Nuestra Iglesia y la Inmigración Ilegal

Posted on Actualizado enn

clip_image001Nuestra Iglesia y la Inmigración Ilegal

por Nathan Busenitz

El post de hoy viene de la “Perspectiva Pastoral” sobre la inmigración ilegal en Grace Community Church:

De acuerdo con estimaciones recientes, hay más de 21 millones de personas que viven en los Estados Unidos de manera ilegal. En el plano político, mucha de la controversia se centra en torno a cómo la inmigración ilegal podría ser mejor regulada, y cómo el gobierno debe responder a los inmigrantes que ya están aquí. En el plano económico, los expertos debaten cómo la afluencia de inmigrantes ha afectado a la economía estadounidense.

Pero nuestra principal preocupación no es ni política ni económica. Es más bien teológica y pastoral. Desde una perspectiva bíblica y práctica, ¿cómo los pastores y líderes de la iglesia responden a esta cuestión? Como aquellos que ministran en Los Ángeles, esta pregunta no es hipotética para nosotros. Tampoco es hipotético para un número creciente de iglesias de toda nuestra nación.

Aunque no es una respuesta exhaustiva, a continuación, están diez consideraciones (organizado en cuatro apartados) que perfilan la perspectiva pastoral Iglesia Grace sobre esta cuestión.

Inmigración Ilegal y la Ley de EE.UU.

clip_image002Afirmamos el hecho de que, de acuerdo con la Palabra de Dios, los cristianos deben obedecer sumisamente las leyes del gobierno (Romanos 13:1; 1 Pedro 2:13-17; Cfr. Tito 3:1). La única excepción a esta regla general sería que un mandato de gobierno que exige a los creyentes a desobedecer a Dios (Daniel 3:16-18, Hechos 5:29). Nada de lo dispuesto en la actual ley de inmigración de EE.UU. requiere que los cristianos que desobedezcan a Dios, por lo tanto, las leyes de inmigración de los Estados Unidos deben ser obedecidas sumisamente por los creyentes.

Si un creyente está ilegalmente residiendo en los Estados Unidos, debe tomar medidas activas para rectificar esa situación. Esto puede implicar la búsqueda de la residencia legal a través de cualquier medio a su disposición (para lo cual le recomendamos consultar con un abogado de inmigración), o puede ser necesario salir de los Estados Unidos hasta el momento en que la inmigración legal puede tener lugar.

clip_image003A la luz de los mandamientos bíblicos (mencionados anteriormente), los cristianos que residen ilegalmente en el país deben entender que ello constituye pecado, y que tal pecado sigue permaneciendo hasta que su estatus de quebrantamiento de la ley se haya resuelto. Alojarse aquí ilegalmente también trae consigo tentaciones adicionales – mentir y engañar (sobre el propio estado), robar (por evasión de impuestos y otros cargos), preocupación (por quedar atrapados), y así sucesivamente. Cuando el pecado conocido sigue sin arrepentimiento, la relación del creyente con Dios se ve gravemente obstaculizada (cf. Sal 66:18; Prov. 28:9).

Al igual que cualquier pecado, infringir la ley en este sentido puede ser perdonado mediante la confesión y el arrepentimiento ante Dios (cf. 1 Sam 15:22; Salmo 32:5; Prov. 28:13; 2 Corintios 7:9, 10). El arrepentimiento se manifiesta en un intento proactivo para corregir la situación – ya sea por obtener el estatus legal a través de los medios adecuados, o por salir del país hasta el momento en que un estado legal de inmigración pueda ser obtenido.

clip_image004 En todo esto, reconocemos que el gobierno de EE.UU. ha sido inconsistente en su aplicación de la ley de inmigración, lo que resulta en contradicción generalizada y la corrupción (cf. Prov. 29:12). Incluso desde un estado a otro y de una ciudad a otra, la aplicación de las políticas de inmigración difiere ampliamente. Sin embargo, el gobierno aún conserva el derecho de hacer cumplir sus políticas, incluso si lo hace inconsistentemente (Romanos 13:1-7).

A pesar de las señales mixtas (por parte del gobierno) no excusan un comportamiento ilegal (por parte de los individuos), pueden crear confusión. Como resultado de ello, las cuestiones implicadas en casos concretos son a veces complejas, y deben ser manejados con paciencia y compasión, en tanto los mandamientos bíblicos se apliquen a las circunstancias de la vida real.

Líderes de la Iglesia deben estar familiarizados con lo que las leyes estatales y regionales se aplican a ellos y su congregación, tal vez incluso una reunión con un abogado de inmigración para discutir estos asuntos. Si lo hace, salvaguardará a los pastores de dar consejos que, sin saberlo violan la legislación vigente (y los mandamientos bíblicos que se han indicado anteriormente).

Inmigración Ilegal y Consejería Pastoral

clip_image005No creemos que es responsabilidad de la iglesia de patrullar el estatus migratorio de los asistentes a la iglesia individuales. Más bien, el papel de la Iglesia es proclamar fielmente la verdad de las Escrituras, confiando en el Espíritu Santo para pinchar las conciencias de los creyentes que están en pecado (cf. Sal. 19:7-14; Juan 16:8;. Ef 6:17, Hebreos 4:12). La iglesia también puede proporcionar un abogado privado para aquellos que están luchando con la forma de someterse al gobierno en sus circunstancias concretas (cf. 1 P 5:1-3; Hebreos 13:17). Sin embargo, el papel del pastor no es dar asesoría legal, sino consejo bíblico, alentando a los creyentes a honrar al Señor, viviendo de acuerdo a lo que la Escritura enseña. Si un abogado se requiere, los pastores deben dirigir a los aconsejados a los canales adecuados (por ejemplo, abogados de inmigración).

Al mismo tiempo, requerimos que todos nuestros líderes de ministerios laicos y personal de la iglesia sean residentes legales de EE.UU. – activamente indagando sobre su estatus de residencia si está en duda. Los requisitos para el liderazgo espiritual requiere que los individuos sean irreprensibles (1 Timoteo 3:1-13; Tito 1:5-9). Alguien voluntariamente continuando sin arrepentimiento de quebrantar la ley sería descalificado de cualquier puesto o cargo de liderazgo espiritual. Por otra parte, en el espíritu de Mateo 18:15-17, empezaríamos medidas de amonestación privada y pastoreo con esa persona una vez que su situación se hizo conocida por nosotros.

clip_image006Reconocemos que hay muchos creyentes que han entrado ilegalmente a Estados Unidos, pero que lo hicieron antes de su conversión. Ahora, después de haber llegado a la fe en Cristo, también se han dado cuenta de que la obediencia a Su Palabra significa sumisión a las leyes de la tierra (Juan 14:15, 21; Cf. Lc 20:25). Un abogado compasivo y confidencial se puede dar a estas personas, sin embargo los pastores no deben comprometer la norma bíblica. Aunque puede ser difícil, los pastores deben alentar a los aconsejados para hacer lo que está bien y confiar en Dios para los resultados (cf. 1 Sam. 24 y 26, donde David obedeció a la ley por perdonar la vida de Saúl, y confió a Dios el resultado).

Los pastores también deben explicar a los aconsejados que vivir de acuerdo con la voluntad de Dios comienza por vivir de acuerdo con Su Palabra (Salmo 119:105;. Rom 12:2; Efesios 5:17-18;. Colosenses 3:16). Persistir en la desobediencia es ponerse fuera de su voluntad (cf. Col 1:9-10). Los aconsejados pueden estar seguros de que Dios, en Sus propósitos soberanos, está plenamente consciente de sus luchas y preocupaciones (Rom. 8:28;.. Cf Mateo 6:25-34). A través de la oración y ruego, que puedan descansar en Su cuidado paternal y confiar en El al tratar de obedecer lo que enseña la Biblia (Salmos 55:22;. Fil 4:6).

clip_image007 Si un creyente, siendo declarado culpable de su pecado en esta materia, determina la necesidad de regresar a su país de origen, la iglesia debe hacer todo lo posible para hacer la transición lo más fácil posible. Esto puede incluir la ayuda financiera para gastos de viaje y traslado, así como un intento de conectar al individuo con una iglesia en ese país. Debido a que el individuo probablemente no era cristiano cuando salió de su país de origen, es crucial que (con la ayuda de la iglesia) encuentre un sólido grupo de creyentes en su tierra natal con el que ahora pueda disfrutar de la comunión y la adoración regular (cf. Hb. 10:25). A pesar de que llegó como un extraño, él se va como un amado hermano en Cristo y la iglesia debe despedirlo en consecuencia (Ef. 2:19;. Cfr. Fil 1:16).

Inmigración Ilegal y El Evangelismo

clip_image008Como evangélicos, aceptamos la oportunidad de predicar el evangelio a aquellos que vienen a nosotros, ya sea que vengan por la vía legal o de otra manera. Los Ángeles, por ejemplo, es el hogar de personas de más de 140 países que hablan más de 220 idiomas y dialectos. En un sentido muy literal, las naciones han llegado a nosotros. Por lo tanto, tenemos una oportunidad única para cumplir la Gran Comisión sin tener que ir lejos de su casa (Mateo 28:18-20, Lucas 24:47).

En los encuentros de evangelización con los que están aquí ilegalmente, si tal es posible incluso determinar, el enfoque del cristiano debe estar en alcanzarlos con el evangelio y no en el enfrentamiento de su estatus migratorio. Puede ser que, al abrazar a Jesucristo como su Señor y Salvador, que de inmediato reconozca su necesidad de corregirse en esta área. O, más probablemente, la condena puede llegar más tarde a través de escuchar la Palabra de Dios, según el Espíritu aplica lo que sea enseñado fielmente cada semana en la iglesia.

clip_image009 No estamos de acuerdo con aquellos que quieren que la iglesia evangélica tome una posición política sobre la inmigración ilegal. A pesar de que afirmamos el derecho de cada ciudadano americano para votar de acuerdo con su conciencia, creemos que es una distracción innecesaria (lejos del evangelio) que las iglesias aboguen por el activismo político en asuntos como este. Quienes se oponen a la inmigración ilegal corren el riesgo de ver como enemigos a los inmigrantes ilegales, en lugar de un campo misionero (cf. Mat. 9:36). Por otro lado, quienes abogan por el aumento de derechos de los inmigrantes deben tener cuidado de no fomentar actitudes de insubordinación o desprecio hacia el gobierno (1 Timoteo 2:1-4; Cf. Rom 13:1-7).

En ambos casos, la misión de la iglesia se vuelve borrosa cuando los problemas políticos cubren con su sombra el ministerio de la predicación bíblica centrada en el Evangelio. Los evangélicos deben tener especial cuidado en recordar que somos primero ciudadanos de los cielos antes de que seamos ciudadanos de la tierra (Juan 18:36; Fil 3:20; Cf Heb 11:9-10). El cristianismo bíblico no se define por las agendas políticas, sino por la verdad del evangelio (1 Cor 2:2; Cf. Gal 2:20).

clip_image010 Estamos convencidos de denunciar cualquier perspectiva que se oponga a la inmigración (legal o ilegal) por motivos racistas o perjudicial. Como cristianos, afirmamos que todos los hombres son creados a imagen de Dios (Génesis 1:27), y que no existen barreras étnicas o económicas a la plena comunión en la iglesia, ya que todos los redimidos son iguales en Cristo Jesús (Rom. 3:22; Gal 3:28; Efesios 2:11-22). Reconocemos que todos somos extranjeros y peregrinos en este mundo, y esperamos con interés el día en que hombres y mujeres de toda raza, lengua se unan en la adoración alrededor del trono de Cristo (Apocalipsis 5:9-14).

Inmigración Ilegal y el Empleo

clip_image011En una nota final, animaríamos a los empresarios cristianos a cumplir cuidadosamente con todas las regulaciones estatales y federales sobre el empleo de inmigrantes ilegales. Los empleadores pecan si a sabiendas violan la ley, y también pueden ser objeto de sanciones legales (Romanos 13:1-7;. 1 Pedro 2:13-20). A pesar de someterse a los requisitos del gobierno puede costar más económicamente (debido al aumento de salarios e impuestos), los empleadores lo hacen deberían confiar a Señor los resultados. Asimismo, pueden descansar sabiendo que Dios es complacido.

Si un empleador tiene que despedir a un empleado, con base al estatus migratorio del empleado, el empleador debe tratar a los empleados con dignidad y justicia (Col 4:1). Por otra parte, los empresarios cristianos no deben tomar ventaja de cualquier empleado que ellos saben es ilegal – abusando o maltratándolo, porque él está desesperado por encontrar trabajo o temen denunciar estos abusos ante las autoridades. Un día, los empleadores estarán ante Cristo por la forma en que se han conducido ellos mismos y sus empresas aquí en la tierra (Efesios 6:9; Ver Lev 25:43). Para ello, deben gestionar su negocio de una manera que no sea contraria a la Escritura o su propia conciencia (cf. Rom. 14:10-12).

Conclusión

La inmigración ilegal es un problema real que afecta a millones de personas viven actualmente en los Estados Unidos. Aunque es un tema político de debate, los pastores y líderes de la iglesia no deben permitir que la controversia o la opinión pública determinen su estrategia para ministrar a las personas afectadas. Por el contrario, su enfoque debe estar regido por los principios bíblicos en su intento de defender la enseñanza de la Escritura sin compromiso, al tiempo que amplía la bondad pastoral y compasión a aquellos que lo necesitan. Al final, su principal preocupación debería ser la condición espiritual de cada alma a su cargo, sin importar edad, sexo, raza o nacionalidad. Cuando las naciones llegan a nosotros, debemos ser fieles a su encuentro con la buena noticia de la salvación, y después de su conversión en gracia pastorearlos de una manera que honre a Cristo.

clip_image012* * * * * *****

NOTA: Este “documento de posición”, fue publicado como un capítulo Right Thinking in a World Gone Wrong (editado por John MacArthur), Harvest House 2009. Se reproduce aquí con permiso. Las personas interesadas en la perspectiva de la Iglesia Grace sobre otros temas de actualidad puede adquirir el libro haciendo clic aquí .

7 comentarios sobre “Nuestra Iglesia y la Inmigración Ilegal

    Abogado de Inmigracion escribió:
    22 junio 2012 en 10:37 am

    Excelente articulo, gracias por compartir!

    Anónimo escribió:
    4 julio 2013 en 10:06 am

    […] […]

    Rosemary mejia escribió:
    18 diciembre 2013 en 12:12 am

    Q estupidez lo q escriben aqui. Tenemos q alojar al extranjero de acuerdo a la biblia.

    anónimo escribió:
    27 mayo 2015 en 11:02 am

    Totalmente cierto, gracias por compartir y reafirmar mi fe y conocimiento de Dios! ❤

    Jose cubillos escribió:
    4 septiembre 2018 en 2:38 pm

    Como Una entidad física la Iglesia también debería de someterse a las leyes del IRS declarando y haciendo publico todas las riquezas y posiciones para que la verdad prevalesca o estaria en pecado haciendo acepción a todo este articulo.

    Daniel escribió:
    17 octubre 2018 en 10:15 am

    Porqueria de articulo que lastima de un supuesto lidir dan asco,se los escribe alguien que tiene compasion y la siento por esta persona sin corazon y mucho menos conoce de Dios,pobre miembros de iglesia.Dios lo alcanze con su favor.

    Beto Prado escribió:
    3 enero 2019 en 9:57 am

    Creo que el articulo necesita mas analisis; lo veo incomplete, tambien le falto un balance de los puntos teologicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s