepción. Tal es la naturaleza del auto-engaño.

Perdón: En estrecha relación con la ira está el tema del perdón. Un enojo prolongado es a menudo el resultado de la falta de perdón contra el pecado percibido, real o imaginario. Cuando hemos sido heridos por otro la Palabra sugiere dos posibles cursos de acción. A menudo basta con cubrir la ofensa con amor. Primera de Pedro 4:8 ordena: “Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.” Y Colosenses 3:12-13 dice: “Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” La implicación es que no tenemos que ir a la lona sobre cada tema y delito. Todos pecamos de muchas maneras y, aunque a menudo el aspecto amoroso a hacer es enfrentar, a veces el mejor curso de acción es el de reconocer la debilidad de quienes nos rodean, rehusarnos a ser ofendidos por sus pecados, y ser bañados en amor. Debemos tener cuidado de que esta opción no se utiliza como una excusa para evitar el modelo bíblico de ayudar a una persona a caminar en justicia, porque nuestro objetivo debe ser el bien de la otra persona. Pero, sin duda en muchas ocasiones la mejor acción a tomar es cubrir su pecado con amor y negarnos a dejar que el pecado nos afecte.

El segundo curso de acción se puede superponer hasta cierto punto con el primero, pero es más amplio en su alcance. Romanos 12:14-21 habla de una situación en la que nos encontramos ante un verdadero enemigo. Alguien peca contra nosotros y no tiene intención de apartarse de ese pecado. De hecho él puede disfrutar del dolor que nos está causando. ¿Qué debemos hacer entonces? En general, la enseñanza de Romanos 12 es que debemos amar a nuestros enemigos y vencer el mal con el bien. “Bendecid a los que os persiguen”, escribe Pablo, “bendecid, y no maldigáis.” (v. 14). Nunca hay un momento en que vamos a ser cruel, da un desaire, o sers ásperos con otro. En su lugar, se “Nunca de devolver mal por mal a nadie…nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios” (vv. 17, 19), que ha prometido devolver cuando se ha cometido una injusticia. En el lado positivo, estamos para alimentar a nuestro enemigo si tiene hambre y darle una bebida si tiene sed (v. 20a). ¿Por qué? Porque al hacerlo, “CARBONES ENCENDIDOS AMONTONARAS SOBRE SU CABEZA” (v. 20b). Al llamarnos, a no ser “vencido por el mal, sino vence con el bien el mal” (v. 21), Pablo llama a la victoria sobre las actividades pecaminosas de los demás mediante el uso del arma del bien. Este es el concepto detrás de Romanos 12:20. Vamos a hacer el bien a nuestros enemigos, debemos vencer el mal con el bien. Los que sean ganados por nuestra bondad podrán disfrutar de la gracia de Dios y la reconciliación con nosotros. Los que siguen en sus mezquinas actividades se enfrentarán a la venganza de Dios, al parecer en una mayor intensidad debido a que han continuado en sus pecados, incluso mientras están siendo tratados con bondad.

Este pasaje, sin embargo, nos hace enfocarnos no en la otra persona y sus pecados, lo que sea que pueda ser, sino en nuestras acciones y nosotros mismos. Si el que intenta dañarnos responde bien o no, es irrelevante. Se nos ordena hacer el bien sin importar lo que la otra persona haga. Si el infractor se niega a nuestra bondad, e intentos de reconciliación, lo colocamos en las manos de Dios. Como creyentes, nuestro objetivo es siempre la reconciliación con un hermano o hermana (Mateo 18:15-20). Si la reconciliación es imposible, porque el infractor se niega a reconocer su pecado y arrepentirse, no tenemos ningún motivo para pecar, a su vez. La reconciliación ha sido nuestro objetivo y deseo, pero en este momento no se ha materializado. Aún así tratamos a los que nos han ofendido con una actitud como la de Cristo. Aun cuando la reconciliación no es posible el espíritu de perdón si lo es. A la luz de las Escrituras, guardar rencor, tratar con desprecio, o devolver mal por mal a los que nos están perjudicando, incluso aquellos que son nuestros “enemigos” (Romanos 12:20), está mal. No vivir en un espíritu del perdón es permitir que los pecados de los demás nos hagan pecar. Sin embargo, al igual que con la ira, la persona que no perdona fácilmente puede engañarse a sí misma creyendo que ha perdonado cuando en el fondo sigue manteniendo una ofensa contra la otra. Recuerdo a un anciano de nuestra iglesia diciendo a los otros ancianos que perdonó (por un delito que no habían cometido por cierto), pero no podía olvidar. Ese hombre permitió engañarse a sí mismo.

Chisme: La Escritura tiene mucho que decirnos sobre nuestro hablar y advierte: “Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo… Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad.” (Santiago 3:2, 6). Con una acusación en contra de la lengua no nos sorprende que nuestras palabras sean la fuente de muchos problemas. Proverbios 10:18 dice que “el que propaga calumnia es un necio”, mientras que Proverbios 16:28 advierte: “La calumnia separa a los amigos íntimos.” Calumnia, y su primo cercano el chisme, es una batalla familiar derivada de los corazones de todos nosotros (Mateo 15:18). Todos sabemos que es un error, especialmente cuando se dirige hacia nosotros. Pero cuando estamos al fondo es más fácil engañarnos a nosotros mismos al pensar que el chisme es necesario y justificado. Después de todo, razonamos, que sólo podemos propagar lo que es cierto (al menos desde nuestra perspectiva). O, como alguien me dijo hace poco, cuando se le confronté sobre el chisme, “yo sólo quería ver si los demás estaban de acuerdo conmigo antes de ir a la persona que estaba hablando.” Incluso podríamos convencernos de que estamos haciendo el bien, al “poner al tanto” acerca de una persona problemática.

Si bien puede haber un tiempo para advertir a los demás, ya que Jesús dijo a sus discípulos que fuese conscientes de la levadura de los fariseos, que es muy fácil para nosotros caer en una plática destructiva que inflige heridas en las vidas de los que estamos hablando de y con los que estamos hablando. La Escritura nos da instrucciones claras para el uso y el control de nuestra lengua, pero antes de examinar las instrucciones tenemos que identificar primero el problema real – el corazón (una vez más). Cuando nos encontramos destruyendo la reputación de los demás (Proverbios 10:18; 11:9), esparciendo cuentos (Prov. 11:13), diciendo cosas estúpidas y malvadas (Proverbios 15:2, 28), tratando de manipular (Prov. 7 21), o de ser polémico (Prov. 21:9), sabemos que el verdadero problema no es con nuestro discurso, sino con nuestros corazones. Jesús dijo: “Lo que sale de la boca, del corazón, y eso contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, calumnias” (Mateo 15:18-19). El problema es que el corazón quiere a su manera, lucir bien e importante, y quiere protegerse. Cuando el corazón se ve amenazado sale fuera meneándose. Es por esta razón por la que Santiago nos informa que la fuente de nuestros conflictos es lo que deseamos cosas que no tenemos (o necesidad), tenemos envidia de los que tienen estas cosas y luchamos y peleamos, por esta dinámica. E incluso cuando le pedimos a Dios por alguna de estas cosas, el Señor no las provee porque nuestros motivos están equivocados – estamos pidiendo por razones egoístas (Santiago 4:1-3). La batalla real en todo esto tiene lugar en nuestros corazones. Y todo lo que controla nuestro corazón controla nuestras palabras. Si nuestros deseos egoístas nos controlan entonces vamos a estar enojados con alguien que nos impide obtener lo que queremos. Y esa ira a menudo sale en palabras.

Por lo tanto, cuando nos encontramos difundiendo cuentos, chismes o nos envolvemos en un conflicto verbal hacemos bien en mirar lo que está pasando en nuestros corazones. Pero el Señor no nos deja con una mirada subjetiva, hacia adentro en el corazón. Él nos equipa con instrucciones específicas sobre el tratamiento de temas relacionados con el habla. Algo de los más simple, más sencillo y más fácil es ir con el que nos preocupa en primer lugar. Jesús nos pide: “Si tu hermano peca, ve y repréndelo en privado, y si te oyere, has ganado a tu hermano” (Mateo 18:15). No puede ser más claro mucho más que eso, pero si hemos obedecido este mandato podría ser evitado mucho más daño. Tenemos la tendencia a llegar a muchas excusas de por qué no podemos cumplir con esta simple instrucción, pero aquellos que han examinado el corazón y quieren cumplir con la voluntad de Dios deben tener esto muy en serio.

Además Efesios 4:25-32 ofrece cuatro principios que son de gran ayuda para aquellos que quieren resolver el conflicto en lugar de crear o difundir el misma. Estos principios se encuentran comúnmente en el campo de la consejería bíblica, por lo que no son únicos para mí en este formulario. El primero es la honestidad: “Por tanto, dejando a un lado la mentira, hablad verdad cada uno de ustedes con su prójimo” (4:25). Unos pocos versículos antes, en un contexto diferente, Pablo llama a los cristianos a hablar la verdad en amor (4:15). Es decir, nuestra meta debe ser amar a la comunicación que busca el mejor interés de los demás. Se debe tener en cuenta no sólo lo que decimos sino también cómo lo decimos. A continuación, vamos a estar al día, “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo una oportunidad” (4:26-27). Muchos de nuestros problemas con la gente derivan del hecho de que no se han ocupado de los problemas con rapidez, sino que han permitido que se acumulen causando luchas más profundas y más complicadas. Satanás, según el texto, de alguna manera se aprovecha de estas heridas abiertas para lanzar más obstáculos en nuestro camino. En poco tiempo estamos en una espiral más profunda de ira y amargura. La solución de Dios es mantener cuentas cortas. Mientras que otros no siempre pueden hacer que sea posible vivir en armonía, aún así, “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres” (Romanos 12:18).

El tercer principio llega al corazón de los problemas del habla. Se nos dice que “ataquemos a los problemas no a las personas”. Pablo escribe: “No salga de vuestra boca ninguna palabra mala.” (Efesios 4:29) Mala literalmente significa “podrido” y habla de romper a alguien con nuestras palabras. En su lugar, debería decir “las que sea buena para la edificación.” Edificación significa que se edifica, en vez de que las personas se derriben con nuestras palabras deberían intentar edificar. Esta acción es más calificada con “de acuerdo a la necesidad del momento, para que se conceda la gracia a los oyentes.” Deberíamos estar buscando la oportunidad de dar gracia a los que nos rodean (es decir, aquello que no se merecen), no derribarlos.

Por último, vamos a actuar en lugar de reaccionar (4:31-32). En estos versículos Pablo proporciona una serie de decisiones pecaminosas que debemos alejar: amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y malicia. Estos van a ser sustituidos con la bondad, tierna benevolencia, el perdón y en proporción a cómo el Señor nos ha perdonado. Si nos fijamos en nuestra propia vida y reconocemos el amor infinito, la misericordia y el perdón que el Señor ha derramado sobre nosotros debería ser nuestro deseo de reflejar ese amor, esa misericordia y ese perdón a los demás. Como la obediencia a las enseñanzas cambiaría radicalmente la forma en que hablamos y tratamos a los demás.

Cuando seguimos difundiendo rumores lo hacemos porque nos hemos convencido, incluso en la cara de las Escrituras, tales como estas que tenemos derecho a hablar de los demás de esta manera. Esto es auto-engaño.

Doctrina: Dado que la mayoría de las En Esto Pensad [Think on These Things] son artículos dedicados a la enseñanza falsa desafiante voy a decir algo aquí, salvo para señalar que los mejores engañadores teológicos hayan sido engañados. Después de una larga sección que describe las características de los falsos maestros (2 Tim 3:1-9) Pablo dice de ellos: “Mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados” (v. 13, énfasis mío). El castigo de Dios por ser un mentiroso es creer en finalmente, nuestras propias mentiras. Esas mentiras puede haber sido aprendidas de los demás y promovidas por el padre de la mentira mismo, sin embargo, porque una persona ha aceptado estas mentiras y las enseñó a los demás, ellos vendrán a creer que su propia doctrina desviada.

Sin embargo, Pablo ofrece el remedio a tales creencias y mentiras, y una vez más el recurso al auto-engaño se encuentra en la Palabra de Dios. De inmediato le pide a Timoteo que “persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido” (v. 14), y de las Escrituras (v. 15). Luego el apóstol ofrece la sección clásica de la inspiración de la Escritura diciendo a Timoteo que “toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (vv. 16-17). Somos capaces de identificar a los falsos maestros y la enseñanza sólo mediante el examen de lo que se enseña a través del lente de la Escritura. Muchos hoy están presos en un mundo de auto-engaño doctrinal. Y porque ellos creen mentiras ellos viven mentiras. Dios nos llama, como lo hizo con Timoteo, a examinar todas las cosas a la luz de su verdad infalible.

Conclusión

Cuando hago el café que suelo poner los granos de café en el filtro. Si me olvido de poner los granos, yo regreso para encontrar la jarra llena de agua corriente, pero si pongo los granos, muy pronto estaré disfrutando de una buena taza de café. Los resultados dependen de lo que está en el filtro. El auto-engaño funciona casi de la misma manera. Si mi vida se vierte a través de un filtro de auto-engaño viviré insabiamente una mentira. Pero si mi pensamiento, acciones y motivos se vierten a través del filtro de la revelación de Dios mi vida se convertirá en real, auténtica y genuina. Dejado a mis propios recursos viviré en el autoengaño. La confianza en la Palabra de Dios asegurará que yo viva como Dios manda.


[1] Charles Farah, citado por David Hunt, Mas Allá de la Seducción, (Eugene, Oregon: Harvest House, 1987), p. 12.

[2] Demóstenes, citado por Os Guinness, Tiempo de la Verdad (Grand Rapids: Baker Books, 2000), p. 116.

[3] , citado por Agustín Os Guinness, p. 117.

Un comentario sobre “La Tragedia del Auto-Engaño

    juan escribió:
    31 julio 2012 en 12:48 pm

    gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s