El Misterio y el Milagro de la Navidad

Posted on Actualizado enn

clip_image001

El Misterio y el Milagro de la Navidad

por Nathan Busenitz

Quedan sólo 17 días para Navidad.

Acción de Gracias, el viernes Negro y el Ciber Lunes están detrás de nosotros, lo que significa que, al menos en lo que a los minoristas se refiere, la temporada de Navidad se encuentra ahora en pleno apogeo. Visite su tienda de café local, haga un viaje al centro comercial, o simplemente conduzca a través de su vecindario en la noche, y es fácil ver que el llamado "espíritu navideño" está vivo y bien en la cultura americana.

Algunas de las ironías de la fascinación de nuestra cultura con la Navidad son especialmente evidentes donde vivo en el sur de California.

• No ha nevado aquí, en años, pero hay decoraciones de copos de nieve por todas partes.

• Los renos no viven cerca de nosotros, pero mis vecinos tienen varios en su patio (de la variedad de plástico).

• Por lo demás, no vivimos exactamente en un bosque siempre verde. (El desierto tiende a ser "cada vez más marrón.") Pero, afortunadamente, la tienda local envía árboles de Navidad por camiones.

• Todo esto, para que durante un mes del año el sur de California se pueda pretender que estamos caminando en un paraíso invernal.

Ahora, no me malinterpreten, hay algo muy divertido de toda la emoción y el bullicio que gira alrededor de la Navidad. Un paseo pausado por los escaparates festivos, mientras sostiene una taza de café caliente, o un paseo en coche de noche para ir a ver las luces de Navidad, estas son algunas de mis cosas favoritas sobre la Navidad. Añada los placeres de la convivencia con la familia y los amigos y la Navidad se convierte en una de mis épocas favoritas del año.

Pero también hay un peligro en todo esto: la distracción. Es el peligro de estar tan atrapados en la celebración que nos olvidamos por qué estamos celebrando. . . . . o lo que es más importante, que estamos celebrando.

La sociedad secular, por supuesto, es especialmente adepto a hacer de la Navidad algo que no es. Desde una perspectiva no cristiana, la "temporada de vacaciones de invierno" no se trata de Cristo del todo. Se trata de la comercialización.

Se trata de ir de compras, regalos, tradiciones, comida, y música de temporada. Se trata de un alegre y gordo hombre, con barba desde el polo norte que se viste de rojo y viene con un gran saco de juguetes, en la fría noche de diciembre, sentado en un trineo volador tirado por un caribú mágico.

Pero para nosotros, como creyentes, la Navidad es algo infinitamente más maravilloso que cualquier descuento de la tienda o cuento de hadas.

Navidad es la celebración de algo que no tiene precio, algo histórico, algo milagroso, algo salvífico. Es el día en que recordamos el nacimiento de nuestro Salvador, el hecho de que segundo Miembro eterno de la Trinidad se hizo carne y habitó entre nosotros.

Como una nota al pie, podemos añadir que Jesús no es probable que haya nacido el 25 de diciembre, sino más bien en una época del año cuando el tiempo era lo suficientemente caliente como para que los pastores se fueran con sus rebaños por la noche. Sin embargo esta es la época del año, de una manera especial, donde nos centramos en el hecho de que Dios amó tanto al mundo, que Él nos dio a su Hijo unigénito.

Esta es la temporada cuando se recuerda que el Hijo de Dios se hizo hombre, que es por eso que se llama Emmanuel, que significa "Dios con nosotros".

Como profetizó Isaías 700 años antes de su nacimiento:

“Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6)

Hace dos milenios, el ángel Gabriel se apareció a una joven virgen llamada María, y anunció que un niño había sido concebido en su seno a través del poder del Espíritu Santo. Nueve meses después, el niño Jesús nació. Y aunque podríamos considerar cualquier nacimiento una especie de milagro, este nacimiento era muy diferente. No era el entorno que lo hizo espectacular, porque este nacimiento tuvo lugar en un establo, donde el ganado común estaban presentes, y en donde la cuna sólo fue un pesebre vacío.

Incluso los sorprendentes eventos que rodearon el nacimiento de Jesús –la declaración de los ángeles, la adoración de los pastores, la presencia de la estrella, la llegada de los sabios Magos varios meses más tarde, todas esas cosas increíbles que María guardaba en su corazón– no son la esencia de lo que hace que Su nacimiento sea tan maravilloso.

No, su nacimiento es glorioso porque se trata de una verdad teológica grande e incomprensible: ¡la realidad misteriosa y milagrosa que Dios se hizo hombre! Como el apóstol Juan explica:

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho…Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:1-3, 14)

Deténgase un momento y considere lo que el Apóstol Juan ha declarado que es cierto:

• El Verbo es co-eterno y co-igual con Dios el Padre (vv. 1-2).

• El Verbo es el Creador a través de quien todas las cosas fueron hechas (v. 3).

• Sin embargo, el Verbo se hizo carne. Él se hizo hombre y vivió en esta tierra para que pudiera morir para salvar a los pecadores. Ese es el misterio y el milagro de la Navidad.

¡Qué pensamiento! El Segundo Miembro de la Trinidad, Dios de verdad, co-igual y co-eterno con el Padre, el Único por quien todo fue creado y en quien todas las cosas subsisten, dejó las glorias del cielo para convertirse en un hombre, nacer en un sucio establo oscuro, primitivo, para que pudiera crecer hasta la muerte de un criminal con el fin de salvar a los pecadores sin esperanza de las consecuencias eternas de su rebelión necia.

Si Él no hubiera venido, nuestra salvación no habría sido posible.

El milagro de la Navidad, entonces, es la encarnación de Cristo: la realidad de que el Hijo de Dios se hizo carne y se convirtió en el Hijo del Hombre, para que como mediador perfecto Él podría reconciliarnos con Dios.

Al comentar sobre la gloriosa realidad de la Navidad, el padre de la iglesia San Agustín nos ha dejado con estas elocuentes palabras:

El Verbo del Padre, por quien fue creado todos los tiempos, se hizo carne y nació en el tiempo por nosotros. Él, sin cuyo permiso divino ni un día completa su curso, [seleccionó] un día para Su nacimiento humano. . . . . . .

El creador del hombre se hizo hombre para que Él, Señor de las estrellas, pueda ser [destetado como un niño], para que Él, el Pan, tuviese hambre, para que Él, la Fuente, pudiera tener sed, para que Él, la Luz, pudiese dormir, para que Él, el Camino, pudiese cansarse por el viaje, para que Él, la Verdad, pudiese ser acusado por falsos testigos, para que Él, el Juez de los vivos y los muertos, pudiese ser llevado a juicio por un juez mortal, para que Él, la Justicia, pudiese ser condenado por los injustos, para que Él, la Disciplina, pudiese ser azotado con látigos, para que Él, el Fundamento, pudiese ser suspendido en la cruz,. . . . Para que [Él, el] La Vida pudiese morir.

Al soportar humillaciones y otras cosas similares por nosotros, para liberarnos, seres indignos, El quien existía como Hijo de Dios antes de todas las épocas, sin un principio, [eligió] convertirse en el Hijo del Hombre en estos últimos tiempos. Lo hizo a pesar de que El [fue sometido] a tantos males por amor a nosotros sin haber hecho nada malo y aunque nosotros, que éramos los destinatarios de tanto bien de Sus manos, no hayamos hecho nada para merecer estos beneficios.

Ahí está el corazón del evangelio. Es la razón por la cual celebramos la Navidad, y la razón por la que se celebra la encarnación de Cristo por toda la eternidad.

(Mañana, Mike Riccardi continuará el tema de la encarnación y el verdadero significado de la Navidad.)

Un comentario sobre “El Misterio y el Milagro de la Navidad

    Mario escribió:
    12 diciembre 2011 en 11:45 pm

    En verdad, este es un milagro, he aquí un niño nos es nacido, y ese es Jesús!!! qué humilde y bueno fué, quién hubiera pensado que el mismo Dios hecho hombre iba a nacer en un pesebre… qué muestra de humildad. En verdad tenemos mucho por aprender de nuestro Señor Jesús.

    Esto en verdad me trae a la mente la dulce escena del precioso villancico “noche de paz” http://www.elpuntocristiano.com/2011/12/noche-de-paz-marcos-witt-video.html, qué bonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s