Las Zarzas y el Barro

Posted on

clip_image002 Las Zarzas y el Barro

Por Tim Challies

Muchos de los mejores días de mi infancia los pasé explorando y paseando por los bosques pequeños que han sido talados desde hace mucho tiempo en nombre de la expansión suburbana, caminando a todo lo largo, por riachuelos poco profundos, siguiendo las líneas abandonadas del ferrocarril, descubriendo edificios viejos y abandonados, preguntándome quién pudo haber andado por ese camino antes, lo que pudo haber ocurrido, lo que podría haber sido. Esos días permanecen fijos en mi mente como recuerdos de oro, los recuerdos de un niño descubriendo su mundo.

Una tarde de verano perezoso me encontré con una mina de arcilla. Ahí, en la orilla de un arroyo serpenteante por mucho tiempo, donde el agua se filtraba desde el suelo, la arcilla pura, gris brillaba, ya que captaba la luz del sol. Era de arcilla perfecta, ideal para piezas de fundición, jugar, moldear y lanzar. Se encontraba en vetas grandes y por el suelo, largas filas de la misma se mezclaban con la suciedad y el barro y las hojas y raíces de árboles y trozos de escombros que se habían llevado río abajo. Recogí lo que había en la superficie y luego comencé a excavar para descubrir lo que se perdía de la vista.

Descubrí que la arcilla se extendía a lo largo de las venas que atravesaban el suelo. Mientras cavaba, tirando puñados de barro y agregarlos a una creciente pila, quise seguir una vena que estaba completamente a ancha al principio rindiendo grandes puñados. Mientras presionaba, la vena se hizo estrecha y se ensanchó de nuevo y, a veces se dividía en dos o tres venas más. Finalmente se acabarían de modo que solamente las manchas desnudas del gris permanecían siendo visibles contra la tierra oscura. Mientras llegué al punto de que sólo el barro mezclado seguía manteniéndose, retracé mi ruta, y empecé de nuevo en la fuente, y busqué al lado de la vena hasta que también estaba casi agotada.

Fue un maravilloso entretenimiento para una tarde, aunque por el momento en que había terminado de recoger todo lo que pude, el día se pasó, el sol se había movido bajo y al oeste, y mi mente se había trasladado a otras cosas. Lo que me indigna cuando miro hacia atrás es que yo había visto ese arroyo tantas veces y nunca había sabido que el barro estaba allí. Pero, por supuesto que estaban los pedazos que eran visibles haciendo alusión a su presencia en la superficie, lo que sugiere que mucho más estaba enterrado justo debajo.

Muchos de los días más difíciles de mi vida adulta se han pasado en el descubrimiento de las venas grandes y amplias del pecado en mi corazón. Hace poco me encontré con una de esas venas. Tal vez sea mejor decir que el Señor me lo reveló, yo no sé realmente cómo funcionan estas cosas, pero de alguna manera y por alguna razón yo vi las manchas de la misma en la superficie y seguí las manchas a una vena más amplia que conducía en el interior. Empecé a tomar un puñado de pecado desde el interior de mi corazón, lo localicé y lo encontré siendo largo y ancho, que se ramificaba en otras áreas, que se cruzaba de otras venas, y que se adentraba. Incluso ahora, sé que aún no he llegado al final de la misma.

Me sentí mal por ello, estoy enfermo por ello, odiando que existe en absoluto y odiando que ahora tengo que hacer algo al respecto. Es desalentador saber que una racha que ha estado contaminando mi corazón por todo este tiempo. ¿Cómo pude haber sido ajeno a su presencia? ¿Cómo podría haber existido de manera amplia en la fuente y cómo podría haberse extendido tan profundo, incluso cuando yo no estaba consciente de ello?

En mis momentos honestos sé que debería haberlo visto hace mucho tiempo. Era visible ocasionalmente, aunque en gran medida se esconde debajo de las zarzas y el barro de la vida. Unos pocos avistamientos aquí, otros atisbos poco allá. Con la claridad que viene de la retrospección y la humillación veo indicios de ello, y sin duda suficiente para que no debiera haber llegado como una sorpresa. Pero lo hizo. Así lo hizo.

Me gusta decirme cosas a mí mismo como “Yo soy el mayor pecador que conozco”, pero ahora sé que no me gusta ver que soy el más grande pecador que conozco, probármelo a mí mismo, admitirlo no en el abstracto, sino con evidencias apiladas en mi corazón y mi mente y a mi alrededor. Sin embargo, ahí está, una prueba irrefutable.

Ahora no me malinterpreten, estoy muy agradecido de que ahora soy consciente de este pecado. Prefiero exponerlo que enterrarlo en su interior. Prefiero exponerlo en voz baja a mi propia vista que exponerlo en voz alta y públicamente a todo el mundo. Odio el pecado-No me gusta este pecado, y estoy ansioso por pelear contra él, hacerlo morir. Cuento con el Señor para que me ayude aquí, para que extienda la gracia y la misericordia y el perdón. Y tal vez pronto me atreva incluso a orar para que sea lo suficientemente misericordioso para darme una idea de un nuevo sentido del pecado, y otro después de eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s